Jeremías 1 Llamamiento y misión de Jeremías

Jeremías 1: Llamamiento y misión de Jeremías

Jeremías sirvió como profeta de Judá desde 627 a.C. hasta el cautiverio en 586 a.C.

La sociedad se estaba deteriorando económica, política y espiritualmente. Guerras y cautiverio. La Palabra de Dios se consideró ofensiva.

El arrepentimiento de sus pecados pospondría el juicio inminente de Judá a manos de Babilonia.

Importancia del mensaje: El arrepentimiento es una de las necesidades más grandes de nuestro mundo inmoral. Las promesas de Dios para los fieles brillan al llevar esperanza para el mañana y fuerza para hoy.

Contemporáneo de Habacuc (612-588) Sofonías (640-621)

Jer 1:1 Las palabras de Jeremías hijo de Hilcías, de los sacerdotes que estuvieron en Anatot, en tierra de Benjamín.

Hijo de Hilcías : Utilizado para distinguir a este Jeremías de otros de igual nombre, dos de los cuales fueron sus contemporáneos. Sacerdotes : Como Ezequiel, su contemporáneo más joven, Jeremías era profeta y a la vez sacerdote. Anatot : Una ciudad localizada aproximadamente a 5 km al noreste de Jerusalén, en el territorio de Benjamín; lugar de nacimiento de Jeremías. Dios le instruyó para que reclamara una heredad en esa ciudad.

Después de la muerte de Salomón, el reino unido de Israel se dividió en los reinos rivales del norte y del sur. Al reino del norte se le llamaba Israel; al del sur, Judá. Jeremías era de Anatot, ciudad a unos 6, 5 km de Jerusalén en el reino del sur. Jeremías vivió y profetizó durante los reinados de los últimos reyes de Judá. Este fue un tiempo caótico política, moral y espiritualmente hablando. Mientras Babilonia, Egipto y Asiria luchaban por la supremacía mundial, Judá se vio atrapada en medio de un triángulo. A pesar de que Jeremías profetizó durante cuarenta años, nunca vio que su pueblo le prestara atención y se apartara de sus pecados.

Jer 1:2 Palabra de Jehová que le vino en los días de Josías(A) hijo de Amón, rey de Judá, en el año decimotercero de su reinado.

Palabra de Jehová : Expresión favorita de Jeremías, utilizada más de 50 veces. Josías fue el último buen monarca de Judá; el ministerio de Jeremías comenzó en el año decimotercero de su reinado.

Jer 1:3 Le vino también en días de Joacim(B) hijo de Josías, rey de Judá, hasta el fin del año undécimo de Sedequías(C) hijo de Josías, rey de Judá, hasta la cautividad de Jerusalén en el mes quinto.

Joacim : Nombre real del segundo hijo de Josías. Su hermano Joacaz II fue depuesto por el faraón Necao, y Joacim designado para ocupar su lugar. El año undécimo de Sedequías , tercer hijo de Josías y último rey de Judá, coincidió con el año 587 ó 586 a.C. Mes quinto : El mes Ab (julio-agosto).

Jer 1:4 Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo:

Jer 1:5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.

La soberanía de Dios se mostró al formar, santificar (apartar) y ordenar (designar) a Jeremías por profeta a las naciones (Asiria, Babilonia, Egipto, Judá y otras).

Dios lo conoció de la misma manera que a Jeremías, mucho antes de que usted naciera o incluso lo concebieran. Pensó en usted e hizo planes para usted. Cuando se sienta descorazonado o que no es digno, recuerde que Dios siempre le ha considerado muy valioso y ha tenido en su mente un propósito para usted.

De Jeremías dice: “Te di por profeta a las naciones”. Dios tiene un propósito para cada cristiano, pero El designa a algunos para una clase específica de trabajo. Sansón, David, Juan el Bautista y Pablo recibieron el llamado para realizar un trabajo especial para Dios. Cualquiera que sea el trabajo que usted haga, debe hacerlo para la gloria de Dios. Si Dios le da una tarea específica, acéptela con gozo y hágala con excelencia. Si Dios no le ha dado una asignación específica, procure cumplir la misión común para todos los creyentes: amar, obedecer y servir a Dios, hasta que su dirección se defina.

Jer 1:6 Y yo dije: !!Ah! !!ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño.

No sé hablar : Como Moisés, Jeremías invoca su incapacidad e inexperiencia ( un niño ) , pero la presencia y el apoyo de Dios ( contigo estoy ) lo ayudarían a superar sus limitaciones personales.

Jer 1:7 Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.

Jer 1:8 No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová.

A menudo la gente lucha con nuevos retos debido a su desconfianza. Sienten que no tienen la habilidad, capacidad ni experiencia adecuadas. Jeremías pensó que era solo “un niño”, demasiado joven e inexperto para ser el vocero de Dios para el mundo. Sin embargo, Dios le prometió estar con él. Nunca debemos permitir que nuestros sentimientos de insuficiencia nos impidan obedecer el llamado de Dios. Siempre estará con nosotros. Cuando se vea tratando de evadir algo que sabe debe hacer, asegúrese de no utilizar la falta de autoestima como una excusa. Si Dios le da un trabajo que realizar, El va a suplir todas sus necesidades para que lo haga.

Dios prometió librar a Jeremías durante los problemas, no evitar que estos vinieran. Dios no lo eximió de prisiones, deportación ni insultos. Dios no evita que nos enfrentemos a las tormentas de la vida, pero El nos ayudará. Es más, camina por estas tormentas con nosotros y nos libra.

Jer 1:9 Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca.

Tocó mi boca : Compárese con la experiencia de Isaías.

Jer 1:10 Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar.

La Palabra de Dios es una fuerza dinámica y creadora a través de la cual se realiza su propósito. Jeremías usa repetidamente los verbos arrancar , arruinar o destruir , derribar , edificar y plantar.

Dios designó a Jeremías para que llevara su Palabra a naciones y reinos. El trabajo era advertirle no solo a los judíos, sino a todas las naciones del mundo acerca del juicio de Dios sobre el pecado. Al leer el Antiguo Testamento, no olvide que si bien Dios trabajaba constantemente a través del pueblo de Judá e Israel, su plan era comunicarse con cada nación y persona. Estamos incluidos en el mensaje de juicio y esperanza de Jeremías y, como creyentes, debemos tener el mismo deseo de Dios de alcanzar al mundo entero para El.

Jer 1:11 La palabra de Jehová vino a mí, diciendo: ¿Qué ves tú, Jeremías? Y dije: Veo una vara de almendro.[a]

Jer 1:12 Y me dijo Jehová: Bien has visto; porque yo apresuro[b] mi palabra para ponerla por obra.

apresuro, shaqad: Vigilante, despierto, apresurado, anticipado, insomne, alerta, a la expectativa, estar pendiente. Este verbo aparece 12 veces: «Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia». Dios promete cuidar a su pueblo con el propósito de plantar y edificar. Esta referencia se puede comprender mejor notando la conexión lingüística hebrea entre shaqad («estado de vigilia») y shaqed («almendro»). En el pensamiento hebreo, de entre todos los árboles, se considera al almendro como el «vigía», porque florece temprano, es decir, vela diligentemente, esperando la oportunidad de florecer. Por lo tanto, en los vv. 11 y 12, está clara la relación entre la visión de la rama de almendro y su significado.

Jer 1:13 Vino a mí la palabra de Jehová por segunda vez, diciendo: ¿Qué ves tú? Y dije: Veo una olla que hierve; y su faz está hacia el norte.

Una segunda visión es una olla que hierve (juicio y calamidad) en el norte , debido a que de allí procedía la mayoría de los invasores de Israel y Judá.

Jer 1:14 Me dijo Jehová: Del norte se soltará el mal sobre todos los moradores de esta tierra.

La visión de la vara de almendro revela el comienzo del juicio de Dios, ya que el almendro es de los primeros en florecer en la primavera. Dios vio el pecado de Judá y de las naciones, y llevaría a cabo un juicio rápido y certero. La olla que hierve, derramándose sobre Judá representaba a Babilonia entregando el juicio ardiente de Dios, en contra del pueblo de Jeremías.

Los problemas que enfrentamos quizás no sean tan nefastos como los de Jeremías, ¡pero son demasiado críticos para nosotros y pueden abrumarnos! La promesa de Dios a Jeremías y a nosotros es que nada nos podrá derrotar por completo. El nos ayudará a atravesar los problemas más angustiosos. Enfrente cada día con la seguridad de que Dios estará con usted y lo ayudará.

Jer 1:15 Porque he aquí que yo convoco a todas las familias de los reinos del norte, dice Jehová; y vendrán, y pondrá cada uno su campamento a la entrada de las puertas de Jerusalén, y junto a todos sus muros en derredor, y contra todas las ciudades de Judá.

Los babilonios fueron los principales instrumentos utilizados por Dios para castigar a sus enemigos y acamparon a la entrada de las puertas de Jerusalén. El juicio vendría a causa de la violación del pacto ( contra los que me dejaron ) y la idolatría.

Jer 1:16 Y a causa de toda su maldad, proferiré mis juicios contra los que me dejaron, e incensaron a dioses extraños, y la obra de sus manos adoraron.

El pueblo de Judá pecó en gran manera al continuar quemando incienso a los ídolos y adorándolos. Dios les advirtió en específico en contra de esto, debido a que el idólatra confía en la creación y no en el Creador. Aunque este pueblo pertenecía a Dios, optó por seguir dioses falsos. Muchos “dioses” nos engañan para separarnos de Dios. Las posesiones materiales, los sueños para el futuro, la aprobación de otros y las metas profesionales compiten con nuestro compromiso total. Buscar alcanzar estas metas a costa de nuestro compromiso con Dios coloca el corazón donde estaba el corazón de Judá y Dios la castigó con severidad.

Jer 1:17 Tú, pues, ciñe tus lomos, levántate, y háblales todo cuanto te mande; no temas delante de ellos, para que no te haga yo quebrantar delante de ellos.

Ciñe tus lomos : Esto es «prepárate» para entrar en acción.

Jer 1:18 Porque he aquí que yo te he puesto en este día como ciudad fortificada, como columna de hierro, y como muro de bronce contra toda esta tierra, contra los reyes de Judá, sus príncipes, sus sacerdotes, y el pueblo de la tierra.

Jer 1:19 Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo, dice Jehová, para librarte.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Carta a los Romanos

Introducción general a las cartas de Pablo Las cartas de Pablo son el conjunto de documentos más interesante del Nuevo Testamento; y eso, porque una carta es la forma más personal de todas las

Seguir Leyendo »

Salvado por un cántico

Una noche clara y serena, subía un vaporcito la corriente del Potomac, en América del Norte. La naturaleza estaba en calma, y sólo el ruido de la máquina de vapor quebrantaba el silencio de

Seguir Leyendo »