Éxodo 6: Moisés ante el faraón

Éxo 6:1 Jehová respondió a Moisés: Ahora verás lo que yo haré a Faraón; porque con mano fuerte los dejará ir, y con mano fuerte los echará de su tierra.

Éxo 6:2 Habló todavía Dios a Moisés, y le dijo: Yo soy JEHOVÁ.

Éxo 6:3 Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente,(A) mas en mi nombre JEHOVÁ no me di a conocer a ellos.

Dios Omnipotente traduce el hebreo El-Shadai, esto es el «Dios suficiente», el «Todopoderoso», lo cual significa que es el Dios del cual manan todas las bendiciones y todo el poder.

Éxo 6:4 También establecí mi pacto con ellos, de darles la tierra de Canaán, la tierra en que fueron forasteros, y en la cual habitaron.

El pacto era un acuerdo entre dos partes, normalmente una superior a la otra. Contenía algunas estipulaciones permanentes, hechas a cada una de ellas, que se ratificaban en una ceremonia ritual, como lo era la circuncisión, el pasar por entre los cuerpos de animales despedazados, o compartir una comida especial.

Éxo 6:5 Asimismo yo he oído el gemido de los hijos de Israel, a quienes hacen servir los egipcios, y me he acordado de mi pacto.

Éxo 6:6 Por tanto, dirás a los hijos de Israel: Yo soy JEHOVÁ; y yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto, y os libraré de su servidumbre, y os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes;

Los problemas pequeños sólo necesitan respuestas pequeñas. Pero cuando nos enfrentamos a problemas grandes, Dios tiene la oportunidad de ejercitar su gran poder. Conforme los problemas de los hebreos iban de mal en peor, Dios planeó intervenir con su gran poder y realizar grandes milagros para liberarlos. ¿Cuán grandes son sus problemas? Los grandes problemas lo ponen en la posición perfecta para observar a Dios dar grandes respuestas.

Éxo 6:7 y os tomaré por mi pueblo y seré vuestro Dios; y vosotros sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios, que os sacó de debajo de las tareas pesadas de Egipto.

Éxo 6:8 Y os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob; y yo os la daré por heredad. Yo JEHOVÁ.

Las promesas de Dios que hay en estos versículos se cumplieron al pie de la letra cuando los hebreos salieron de Egipto. El los libró de la esclavitud, llegó a ser su Dios y los aceptó como su pueblo. Luego los guió a la tierra que les había prometido. Cuando los hebreos fueron rescatados de la esclavitud, también nos estaban ejemplificando a todos nosotros el drama de la salvación. Cuando Dios nos redime del pecado nos libera, nos acepta y llega a ser nuestro Dios. Luego nos guía hacia una nueva vida conforme lo vamos siguiendo.

Éxo 6:9 De esta manera habló Moisés a los hijos de Israel; pero ellos no escuchaban a Moisés a causa de la congoja de espíritu, y de la dura servidumbre.

Éxo 6:10 Y habló Jehová a Moisés, diciendo:

Éxo 6:11 Entra y habla a Faraón rey de Egipto, que deje ir de su tierra a los hijos de Israel.

Éxo 6:12 Y respondió Moisés delante de Jehová: He aquí, los hijos de Israel no me escuchan; ¿cómo, pues, me escuchará Faraón, siendo yo torpe de labios?

Deja un comentario