El anacoreta y el pozo

Aquel año la sequía fue horrible. El pequeño hilillo de agua que apagaba la sed del Anacoreta y alimentaba el pequeño embalse para regar, se secó. El anciano llamó a su discípulo y le dijo:

— Vamos en busca de un pozo.

El joven miró extrañado al Anacoreta, pero le siguió confiadamente. Tras varias horas de camino, el discípulo empezó a dudar de que lo que hacían fuese razonable. Tímidamente dijo:

— Maestro, ¿no crees que es absurdo buscar un pozo al azar en el desierto?

El Anacoreta sonrió. Y pasando la mano sobre el hombro del discípulo, dijo:

— ¿No has leído el Principito? lo mismo pensaba Saint-Exupery y después comprendió.

El discípulo no entendió lo que quería decirle el Anacoreta, pero siguió caminando.

Se hizo de noche y apareció sobre ellos ese cielo magnífico, tachonado de estrellas, como sólo puede verse en el desierto. El Anacoreta volvió a hablar suavemente:

— No es con los ojos que hay que buscar; es con el corazón. El zorro le dijo al Principito que las cosas más importantes sólo se pueden ver con el corazón. Mira el desierto; es bello. Su belleza está en que esconde un pozo en algún lugar, y sólo lo podremos encontrar con el corazón.

Encontaron el pozo al amanecer. Y como el del Principito, era un pozo con polea, cubo y soga. Y cantó al tirar la cuerda…

Bebieron y el agua les supo a noche de estrellas, a esfuerzo, a cántico…

El Anacoreta miró tiernamente al joven y le dijo:

— Todos escondemos un pozo en nuestras vidas. Sólo lo encontraremos con los ojos del amor, pero el día que demos con él, nuestra alegría será inmensa y nunca más querremos beber de otro lugar.

Luego se levantó y añadió:

— Volvamos a nuestra cueva. Creo que el agua a vuelto a brotar.

Y el desierto guardó sus pasos como un tesoro…

Por Hno. Joan Josep Tamburini

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Isaías 38: Dios sana a Ezequías

Isaías 38:1  Enfermedad de Ezequías[a] (2 R 20.1-11; 2 Cr 32.24-26) En aquellos días Ezequías enfermó de muerte. Y el profeta Isaías hijo de Amoz, vino a él y le dijo: «Esto dice Jehová:

Seguir Leyendo »

Jeremías 39: La Caída de Jerusalén

Jeremías 39:1  Caída de Jerusalén[a] (2 R 24.20–25.21; 2 Cr 36.17-21; Jeremías 52.3-30) En el noveno año de Sedequías, rey de Judá, en el mes décimo,[b] vino Nabucodonosor, rey de Babilonia, con todo su

Seguir Leyendo »