Introducción

En mi trabajo anterior «Vida de Jesús» hice algo semejante a este de ahora y si esta Vida de Jesús ha de reemplazar algún trabajo hecho con anterioridad será únicamente el realizado por este servidor y no los realizados por otras personas pues no es y nunca será ese el propósito.

Teniendo la necesidad de un mejor entendimiento del Nuevo Pacto de Dios con el hombre me di a la tarea de leer los Evangelios para encontrarme con que presentaban los hechos de Jesús fuera del orden cronológico, lo que dificultaba el cabal entendimiento del mensaje –al menos para mi persona. Siguiendo diferentes armonísticas me di a la tarea de organizar los acontecimientos de los diferentes Evangelios en uno sólo al que se ha antojado llamar «Vida de Jesús: Un Evangelio armonizado».

Es justo y necesario aclarar que en el proceso tuve que eliminar en unos casos y añadir en otros una que otra palabra, y aunque mayormente se limitó a una conjunción, siempre pedí la guía del Señor, Dios Padre de modo que nunca se alterara el Mensaje de Salvación.

En el presente trabajo se utilizaron las Biblias «Dios Habla Hoy» «La Biblia del Diario Vivir y la «Reina Valera Revisión del 60», a las que se les ha añadido los comentarios de William Barclay, según la traducción de Alberto Araujo. En este texto, en la mayoría de los casos se señalaban simplemente los capítulos y versículos bíblicos aludidos sin incluir el texto citado, por lo que para facilitar aún más el entendimiento del mensaje del Señor, y evitar al lector el tener que buscar él dicho texto en la Biblia, me tomé la libertad de añadir el texto bíblico. En algunos casos se encontrarán comentarios de Mathew Henry, así como de Jamieson, Fausset y Brown, en otros casos del autor; mas que quede meridianamente claro que los comentarios casi en su totalidad son los de Barclay; esto porque entiendo que es el que mejor cumple con los principios de interpretación bíblica.

Lingüístico o gramatical.

Dios consideró apropiado hacernos su revelación en lenguaje humano. Debemos buscar primero entender lo que quiso decir el autor original, y las palabras deben estudiarse en el lenguaje en que la Biblia fue escrita o en una buena traducción.

El idioma griego, en el cual fue escrito el Nuevo Testamento originalmente, es más preciso. Siempre es más preciso y más claro el mensaje cuando no existen intermediarios.

Por ejemplo, en la Versión Reina Valera Revisada, 1 Juan 3:9 nos deja con la impresión de que un hijo de Dios no puede pecar. Todo el que ha nacido de Dios, pecado no hace; porque la simiente de él en él permanece; y no puede pecar, porque de Dios ha nacido. ¿Es esta una doctrina de santidad perfecta sin pecado? Un estudio del original griego revela que el mensaje que Dios quiere llevar al mundo es que un hijo de Dios no puede continuar en el camino del pecado.

También es importante entender la importancia que el contenido de un versículo o pasaje tenía y tiene en la vida común. Para un granjero, un burro significa una bestia de carga. La palabra «Yankees» tuvo un significado distinto en la Guerra Civil de los Estados Unidos al que tiene ahora en el baseball. Y así deberíamos buscar encontrar el contenido particular de los versículos bíblicos.

Histórico.

Este incluye el estudio en torno al autor, la época, el lugar y las circunstancias de lo escrito. Involucrado al principio histórico está el estudio de geografía bíblica, historia bíblica, cultura bíblica y otras materias relacionadas. Una debilidad de la Ciencia Cristiana es que no se interesa en este principio.

Un estudio del fondo histórico de 1 Corintios 11:5 …pero, una mujer, si se encabella, gloria para ella es? Porque el cabello por velo le ha sido dado., nos revela que el uso del velo era un medio de indicar la castidad de una mujer en Corinto, en los días de Pablo. Sabiendo esto entendemos por qué el Apóstol exhorta a las mujeres cristianas a cubrirse la cabeza. En los días cuando el naciente movimiento cristiano podía ser mal entendido, el no quería que las mujeres de la iglesia fueran confundidas con prostitutas, quienes llevaban el cabello corto. El cabello corto y la falta de velo pondrían a una mujer bajo sospechas.

Teológico.

La Biblia debe ser entendida desde su centro, desde su corazón: Cristo. Este principio incluye la interpretación doctrinal. Está incluida la idea de que los versículos difíciles deben ser entendidos a la luz de pasajes más claros.

El cuidado principal de nuestra teología debería descansar en la enseñanza del Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento es el compendio o libro de preparación, y el Nuevo Testamento es el compendio o libro de cumplimiento.

El principio teológico insiste en que los pasajes obscuros deben dar lugar a aclarar pasajes. 1 Pedro 2:24 dice: “por cuya herida fuisteis sanados”; esto no es base suficiente para una doctrina elaborada de cura divina por el sacrificio.

El cuarto principio de la interpretación es llamado práctico u homilético.

Este principio hace hincapié en los aspectos edificantes de la Biblia para nuestros días. En nuestra prisa por alcanzar este punto no debemos dejar de lado el estudio del momento histórico, del lenguaje y de la envergadura doctrinal de la Biblia.

Con seguridad Dios tiene un propósito especial para nosotros. Una parte importante de este propósito es que cada miembro entienda con propiedad la naturaleza y el lugar de la Biblia en nuestra religión.

Más aún, necesitamos usar e interpretar la Biblia en la manera correcta. Entonces podremos llevar con propiedad el título de Hijos de Dios. Recordemos que aprendiéndonos la Biblia de memoria, tan sólo seremos personas versadas en la Biblia que pueden exhibir, o hacer alarde de su instrucción, mas la Biblia no es para ser aprendida, la Biblia es para ser vivida. Solamente viviendo la Biblia podremos ganarnos el derecho de ser llamados hijos de Dios y seremos entonces la Luz que alumbra al hombre en las noches de tinieblas, tan sólo así podremos iluminar la obscuridad en que vive el pecador, tan solo así podremos llevar la Luz del Mensaje de Salvación de nuestro Señor Jesucristo. Si este trabajo logra esto entonces podré decir al Señor: Misión Cumplida.

Deja un comentario