El agua que quería ser fuego

El agua que quería ser fuego

Ya estoy cansada de ser fría y de correr río abajo. Dicen que soy necesaria, pero preferiría ser hermosa, encender entusiasmos, encender el corazón de los enamorados y ser roja y cálida. Dicen que purifico lo que toco, pero más fuerza purificadora tiene el fuego. Quisiera ser fuego y llama.

Así pensaba el agua del río de la montaña. Como quería ser fuego, decidió escribir una carta a Dios para pedir que cambiara su identidad.

“Querido Dios: Me hiciste agua. Me he cansado de ser transparente. Prefiero el color rojo para mí; desearía ser fuego. ¿Puede ser? Tú mismo, Señor, te identificaste con la zarza ardiente y dijiste que habías venido a poner fuego a la tierra. No recuerdo que te compararas con el agua. Creo que comprenderás mi deseo. No es un simple capricho. Necesito este cambio para mi realización personal”.

El agua salía todas las mañanas a su orilla para ver si llegaba la respuesta de Dios. Una tarde pasó una lancha blanca y dejó caer al agua un sobre rojo. El agua lo abrió y leyó:

“Querida hija: me apresuro a contestar tu carta. Parece que te has cansado de ser agua. Lo siento mucho porque no eres una agua cualquiera. Tu abuela fue la que me bautizó en el Jordán. Te tenía destinada a caer sobre la cabeza de muchos niños. Preparas el camino del fuego. Mi Espíritu no baja a nadie que no haya sido lavado por ti. El agua siempre es primero que el fuego…”

Mientras el agua estaba embobada leyendo la carta, Dios bajó a su lado y la contempló en silencio. El agua se miró a sí misma y vio el rostro de Dios reflejado en ella. Dios seguía sonriendo esperando una respuesta. El agua comprendió que el privilegio de reflejar el rostro de Dios sólo lo tiene el agua limpia, suspiró y dijo:

— “Sí, Señor, seguiré siendo agua. Seguiré siendo tu espejo. Gracias”.

¡Todos tenemos un propósito en la vida y lo que se nos de, debe ser recibido con alegría! Cuántas veces queremos ser otra persona, ser diferentes. Pero no nos damos cuenta que somos quiénes somos, y hacemos lo que hacemos, porque somos únicos y cada uno tiene un propósito en esta vida. Siento que si nos aceptáramos con alegría y pusiéramos el corazón en lo que hacemos, lo que haya que cambiar se dará. Fuimos hechos con amor y todo lo que se hace con amor, es perfecto.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Gracias

Sabemos la importancia de tu mensaje. En no más de 24 horas me pondré en contacto contigo. Te recuerdo que dice la Palabra de Dios: «Otra vez les digo que, si dos de ustedes

Seguir Leyendo »

No juzgues a nadie

Un médico entró en el hospital de prisa después de haber sido llamado para una cirugía urgente. Contestó a la llamada lo más rápido que pudo, se cambió de ropa y se fue directamente

Seguir Leyendo »

Pipo y Pepe

Pipo y Pepe nacieron el mismo día. Pepe nació en un pequeño hogar en medio del bosque, en pleno contacto con la naturaleza. Pipo, sin embargo, nació en un hogar en lo alto de

Seguir Leyendo »