Esdras-2-Los-que-volvieron-con-Zorobabel

Esdras 2: Los que volvieron con Zorobabel

Esdras 2:1 Estos son los hijos de la provincia que subieron del cautiverio, de aquellos que Nabucodonosor rey de Babilonia había llevado cautivos a Babilonia, y que volvieron a Jerusalén y a Judá, cada uno a su ciudad;

Esdras 2:2 los cuales vinieron con Zorobabel, Jesúa, Nehemías, Seraías, Reelaías, Mardoqueo, Bilsán, Mispar, Bigvai, Rehum y Baana.

El número de los varones del pueblo de Israel:

Nehemías_7:7 añade a la lista de Crónicas un duodécimo líder, Nahamani. También introduce variaciones en cuatro de los nombres, algo que los especialistas explican de distintas maneras. El Nehemías que se cita aquí no debe confundirse con el famoso autor de uno de los libros del Antiguo Testamento, porque estos líderes son los que retornan bajo la dirección de Zorobabel.

Este es un Nehemías diferente al que reconstruyó los muros de Jerusalén ochenta años más tarde, y el Mardoqueo que se menciona aquí no es el que aparece en el libro de Ester.

Esta primera lista fue confeccionada con los nombres de aquellos hombres que eran líderes.

El viaje de regreso : Un grupo de cautivos comenzó el largo viaje de regreso a su tierra natal. Sin embargo, muchos cautivos prefirieron la comodidad y la seguridad que tenían en Babilonia n lugar del peligroso viaje a Jerusalén, y por lo tanto decidieron permanecer en Babilonia.

Esdras 2:3 Los hijos de Paros, dos mil ciento setenta y dos.

Esta lista aparece en Nehemías 7 con algunas variaciones; las diferencias entre las cifras de Esdras y Nehemías se deben probablemente a errores cometidos por los copistas.

Esdras 2:4 Los hijos de Sefatías, trescientos setenta y dos.

Esdras 2:5 Los hijos de Ara, setecientos setenta y cinco.

Esdras 2:6 Los hijos de Pahat-moab, de los hijos de Jesúa y de Joab, dos mil ochocientos doce.

Esdras 2:7 Los hijos de Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro.

Esdras 2:8 Los hijos de Zatu, novecientos cuarenta y cinco.

Esdras 2:9 Los hijos de Zacai, setecientos sesenta.

Esdras 2:10 Los hijos de Bani, seiscientos cuarenta y dos.

Esdras 2:11 Los hijos de Bebai, seiscientos veintitrés.

Esdras 2:12 Los hijos de Azgad, mil doscientos veintidós.

Esdras 2:13 Los hijos de Adonicam, seiscientos sesenta y seis.

Esdras 2:14 Los hijos de Bigvai, dos mil cincuenta y seis.

Esdras 2:15 Los hijos de Adín, cuatrocientos cincuenta y cuatro.

Esdras 2:16 Los hijos de Ater, de Ezequías, noventa y ocho.

Esdras 2:17 Los hijos de Bezai, trescientos veintitrés.

Esdras 2:18 Los hijos de Jora, ciento doce.

Esdras 2:19 Los hijos de Hasum, doscientos veintitrés.

Esdras 2:20 Los hijos de Gibar, noventa y cinco.

Esdras 2:21 Los hijos de Belén, ciento veintitrés.

Esdras 2:22 Los varones de Netofa, cincuenta y seis.

Esdras 2:23 Los varones de Anatot, ciento veintiocho.

Esdras 2:24 Los hijos de Azmavet, cuarenta y dos.

Esdras 2:25 Los hijos de Quiriat-jearim, Cafira y Beerot, setecientos cuarenta y tres.

Esdras 2:26 Los hijos de Ramá y Geba, seiscientos veintiuno.

Esdras 2:27 Los varones de Micmas, ciento veintidós.

Esdras 2:28 Los varones de Bet-el y Hai, doscientos veintitrés.

Esdras 2:29 Los hijos de Nebo, cincuenta y dos.

Esdras 2:30 Los hijos de Magbis, ciento cincuenta y seis.

Esdras 2:31 Los hijos del otro Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro.

Esdras 2:32 Los hijos de Harim, trescientos veinte.

Esdras 2:33 Los hijos de Lod, Hadid y Ono, setecientos veinticinco.

Esdras 2:34 Los hijos de Jericó, trescientos cuarenta y cinco.

Esdras 2:35 Los hijos de Senaa, tres mil seiscientos treinta.

Estas personas eran de las tribus de Judá y Benjamín.

Esta lista es del grupo mayor de los que retornaron, dividida por familias o por ciudades. El versículo 36 comienza enumerando sacerdotes, levitas y otros servidores del templo.

Esdras 2:36 Los sacerdotes: los hijos de Jedaías, de la casa de Jesúa, novecientos setenta y tres.

Esdras 2:37 Los hijos de Imer, mil cincuenta y dos.

Esdras 2:38 Los hijos de Pasur, mil doscientos cuarenta y siete.

Esdras 2:39 Los hijos de Harim, mil diecisiete.

Esdras 2:40 Los levitas: los hijos de Jesúa y de Cadmiel, de los hijos de Hodavías, setenta y cuatro.

Esdras 2:41 Los cantores: los hijos de Asaf, ciento veintiocho.

Esdras 2:42 Los hijos de los porteros: los hijos de Salum, los hijos de Ater, los hijos de Talmón, los hijos de Acub, los hijos de Hatita, los hijos de Sobai; por todos, ciento treinta y nueve.

Esdras 2:43 Los sirvientes del templo: los hijos de Ziha, los hijos de Hasufa, los hijos de Tabaot,

Los sirvientes del templo : Define el más bajo rango entre el personal del templo; ayudaban a los levitas en las labores domésticas.

Esdras 2:44 los hijos de Queros, los hijos de Siaha, los hijos de Padón,

Esdras 2:45 los hijos de Lebana, los hijos de Hagaba, los hijos de Acub,

Esdras 2:46 los hijos de Hagab, los hijos de Salmai, los hijos de Hanán,

Esdras 2:47 los hijos de Gidel, los hijos de Gahar, los hijos de Reaía,

Esdras 2:48 los hijos de Rezín, los hijos de Necoda, los hijos de Gazam,

Esdras 2:49 los hijos de Uza, los hijos de Paseah, los hijos de Besai,

Esdras 2:50 los hijos de Asena, los hijos de Meunim, los hijos de Nefusim,

Esdras 2:51 los hijos de Bacbuc, los hijos de Hacufa, los hijos de Harhur,

Esdras 2:52 los hijos de Bazlut, los hijos de Mehída, los hijos de Harsa,

Esdras 2:53 los hijos de Barcos, los hijos de Sísara, los hijos de Tema,

Esdras 2:54 los hijos de Nezía, los hijos de Hatifa.

Esdras 2:55 Los hijos de los siervos de Salomón: los hijos de Sotai, los hijos de Soferet, los hijos de Peruda,

Esdras 2:56 los hijos de Jaala, los hijos de Darcón, los hijos de Gidel,

Esdras 2:57 los hijos de Sefatías, los hijos de Hatil, los hijos de Poqueret-hazebaim, los hijos de Ami.

Esdras 2:58 Todos los sirvientes del templo, e hijos de los siervos de Salomón, trescientos noventa y dos.

Esdras 2:59 Estos fueron los que subieron de Tel-mela, Tel-harsa, Querub, Addán e Imer que no pudieron demostrar la casa de sus padres, ni su linaje, si eran de Israel:

Las genealogías eran credenciales muy importantes para los hebreos. Si no podían probar que descendían de Abraham, no eran considerados verdaderos judíos y eran excluidos de algunos privilegios especiales en la vida de la comunidad judía. Además, algunos de los privilegios estaban restringidos a los miembros de determinadas tribus. Por ejemplo, sólo los descendientes de Leví (bisnieto de Abraham) podían servir en el templo.

Esdras 2:60 los hijos de Delaía, los hijos de Tobías, los hijos de Necoda, seiscientos cincuenta y dos.

Esdras 2:61 Y de los hijos de los sacerdotes: los hijos de Habaía, los hijos de Cos, los hijos de Barzilai, el cual tomó mujer de las hijas de Barzilai galaadita, y fue llamado por el nombre de ellas.

Esdras 2:62 Estos buscaron su registro de genealogías, y no fue hallado; y fueron excluidos del sacerdocio,

Esdras 2:63 y el gobernador les dijo que no comiesen de las cosas más santas, hasta que hubiese sacerdote para consultar con Urim y Tumim.(A)

El Urim y el Tumim eran instrumentos sagrados utilizados para indagar sobre la voluntad de Dios.

El gobernador mencionado aquí era probablemente Zorobabel. El Urim y el Tumim eran dos objetos, tal vez en forma de piedras planas, que originalmente eran llevadas dentro de la vestimenta del sumo sacerdote. Eran usados para determinar la voluntad de Dios en asuntos importantes. (Véase la nota a Lev_8:8.) “Que no comiesen de las cosas más santas” se refiere a la comida que sólo los sacerdotes podían comer. Era la porción de carne sacrificada sobre el altar que se les había asignado.

Esdras 2:64 Toda la congregación, unida como un solo hombre, era de cuarenta y dos mil trescientos sesenta,

Esdras 2:65 sin contar sus siervos y siervas, los cuales eran siete mil trescientos treinta y siete; y tenían doscientos cantores y cantoras.

Esdras 2:66 Sus caballos eran setecientos treinta y seis; sus mulas, doscientas cuarenta y cinco;

Esdras 2:67 sus camellos, cuatrocientos treinta y cinco; asnos, seis mil setecientos veinte.

Esdras 2:68 Y algunos de los jefes de casas paternas, cuando vinieron a la casa de Jehová que estaba en Jerusalén, hicieron ofrendas voluntarias para la casa de Dios, para reedificarla en su sitio.

Conforme progresaba la reconstrucción del templo, todos contribuían libremente, con ofrendas de acuerdo con sus habilidades. Algunos pudieron dar regalos cuantiosos y lo hicieron con generosidad. Se requería el esfuerzo y la cooperación de todos, y el pueblo dio cuanto pudo. A menudo limitamos nuestra ofrenda al diez por ciento de nuestro ingreso. La Biblia, sin embargo, hace énfasis en que debemos dar de corazón todo lo que podamos. Deje que la cantidad de su ofrenda sea decidida por el llamado de Dios de dar generosamente, no por la cantidad de sobrantes.

Esdras 2:69 Según sus fuerzas dieron al tesorero de la obra sesenta y un mil dracmas de oro, cinco mil libras de plata, y cien túnicas sacerdotales.

Dracmas : Monedas griegas o persas. Eran monedas de oro y de plata. El dinero que se dio fue suficiente para comenzar la reconstrucción del templo. El pueblo entregó todos sus recursos para que se usaran de la mejor manera. Estaban entusiasmados y eran sinceros, pero este templo nunca igualaría el esplendor del templo de Salomón. El dinero que David reunió para comenzar la construcción del templo de Salomón fue mil veces mayor. Algunas personas lloraron al recordar el glorioso templo que había sido destruido.

Retorno del cautiverio

538 a.C.

Número de personas que retornaron : 50,000 bajo Ciro y liderados por Zorobabel. Reconstruyeron el templo, pero sólo después de veinte años de lucha. La obra fue interrumpida por varios años, pero finalmente fue terminada.

458 a.C.

Número de personas que retornaron : 2,000 hombres y sus familias bajo Artajerjes y liderados por Esdras. Esdras confrontó la desobediencia espiritual del pueblo y este se arrepintió y estableció la adoración en el templo. Pero el muro de Jerusalén permaneció en ruinas.

445 a.C.

Número de personas que retornaron : Un pequeño grupo bajo Artajerjes y liderados por Nehemías. La ciudad fue reconstruida y le siguió un despertar espiritual. Pero el pueblo continuó luchando con la desobediencia progresiva.

Babilonia, la una vez poderosa nación que había destruido Jerusalén y llevado al pueblo de Judá cautivo, se había convertido en una nación derrotada. Persia era la nueva potencia mundial y bajo su nueva política exterior, les permitió a los pueblos capturados regresar a sus tierras. La gente de Judá e Israel regresó a su tierra en tres etapas sucesivas.

Esdras 2:70 Y habitaron los sacerdotes, los levitas, los del pueblo, los cantores, los porteros y los sirvientes del templo en sus ciudades; y todo Israel en sus ciudades.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Jesús es el buen pastor

Jesús dijo: -Esto que os digo es la pura verdad: El que no entra en el corral de las ovejas por la puerta, sino encaramándose por algún otro sitio, es un ladrón y un

Seguir Leyendo »

Los tres arbolitos

Érase una vez en la cumbre de una montaña,  tres pequeños árboles juntos y soñando sobre lo que querían llegar a ser cuando fueran grandes. El primer arbolito miró hacia las estrellas y dijo:

Seguir Leyendo »