Introducción al libro de los Hechos de los Apóstoles, un libro encantador

Introducción al libro de los Hechos de los Apóstoles, un libro encantador

En cierto sentido, Hechos es el libro más importante del Nuevo Testamento. La verdad pura y simple es que, si no contáramos con Hechos, no tendríamos ninguna información acerca de la Iglesia Primitiva, fuera de la que pudiéramos deducir de las cartas de Pablo.

Hay dos maneras de escribir la Historia. Una consiste en procurar trazar el curso de los acontecimientos de semana en semana o de día en día; y otra que, como si dijéramos, nos abre una serie de ventanas y nos permite vislumbrar algunos momentos decisivos y personalidades relevantes de cada período. El Libro de los Hechos sigue la segunda fórmula.

Casi siempre le llamamos Los Hechos de los Apóstoles. Pero este libro no nos da, ni pretende darnos, un relato exhaustivo de los hechos de los apóstoles. Aparte de Pablo, sólo se mencionan tres, salvo en la lista que aparece en el capítulo primero. En Hechos 12:2 se nos dice en una breve frase que Herodes mandó ejecutar a Santiago, el hermano de Juan. Juan aparece algo más en la narración, pero nunca hace uso de la palabra. El libro nos da sólo verdadera información sobre Pedro, que muy pronto desaparece de la escena como protagonista. En el original no hay artículo Los delante de Hechos; una traducción correcta del título podría ser Hechos de varones apostólicos; y lo que pretende es darnos una serie de hazañas típicas de las figuras heroicas de la Iglesia Primitiva.

El autor del libro

Aunque su nombre no aparece en el libro, desde el principio de la Historia de la Iglesia siempre se ha mantenido que su autor era Lucas. Acerca de él sabemos realmente muy poco; sólo se le menciona tres veces en el Nuevo Testamento: Colosenses 4:14; Filemón 24, y 2 Timoteo 4:11. De estas referencias podemos deducir dos cosas seguras: la primera es que era médico; y la segunda, que era uno de los más apreciados colaboradores y leales amigos de Pablo, porque fue su compañero en su último encarcelamiento. Podemos deducir también que era gentil. En Colosenses 4:11 termina la lista de recuerdos y saludos de los que son de la circuncisión, es decir, de los judíos; y en el versículo 12 empieza una nueva lista, que suponemos que incluirá a los gentiles. Según esta deducción nos encontramos con el hecho interesante de que Lucas fue el único autor gentil del Nuevo Testamento.

Podríamos haber supuesto que Lucas era médico porque usa términos médicos con mucha naturalidad. En Lucas 4:35, hablando del que tenía el espíritu de un demonio inmundo, dice: « … cuando el demonio le había tirado al suelo», y usa el término médico correcto para convulsiones. En Lucas 9:38, hablando del que le pidió a Jesús: « ¡Maestro, por favor, mira a mi hijo…!», usa el término médico convencional para hacer un reconocimiento. El ejemplo más curioso se encuentra en el dicho acerca del camello y el ojo de la aguja. Los tres evangelios sinópticos nos lo conservan (Mateo 19:24; Marcos 10:25, y Lucas 18:25); pero para aguja, tanto Marcos como Mateo usan la palabra griega más corriente para designar la aguja de sastre o de casa, rafis. Sólo Lucas usa beloné, que quiere decir aguja de cirujano. Era médico, y los términos técnicos de los médicos eran los que se le ocurrían de una manera natural.

El destinatario del libro

Lucas dedicó tanto su Evangelio como Hechos a un cierto Teófilo (Lucas 1:3; Hechos 1:1). No sabemos realmente quién era Teófilo. En Lucas 1:3 se le llama «excelentísimo Teófilo». Este título, como « su excelencia», parece indicar un alto dignatario del gobierno romano. Tenemos tres posibilidades:

(i) Es posible que Teófilo no sea realmente un nombre propio. En aquellos días era peligroso ser cristiano. El nombre Teófilo viene de dos palabras griegas: Theos, que quiere decir Dios, y filein, que quiere decir amar. Es posible que Lucas se refiriera a uno que ama a Dios sin mencionar su verdadero nombre para no comprometerle.

(ii) Si Teófilo era una persona real, debe de haber sido un alto dignatario romano. Tal vez Lucas le dedicó sus libros para mostrarle que el Cristianismo era una cosa maravillosa y que los cristianos eran buenas personas. Es posible que Lucas tratara de influir en un gobernante romano para que no persiguiera a los cristianos.

(iii) Hay una teoría más romántica, basada en el hecho de que Lucas era médico y los médicos eran muchas veces esclavos en aquellos días. Se ha sugerido que Lucas puede haber sido el médico de Teóiilo, y que éste puede haber estado gravemente enfermo y haberse salvado gracias a la habilidad y fidelidad de Lucas, y que en agradecimiento le concedió la libertad. En este caso, tal vez Lucas le quería mostrar su gratitud a Teófilo; y, como la cosa de más valor que poseía era el Evangelio de Jesús, se lo escribió y envió a su benefactor.

El propósito de Lucas al escribir Hechos

Cuando uno escribe un libro lo hace por alguna razón, o puede que por más de una. Consideremos las que pudo tener Lucas para escribir Hechos.

(i) Una de sus razones era presentar el Cristianismo al gobierno romano. Algunas veces hace un inciso para mostrar lo corteses que fueron con Pablo los magistrados romanos. En Hechos 13:12, Sergio Paulo, el gobernador de Chipre, se convierte al Cristianismo. En 18:12, Galio es absolutamente imparcial en Corinto. En 16:35ss, los magistrados de Filipos se dan cuenta de su error y se disculpan públicamente con Pablo. En 19:31, los asiarcas de Éfeso tienen interés en que no se le presenten perjuicios a Pablo. Lucas estaba indicando que en años anteriores los funcionarios romanos habían estado bien dispuestos y habían sido justos con los cristianos.

Además, Lucas se esfuerza en presentar a los cristianos como buenos y leales ciudadanos, y que siempre se los había tenido por tales. En Hechos 18:14, Galio declara que no se trata de un caso de maldad o de vileza. En 19:37, el secretario de Éfeso da un buen informe de los cristianos. En 23:29, Claudio Lisias puntualiza que no tiene nada contra Pablo. En 25:25; Festo declara que Pablo no ha hecho nada por lo que merezca la muerte; y en el mismo capítulo, Festo y Agripa están de acuerdo en que se hubiera podido dejar en libertad a Pablo si no hubiera apelado al César.

Lucas- escribía en días en los que se aborrecía y perseguía a los cristianos, y contó su historia de manera que se viera que los magistrados romanos siempre habían sido justos con el Cristianismo y que nunca habían considerado que los cristianos fueran malas personas. De hecho, se ha hecho la interesante sugerencia de que Hechos no es otra cosa que el documento preparado para la defensa de Pablo ante el Emperador romano.

(ii) Uno de los objetivos de Lucas era mostrar que el Evangelio era para todos los seres humanos de todos los países. Esta era una de las cosas que a los judíos les costaba entender. Tenían la idea de que ellos eran el pueblo escogido de Dios, y que Dios no tenía interés en los demás pueblos. Lucas se propone demostrar lo contrario: presenta a Felipe predicando a los samaritanos; a Esteban, haciendo universal el Cristianismo y muriendo por ello; a Pedro, recibiendo a Comelio en la Iglesia; a los cristianos, predicando a los gentiles en Antioquía; a Pablo, viajando por todas partes y ganando a personas de todas clases para Cristo; y en Hechos 15, presenta a la Iglesia tomando la gran decisión de aceptar a los gentiles en igualdad de términos que los judíos.

(iii) Pero estos no eran más que propósitos secundarios. La primera intención de Lucas se encuentra en las palabras del Cristo Resucitado en 1:8: «Seréis mis testigos en Jerusalén, y en toda Judea, y en Samaria, y por todo el mundo.» Lucas quería presentar la expansión del Cristianismo, y mostrar cómo llegó hasta Roma en no mucho más de treinta años la Religión que había empezado en un rincón de Palestina.
C. H. Turner ha señalado que Hechos se divide naturalmente en seis partes, cada una de las cuales termina con lo que se podría llamar una declaración de progreso. Las seis partes son:

(a) 1:1-6:7; trata de la Iglesia en Jerusalén y de la predicación de Pedro; termina con el resumen: «A todo esto, el Evangelio se iba propagando, y el número de los creyentes se multiplicaba extraordinariamente en Jerusalén; también se habían convertido muchos sacerdotes.»

(b) 6:8-9:31; describe la extensión del Cristianismo por toda Palestina y el martirio de Esteban, seguido de la predicación en Samaria. Termina con el resumen: « Entonces la Iglesia estaba en paz en toda Judea y Galilea y Samaria, y seguía edificándose y viviendo en el temor del Señor; y crecía en número de creyentes gracias al ánimo que les daba el Espíritu Santo.»

(c) 9:32-12:24; incluye la conversión de Pablo, la extensión de la Iglesia hasta Antioquía, y la entrada del gentil Comelio en la Iglesia, con la intervención de Pedro. El resumen final es: « A todo esto, el Evangelio crecía en extensión y en influencia.»

(d) 12:25-16:5; cuenta la extensión de la Iglesia por toda Asia Menor y la campaña de evangelización en Galacia. Termina diciendo: «Las congregaciones se iban consolidando en la fe, y crecían en número de día en día.»

(e) 16:6-19:20; relata la extensión de la Iglesia en Europa y la obra de Pablo en grandes ciudades gentiles como Corinto y Éfeso. En resumen: < Así iba extendiéndose el Evangelio poderosamente y haciéndose maravillosamente eficaz.»

(f) 19:21-28:31; cuenta la llegada de Pablo a Roma y su encarcelamiento allí. Termina con la descripción de Pablo

Este plan de Hechos contesta la pregunta más perpleja: ¿Por qué termina allí? Termina con Pablo en la cárcel esperando el juicio. Nos gustaría saber lo que le pasó después; pero la continuación está cubierta de misterio. Sin embargo, Lucas terminó allí porque había cumplido su propósito: había relatado cómo había empezado el Cristianismo en Jerusalén y se había extendido por el mundo hasta llegar a Roma. Un gran investigador del Nuevo Testamento ha dicho que el título de Hechos podría ser «Cómo llevaron la Buena Noticia desde Jerusalén hasta Roma.»

Las fuentes de Lucas

Lucas era un historiador, y las fuentes de un historiador tienen una importancia suprema. ¿De dónde obtuvo Lucas la información? En este sentido, Hechos se divide en dos partes:

(i) Los primeros quince capítulos, de cuyos acontecimientos no fue Lucas testigo presencial. Lo más probable es que tuviera acceso a dos fuentes:

(a) Las actas de las iglesias locales. Puede que ni siquiera estuvieran escritas; pero cada iglesia tenía sus memorias. En esta sección podemos dilucidar tres informes: el de la Iglesia de Jerusalén, que encontramos en los capítulos 1 al 5 y 15 y 16; el de la Iglesia de Cesarea, que cubre 8:26-40 y 9:3110:48, y el de la Iglesia de Antioquía, que incluye 11:19-30, y 12:25-14:28.

(b) Es muy probable que hubiera ciclos de historias que podríamos llamar Los Hechos de Pedro, de Felipe y de Esteban. No cabe duda de que la amistad de Lucas con Pablo le puso en contacto con todas las personalidades de todas las iglesias, cuyas historias se pondrían a su disposición.

(ii) Los capítulos 16 a 28. De mucho de esta sección Lucas fue testigo presencial. Cuando leemos Hechos con atención nos damos cuenta de un hecho curioso: la mayor parte del tiempo, Lucas cuenta las cosas en tercera persona de singular o plural; pero hay algunos pasajes en los que cambia a la primera persona del plural, y de «ellos» pasa a «nosotros». Los pasajes «nosotros» son los siguientes: Hechos 16:10-17; 20:5-16; 21:1-18, y 27:1-28:16. En todas estas ocasiones Lucas tiene que haber estado presente. Debe de haber hecho un diario del viaje, y por eso tenemos en estos pasajes el relato de un testigo presencial. En cuanto a los momentos cuando no estaba presente, deben de haber sido muchas las horas que pasó en la cárcel con Pablo y las historias que Pablo le contó. Puede que no hubiera ninguna gran figura que Lucas no conociera, y en cada caso debe de haber obtenido el relato de alguien que estuvo allí.
Cuando leemos Hechos, podemos estar seguros de que no ha habido ningún historiador que tuviera mejores fuentes que ucas, ni que las usara con mayor rigor histórico.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Salmo 113: Bienandanza del Justo

Sal 113:1  ¡Aleluya! Alabad, siervos del SEÑOR, alabad el nombre del SEÑOR. Alabad : Este salmo, y los cánticos de Aleluya que siguen, eran entonados en dos partes en cada lugar donde se celebraba

Seguir Leyendo »

Jueces 12: Jefte

 Jue 12:1 Entonces se reunieron los varones de Efraín, y pasaron hacia el norte, y dijeron a Jefté: ¿Por qué fuiste a hacer guerra contra los hijos de Amón, y no nos llamaste para

Seguir Leyendo »