Jeremías 13 La señal del cinto podrido

Jeremías 13: La señal del cinto podrido

Jeremías 13:1 La señal del cinto podrido[a] Así me dijo Jehová: «Ve y cómprate un cinto de lino.[b] Cíñelo a tu cintura, pero no lo metas en agua».

Cinto de lino : Es el primero de los símbolos que Jeremías utiliza para llevar la Palabra de Dios al pueblo. Lino es el material que se empleaba en las vestimentas sacerdotales y representaba a Israel como un pueblo santo, un «reino de sacerdotes». El cinto, como emblema de Israel, indica la íntima relación de Dios con su pueblo.

Una serie de profecías llamadas «oráculos» contra las naciones vecinas de Israel. Jehová no es solamente Dios de Israel, sino Creador y Señor de todas las naciones. El juicio contra ellas forma parte del proceso mayor de destrucción del mal y consumación del reino de Dios que tendrá lugar el día de Jehová.

Cinto : Un cinturón indicaba la posición social de una persona, lo mismo que la «cinta negra» señala el grado alcanzado en las artes marciales. No lo metas en agua : Símbolo de la soberbia de Judá, el cinto no debía ser lavado

Un cinto de lino era una prenda íntima, ajustado cerca del cuerpo. Era como ropa interior. La acción de Jeremías mostró cómo Dios destruiría a Judá así como destruyó su cinto de lino.

Las acciones hablan más que las palabras. Jeremías a menudo utilizó lecciones vívidas y objetivas para despertar la curiosidad del pueblo y lograr que comprendieran su mensaje. Esta lección del cinto de lino ilustra el destino de Judá. A pesar de la cercanía con Dios que el pueblo una vez disfrutó, su soberbia los volvió inútiles. Una persona soberbia puede verse importante, pero Dios dice que su soberbia la hace buena para nada, completamente inútil. La soberbia pudre nuestros corazones hasta el punto que dejamos de ser útiles a Dios.

Jeremías 13:2 Compré el cinto, conforme a la palabra de Jehová, y lo ceñí a mi cintura.

Jeremías 13:3 Vino a mí por segunda vez palabra de Jehová, diciendo:

Jeremías 13:4 «Toma el cinto que compraste, el cual ciñe tu cintura, levántate, ve al Éufrates[c] y escóndelo allí, en la hendidura de una peña».

Jeremías 13:5 Fui, pues, al Éufrates y lo escondí, como Jehová me había mandado.

Jeremías 13:6 Después de muchos días me dijo Jehová: «Levántate, ve al Éufrates y toma el cinto que te mandé esconder allí».

éufrates : Sobre la base de consideraciones geográficas, hay quien sugiere que la experiencia de Jeremías es solo una visión simbólica o una parábola, debido a que no le hubiese sido fácil hacer dos viajes consecutivos al río éufrates, situado a varios cientos de kilómetros. Quizás la referencia sea a Pará, que está 5 km al noroeste de Anatot. El escenario geográfico del relato es menos importante que la noticia de que el cinto se había podrido, y así haría podrir la soberbia de Judá , y la mucha soberbia de Jerusalén.

Jeremías 13:7 Entonces fui al Éufrates, cavé y tomé el cinto del lugar donde lo había escondido, pero el cinto se había podrido y ya no servía para nada.[d]

Jeremías 13:8 Y vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

Jeremías 13:9 «Así ha dicho Jehová: Así haré podrir la soberbia de Judá y la mucha soberbia de Jerusalén.

Jeremías 13:10 Este pueblo malo, que no quiere escuchar mis palabras, que anda en las imaginaciones de su corazón y que va en pos de dioses ajenos para servirlos y para postrarse ante ellos, vendrá a ser como este cinto, que ya no sirve para nada.

Jeremías 13:11 Porque como el cinto se ajusta a la cintura del hombre, así hice que se ajustara a mí toda la casa de Israel y toda la casa de Judá, dice Jehová, para que fueran mi pueblo, y para renombre, para alabanza y para honra; pero no escucharon.[e]

Jeremías 13:12 La señal de las tinajas llenas: »Les dirás, pues, esta palabra: “Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Toda tinaja se llenará de vino”.[f] Y ellos te dirán: “¿No sabemos que toda tinaja se llenará de vino?”.

Jeremías emplea un dicho popular y la metáfora de la embriaguez para describir el castigo divino que caerá sobre Jerusalén. La embriaguez les privará de la capacidad de reaccionar, y entonces Dios los quebrantará.

Jeremías 13:13 Entonces les dirás: Así ha dicho Jehová: “Yo lleno de embriaguez[g] a todos los habitantes de esta tierra, a los reyes de la estirpe de David que se sientan sobre su trono, a los sacerdotes y profetas y a todos los habitantes de Jerusalén.

Jeremías 13:14 Y los quebrantaré, a los unos contra los otros, juntamente a los padres y a los hijos, dice Jehová. No perdonaré, ni tendré piedad ni misericordia, sino que los destruiré”».[h]

Jeremías 13:15 Judá será llevada en cautiverio Oíd y prestad atención: no os envanezcáis, pues Jehová ha hablado.

bien es bueno respetar el país y la iglesia, nuestras lealtades siempre llevan un peligro oculto: el envanecimiento. ¿Cuándo es dañino el orgullo? Cuando nos hace:

(1) menospreciar a otros;

(2) ser egoístas con nuestros recursos;

(3) tratar de imponer nuestras soluciones a los problemas de otros;

(4) pensar que Dios nos bendice por nuestros méritos;

(5) contentarnos con nuestros planes en vez de buscar los de Dios.

Jeremías 13:16 Dad gloria a Jehová, vuestro Dios, antes que haga venir tinieblas, antes que vuestros pies tropiecen en montes de oscuridad, y que, esperando vosotros la luz, él os la vuelva en sombra de muerte y tinieblas.[i]

Jeremías 13:17 Mas si no escucháis esto, en secreto llorará mi alma a causa de vuestra soberbia; y llorando amargamente, se desharán mis ojos en lágrimas, porque el rebaño de Jehová fue hecho cautivo.

Jeremías 13:18 «Di al rey[j] y a la reina:[k] “Humillaos, sentaos en tierra, porque la corona de vuestra gloria ha caído de vuestras cabezas”.

El rey es probablemente Joaquín y la reina madre Nehusta

Humillaos, shaphel: Rebajar, hundir, deprimir, bajar, abatir o descender. Shaphel aparece 29 veces y generalmente se traduce como «humillar», «rebajar» o «empequeñecer». El empleo de shaphel se ilustra en Isaias 2:11; 5:15. Nótese la ironía de Proverbios 29:23 : «La soberbia del hombre le abate; pero al humilde de espíritu sustenta la honra». En el Salmo 113:6, Dios, quien habita en lo alto, se humilla para vigilar lo que ocurre en los cielos y en la tierra. El derivado más importante de shaphel es shephelah, «terreno bajo» o «llanuras», y se refiere a la topografía del lado oeste de las montañas de Judea.

El rey es Joaquín y la reina madre es Nehusta. El padre del rey, Joacim, se rindió ante Nabucodonosor, pero más tarde se rebeló. Durante el reinado de Joaquín, los ejércitos de Nabucodonosor sitiaron Jerusalén y tanto Joaquín como Nehusta se rindieron. A Joaquín lo enviaron a Babilonia y lo encarcelaron. La profecía de Jeremías se cumplió.

Jeremías 13:19 Las ciudades del Neguev[l] fueron cerradas y no hubo quien las abriera; toda Judá fue deportada, llevada en cautiverio fue toda ella.

La región del Neguev es la porción de tierra árida e improductiva que se extiende al sur de Beerseba. Las ciudades en esta área se cerrarían a cualquier refugiado que huyera del ejército invasor.

Jeremías 13:20 Alzad vuestros ojos y ved a los que vienen del norte.[m] ¿Dónde está el rebaño que te fue dado, tu hermosa grey?

Jeremías describe los acontecimientos relativos a la invasión, y Dios explica sus causas. Se personifica a Jerusalén como una mujer y debido a la enormidad de su maldad se la avergonzará (fueron descubiertas tus faldas . . . desnudados tus calcañares).

Jeremías 13:21 »¿Qué dirás cuando él ponga como cabeza sobre ti a aquellos a quienes tú enseñaste a ser tus amigos? ¿No te darán dolores como los de una mujer que está de parto?[n]

Jeremías 13:22 Quizá digas en tu corazón: “¿Por qué me ha sobrevenido esto?”. ¡Por la enormidad de tu maldad fueron alzadas tus faldas, fueron desnudados tus calcañares![ñ]

Jeremías 13:23 ¿Podrá cambiar el etíope[o] su piel y el leopardo sus manchas?[p] Así también, ¿podréis vosotros hacer el bien, estando habituados a hacer lo malo?

Una pregunta retórica que exige una respuesta negativa.

Ni siquiera la amenaza de la cautividad movería al pueblo al arrepentimiento. La gente estaba tan habituada a hacer el mal que perdió la habilidad para cambiar. Dios nunca rechaza a los que con sinceridad se vuelven a El. Les advierte que se arrepientan antes de que sea demasiado tarde. Nunca debemos dejar para mañana los cambios que Dios quiere que hagamos. Las actitudes y los patrones de vida pueden arraigarse tanto en nosotros hasta hacernos perder todo deseo de cambiar y ya no temer a las consecuencias.

Jeremías 13:24 Por tanto, yo los esparciré al viento del desierto, como tamo que pasa.[q]

Jeremías 13:25 Esta es tu suerte, la porción que yo he medido para ti, dice Jehová, porque te olvidaste de mí y confiaste en la mentira.

Jeremías 13:26 Yo, pues, te alzaré también las faldas hasta el rostro, y se verá tu vergüenza:[r]

Jeremías 13:27 tus adulterios, tus relinchos, la maldad de tu fornicación[s] sobre los collados.[t] En el campo he visto tus abominaciones. ¡Ay de ti, Jerusalén! ¿No serás al fin limpia? ¿Cuánto tardarás en purificarte?».

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Salmo 101: El carácter del rey

Salmo 101:1 Salmo de David. La misericordia y la justicia cantaré; a ti, oh SEÑOR, cantaré alabanzas. Tal vez David escribió este salmo al comienzo de su reinado cuando estableció las normas que quería

Seguir Leyendo »

El Hombre que me salvó

Había una pareja de esposos ateos que tenían una hija. Los padres nunca le habían hablado a la hija de Dios y menos aún de Jesucristo. Una noche, cuando la pequeña niña tenía 5

Seguir Leyendo »

Una mujer muy sabia

Una mujer muy sabia se despertó un mañana, se miro al espejo, y notó que tenía solamente tres cabellos en su cabeza. ‘Hmmm’ pensó, ‘Creo que hoy me voy a hacer una trenza’. Así

Seguir Leyendo »