Isaías 4 La purificación y gloria de Sion

Isaías 4: La purificación y gloria de Sion

Isaías 4:1 Echarán mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente permítenos llevar tu nombre, quita nuestro oprobio.

El renuevo de Jehová: Este término en Isaías y en otros profetas alude a la venida del Mesías. Solamente cuando él reine serán limpiados todos los pecados de que se habla en el capítulo 3

Isaías 4:2 En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel.

Restauración de la imagen divina. Este texto profetiza la restauración de la «imagen divina» en el ser humano, es decir, su naturaleza divina y los lazos de hermandad con el resto de la humanidad. Todo el concepto de «El Espíritu Santo y la restauración» se desarrolla en el artículo así titulado que comienza en la página 1758.

«El renuevo de Jehová» tal vez se refiera al Mesías, a pesar de que algunos piensan que se refiere a Judá. En medio de la tribulación predicha por Isaías, algunas personas recibirán la protección de la misericordia amorosa de Dios. Los protegidos serán el pueblo de Dios cuando el Mesías gobierne la tierra. Se distinguirán por su santidad, no por su riqueza ni prestigio. Esta santidad es el resultado de un deseo sincero de obedecer a Dios y de una profunda devoción a El. La maldad no siempre continuará como está ahora. Dios le pondrá fin y sus seguidores fieles disfrutarán su reino glorioso.

Isaías 4:3 Y acontecerá que el que quedare en Sion, y el que fuere dejado en Jerusalén, será llamado santo; todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes,

Isaías 4:4 cuando el Señor lave las inmundicias de las hijas de Sion, y limpie la sangre de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de devastación.

Isaías 4:5 Y creará Jehová sobre toda la morada del monte de Sion, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas; porque sobre toda gloria habrá un dosel,

Estos versículos describen cómo prevaleció, en los días de la peregrinación de Israel por el desierto, la protección, la guía y la gloria divinas. Aquellas condiciones se conmemoran cada año en la Fiesta de los Tabernáculos. Estas condiciones serán recreadas y extraordinariamente engrandecidas por el Mesías.

Isaías 4:6 y habrá un abrigo para sombra contra el calor del día, para refugio y escondedero contra el turbión y contra el aguacero.

La purificación y gloria de Sion

El paso de la sección anterior a la presente es abrupto. Aparentemente no tiene conexión, pero en realidad se trata de otra dimensión del concepto del día de Jehová en Isaías, aquella dimensión que hace más eco de las expectativas del pueblo. Pero ese día no vendrá tras la victoria final de Israel sobre todos sus enemigos de alrededor, como el pueblo esperaba, sino cuando el remanente de Israel sea purificado y la violencia sea eliminada: En aquel día el retoño de Jehová será hermoso y glorioso, y el fruto de la tierra será el orgullo y el esplendor de los sobrevivientes de Israel… Así será cuando el Señor lave la inmundicia de las hijas de Sion, y elimine la sangre de en medio de Jerusalén…

Aquí tenemos una nueva alusión al remanente de Israel que habrá pasado por la prueba del fuego, quedando así purificado. La palabra “retoño” en hebreo es tsémaj, y no es la misma de Deuteronomios 11:1. La alusión también es diferente. Aquí se refiere a todo Israel; en 11:1 se refiere al rey Mesías de la dinastía de David.

En 4:5 se ha traducido en el texto de la RVA según el Texto Masorético, pero es posible que la traducción que aporta la LXX sea correcta al juzgar por otras profecías similares de una manifestación gloriosa y personal de Jehová sobre su santo monte. Los traductores de la LXX leyeron ba’, “vendrá”, en lugar de bara’, “creará”: Entonces vendrá Jehová sobre todo el lugar del monte Sion… Esta manifestación divina sería semejante a la columna de nube, que en los gloriosos días del éxodo daba de día su sombra protectora a Israel en el desierto, y de noche se convertía en fuego llameante para alumbrarles en el camino. También en el día de Jehová, la misma nube constituirá una cubierta de gloria para todos en Sion.

A esta altura Isaías ya nos presenta con claridad su visión del remanente de Israel que volverá a su Dios, lo cual ampliará y expondrá en diversas partes del libro. Esto significaba tanto para él, algo tan grande y glorioso, como para llamar a su hijo con el nombre Searyasuv, que significa: “un remanente volverá”.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Como templar el acero

Durante muchos años un herrero trabajó con ahínco, practicó la caridad, pero, a pesar de toda su dedicación, nada parecía andar bien en su vida; muy por el contrario sus problemas y sus deudas

Seguir Leyendo »

Los ingredientes del bizcocho

Un niño le contaba a su abuelita que todo iba mal: la escuela, problemas con la familia y enfermedades. Entretanto, su abuela confeccionaba un bizcocho. Después de escucharlo, la abuelita le dice: — ¿Quieres

Seguir Leyendo »