Isaías 65: Castigo de los rebeldes

Categorías: Antiguo Testamento y Isaias.

Isaías 65:1  Me dejé buscar por los que no preguntaban por mí; me dejé hallar por los que no me buscaban. Dije: «Heme aquí, heme aquí», a una nación que no invocaba mi nombre.

La más acertada interpretación, considera a este pasaje la respuesta de  Dios al sermón-plegaria de 63.7-64.12. En ella, el Señor explica sus decisiones, reafirma su juicio, y compara el tratamiento que ha dado a sus siervos leales con el recibido por los pecadores idólatras. Israel se consideraba el único pueblo de  Dios, pero vendría el tiempo cuando otras naciones buscarían a  Dios. Pablo menciona la declaración de Isaías en Romanos 10:20 y señala que se trataba de los gentiles. En la actualidad, el pueblo de  Dios es aquel que acepta a Jesús como Salvador y Señor, ya sean judíos o gentiles. El evangelio es para todas las personas. No olvide ni rechace a nadie cuando hable del evangelio. Puede sorprenderse de la cantidad de personas que con sinceridad buscan a  Dios. [private]

Isaías 65:2  Extendí mis manos todo el día hacia un pueblo rebelde, que anda por el camino que no es bueno, en pos de sus pensamientos;

Heme aquí : Presenta una imagen piadosa de un  Dios que extiende sus manos a un pueblo rebelde. En Romanos 10:20-21, Pablo ve aquí un llamado que  Dios dirige a dos pueblos diferentes, los gentiles

Isaías 65:3  un pueblo que de continuo me provoca en mi propio rostro, sacrificando en huertos y quemando incienso sobre ladrillos;

Me provoca : Terrible acusación contra Israel por su idolatría, prácticas paganas e insolencia blasfema.

Isaías 65:4  que se sientan entre sepulcros y pasan la noche en lugares secretos; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de carnes inmundas;

Isaías 65:5  que dicen: «Quédate donde estás, no te acerques a mí, porque soy más santo que tú.» Estos son humo en mi nariz, fuego que arde todo el día.

Dios dijo que este pueblo desobedeció directamente sus leyes cuando adoraron ídolos, consultaron muertos y espíritus del mal, y comieron comida prohibida. Pero fueron tan perversos que seguían pensando que eran más santos que otros. Jesús llamó hipócritas a tales personas

Isaías 65:6  He aquí, escrito está delante de mí: no guardaré silencio, sino que les daré su pago, y les recompensaré en su seno,

Dios dijo que retribuiría a la gente por sus pecados. Ejercer juicio no es nuestro trabajo sino el suyo, porque solo El es justo. ¿Quién más conoce nuestros corazones y mentes? ¿Quién más conoce lo que es una recompensa o un castigo totalmente justo?

Isaías 65:7  por vuestras iniquidades y por las iniquidades de vuestros padres juntamente–dice el Señor. Porque quemaron incienso en los montes, y en las colinas me injuriaron; por tanto mediré en su seno su obra pasada.

Pages: 1 2 3 4 5

Deja un comentario