Éxodo 4: Moisés vuelve a Egipto, creerán que se te ha aparecido Jehová

Éxo 4:1 Entonces Moisés respondió diciendo: He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová.

El temor de Moisés lo causaba su anticipación. Estaba preocupado por cómo iba a responder el pueblo. Casi siempre anticipamos los sucesos y luego nos aterrorizamos por lo que puede salir mal. Dios no nos pide que vayamos a donde El no ha proporcionado los medios para ayudarnos. Vaya a donde El lo guíe, confiando en que le dará el valor, la confianza, y los recursos en el momento oportuno.

Éxo 4:2 Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara.

Dios toma cosas comunes, como es una vara , y las utiliza como un extraordinario instrumento suyo. Esta vara sirvió para realizar varios milagros mediante el poder de Dios.

Éxo 4:3 El le dijo: Echala en tierra. Y él la echó en tierra, y se hizo una culebra; y Moisés huía de ella.

Éxo 4:4 Entonces dijo Jehová a Moisés: Extiende tu mano, y tómala por la cola. Y él extendió su mano, y la tomó, y se volvió vara en su mano.

El cayado de un pastor era por lo regular una vara de madera de uno a dos metros con un gancho en la punta. El pastor lo utilizaba para caminar, para guiar a su rebaño, para matar serpientes y para otras muchas tareas. Aun así, era tan solo un palo. Pero Dios utilizó la simple vara que Moisés llevaba para enseñarle una lección importante. Dios a veces disfruta mucho usando cosas ordinarias con propósitos extraordinarios. ¿Cuáles son las cosas ordinarias de su vida: su voz, una pluma, un martillo, una escoba, un instrumento musical? Aunque es fácil suponer que Dios puede usar sólo los dones especiales, no debe impedir el uso que El haga de las contribuciones diarias que usted pueda hacer. Moisés nunca se imaginó el poder que su simple cayado tendría al convertirse en la vara de Dios.

Éxo 4:5 Por esto creerán que se te ha aparecido Jehová, el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob.

Éxo 4:6 Le dijo además Jehová: Mete ahora tu mano en tu seno. Y él metió la mano en su seno; y cuando la sacó, he aquí que su mano estaba leprosa como la nieve.

Éxo 4:7 Y dijo: Vuelve a meter tu mano en tu seno. Y él volvió a meter su mano en su seno; y al sacarla de nuevo del seno, he aquí que se había vuelto como la otra carne.

La lepra era una de las enfermedades más temidas de ese tiempo. No había cura, y un gran sufrimiento precedía a una muerte posterior. Moisés aprendió que Dios podía provocar o curar cualquier clase de problema. Moisés vio que Dios ciertamente tenía todo el poder y lo estaba comisionando para ejercitarlo a fin de sacar a los hebreos de Egipto.

Éxo 4:8 Si aconteciere que no te creyeren ni obedecieren a la voz de la primera señal, creerán a la voz de la postrera.

Éxo 4:9 Y si aún no creyeren a estas dos señales, ni oyeren tu voz, tomarás de las aguas del río y las derramarás en tierra; y se cambiarán aquellas aguas que tomarás del río y se harán sangre en la tierra.

Las señales dadas a Moisés tuvieron el objetivo de demostrarle que Dios estaba con él. Muchas veces las señales o los milagros se producen para probar que Dios está presente protegiendo a su pueblo.

Éxo 4:10 Entonces dijo Moisés a Jehová: !!Ay, Señor! nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes, ni desde que tú hablas a tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua.

¡Ay , Señor! constituye el reconocimiento por Moisés de que Dios tiene el derecho de darle órdenes. Tardo en el habla y torpe de lengua : Protesta de Moisés, quien no se consideraba alguien persuasivo o elocuente. Ni antes , ni desde indica que, según él, su problema era algo permanente y que el encuentro con Jehová no había cambiado las cosas.

Éxo 4:11 Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová?

Éxo 4:12 Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar.

Cuando no sabemos cómo responder, Dios pone en nuestros labios las palabras adecuadas.

Deja un comentario