Esdras-8-Los-compañeros-de-Esdras-en-la-repatriación

Esdras 8: Los compañeros de Esdras en la repatriación

Esdras 8:1Los compañeros de Esdras en la repatriación. Estos son los cabezas de familia,[a] y la genealogía de aquellos que subieron conmigo a Jerusalén desde Babilonia, cuando reinaba el rey Artajerjes:

Esdras 8:2 De los hijos de Finees, Gersón; de los hijos de Itamar, Daniel; de los hijos de David, Hatús.

Esdras 8:3 De los hijos de Secanías[b] y de los hijos de Paros, Zacarías, y con él fueron registrados ciento cincuenta hombres.

Esdras 8:4 De los hijos de Pahat-moab, Elioenai hijo de Zeraías, y con él doscientos hombres.

Esdras 8:5 De los hijos de Secanías, el hijo de Jahaziel,[c] y con él trescientos hombres.

Esdras 8:6 De los hijos de Adín, Ebed hijo de Jonatán, y con él cincuenta hombres.

Esdras 8:7 De los hijos de Elam, Jesaías hijo de Atalías, y con él setenta hombres.

Esdras 8:8 De los hijos de Sefatías, Zebadías hijo de Micael, y con él ochenta hombres.

Esdras 8:9 De los hijos de Joab, Obadías hijo de Jehiel, y con él doscientos dieciocho hombres.

Esdras 8:10 De los hijos de Selomit, el hijo de Josifías,[d] y con él ciento sesenta hombres.

Esdras 8:11 De los hijos de Bebai, Zacarías hijo de Bebai, y con él veintiocho hombres.

Esdras 8:12 De los hijos de Azgad, Johanán hijo de Hacatán, y con él ciento diez hombres.

Esdras 8:13 De los hijos de Adonicam, los postreros, cuyos nombres son estos: Elifelet, Jeiel y Semaías, y con ellos sesenta hombres.

Esdras 8:14 Y de los hijos de Bigvai, Utai y Zabud, y con ellos setenta hombres.

Esta lista muestra cómo se cumplía el decreto de Artajerjes que aparece en 7.13. Habla del retorno de sacerdotes, la nobleza y el pueblo común. La lista sugiere que un grupo de aproximadamente 5.000 personas regresaron con Esdras.

Esdras 8:15 Los reuní[e] junto al río que corre hacia Ahava,[f] y acampamos allí tres días. Observé que había gente del pueblo y sacerdotes, pero no hallé ningún levita.[g]

El regreso de Esdras a Jerusalén se frenó mientras esperaba poder reclutar levitas. Dios había llamado a estos hombres a un servicio especial y aun así pocos estaban dispuestos a ofrecerse cuando se necesitaron sus servicios. Dios nos ha dotado a cada uno de nosotros con habilidades para que podamos hacer una contribución a la obra de su reino. No espere ser reclutado, sino busque oportunidades para alistarse voluntariamente. No obstaculice la obra de Dios por falta de disposición. «Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme sabiduría de Dios»

Esdras 8:16 Entonces despaché a Eliezer, Ariel, Semaías, Elnatán, Jarib, Elnatán, Natán, Zacarías y Mesulam, hombres principales, así como a Joiarib y a Elnatán, hombres doctos.

Esdras 8:17 Los envié a Iddo, jefe en un lugar llamado Casifia, y puse en boca de ellos las palabras que debían decirles a Iddo y a sus hermanos, los sirvientes del Templo[h] en el lugar llamado Casifia, para que nos enviaran ministros para la casa de nuestro Dios.

Esdras 8:18 Gracias a que la mano bondadosa de nuestro Dios estaba sobre nosotros, nos enviaron un hombre entendido llamado Serebías, de los hijos de Mahli hijo de Leví hijo de Israel, junto con sus hijos y sus hermanos: dieciocho hombres en total.

Esdras 8:19 También a Hasabías, y con él a Jesaías, de los hijos de Merari, a sus hermanos y a sus hijos, veinte hombres en total.

Esdras 8:20 De los sirvientes del Templo, a quienes David y los jefes destinaron para el ministerio de los levitas, doscientos veinte hombres, todos los cuales fueron designados por sus nombres.

Antes de partir, Esdras hizo acampar tres días al contingente para poderlo inspeccionar. Los levitas ausentes eran necesarios para desempeñar las labores sacerdotales durante el viaje y en las celebraciones a realizar al llegar a Jerusalén. Ahava era una amplia planicie, cercana a Babilonia, a lo largo de la cual se deslizaba un tributario del río Éufrates.

Esdras 8:21 Allí, junto al río Ahava, proclamé un ayuno[i] para humillarnos delante de nuestro Dios y solicitar de él un buen viaje para nosotros, para nuestros niños y para todos nuestros bienes.[j]

Este ayuno demuestra la profunda fe y dedicación a Dios de Esdras.

Esdras y el pueblo viajaron aproximadamente 1,440 kilómetros a pie. El viaje los llevó por territorio difícil y peligroso y duró aproximadamente cuatro meses. Oraron para que Dios los protegiera y les diera un buen viaje. Nuestros viajes pueden no ser tan difíciles ni peligrosos en la actualidad como lo fue el de Esdras, pero debemos reconocer nuestra necesidad de pedir a Dios su guía y protección.

Esdras 8:22 Pues tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendieran del enemigo en el camino, ya que le habíamos dicho al rey: «La mano de nuestro Dios está, para bien, sobre todos los que lo buscan; pero su poder y su furor contra todos los que lo abandonan».

La mano de nuestro Dios : Esta frase se usa seis veces en el pasaje que explica el retorno de Esdras. Da la clave para comprender aquellos acontecimientos, que de otra manera aparecerían como el resultado de las bondades de un rey amable y la lealtad a su tierra de gente tenaz y vigorosa.

Esdras 8:23 Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y él nos fue propicio.

El ayuno para romper las barreras espirituales . La Guerra de la Fe. Mientras los judíos exiliados se preparaban para regresar a Jerusalén, Esdras llamó a toda la nación a ayunar. Los animaba un triple propósito: Primero, pedirle a Dios que los guiara por «el camino recto». El énfasis de este ayuno era la dirección. Segundo, pedirle a Dios que protegiera a los niños. El énfasis de este ayuno era la ayuda. Finalmente, pedirle a Dios que protegiera sus posesiones. El énfasis de este ayuno era lo material.

Al ayuno se le menciona repetidamente en las Escrituras como una forma sacrificial de oración combatiente, la cual produce resultados que no se alcanzarían de ninguna otra forma. Esto se pone particularmente de manifiesto con la expulsión de los demonios en tiempos de Cristo. El ayuno envuelve la renuncia al sustento necesario, mientras nuestra atención se centra, durante ese período, en la búsqueda de Dios. Un ayuno puede extenderse hasta 40 días, como en el caso de Moisés, o ser tan breve como la porción de un día, como en el caso de Israel.

Antes de hacer todos los preparativos físicos para el viaje, Esdras se preparó espiritualmente. Sus oraciones y ayuno los prepararon espiritualmente al mostrar su dependencia en la protección de Dios, su fe de que El tenía el timón, y su afirmación de que no eran lo suficientemente fuertes como para realizar el viaje sin El. Cuando nos tomamos el tiempo para poner a Dios en primer lugar en cualquiera empresa, nos estamos preparando correctamente para cualquier cosa que surja más adelante.

Esdras conocía las promesas de Dios de proteger a su pueblo, pero no las dio por concedidas. También sabía que las bendiciones de Dios pueden hacerse propias mediante la oración, así que él y el pueblo se humillaron en ayuno y oración. Y sus oraciones fueron contestadas. El ayuno los humilló porque, el pasar tiempo sin comer, les recordó su completa dependencia de Dios. El ayuno también les dio tiempo extra para orar y meditar en Dios.

Muy a menudo oramos sin reflexionar y de manera superficial. La oración seria, por el contrario, requiere concentración. Nos pone en contacto con la voluntad de Dios y realmente nos puede cambiar. Sin este tipo de oración reducimos a Dios a una farmacia de servicio rápido con analgésicos para cada una de nuestras dolencias.

Esdras 8:24 Aparté luego a doce de los principales entre los sacerdotes, a Serebías y a Hasabías, y con ellos diez de sus hermanos;

Esdras 8:25 y les pesé la plata, el oro y los utensilios que para la casa de nuestro Dios habían ofrecido el rey, sus consejeros y sus jefes, y todos los israelitas que se encontraban allí.

Esdras 8:26 Pesé, pues, y puse en sus manos seiscientos cincuenta talentos de plata, utensilios de plata por cien talentos,[k] y cien talentos de oro;

Un talento pesaba alrededor de 34 kg.

Seiscientos cincuenta talentos de plata serían aproximadamente 25 toneladas. Esta era una cantidad muy grande de tesoro para transportar con o sin un destacamento de soldados para protección.

Esdras 8:27 además, veinte tazones de oro de mil dracmas y dos vasos de bronce bruñido muy bueno, tan preciosos como el oro.

Esdras 8:28 Luego les dije: «Vosotros estáis consagrados a Jehová, y son santos los utensilios, la plata y el oro, ofrenda voluntaria a Jehová, Dios de nuestros padres.[l]

Esdras 8:29 Vigiladlos y guardadlos, hasta que los peséis delante de los principales sacerdotes y levitas, y de los cabezas de familia de Israel, en los aposentos de la casa de Jehová en Jerusalén».

Todos los objetos utilizados en el servicio del templo eran dedicados a Dios; cada uno era considerado un tesoro santo que debía ser guardado con cuidado y apartado para su uso específico. La mayordomía consiste en hacerse cargo con dedicación de todo lo que Dios le ha confiado. Hacerlo significa considerar que estas cosas provienen de Dios y son para El. ¿Qué es lo que Dios le ha confiado a su cuidado?

Esdras 8:30 Entonces los sacerdotes y levitas recibieron el peso de la plata, del oro y de los utensilios, para traerlo a Jerusalén a la casa de nuestro Dios.

Esdras 8:31 El doce del primer mes[m] partimos del río Ahava para ir a Jerusalén; la mano de nuestro Dios estaba sobre nosotros y nos libró de manos de enemigos y asaltantes en el camino.

Esdras 8:32 Llegamos a Jerusalén y reposamos allí tres días.

Esdras 8:33 Al cuarto día fue pesada la plata, el oro y los utensilios, en la casa de nuestro Dios, y se entregó todo al sacerdote Meremot hijo de Urías, y a Eleazar hijo de Finees; con ellos estaban los levitas Jozabad hijo de Jesúa y Noadías hijo de Binúi.

Esdras 8:34 Todo se entregó contado y pesado, y se anotó entonces el peso total.

Esdras 8:35 Los hijos de la cautividad, los que habían regresado del cautiverio, ofrecieron holocaustos al Dios de Israel: doce becerros por todo Israel, noventa y seis carneros, setenta y siete corderos, y doce machos cabríos por expiación, todo en holocausto a Jehová.[n]

Esdras 8:36 Y se entregaron los decretos del rey[ñ] a sus sátrapas y capitanes del otro lado del río, los cuales ayudaron al pueblo y a la casa de Dios.

Aquí se ofrecen detalles en torno a 7.6-9

Sátrapas era el equivalente a gobernadores provinciales.

[/private]

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Orejas… ¿Que tipo de orejas?

Los búhos ven con las orejas, ya que perciben por medio de ondas. Los ciempiés oyen con las patas. Las orejas del burro tienen la característica de algunas personas, son grandes pero de corazón

Seguir Leyendo »

Josué 6: Toma de Jericó

Jos 6:1 Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía. La ciudad de Jericó, construida miles de años antes de que naciera Josué, era una

Seguir Leyendo »

Nehemías 12: Sacerdotes y levitas

Nehemías 12:1 Sacerdotes y levitas[a] Estos son los sacerdotes y levitas que subieron con Zorobabel hijo de Salatiel, y con Jesúa: Seraías, Jeremías, Esdras,[b] Nehemías 12:2 Amarías, Maluc, Hatús, Nehemías 12:3 Secanías, Rehum, Meremot,

Seguir Leyendo »