Génesis 6: Arrepentimiento de Dios

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

Génesis 6: Arrepentimiento de Dios

Gén 6:1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas,

Gén 6:2 que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.

Los hijos de Dios puede que aluda a la línea de Set —en oposición a los infieles descendientes de Caín—, a gente de elevado rango, como los nobles, o a ángeles rebeldes que abandonaron el cielo para tomar mujeres como esposas. Esta última interpretación presenta algunas dificultades, pero parece las más indicada. También sirve para confirmar el mal que reinaba en el mundo antes del diluvio.

Gén 6:3 Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.

Mi espíritu se refiere al Espíritu Santo en su papel de aliento sostenedor de la vida dada al ser humano en la creación (2.7). Contenderá : Su significado en lengua hebrea no está claro. Dios determina ahora reducir la duración de la vida en los seres humanos, tal como lo pone de manifiesto la cifra simbólica de ciento veinte años, poniendo fin al anterior período de notable longevidad. La corruptibilidad del hombre frente al pecado hizo necesario que Dios redujera sus años de posibilidad de hacer el mal. Por lo tanto, esto debe ser visto como una muestra de la misericordia de Dios, y no como un castigo divino.

Gén 6:4 Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.

Los hijos de Dios y sus mujeres produjeron hijos gigantes; los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre desaparecieron más tarde debido al diluvio. Algunos piensan que “los hijos de Dios” eran ángeles caídos, pero es poco probable porque estos no se pueden casar ni reproducir. Algunos expertos creen que esta frase se refiere al matrimonio mixto entre los descendientes santos de Set y los descendientes inicuos de Caín (“las hijas de los hombres”). Esto pudo haber debilitado la línea santa e incrementado la depravación moral en el mundo. La resultante explosión demográfica trajo consigo la explosión del mal.

“Mas serán sus días ciento veinte años” significa que Dios concedería a la gente de los días de Noé ciento veinte años para dejar sus caminos pecaminosos. Si bien ciento veinte años pueden parecer mucho tiempo, el plazo se acabó un día y las aguas barrieron la tierra. Puede ser que su plazo también se esté acabando. Vuélvase a Dios para que perdone sus pecados. Usted no puede ver el reloj de la paciencia de Dios, y no habrá regateos en cuanto a alargar el tiempo.

Los gigantes que se mencionan aquí eran gente que medía entre tres y tres metros y medio de altura. El término hebreo que se traduce “gigante” es el mismo de Números 13:33. Goliat, un hombre de alrededor de tres metros de altura, aparece en 1 Samuel 17. Aprovechaba sus ventajas físicas para oprimir a la gente que los rodeaba.

Gén 6:5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.

La degeneración del género humano avanzaba rápidamente, a pesar de hombres de Dios como Enós, Enoc y Noé.
El ser humano se precipita a la degradación,

Restauración. Los capítulos 4-12 revelan la precipitación humana hacia la degradación y su necesidad absoluta de redención y restauración. Todo el concepto del «Espíritu Santo y la restauración» se desarrolla en el artículo con ese mismo título que comienza en Hechos 3:19-21.

Gén 6:6 Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.

Gén 6:7 Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.

¿Quiere decir que Dios se arrepintió de crear a la humanidad en el sentido de reconocer que había cometido un error? No, Dios no cambia de parecer (1Sa_15:29). Más bien esto expresa la tristeza de Dios por lo que la gente se había buscado, el mismo sentimiento de un padre ante un hijo rebelde. Dios estaba muy triste porque la gente había elegido el pecado y la muerte en lugar de tener relación con El.

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas