Esdras 1: El decreto de Ciro

Esdras 1:1 En el primer año de Ciro rey de Persia, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías,(A) despertó Jehová el espíritu de Ciro rey de Persia, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito por todo su reino, diciendo:

Ciro fue rey de Persia entre los años 559 a 530 a.C. Esta es una referencia al 538 a.C., el primer año de su reinado sobre Babilonia. Para que se cumpliese la palabra de Jehová , es lo que explica lo que estaba detrás de los acontecimientos históricos de aquella época. Por boca de Jeremías es probablemente una referencia a la mención que hace el profeta de los 70 años de cautividad babilónica. Si se toma el 538 a.C. como el año inaugural de la primera deportación (que se prolongó durante 70 años), la fecha del año 538 a.C. representaría el año 67 del exilio. Esto indicaría que o los 70 años de Jeremías no deben ser tomados literalmente, o que Dios en su misericordia redujo la cautividad en tres años.

El libro de Esdras se inicia en el 538 a.C., 48 años después que Nabucodonosor destruyera Jerusalén, derrotara al reino del sur de Judá y llevara cautivos a los judíos a Babilonia (2 Reyes 25; 2 Crónicas 36). Nabucodonosor murió en el 562 y debido a que su sucesor no fue fuerte, Babilonia fue destruida por Persia en 539, antes de los sucesos registrados en este libro. Tanto los babilonios como los persas tenían una política de condescendencia hacia sus cautivos, permitiéndoles poseer tierras y casas y tener trabajos corrientes. Muchos de los judíos como Daniel, Mardoqueo y Ester subieron a posiciones prominentes en la nación. El rey Ciro de Persia fue más allá: permitió que muchos grupos de cautivos, incluyendo a los judíos, regresaran a sus tierras. Al hacerlo, esperaba ganarse su lealtad y así conseguir zonas que sirvieran de valla en las fronteras de su imperio. Para los judíos este era un día de esperanza, un nuevo comienzo.

Ciro, rey de Persia (559-530 a.C.), ya había comenzado su incremento de poder en el Cercano Oriente al unificar en un imperio fuerte a medos y persas. Cuando conquistaba ciudades, trataba a los habitantes con misericordia. A pesar de que no era siervo de Jehová, Ciro fue utilizado por Dios para regresar a los judíos a su tierra. Quizás se le haya dado a conocer la profecía de Isaías, escrita aproximadamente un siglo antes, y que predecía que el mismo Ciro ayudaría a los judíos a regresar a Jerusalén. Daniel, un prominente funcionario del gobierno, estaría familiarizado con la profecía. El libro de Daniel tiene más que decir sobre Ciro.

Jeremías profetizó que los judíos permanecerían en cautividad durante 70 años. El período de 70 años ha sido calculado de dos maneras diferentes:

(1) Desde el primer cautiverio en el 605 a.C. hasta que el altar fue reconstruido por los cautivos que regresaron en el 536, o,

(2) desde la destrucción del templo en el 586 hasta que los cautivos terminaron la reconstrucción en el 516. Muchos eruditos prefieren el segundo enfoque debido a que el templo era el punto central y el corazón mismo de la nación. Sin el templo, los judíos no se consideraban restablecidos como nación.

Esdras 1:2 Así ha dicho Ciro rey de Persia: Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén,(B) que está en Judá.

Ciro no era judío, pero Dios obró por medio de él para hacer que los judíos retornaran a su tierra. Ciro dictó un decreto permitiendo su retorno y les dio protección, dinero, y los artículos del templo que Nabucodonosor había tomado. Cuando se enfrente a situaciones difíciles y se sienta rodeado, abrumado o dominado, recuerde que el poder de Dios no está limitado a nuestros recursos. El puede usar a cualquiera para cumplir sus planes.

Esdras 1:3 Quien haya entre vosotros de su pueblo, sea Dios con él, y suba a Jerusalén que está en Judá, y edifique la casa a Jehová Dios de Israel (él es el Dios), la cual está en Jerusalén.

Estos versículos son una virtual repetición de 2 Crónicas 36:22-23, lo cual ha dado lugar a especulaciones sobre la común autoría de los libros de Crónicas y de Esdras.

Esdras 1:4 Y a todo el que haya quedado, en cualquier lugar donde more, ayúdenle los hombres de su lugar con plata, oro, bienes y ganados, además de ofrendas voluntarias para la casa de Dios, la cual está en Jerusalén.

El decreto permitía que los judíos trabajaran juntos para realizar la enorme tarea de reconstruir el templo. Algunos trabajaron en la reconstrucción del templo, mientras otros operaron las líneas de suministro. Semejante empresa requiere trabajo de equipo, con algunas personas al frente y otras dándoles apoyo. Cada función es vital para llevar a cabo la tarea. Cuando se le pida que sirva, hágalo con fidelidad como parte del equipo, no importa quién se lleva la felicitación.

El regreso a Jerusalén

Esdras 1:5 Entonces se levantaron los jefes de las casas paternas de Judá y de Benjamín, y los sacerdotes y levitas, todos aquellos cuyo espíritu despertó Dios para subir a edificar la casa de Jehová, la cual está en Jerusalén.

Ciro era rey sobre toda la región que una vez había sido Asiria y Babilonia. En el 722 a.C. Asiria había deportado a los israelitas del reino del norte (Israel). En 586 a.C. Babilonia, la otra potencia mundial, había tomado cautivos a los israelitas del reino del sur (Judá). Por lo tanto, cuando el imperio Medo-Persa llegó al poder, el decreto de libertad del rey Ciro llegó a las 12 tribus originales, pero sólo Judá y Benjamín respondieron y regresaron para reconstruir el templo de Dios. Las diez tribus del reino del norte habían sido tan desmenbradas y dispersas por Asiria, y había pasado ya tanto tiempo desde su cautiverio, que muchos no estaban seguros de su herencia real. Por lo tanto, no estaban dispuestos a participar en la visión de la reconstrucción del templo.

Dios tocó el corazón de los líderes, cabezas de familias, sacerdotes y levitas, y les dio un gran deseo de regresar a Jerusalén para reconstruir el templo. Los cambios mayores comienzan en nuestro interior a medida que Dios trabaja en nuestras actitudes, creencias y deseos. Estos cambios internos conducen a acciones de fe. Después de 48 años de cautiverio, la arrogante nación judía había sido humillada. Cuando cambiaron las actitudes y los deseos del pueblo, Dios terminó con la disciplina y le dio otra oportunidad para regresar a casa y volver a intentarlo. Pablo nos recuerda que “Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Hacer la voluntad de Dios comienza con nuestros deseos. ¿Está usted dispuesto a ser humilde, a estar abierto a las oportunidades que Dios le da, y a moverse en su dirección? Pida a Dios que le dé el deseo de seguirlo más de cerca.

Esdras 1:6 Y todos los que estaban en sus alrededores les ayudaron con plata y oro, con bienes y ganado, y con cosas preciosas, además de todo lo que se ofreció voluntariamente.

Muchos judíos decidieron regresar a Jerusalén, pero muchos más escogieron permanecer en Babilonia en lugar de regresar a su tierra natal. El viaje de regreso a Jerusalén fue difícil, peligroso y costoso, tardando más de cuatro meses. Las condiciones para hacer la travesía eran pobres; Jerusalén y la campiña que la rodeaba estaban en ruinas y los pueblos que vivían en el área eran hostiles.

Los registros persas indican que muchos judíos en cautividad habían acumulado grandes riquezas. Regresar a Jerusalén habría significado dejar todo lo que tenían y comenzar de nuevo. Mucha gente no pudo hacer eso. Prefirieron la riqueza y la seguridad al sacrificio que requería la obra de Dios. Su prioridad estaba al revés. Los creyentes de la actualidad deben tener cuidado de que ninguna comodidad, seguridad o posesión material les impida hacer lo que Dios quiere.

Esdras 1:7 Y el rey Ciro sacó los utensilios de la casa de Jehová, que Nabucodonosor había sacado de Jerusalén, y los había puesto en la casa de sus dioses.

Cuando el rey Nabucodonosor saqueó el templo, se llevó muchos artefactos valiosos. Y lo que no se llevó, lo quemó. La mayoría de estos artículos eran de oro sólido, y Ciro generosamente los devolvió a los judíos para el templo que pronto reconstruirían.

Esdras 1:8 Los sacó, pues, Ciro rey de Persia, por mano de Mitrídates tesorero, el cual los dio por cuenta a Sesbasar príncipe de Judá.

Sesbasar es una figura misteriosa, mencionada cuatro veces en Esdras, pero que no aparece en ningún otro lugar del AT. Su nombre es babilonio, aunque obviamente se trataba de un judío. El término príncipe define con ambigüedad una posición de autoridad, que se señala como la de gobernador.

Sesbasar, o bien era el nombre babilonio para Zorobabel, uno de los líderes judíos durante el primer regreso, o era un funcionario del gobierno con responsabilidad sobre el grupo que regresaba. Las razones para que Sesbasar pueda ser identificado con Zorobabel son:

(1) a ambos se les llama gobernadores,

(2) ambos pusieron los cimientos del templo; y

(3) a los judíos en el cautiverio a menudo se les daban nombres babilónicos.

Esdras 1:9 Y esta es la cuenta de ellos: treinta tazones de oro, mil tazones de plata, veintinueve cuchillos,

Esdras 1:10 treinta tazas de oro, otras cuatrocientas diez tazas de plata, y otros mil utensilios.

Esdras 1:11 Todos los utensilios de oro y de plata eran cinco mil cuatrocientos. Todos los hizo llevar Sesbasar con los que subieron del cautiverio de Babilonia a Jerusalén.

Cada artículo de oro y plata era un testimonio a la protección y el cuidado de Dios. A pesar de que habían pasado muchos años, Dios entregó estos objetos del templo de regreso a su pueblo. Puede ser que estemos desanimados por los acontecimientos de la vida, pero nunca debemos perder la esperanza de las promesas de Dios para nosotros. El momento de cambio puede estar a solo u

Profecías que se cumplieron al regreso de Israel del cautiverio

Ciro sería usado por Dios para garantizar el retorno de un remanente. Jerusalén sería reconstruida y el templo restaurado.

Fecha aproximada 688 a.C. Y Fecha de cumplimiento el 539 a.C.

Importancia: Así como Dios le puso nombre a Ciro aun antes de que naciera, El conoce el futuro. El está en control de todo.

Babilonia sería castigada por destruir Jerusalén y haber mandado al cautiverio al pueblo de Dios.

Fecha aproximada 605 a.C. Y Fecha de cumplimiento el 539 a.C.

Importancia: Babilonia fue conquistada por Ciro el Grande. Quizá parezca que Dios permite que el mal quede impune, sin embargo las consecuencias de la maldad son inevitables. Dios castigará el mal.

El pueblo pasaría 70 años en Babilonia, luego Dios los llevaría de regreso a su tierra natal.

Fecha aproximada 594 a.C. Y Fecha de cumplimiento el 538 a.C.

Importancia: Los 70 años de cautiverio pasaron (véase la tercer nota a 1.1), y Dios proveyó la oportunidad para que Zorobabel guiara al primer grupo de cautivos de regreso a casa. Los planes de Dios pueden permitir que sobrevengan penurias, pero su deseo es para nuestro bien.

Dios había juzgado al Imperio Babilónico. Sería entregado a los medos y a los persas, formando una nueva potencia mundial.

Fecha aproximada 539 a.C. Y Fecha de cumplimiento el 539 a.C.

Importancia: Mataron a Belsasar y Babilonia fue conquistada la misma noche. El juicio de Dios es certero y rápido. Dios conoce el momento en nuestras vidas en que ya no podemos volver atrás. Hasta entonces El nos permite la libertad de arrepentirnos y buscar su perdón.

Dios, por medio de sus fieles profetas, predijo que el pueblo de Judá sería tomado en cautiverio debido a sus pecados. Pero además predijo que regresarían a Jerusalén y reconstruirían la ciudad, el templo y la nación.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Urgente

Urgente es una palabra con la que vivimos día a día en nuestra agitada vida y a la cual le hemos perdido ya todo significado de premura y prioridad. Es la manera mas pobre de

Seguir Leyendo »
Compartir nuestra luz

Compartir nuestra luz

Un gran maestro, contó a sus discípulos la siguiente historia: — “Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura cueva donde no podían ver casi nada. Pasó algún tiempo, y uno de

Seguir Leyendo »