Isaías 5: Parábola de la viña

Isaías 5:1 Ahora cantaré por mi amado el cantar de mi amado a su viña. Tenía mi amado una viña en una ladera fértil.[b]

Este bello «cántico de la viña» es un ejemplo del sublime estilo poético de Isaías, altamente apreciado por la literatura mundial. En esta alegoría, mi amado representa a Jehová, y la viña a Israel y a Judá.

La lección de la viña muestra que la nación escogida por Dios debía dar fruto para llevar a cabo su obra, para defender la justicia. Produjo fruto, pero este fue ácido y malo. Este pasaje utiliza un juego de palabras: las palabras hebreas que se traducen juicio y vileza suenan muy parecidas, así como las empleadas para justicia y clamor. Jesús dijo: «Por sus frutos los conoceréis». ¿Ha examinado últimamente su propio «fruto»? ¿Es dulce o ácido?

Isaías 5:2 La había cercado y despedregado y plantado de vides escogidas; había edificado en medio de ella una torre y había hecho también en ella un lagar; y esperaba que diera uvas buenas, pero dio uvas silvestres.

Vides escogidas : Dios esperaba que Israel y Judá fuesen un pueblo obediente, santo y dispuesto a dar testimonio de su fe.

Isaías 5:3 Ahora, pues, vecinos de Jerusalén y varones de Judá, juzgad[c] entre mí y mi viña.

Uvas silvestres : La gente produjo frutos de engaño, injusticia e idolatría, en lugar de dar testimonio a las naciones vecinas; y ello a pesar del amor y las bendiciones recibidas de Dios.

Isaías 5:4 ¿Qué más se podía hacer a mi viña, que yo no haya hecho en ella? ¿Cómo, esperando yo que diera uvas buenas, ha dado uvas silvestres?

Isaías 5:5 Os mostraré, pues, ahora lo que haré yo a mi viña: Le quitaré su vallado y será consumida; derribaré su cerca y será pisoteada. Y será hollada : El juicio de Dios permitirá a los invasores paganos hollar la fértil tierra prometida a su pueblo. Israel cayó ante Asiria en el 721 a.C.; Judá cayó ante Babilonia en el 586 a.C.

Isaías 5:6 Haré que quede desierta; no será podada ni cavada, y crecerán el cardo y los espinos; y aun a las nubes mandaré que no derramen lluvia sobre ella.

Isaías 5:7 Ciertamente la viña de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá, planta eliciosa suya. Esperaba juicio, y hubo vileza; justicia, y hubo clamor.[d]

Juicio . . . vileza . . . justicia . . . clamor : Este es un juego de palabras en hebreo que riman entre sí.

Isaías 5:8

Ayes sobre los malvados[e]

¡Ay de los que juntan casa a casa y añaden hacienda a hacienda hasta ocuparlo todo![f] ¿Habitaréis vosotros solos en medio de la tierra?

En estos versículos la interjección ¡ Ay ! se pronuncia seis veces, con un tono fúnebre, en relación con Israel y Judá. Se especifican sus pecados: codicia y autoindulgencia; embriaguez agresiva; vanidad desafiante; perversión moral; presunción; perversión de la justicia. Como resultado de estas cosas, Dios llamará a un país vecino que invadirá, devastará y llevará al pueblo cautivo.

En esta sección, Dios condena seis pecados:

(1) explotar a otros

(2) embriaguez

(3) pecar con orgullo y sarcasmo

(4) confundir las normas morales

(5) presunción y

(6) pervertir la justicia.

Debido a estos pecados, Dios castigó a Israel con destrucción mediante Asiria. Un destino similar le esperaba a Judá si no se volvía de sus pecados.

Deja un comentario