Ester-8-Decreto-de-Asuero-a-favor-de-los-judíos

Ester 8: Decreto de Asuero a favor de los judíos

Ester 8:1 Decreto de Asuero a favor de los judíos. Aquel mismo día, el rey Asuero dio a la reina Ester la casa de Amán,[a] enemigo de los judíos, y Mardoqueo fue presentado al rey, porque ya Ester le había hecho saber lo que él había sido para ella.

La casa de Amán : Incluye sus propiedades y su familia.

Si bien no debemos esperar recompensas terrenales por ser fieles a Dios, a menudo llegan. Ester y Mardoqueo fueron fieles, hasta el punto de arriesgar sus propias vidas para salvar a otros. Cuando tuvieron la disposición de dejarlo todo, Dios los recompensó en proporción de su compromiso extremo.

Ester 8:2 Se quitó el rey el anillo que había recobrado de Amán y lo dio a Mardoqueo. Y Ester encargó a Mardoqueo la hacienda de Amán.

Mardoqueo recibe la posición y los bienes de Amán.

Ester 8:3 Volvió luego Ester a suplicar al rey, y se echó a sus pies, llorando y rogándole que anulara la maldad de Amán, el agagueo, y el designio que había tramado contra los judíos.

Amán ha muerto, pero el problema de la irreversibilidad del decreto permanece. Aunque consciente del problema que enfrenta Asuero, Ester apela a su benevolencia y, al hacerlo, arriesga de nuevo su vida. Ella valoraba su vida de la misma manera que el apóstol Pablo

Ester 8:4 Entonces el rey extendió a Ester el cetro de oro, y Ester se levantó, se puso en pie delante del rey

Ester 8:5 y dijo: –Si place al rey, si he hallado gracia en su presencia, si le parece acertado al rey y soy agradable a sus ojos, que se dé orden escrita para revocar las cartas que autorizan la trama de Amán hijo de Hamedata, el agagueo, dictadas para exterminar a los judíos que están en todas las provincias del rey.

Ester 8:6 Porque ¿cómo podré yo ver el mal cuando caiga sobre mi pueblo? ¿Cómo podré yo ver la destrucción de mi nación?

Ester 8:7 Respondió el rey Asuero a la reina Ester y a Mardoqueo el judío: –Yo he dado a Ester la casa de Amán, y a él lo han colgado en la horca, por cuanto extendió su mano contra los judíos.

Asuero resuelve el problema autorizando a Mardoqueo a escribir un edicto en nombre del rey : decretaba que los judíos podían legalmente defenderse si eran atacados.

Ester 8:8 Escribid, pues, vosotros a los judíos como bien os parezca, en nombre del rey, y selladlo con el anillo del rey; porque un edicto que se escribe en nombre del rey y se sella con el anillo del rey, no puede ser revocado.[b]

La ley de Amán se mantuvo durante 70 días, como símbolo de los 70 años que duró la cautividad babilónica

El mensaje de Amán había sido sellado con el anillo del rey y no podía ser anulado, ni siquiera por el rey. Era parte de la famosa «ley de los medas y persas». Ahora el rey dio permiso para que Mardoqueo emitiera cualquier otro decreto para compensar el primero, sin cancelarlo.

Ester 8:9 Entonces fueron llamados los escribanos del rey en el mes tercero, que es Siván,[c] a los veintitrés días de ese mes; y se escribió conforme a todo lo que mandó Mardoqueo, a los judíos, a los sátrapas, a los capitanes y a los príncipes de las provincias, desde la India hasta Etiopía, a las ciento veintisiete provincias; a cada provincia según su escritura, y a cada pueblo conforme a su lengua, y también a los judíos según su escritura y su lengua.

Ester 8:10 Y escribió en nombre del rey Asuero, lo selló con el anillo del rey, y envió cartas por medio de correos montados en caballos veloces procedentes de las caballerizas reales.

Ester 8:11 En ellas el rey daba facultad a los judíos que estaban en todas las ciudades para que se reunieran a defender sus vidas, prontos a destruir, matar y aniquilar a toda fuerza armada de pueblo o provincia que viniera contra ellos, sus niños y mujeres, y a apoderarse de sus bienes;

Ester 8:12 y esto en un mismo día en todas las provincias del rey Asuero, el día trece del mes duodécimo, que es el mes de Adar.[d]

Este fue el día establecido por Amán para el exterminio de los judíos.

Ester 8:13 La copia del edicto que había de darse por decreto en cada provincia, para que fuera conocido por todos los pueblos, decía que los judíos debían estar preparados aquel día para vengarse de sus enemigos.

Ester 8:14 Los correos, pues, montados en caballos veloces, salieron a toda prisa, según la orden del rey; y el edicto también fue promulgado en Susa, capital del reino.

Ester 8:15 Salió Mardoqueo de delante del rey con vestido real de azul y blanco, una gran corona de oro, y un manto de lino y púrpura. La ciudad de Susa se alegró y regocijó entonces;

Todo el mundo quiere ser héroe y recibir alabanza, honor y riqueza. Pero sólo pocos están dispuestos a pagar el precio. Durante años, Mardoqueo sirvió fielmente al gobierno, soportó el odio y la opresión de Amán, y arriesgó su vida por su pueblo. El precio que tienen que pagar los héroes de Dios es un compromiso a largo plazo. ¿Está listo o dispuesto usted a pagar el precio?

Ester 8:16 y los judíos tuvieron luz y alegría, gozo y honra.

Ester 8:17 En cada provincia y en cada ciudad adonde llegó el mandamiento del rey, los judíos tuvieron alegría y gozo, banquete y día de placer. Y muchos de entre los pueblos de la tierra se hacían judíos, pues el temor de los judíos se había apoderado de ellos.

Amán

La gente más arrogante es a menudo la que debe medir el valor que tiene por el poder o la influencia que cree tener sobre los demás. Amán era un líder extremadamente arrogante. Reconocía al rey como su superior, pero no aceptaba que nadie fuera su igual. Cuando un hombre, Mardoqueo, rehusó inclinarse en sumisión a él, Amán quiso destruirlo. Se llenó de odio contra Mardoqueo. Ya estaba lleno de odio racial contra todo el pueblo judío debido a la larga tradición de odio entre los judíos y los antepasados suyos, los amalecitas. La dedicación a Dios de Mardoqueo y su rechazo a honrar a cualquier ser humano, representó un reto para la religión de Amán que se centraba en él mismo. Amán vio a los judíos como una amenaza a su poder, y decidió matarlos a todos.

Dios había venido preparando la caída de Amán y la protección de su pueblo mucho antes de que Amán tuviera autoridad bajo el gobierno del rey Asuero. Ester, una judía, llegó a ser reina, y el papel de Mardoqueo al descubrir el complot de asesinato hizo que el rey estuviera en deuda con él. No sólo se le impidió a Amán que matara a Mardoqueo, sino que tuvo que sufrir la humillación de honrarlo públicamente. En pocas horas, Amán murió en la misma horca que había construido para colgar a Mardoqueo. Se frustró su plan de eliminar a los judíos. En contraste con Ester, quien lo arriesgó todo por Dios y ganó, Amán arriesgó todo por un propósito perverso y perdió.

Nuestra respuesta inicial a la historia de Amán es decir que obtuvo lo que se merecía. Pero la Biblia nos lleva a hacernos preguntas más profundas: «¿Cuánto hay de Amán en mí?», «¿Deseo controlar a otros?», «¿Me siento amenazado cuando los demás no me aprecian como yo creo que debieran hacerlo?», «¿Busco venganza cuando mi orgullo es atacado?» Confiese estas actitudes a Dios y pídale que las reemplace con una actitud de perdón. De otra manera, la justicia de Dios se encargará de resolver el problema.

Amán: Alcanzó gran poder, fue el segundo en mando después de Asuero, rey de Persia; pero tenía sus debilidades y cometió sus errores: El deseo de controlar a los demás y recibir honor era su meta mayor; Fue cegado por su arrogancia y presunción; Planeó el asesinato de Mardoqueo y construyó una horca para él; Orquestó el plan para masacrar al pueblo de Dios de todo el imperio

De su vida aprendemos que: El odio será castigado; Dios tiene un registro sorprendente por hacer que planes perversos se vuelvan en contra de quienes los diseñan; La soberbia y la presunción serán castigados; La insaciable sed de poder y de prestigio resulta autodestructiva

A Amán le encontramos en Susa, capital de Persia de ocupación: Segundo en jerarquía en todo el imperio. Esposo de Zeres. Contemporáneo de Asuero, Mardoqueo, Ester.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

La perla, fruto del sufrimiento

La perla, fruto del sufrimiento

La perla que se forma dentro del caparazón de las ostras es otro ejemplo de la grandeza nacida de la adversidad. ¿De dónde proviene esa magnífica joya? Comienza cuando un irritante granito de arena

Seguir Leyendo »

Job 22: Acusaciones de Elifaz

Job 22:1 Acusaciones de Elifaz[a] Respondió Elifaz, el temanita, y dijo: Sólo Elifaz y Bildad participan en este ciclo final. Desestimando el argumento anterior de Job, Elifaz lo acusa de pecados específicos y lo

Seguir Leyendo »