Isaías 59: Lo que separa de Dios

Categorías: Antiguo Testamento y Isaias.

Isaías 59:1  He aquí, no se ha acortado la mano del Señor para salvar; ni se ha endurecido su oído para oír.

El pecado ofende a nuestro Dios santo y nos separa de El. Debido a que El es santo, no puede pasar por alto, disculpar ni tolerar el pecado como si no importara. El pecado separa a la gente de Dios, forma un muro que aísla a Dios de la gente que El ama. No nos cabe duda por qué esta larga lista de pecados despreciables provoca la ira de Dios y lo obliga a mirar hacia otro lado. La gente que muere con pecados sin perdonar se aparta para siempre de El. Dios quiere que vivan con El para siempre, pero no puede llevarlos ante su santa presencia a menos que sean limpios de sus pecados. ¿Ha confesado sus pecados a Dios permitiéndole que lo limpie de ellos? El Señor puede salvarlo si usted se vuelve a El.

Debido a la rebelión intencional y persistente de Israel, la nación se volvió incapaz de tomar medidas en contra de sus pecados. El pecado llena el vacío dejado cuando la verdad de Dios ya no satura nuestras vidas. Solo Dios puede derrotar el pecado.

Isaías 59:2  Pero vuestras iniquidades han hecho separación entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados le han hecho esconder su rostro de vosotros para no escucharos .

Isaías 59:3  Porque vuestras manos están manchadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios hablan mentira, vuestra lengua murmura maldad.

Isaías 59:4  No hay quien clame con justicia ni quien abogue con honestidad. Confían en la confusión, y hablan falsedades; conciben malicia, y dan a luz iniquidad.

Isaías 59:5  Incuban huevos de áspides y tejen telas de araña; el que come de sus huevos muere, y del que es aplastado sale una víbora.

Isaías 59:6  Sus telas no servirán de vestidos, ni se cubrirán con sus obras; sus obras son obras de iniquidad, y actos de violencia hay en sus manos.

Isaías 59:7  Sus pies corren al mal, y se apresuran a derramar sangre inocente; sus pensamientos son pensamientos de iniquidad, desolación y destrucción hay en sus caminos.

Isaías 59:8  Camino de paz no conocen, y no hay justicia en sus senderos; han torcido a su favor las sendas, cualquiera que ande en ellas no conoce la paz.

Otra condena de la violencia, el engaño y la injusticia que han impedido a Israel conocer camino de paz .

Isaías 59:9  Por tanto el derecho está lejos de nosotros, y no nos alcanza la justicia; esperamos luz, y he aquí tinieblas, claridad, pero andamos en oscuridad.

El profeta eleva aquí un lamento por la descarriada nación sumergida en la injusticia, la opresión y la falsedad. Sin embargo, comenzando con el versículo 12, se hace eco y confiesa que el pueblo comienza a reconocer haber creado sus propios problemas.

Pages: 1 2 3 4

Deja un comentario