Isaías 9- El advenimiento del rey mesiánico

Isaías 9: El advenimiento del rey mesiánico

Isaías 9:1 Pero no habrá más lobreguez para la que estaba en angustia. Como en tiempos pasados El trató con desprecio a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí, pero después la hará gloriosa por el camino del mar al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles.

Dejando atrás el lado oscuro de la historia, las profecías de Isaías prometen un futuro esperanzador. Aunque no precIsaías el momento en que ello ocurrirá, el NT identifica esta sección con Cristo y su reino.

En nuestro pesimismo y desesperación, tememos que las tristezas y los problemas nunca terminen. Pero nos consuela esta certeza: aunque Dios no nos saque de nuestros problemas, nos guiará a salvo a través de ellos si lo seguimos con todo el corazón.

Isaías 9:2 El pueblo que andaba en tinieblas ha visto gran luz; a los que habitaban en tierra de sombra de muerte, la luz ha resplandecido sobre ellos.

Zabulón . . . Neftalí : Estas son ciudades principales de Galilea capturadas por Asiria. Aunque todavía se desdeña a Galilea, el Cristo prometido residiría allí, trayendo luz a los gentiles.

El apóstol Juan se refirió también a Jesús como la «luz». Jesús se refirió a sí mismo como «la luz del mundo».

Isaías 9:3 Multiplicaste la nación, aumentaste su alegría; se alegran en tu presencia como con la alegría de la cosecha, como se regocijan los hombres cuando se reparten el botín.

Isaías 9:4 Porque tú quebrarás el yugo de su carga, el báculo de sus hombros, y la vara de su opresor, como en la batalla de Madián.

Isaías 9:5 Porque toda bota que calza el guerrero en el fragor de la batalla, y el manto revolcado en sangre, serán para quemar, combustible para el fuego.

Isaías 9:6 Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Se ofrece el cuádruple nombre y los atributos del Niño (Mesías), quien nacería para reinar por siempre sobre el trono de David. Admirable , Consejero parece un nombre que expresa sus cualidades de guía y líder político. él es la Palabra viva, el guía infalible, la inextinguible sabiduría, la Verdad y el Camino. Sobre él descansará el imperio (la autoridad de gobernar). Dios Fuerte : El niño es Dios encarnado, el Omnipotente. La palabra traducida como «fuerte» tiene el significado adicional de «héroe». El Señor es el héroe infinito de su pueblo, el guerrero divino que ha triunfado sobre el pecado y la muerte. Padre Eterno : Expresa el cuidado paternal que viene de Cristo. Este título no entra en conflicto con el de la primera persona de la Trinidad. Jesús dijo a Felipe: «El que me ha visto a mí, ha visto al Padre». «Eterno» también significa «presente en todas partes»; el Señor posee los atributos de eternidad y omnipresencia mientras reina sobre el trono de David y dentro de los corazones de los redimidos. Príncipe de Paz : Su reino estará caracterizado por shalom, sanidad, bienestar, prosperidad, felicidad y cese de la enemistad. El NT afirma que el establecimiento del reino estará antecedido por su triunfo sobre Satanás. Reino : Véase el reino de Dios: El mensaje del reino y el conflicto y el reino.

La encarnación del Mesías, La venida del Mesías. En este versículo tenemos una de las más hermosas promesas poéticas del reino venidero del Mesías. Anualmente lo recitamos y lo escuchamos cantar cuando celebramos la Navidad. Sin embargo, también se refiere a una de las verdades más grandes y misteriosas de la Biblia: la encarnación, «un niño nos es nacido, hijo nos es dado». Dios se haría parte de la raza humana. Un niño recién nacido sería llamado «Dios fuerte, Padre eterno». Podemos aceptar esta verdad por fe, pero no podemos comprender plenamente lo que significó, para la segunda persona de la Trinidad, abandonar su estado divino y revestirse de la naturaleza humana. Pero Pablo nos dice que tomó la forma de siervo y vino a la tierra como un ser humano. «Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre»

En un momento de gran oscuridad, Dios prometió enviar una Luz que brillaría en cualquier persona que viviera en la sombra de la muerte. El es «Admirable, Consejero» y «Dios fuerte». Este mensaje de esperanza se cumplió con el nacimiento de Cristo y el establecimiento de su reino eterno. Vino a liberar a todas las personas de la esclavitud del pecado.

Isaías 9:7 El aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia desde entonces y para siempre. El celo del Señor de los ejércitos hará esto.

Tú : Se refiere a Dios, quien ha engrandecido la alegría de la nación enviando milagrosamente a un niño, Emanuel. Su reino traerá consigo la liberación de la dominación enemiga y el dominio universal de la casa de David. El NT indica que la consumación final de estas promesas espera por el retorno de Cristo.

Este niño que se transformaría en su libertador es el Mesías, Jesús. Mateo cita estos versículos al describir el ministerio de Cristo. Los territorios de Zabulón y Neftalí representan a todo el reino del norte. Estos también eran los territorios en los que Jesús creció y a menudo ministró. Por eso verían una «gran luz».

Isaías 9:8 El Señor envía mensaje contra Jacob, y cae sobre Israel.

Palabra : Se refiere al veredicto del tribunal. Jacob es Israel, el reino del norte.

Isaías 9:9 Y todo el pueblo lo sabe, es decir, Efraín y los habitantes de Samaria, los que con arrogancia y altivez de corazón afirman:

Isaías 9:10 Los ladrillos han caído, pero con piedras labradas reedificaremos; los sicómoros han sido cortados, pero con cedros los reemplazaremos.

Estos versículos describen el juicio de Dios sobre Israel , también llamado Efraín , cuya capital es Samaria .     Las tribus idólatras que se separaron de Judá terminarán tristemente su historia en una fallida conspiración contra Judá . Las diez tribus fueron traicionadas por sus reyes, profetas y sacerdotes.

El orgullo de Israel le llevó a pensar que se recuperaría y reconstruiría con sus fuerzas. A pesar de que Dios hizo de Israel una nación y le dio una tierra para ocupar, el pueblo depositó su confianza en sí mismo y no en El. Muy a menudo nos vanagloriamos de nuestros logros, olvidándonos que es Dios el que nos ha dado toda la capacidad que tenemos. Incluso nos vanagloriamos de nuestra posición única como cristianos. A Dios no le complace ningún tipo de vanidad ni de autoconfianza debido a que rompe nuestro contacto con El.

Isaías 9:11 Por tanto el Señor levanta adversarios de Rezín contra ellos, e incita a sus enemigos,

Isaías 9:12 los arameos en el oriente y los filisteos en el occidente, que devoran a Israel a boca llena. Con todo eso no se aparta su ira, y aún está su mano extendida.

Isaías 9:13 Pero el pueblo no ha vuelto al que los hirió, no han buscado al SÑOR de los ejércitos.

Isaías 9:14 El SÑOR, pues, corta de Israel la cabeza y la cola, la hoja de palmera y el junco en un mismo día.

Isaías 9:15 El anciano y venerable es la cabeza, y el profeta que enseña la mentira, es la cola.

Isaías 9:16 Porque los que guían a este pueblo lo extravían; y los guiados por ellos son confundidos.

Isaías 9:17 Por eso no se complace el Señor en sus jóvenes, ni se compadece de sus huérfanos ni de sus viudas; porque todos ellos son impíos y malhechores, y toda boca habla necedades. Con todo eso no se aparta su ira, y aún está su mano extendida.

Isaías 9:18 Porque arde como fuego la impiedad, zarzas y espinos consume, y enciende la espesura del bosque; como remolino suben en columna de humo.

Isaías 9:19 Por el furor del SÑOR de los ejércitos es quemada la tierra, y el pueblo es como combustible para el fuego; el hombre no perdona a su hermano.

Isaías 9:20 Cortan de un tajo lo que está a la derecha, pero aún tienen hambre, y comen lo que está a la izquierda, pero no se sacian; cada cual come la carne de su propio brazo.

Isaías 9:21 Manasés devora a Efraín, y Efraín a Manasés, y ambos están contra Judá. Con todo eso no se ha apartado su ira, y aúIsaías 9:1-21

Habría disensión interna en Israel, así como guerra contra Judá

Efraín y Manasés eran tribus del reino del norte, descendientes de los dos hijos de José. Sostuvieron una guerra civil debido a su egoísmo y maldad.

Nombres del Mesias

Isaías utilizó cinco nombres para describir al Mesías. Estos tienen un significado especial para nosotros.

Admirable: Excepcional, sublime y sin par.
Consejero: El de consejos adecuados.
Dios fuerte: Dios encarnado.
Padre eterno: No tiene límite de tiempo; es Dios nuestro Padre.
Príncipe de paz: Su gobierno es de justicia y paz.

El advenimiento del rey mesiánico

Antes de entrar en el tema central de esta sección nos conviene tratar de un problema que se expresa en las diferencias en la división de los capítulos 8 y 9. El Texto Masorético incluye el primer versículo del capítulo 9 como el versículo 23 del capítulo 8. La palabra ki con que empieza el versículo, que RVA traduce como adversativo (sin embargo) se entendería en la tradición judía como explicativa (“porque”). Ambas posibilidades existen, pero la segunda opción nos daría una traducción bastante divergente como ésta: Porque no se cansará el que la oprime. La primera vez afectó levemente la tierra de Zabulón y la tierra de Neftalí, pero la última vez la afectará gravemente por la ruta del mar, el otro lado del Jordán y Galilea de los gentiles.

Detrás de la traducción de la RVA está la exégesis que indica que aquella región de Israel que había sufrido siempre en primer lugar los estragos de las invasiones enemigas, la región de Galilea, sería también la primera en ser alumbrada con la luz de la postrera gran liberación. La división masorética desconecta a Galilea de los gentiles del pueblo que andaba en tinieblas.

Aunque el texto ofrece problemas difíciles a la labor del traductor, es un hecho que la expectación mesiánica centró su mirada en Galilea como escenario de la primera manifestación de la luz de la liberación mesiánica. Esta conexión de ideas nos aporta Mateo 4:15-16. Pero también tiene ecos en la tradición del Zohar, el texto de la Qábala, por no señalar también el Talmud y el Midrash. Muchos estuDiosos de las Sagradas Escrituras llegaron a centrar sus expectativas en Tiberias, en la costa occidental del mar de Galilea.

Veamos más de cerca las referencias geográficas de esta sección. La tierra de Neftalí era la Galilea alta o el norte de Galilea, donde antiguamente se había establecido la tribu de Neftalí. La tierra de Zabulón era la Galilea baja o del sur. El camino del mar no sería la “vía Maris”, sino solamente el camino que conduce de la Galilea alta a la baja, pasando por la costa occidental del mar de Galilea o Quinéret, justamente por la ciudad de Tiberias.

La devastada región de Galilea que sufrió primero las evacuaciones de su población, llevada en cautiverio, es vista por la esperanza mesiánica como repoblada: le aumentaste la gente (v. 3). La sombría región se convertiría en escenario de alegría: “Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega… Y la razón para este estado de cosas es su liberación definitiva del cetro que lo oprime. El arsenal del enemigo quedará para ser consumido por el fuego, tras la victoria mesiánica que es presentada con la analogía del “día de Madián”, cuando Gedeón con sólo 300 guerreros desbarató el campamento enemigo.

Surge entonces la pregunta: ¿De qué acontecimientos habla el profeta? Se ha opinado que Isaías da expresión a las expectativas del pueblo oprimido y amenazado por los ejércitos de Asiria, expectativas de una gran liberación futura que haría un gran contraste con la tragedia presente bajo el rey Acaz. Hay quienes han propuesto que en los versículos 6 y 7 Isaías vuelca sus vehementes expectativas en la persona de Ezequías, el hijo de Acaz, que entonces era tan sólo un niño pequeño. Pero nos preguntamos si Isaías pudiera referirse a él con los títulos que usó para el heredero del trono de David y su reino, aquel que vendría para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia, desde ahora y para siempre.

Veamos los títulos que el profeta adjudica a este niño que nacería y sobre cuyo hombro estaría el dominio y el imperio. El primer título es Péle, “Admirable”, el mismo nombre que el Angel de Jehová se llama a sí mismo en su revelación a Manoa, padre de Sansón: ¿Por qué preguntas por mi nombre? Es Admirable.

El segundo título es Yoéts, “Consejero”; es decir, el soberano que no necesita rodearse de consejeros para gobernar. La tradición de ReinaValera ha considerado las palabras Péle Yoéts como dos títulos independientes, lo cual es perfectamente posible. La RVA los ha unido en un sólo título, como lo hace la LXX: Thaumastós súmboulos. Esto presupone que Péle Yoéts es la inversión de Yoéts Péle; inversiones de este tipo existen en hebreo.

Luego vienen los títulos El, “Dios”, y Guibor, “Fuerte: o “Poderoso”. La tradición de ReinaValera los ha tomado como títulos separados. Los editores de la RVA han visto aquí un solo título, como en Deuteronomio 10:17, Jeremias 32:18 y Nehemias 9:32. Y difícilmente en Isaias 10:20 (ver comentario allí). Indiscutiblemente estos títulos reconocen divinidad al mesiánico heredero del trono de David, cosa imposible de imaginar si no fuera que lo escrito, escrito está.

Luego vienen los títulos Abiad, “Padre Eterno”, y Sar, “Príncipe de Paz”, que apuntan al carácter eterno y estable de este Rey, cuya influencia difundiría la paz en todo su imperio.

¿Cuándo fueron escritas estas palabras? La mayoría de los comentaristas opinan que fueron escritas en los días de Acaz y que la mención del cautiverio de Neftalí y Zabulón fueron resultado de la campaña de Tiglatpileser en el año 734-33 a. de J.C. Hay los que opinan que en aquellos días el profeta, desilusionado de Acaz, volcó todas sus expectativas en su tierno hijo y heredero, Ezequías. Hay también los que opinan que la segunda parte del versículo 1, que se refiere a los resultados de las invasiones asirias en la región del camino del mar, es una interpolación posterior en el texto, que apunta a los días de Ezequías y las invasiones de Senaquerib. Pero ante el alcance majestuoso de estas palabras, la fecha en que pudieron haber sido escritas pasa a ser algo completamente secundario.

La retribución divina a la altivez de Israel

Esta sección es una invectiva contra el reino de Israel, y parece haber estado originalmente junto con el material del cap. 5. Efectivamente, la última parte de esta sección ha quedado allí, en 5:24-30. Aunque las profecías de este libro no aparecen en un orden cronológico estricto en el libro de Isaías, parece que su lugar más apropiado era en el cap. 5, en la sección donde aparecen concentradas las profecías anteriores al período de la coalición de Siria y el reino de Israel contra Judá.

Lo que distingue literariamente a esta sección es que al final de cada párrafo de la nvectiva aparece la expresión: A pesar de todo esto, no ha cesado su furor, y su mano todavía está extendida. Al final de la invectiva ya no aparece esta expresión.

En el primer párrafo, que es la introducción, se establece el hecho de que Israel no fue dejado sin advertencia y amonestación. Por ejemplo, Amós fue uno de los profetas que fue enviado desde Judá. Es un hecho que el Señor envió palabra a Jacob, y ella cayó en Israel. Todo el pueblo lo supo… Pero Israel no quiso escuchar ni en los días de Jeroboam II, cuando las cosas iban aparentemente viento en popa, ni después, cuando la falsa grandeza y prosperidad comenzó a desmoronarse.

Ahora, en esta sección se presentan las etapas de la crisis moral que condujeron al final. En la primera etapa que termina con la expresión A pesar de esto, no ha cesado…, se muestra cómo surgió la hostilidad de Rezín, rey de Siria, y de los filisteos, los cuales comenzaron a presionar las fronteras de Israel. La mención de Rezín como hostil a Israel nos lleva a situar esta profecía antes del año 735 a. de J.C., porque en este año se formó la coalición de Siria e Israel contra Judá.

La segunda etapa es más grave. Ya no es sólo un problema de frontera, sino que los enemigos han penetrado profundamente en Israel, llevando la guerra hasta las mismas puertas de Samaria, la capital. Como resultado, se ha sembrado la confusión en el pueblo y sus dirigentes.

La tercera etapa es resultado de la anterior: una situación de total anarquía. La palabra maldad del versículo 18 podría ser traducida como anarquía. Está marcada por las luchas intestinas de los partidos políticos, asesinatos de reyes por sus propios oficiales, guerra civil y continua destrucción por incenDios provocados.

La cuarta etapa es caracterizada por una afiebrada actividad legislativa: leyes inicuas y decretos opresivos con el propósito de seguir satisfaciendo los apetitos de los poderosos a costa de los más desposeídos y desamparados del pueblo. A esta altura ya se da a entender que el castigo divino vendrá de lejos a la nación pecadora. La evidencia que veremos más adelante descarta a Siria, o a los filisteos, e inclusive a Egipto. El profeta les dice: ¿Qué haréis en el día del castigo y de la devastación que vendrá de lejos? ¿A quién huiréis a pedir auxilio, y dónde dejaréis vuestra gloria?.

En 10:4 es bastante difícil la traducción, y el sentido cambia por completo según la manera de dividir sus palabras. La traducción en la RVA sigue la tradición masorética; pero la evidencia mayor, incluida la proposición de los editores de la Biblia Hebraica Stuttgartencia, está a favor de esta formulación: Belti se ha postrado; Osiris es hecho pedazos. Belti vendría en lugar de no queda más que (todo esto es traducción de bilti) y Osiris en lugar de prisioneros (traducción de Asir H616). Balti es el nombre que se le daba en Canaán, y sobre todo en Fenicia, a la Diosa egipcia Isis, la mitológica esposa de Osiris. Esta pareja representaría y descartaría a Egipto como la nación distante que ejecutaría la ira divina. Los pueblos limítrofes y hostiles de Israel fueron descartados por ser mencionados en la primera etapa de la invectiva, como un factor minúsculo comparado con la magnitud del castigo contra Israel.

La quinta etapa describe los efectos de la legislación corrupta que constituye un rechazo y menosprecio de la ley de Jehová: Porque han desechado la ley de Jehová de los Ejércitos y han despreciado la palabra del Santo de Israel. Todas las estructuras de la sociedad se conmocionan, y el ser humano pierde su valor hasta convertirse en basura en medio de las calles. Los versículos 26-30 describen a los ejércitos de aquella nación lejana que ejecutará el decidido juicio de Dios contra Israel.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

La palabra no es el hecho

A Facundo Cabral nunca lo conocí, aunque sí tuvimos un encuentro en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico, cuando los años no habían pasado, antes de que mis ojos llenos de amaneceres

Seguir Leyendo »

La frisa

Un día un viejito se sentía solo y fue con su hijo que estaba casado y tenía un hijo de 5 años para pedirle que lo dejase vivir con él un tiempo para no

Seguir Leyendo »
Los tres ancianos

Los tres ancianos

Una mujer salió de su casa y vio a tres ancianos con largas barbas blancas sentados al frente de su casa. — Creo que no los conozco pero deben de estar hambrientos. Por favor

Seguir Leyendo »