Introducción-a-La-carta-a-los-efesios

Introducción a La carta a los efesios

La carta más excelente

Es un hecho reconocido por todos que la Carta a los Efesios ocupa un lugar muy elevado en la literatura devocional y teológica de la Iglesia Cristiana. Se la ha llamado, y con razón, « La Reina de las Epístolas.» Para muchos es sin duda la cima más alta del pensamiento del Nuevo Testamento. Cuando John Knox, el gran reformador escocés, estaba llegando al final de su vida, el libro que se le leía más frecuentemente era Sermones sobre la Carta a los Efesios, de Juan Calvino. Coleridge decía que Efesios era «la composición humana más divina.» Y añadía: «Abarca, en primer lugar, aquellas doctrinas que son características del Cristianismo; y, seguidamente, aquellos preceptos que le son comunes con la religión natural.» Efesios ocupa un lugar especialísimo en la correspondencia paulina. Y, sin embargo, nos plantea algunos problemas insoslayables, que no son invención de las mentes supercríticas de los investigadores del Nuevo Testamento, sino que se les presentan a todos los lectores. Sin embargo, cuando se resuelven, Efesios aparece aún más maravillosa, y brilla con una luz todavía más radiante.

Las circunstancias en que se escribió

Antes de enfrentarnos con las cosas dudosas, presentemos las indudables. La primera es que Efesios se escribió indudablemente cuando Pablo estaba en la cárcel. Él mismo se llama «prisionero por Cristo» (3:1); es en cuanto «prisionero del Señor» como les ruega (4:1); es «un embajador en cadenas» (6:20).

Fue en la cárcel, y muy cerca del final de su vida, cuando Pablo escribió Efesios. Segunda, Efesios tiene una relación indudablemente estrecha con Colosenses. Parece que Tíquico fue el portador de ambas cartas. En Colosenses, Pablo dice que Tíquico les contará todos sus asuntos (Colosenses 4:7); y en Efesios dice que Tíquico les dará toda la información (Efesios 6:21). Además, hay una estrecha semejanza de contenido entre las dos cartas, hasta tal punto que más de 55 versículos aparecen exactamente igual en las dos cartas. Ya sea que, como mantenía Coleridge, Colosenses es lo que podríamos llamar « lo que rebosó» de Efesios, o que Efesios es una versión más extensa de Colosenses. A su debido tiempo llegaremos a ver que es esta semejanza la que nos da la clave del lugar exclusivo de Efesios entre las cartas de Pablo.

El problema

Así que es seguro que Efesios se escribió cuando Pablo estaba en la cárcel por la fe, y que tiene, por alguna razón, la relación más íntima posible con Colosenses. El problema surge cuando empezamos a examinar la cuestión de quiénes eran los destinatarios de Efesios.

En la antigüedad, las cartas se escribían en rollos de papiro. Cuando se acababa, se ataban con una guita y, si eran especialmente privadas o importantes, se lacraban y sellaban los nudos. Pero las señas no se escribían por lo general, por la sencilla razón de que, para las personas corrientes, no había ningún sistema postal. Había un correo del gobierno; pero no estaba a disposición nada más que de la correspondencia oficial e imperial, y no de las personas corrientes. En aquel tiempo las cartas se entregaban en mano, y por tanto no era necesario poner las señas del destinatario. Así que los títulos de las cartas del Nuevo Testamento no forman parte del texto original de las mismas. Se les insertaron después, cuando se coleccionaron y publicaron para que las pudiera leer toda la Iglesia.

Cuando estudiamos Efesios en detalle, encontramos sumamente improbable que fuera escrita a la iglesia de Éfeso. Hay razones internas para llegar a esa conclusión.

(a) La carta iba dirigida a gentiles. Los destinatarios eran «gentiles por naturaleza, llamados incircuncisos por los circuncidados, separados de Cristo, ajenos a la comunidad de Israel y extranjeros a los pactos de la promesa» (2:11). Pablo los exhorta a «no seguir viviendo como los gentiles» (4:17). El hecho de que fueran gentiles no excluye por sí el que la carta se pudiera haber escrito a Éfeso; pero es algo a tener en cuenta.

(b) Efesios es la carta más impersonal de todas las de Pablo. No contiene ningunos saludos personales, ni mensajes íntimos como los que aparecen abundantemente en otras cartas. Eso es doblemente sorprendente cuando recordamos que Pablo pasó más tiempo en Éfeso que en ninguna otra ciudad, no menos de tres años (Hechos 20:31). Además, no hay pasaje en todo el Nuevo Testamento que sea más íntimo y afectuoso que Hechos 20:17-35, donde se nos presenta el discurso de despedida de Pablo a los ancianos de Éfeso antes de salir de Mileto en su último viaje. Es muy difícil creer, a la vista de todo esto, que Pablo mandara una carta tan totalmente impersonal a Efeso.

(c) La carta nos hace ver que Pablo y los destinatarios no se conocían personalmente, sino solo por referencias. En 1:15, Pablo escribe: «Porque he tenido noticias de vuestra fe en el Señor Jesús.» La lealtad de las personas a las que estaba escribiendo era algo que sabía porque ya se lo habían dicho, no por propia experiencia. En 3:2 les escribe: «Suponiendo que sepáis de la mayordomía de la gracia de Dios que se me ha concedido en relación con vosotros.» Es decir: « Si habéis oído que Dios me ha dado la tarea y el ministerio de ser apóstol de vosotros los gentiles.» El conocimiento que tenía la iglesia de Pablo como apóstol de los gentiles era algo de lo que habrían oído, pero que no conocían por un contacto personal con él. Así pues, la carta contiene señales que no encajan en la relación íntima y personal que tuvo Pablo con la iglesia de Éfeso.

Estos hechos se podrán explicar; pero hay un hecho externo que zanja la cuestión. En l:l, ninguno de los manuscritos antiguos más importantes del Nuevo Testamento griego contiene las palabras en Éfeso. Todos dicen: «Pablo… a los santos que son también fieles en Jesucristo.» Y sabemos, por la manera como lo comentan, que esa era la forma del texto que conocían los antiguos padres griegos.

¿Fue pablo el autor?

Algunos investigadores han llegado a encontrar todavía otra dificultad en Efesios. Han puesto en duda que Pablo fuera el autor de esta carta. ¿En qué razones basan sus dudas?

Dicen que el vocabulario es diferente del de Pablo, y es cierto que hay unas 70 palabras en Efesios que no se encuentran en ninguna otra de sus cartas. Eso no tiene por qué sorprendernos, porque es un hecho que en Efesios Pablo está hablando de cosas que no había tratado nunca antes. Estaba recorriendo un camino de pensamiento por el que no había viajado antes; y, por supuesto que necesitaba palabras nuevas para expresar nuevos pensamientos. Sería ridículo exigirle a un autor con la mente de Pablo que no usara nunca términos nuevos y se expresara siempre con las mismas palabras.

Se dice que el estilo no es el de Pablo. Es verdad -y eso lo podemos ver hasta en la traducción española de Efesios, así que mucho más en el original- que el estilo de Efesios es diferente del de las otras cartas paulinas. Las otras cartas las escribió para salir al paso de una situación determinada. Pero, como ha dicho A. H. M›Neile, Efesios es «un tratado teológico, o más bien una meditación espiritual.» Hasta el lenguaje que usa es diferente. Moffatt lo expresaba diciendo que, hablando en general, el lenguaje de Pablo es como un torrente; pero en Efesios tenemos «un río ancho que fluye lentamente llenando su cauce.» La longitud de las oraciones en Efesios es alucinante. En el original, Efesios 1: 3-14, 15-23; 2:1-9; 3:1-7 son cada pasaje una oración larga y sinuosa. M›Neile llama a Efesios hermosa y correctamente «un poema en prosa.» Todo esto es muy distinto del estilo normal y corriente de Pablo.

¿Qué se puede decir a todo esto? En primer lugar, tenemos el hecho general de que ningún gran escritor usa siempre el mismo estilo. Por ejemplo: Cervantes usa estilos muy diferentes en el Quijote, y en las Novelas ejemplares, y en Persiles y Segismunda, y en los Sainetes y las Comedias. Cualquier gran estilista -y Pablo era un gran estilista- acomoda su estilo a su propósito y a sus circunstancias en el momento de escribir. Es una mala crítica el decir que Pablo no escribió Efesios sencillamente porque se advierten en esta carta un nuevo vocabulario y un estilo nuevo.

Pero hay más. Recordemos cómo escribió Pablo la mayor parte de sus cartas. Las escribió en medio de un ministerio atareadísimo, cuando, en la mayor parte de los casos, iba de camino. Las escribió para salir al paso de un problema acuciante que había que tratar al momento. Es decir, que Pablo escribió la mayor parte de sus cartas contra reloj. Ahora recordemos que Pablo, si fue él el autor de Efesios, lo escribió cuando estaba en la cárcel, cuando tenía todo el tiempo del mundo para escribir.

¿Y nos sorprende que el estilo de Efesios no sea el de las otras cartas? Además, esta diferencia de estilo, esta cualidad meditativa, poética, es más obvia en los tres primeros capítulos, que son una larga oración, que culmina en una gran doxología. No hay nada parecido en las otras cartas paulinas. Este es el lenguaje de una oración lírica, no el de la discusión o la controversia o la reprensión. Las diferencias están muy lejos de demostrar que Efesios no sea de Pablo.

El argumento de la epístola

Algunos investigadores llegan a decir que el tema de Efesios va más allá del de ninguna de las otras cartas de Pablo.

Veamos cuál es ese tema. Ya hemos visto que Efesios está íntimamente relacionada con Colosenses, cuyo tema central es la todosuficiencia de Jesucristo. En Él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento (Colosenses 2:3); toda la plenitud de Dios mora en Él (Colosenses 1:19); en Él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad (Colosenses 2:9); Él solo es necesario y suficiente para la salvación (Colosenses 1:14). Todo el argumento de Colosenses se basa en la todosuficiencia de Cristo.

El argumento de Efesios es un desarrollo de esa idea. Se resume en dos versículos del primer capítulo en los que Pablo dice que Dios, «habiéndonos dado a conocer en toda sabiduría e intuición el misterio de Su voluntad, de acuerdo con Su propósito, que Él Se trazó en Cristo como un plan para la plenitud del tiempo, de unir todas las cosas en Él, las cosas del Cielo y las de la Tierra» (Efesios 1:9-10).

El pensamiento clave de Efesios es la recapitulación de todas las cosas en Jesucristo. En la naturaleza tal como se nos presenta aparte de Cristo, no hay nada más que desunión y desarmonía; se presenta «con las fauces y las garras ensangrentadas.» El dominio humano ha quebrantado la unión social que debería existir entre el hombre y los animales; los hombres están divididos entre sí; las clases sociales están divididas; las naciones, también; las ideologías, lo mismo; los judíos, de los gentiles. Lo que es verdad del mundo de la naturaleza exterior lo es también del de la naturaleza humana. Todos somos el campo de batalla de una guerra civil interior, desgarrados entre el deseo del bien y el deseo del mal; la persona humana odia y ama sus pecados al mismo tiempo. Según tanto el pensamiento griego como el judío de tiempos de Pablo esta desarmonía se extiende hasta los lugares celestiales. Una batalla cósmica se está librando entre los poderes del mal y los del bien, entre Dios y los demonios. Lo peor de todo es que hay desarmonía entre la humanidad y Dios. La persona humana, que fue creada para la comunión con Dios, está alienada de Él.

Así que, en este mundo apartado de Cristo no hay nada más que desunión. Esa desunión no es el propósito de Dios, pero puede llegar a ser unidad solamente cuando todas las cosas estén unidas en Cristo. Como decía E. F Scott: «Los innumerables cabos sueltos tenían que traerse a Cristo, reanudarse otra vez, y volver a como habían estado en el principio.» El pensamiento central de Efesios es la consciencia de la desunión del universo, y la convicción de que sólo puede llegarse a la unidad cuando todo se una en Cristo.

El origen del pensamiento de Pablo

¿Cómo llegó Pablo a esta. gran concepción de la unidad de todas las cosas en Jesucristo? Lo más probable es que llegara por dos caminos. Seguramente es la inevitable consecuencia de su convicción, expresada tan vivamente en Colosenses, de que Cristo es todo suficiente. Pero bien puede ser que hubiera otra circunstancia que moviera la mente de Pablo en esta dirección. Él era ciudadano romano, y estaba orgulloso de serlo. En sus viajes, Pablo había visto mucho del Imperio Romano, y ahora se encontraba en Roma, la ciudad imperial. En el Imperio Romano se había producido en el mundo una nueva unidad. La pax romana, la paz romana, era una realidad. Los reinos y los estados y los países, que habían luchado y guerreado entre sí, estaban reunidos en una nueva unidad en el Imperio de Roma. Puede ser que en la cárcel Pablo viera con nuevos ojos cómo se centraba toda esta unidad en Roma; y bien le puede haber parecido un símbolo de cómo se han de centrar todas las cosas en Cristo para que una creación y un mundo y una humanidad desunidos llegaran a reunirse en una nueva unidad. Seguramente, lejos de ser una concepción que desbordara el pensamiento de Pablo, su experiencia le conduciría precisamente a ella.

La función de la iglesia

Es en los primeros tres capítulos de la carta donde Pablo trata de esta concepción de la unidad en Cristo. En los tres capítulos siguientes tiene mucho que decir acerca del lugar que ocupa la Iglesia en el plan de Dios para hacer que se produzca esa unidad. Es en ellos donde Pablo lanza una de sus frases más maravillosas: La Iglesia es el Cuerpo de Cristo.

La Iglesia está diseñada para ser las manos que realicen la obra de Cristo, los pies que corran a cumplir Sus comisiones; la boca que proclame Su mensaje. Así pues, tenemos una doble tesis en Efesios. Primera, que Cristo es el instrumento de Dios para la reconciliación. Segunda, que la Iglesia es el instrumento de Cristo para la reconciliación. La Iglesia debe traer al mundo a Cristo, y es dentro de la Iglesia donde han de desaparecer todas las particiones de separación. Es por medio de la Iglesia como se ha de lograr la unidad de todos los elementos discordantes. Como dice E. F. Scott: «La Iglesia representa ese propósito -de reconciliación universal para el que Cristo apareció, y en la relación de cada cristiano con los demás debe hacerse realidad esta idea formativa de la Iglesia.»

¿Quién si no Pablo?

Este es el argumento de Efesios. Como ya hemos visto, hay algunos que, fijándose en el vocabulario y el estilo y el tema de esta carta, no pueden creer que Pablo la escribiera. El investigador americano E. J. Goodspeed ha propuesto una teoría interesante -pero no convincente. Es probable que fuera en Éfeso, hacia el año 90 d.C., donde se coleccionaron por primera vez las cartas de Pablo y se enviaron a toda la Iglesia. La teoría de Goodspeed es que la persona responsable de esa recopilación, algún discípulo de Pablo, escribió Efesios como una especie de introducción a toda la colección. Sin duda esa teoría se quiebra por un hecho inicial. Cualquier imitación es inferior al original. Pero lejos de ser inferior, Efesios se puede decir que es la más importante de todas las epístolas paulinas. Si Pablo mismo no la escribió, tenemos que postular que fue la obra de alguno que era superior a Pablo. E. E Scott pregunta muy oportunamente: «¿Podemos creer que en la Iglesia de tiempos de Pablo hubiera un maestro desconocido de tan suprema excelencia? La conclusión natural es sin duda que una epístola tan parecida a la obra de Pablo en su mejor expresión no fuera escrita por ningún otro; sino por el mismo Pablo.» Ninguna otra persona tuvo jamás una visión más gloriosa de Cristo que esta que Le contempla como el único centro en Quien se reúnen en una unidad todas las desuniones de la vida. Ninguna persona tuvo jamás una visión más gloriosa de la Iglesia que esta que la contempla como el instrumento de Dios para esa reconciliación universal. Y bien podemos creer que no hubo nadie que se pudiera remontar a una visión semejante más que Pablo mismo.

Los destinatarios

Ahora debemos volver a un problema que dejamos antes sin resolver. Si Efesios no se escribió a Éfeso, ¿a qué iglesia se escribió?

La sugerencia más antigua es que se escribió a Laodicea. En Colosenses 4:16, Pablo escribe: «Y cuando se haya leído esta carta entre vosotros, haced que se lea también en la iglesia de los laodicenses; y aseguraos de leer también vosotros la carta de Laodicea.» Esa frase deja bien claro que Pablo había mandado una carta a la iglesia de Laodicea. No figura tal carta entre las del apóstol Pablo de que disponemos. Marción fue uno de los primeros que hizo una colección de las cartas de Pablo, hacia mediados del segundo siglo; y de hecho llama a Efesios la Carta a los Laodicenses. Así que desde tiempos muy antiguos se tenía la impresión de que la iglesia a la que se envió Efesios en primer lugar fue la de Laodicea.

Si aceptamos esa sugerencia tan interesante y atractiva, aún tenemos que explicar cómo perdió la carta su encabezamiento original a Laodicea, y llegó a relacionarse con Éfeso. Podría haber dos explicaciones.

Puede que, cuando Pablo murió, la iglesia de Éfeso sabía que la iglesia de Laodicea poseía una carta maravillosa de Pablo; y se dirigió a Laodicea para pedirle una copia. Puede que se hiciera la copia, y se enviara a Éfeso omitiendo las palabras en Laodicea en el primer versículo, y dejando un espacio en blanco, que es como aparece en los manuscritos más antiguos. Casi treinta años después se coleccionaron las cartas de Pablo para ponerlas a disposición de toda la Iglesia. Ahora bien: Laodicea estaba en un distrito que era famoso por sus terremotos, y bien puede ser que todos sus archivos se destruyeran, y que, por tanto, cuando se hizo la colección, la única copia de la Carta a los Laodicenses fuera la que se había conservado en Éfeso. Esa carta puede que entonces llegara a conocerse como la Carta a los Efesios, porque fue en Éfeso donde se encontró la única copia en existencia.

La segunda explicación que se ha sugerido la propuso Harnack, el gran erudito alemán. Por aquellos días, la iglesia de Laodicea había caído lastimosamente de la gracia. En Apocalipsis hay una carta a Laodicea, que nos la presenta en una luz desfavorable (Apocalipsis 3: 14-22). En esa carta, el Señor Resucitado condena sin paliativos a la iglesia de Laodicea hasta tal punto que le dirige la frase gráfica: «Me das ganas de vomitar» (Apocalipsis 3:16). Ahora bien: en el mundo antiguo existía la costumbre llamada damnatio memoriae, la condenación del recuerdo de una persona. Podría ser que hubiera prestado muchos servicios emblemáticos al estado, por lo que su nombre aparecería en los libros, actas, inscripciones y memorias; pero si tal persona acababa cometiendo alguna acción baja, algo que arruinara su honor, su memoria se condenaba: su nombre se borraba de todos los libros, y se raspaba de todas las inscripciones y memoriales. Harnack creía que era posible que la iglesia de laodicea hubiera sufrido damnatio memoriae, de modo que hasta su nombre se borró de la historia de la Iglesia. En ese caso, las copias de la Carta a Laodicea no contendrían su nombre; y cuando la colección se hizo en Éfeso se le aplicó el nombre actual.

Una carta circular

Ambas sugerencias son posibles; pero todavía queda otra que es mucho más probable. Creemos que Efesios no se dirigió de hecho a ninguna iglesia en particular, sino que era una carta circular a todas las iglesias paulinas de Asia. Fijémonos de nuevo en Colosenses 4:16: «Y cuando esta carta se haya leído entre vosotros, haced que se lea también en la iglesia de Laodicea; y aseguraos de leer vosotros también la carta de Laodicea.» Pablo no dice que los colosenses deben leer la carta a Laodicea, sino la que les llegaría de Laodicea. Es como si Pablo dijera: «Hay una carta circulando; hacia el momento presente ha llegado a Laodicea; cuando os la manden desde Laodicea, aseguraos de leerla.» Eso suena como si se tratara de una carta que iba circulando por las iglesias de Asia, y creemos que esa carta era Efesios.

La quintaesencia de Pablo

En este caso, Efesios es la carta más importante de Pablo. Ya hemos visto que Efesios y Colosenses se parecen mucho. Creemos que lo que sucedió fue que Pablo escribió Colosenses para resolver una situación concreta, el surgimiento de una herejía. Al hacerlo, se encontró inmerso en el gran tema de la todosuficiencia de Cristo; y se dijo: «Esto es algo que debo tratar de compartir con todas las iglesias.» Así es que tomó el tema que había expuesto en Colosenses, quitó todas las alusiones locales y temporales, y escribió una carta nueva para hablarles a todas las iglesias de la todo suficiencia de Cristo.

Efesios, según nuestro parecer, es la única carta de Pablo que fue enviada a todas las iglesias de Oriente para decirles que la unidad de toda la humanidad y de toda la creación no se podía encontrar nunca sino en Cristo, y para hablarles de la suprema tarea de la Iglesia: la de ser el instrumento de Cristo para la reconciliación universal del hombre con el hombre, y del hombre con Dios. Por eso es por lo que Efesios es la Reina de las Epístolas.

Efesios

El argumento de Pablo está muy bien trabado y entrelazado en Efesios. A menudo se desarrolla en períodos largos y complicados que son difíciles de seguir. Si hemos de llegar a captar su significado de veras, hay pasajes en los que lo mejor que podemos hacer es leerlos primero en secciones bastante largas, que luego iremos separando convenientemente en otras más pequeñas para su estudio en detalle.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Por eso hacemos las cosas así

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de guineos. Cuando un mono subía la escalera para agarrar los guineos, los

Seguir Leyendo »