Eclesiastés-10-Excelencia-de-la-sabiduría

Eclesiastés 10: Excelencia de la sabiduría

Eclesiastés 10:1 Excelencia de la sabiduría. Las moscas muertas hacen heder y corrompen el perfume del perfumista; así es una pequeña locura al que es estimado como sabio y honorable.

El Predicador vuelve a sus reflexiones sobre la sabiduría tradicional, interrumpidas en 8.10. Es difícil dividir esta parte del libro en secciones, ya que cada uno o dos versículos parece que se trata un tema distinto.

La gente siempre está más dispuesta a notar los defectos que las cualidades de los demás.

Eclesiastés 10:2 El corazón del sabio está a su mano derecha, mas el corazón del necio a su mano izquierda.

Derecha . . . izquierda : El bien y el mal, tal como se le representaba en el mundo antiguo.

Eclesiastés 10:3 Aun mientras va de camino, al necio le falta cordura, y va diciendo a todos que es necio.[a]

Va el necio por el camino : Aun en los pequeños detalles de la vida el necio (impío) no puede disfrazar su verdadera condición.

Eclesiastés 10:4 Aunque el ánimo del príncipe se exalte contra ti, no pierdas la calma, porque la mansedumbre hace cesar grandes ofensas.

Cuando te halles en una situación difícil ante la presencia del rey no temas, mantén la calma y saldrás de ella

Eclesiastés 10:5 Hay un mal que he visto debajo del sol, a manera de error emanado del príncipe:

Un poder corrupto hace nombramientos absurdos: Los necios ocupan elevadas posiciones, los ricos (esto es, los sabios) las más bajas; los siervos van a caballo, los príncipes a pie.

Al describir estas circunstancias que no son justas o no tienen sentido, Salomón quiere decir que la sabiduría por sí sola no puede proporcionar justicia. Salomón continúa basando su conclusión en el hecho de que todo lo que tenemos (desde la sabiduría hasta las riquezas) sin Dios no son nada. Pero cuando Dios usa lo poco que tenemos, se convierte en todo lo que pudiéramos querer o necesitar.

Eclesiastés 10:6 que la necedad está colocada en grandes alturas, y los ricos están sentados en lugar bajo.

Eclesiastés 10:7 He visto siervos a caballo, y príncipes que andaban como siervos sobre la tierra.

Eclesiastés 10:8 El que haga un hoyo caerá en él;[b] y al que aportille el vallado, lo morderá la serpiente.

Quien incita al mal será a la larga una de sus víctimas.

Eclesiastés 10:9 Quien corta piedras, se hiere con ellas; el que parte leña, en ello peligra.

Eclesiastés 10:10 Si se embota el hierro y su filo no es amolado, hay que aumentar el esfuerzo; lo provechoso es emplear la sabiduría.

El sabio realiza el trabajo mucho más rápido y eficientemente que el necio, a quien se compara con el hierro embotado.

Tratar de hacer algo sin las habilidades o herramientas necesarias es como cortar madera con un hacha sin filo. Si una herramienta está desafilada, uno debe afilarla para poder trabajar mejor. De manera similar, si nos faltan habilidades, debemos afilarnos por medio de la capacitación y la práctica. En cada situación, afilar el hacha significa reconocer dónde radica el problema, adquirir o pulir las habilidades (o herramientas) para hacer un mejor trabajo, y luego salir y llevarlo a cabo. Encuentre los aspectos de su vida en donde su “hacha” no tiene filo, y afílela para que pueda ser más eficaz.

Eclesiastés 10:11 Si la serpiente muerde antes de ser encantada, de nada sirve el encantador.

Eclesiastés 10:12 Las palabras del sabio están llenas de gracia, mas los labios del necio causan su propia ruina.[c]

Una vez más, el Predicador muestra la superioridad del sabio sobre el necio : Este simplemente desvaría, sin darse cuenta que sus palabras lo perjudican

Eclesiastés 10:13 El comienzo de las palabras de su boca es necedad; el final de su charla, nocivo desvarío.

Eclesiastés 10:14 El necio multiplica sus palabras. Si nadie sabe lo que ha de acontecer,[d] ¿quién le hará saber lo que después de él será?

Eclesiastés 10:15 Tanto fatiga a los necios el trabajo, que ni aun saben por dónde ir a la ciudad.

Eclesiastés 10:16 ¡Ay de ti, tierra, cuando tu rey es un muchacho, y tus príncipes banquetean desde la mañana!

Muchacho : Esta es la misma palabra hebrea que se traduce como «jóvenes» en 1Ki_12:8, 1Ki_12:10, donde se habla de aquellos a quienes Roboam pidió consejo, a pesar de que probablemente tenían alrededor de 40 años de edad. Por lo tanto, el término se usa peyorativamente para referirse a alguien que no posee sabiduría ni buen juicio. Banquetean de mañana : Si el banquete se hiciese «a su hora, ¡para reponer sus fuerzas y no para beber!», esto es, al anochecer, la tierra sería bienaventurada. Pero festejar en la mañana es indicio de excesos que conducirán a un mal manejo del gobierno y la economía.

Eclesiastés 10:17 ¡Bienaventurada tú, tierra, cuando tu rey es hijo de nobles y tus príncipes comen a su hora para reponer sus fuerzas y no para beber!

Eclesiastés 10:18 Por la pereza se cae la techumbre, y por cruzarse de brazos hay goteras en la casa.

Cada vez que los hebreos tuvieron líderes inmaduros o irresponsables, la nación se derrumbó. Los dos libros de Reyes describen la decadencia de los reinos cuando los líderes sólo se preocupaban por sí mismos. Estos versículos hacen resaltar el problema básico de estos líderes: el egoísmo y la pereza.

Eclesiastés 10:19 Por placer se hace el banquete, el vino alegra a los vivos y el dinero responde por todo.

El dinero sirve para todo : El Predicador acaba de declarar el propósito del banquete ( el placer ) y del beber vino ( alegra ) . Por otro lado, el dinero puede ser gastado o invertido, y aquel que lo tiene conserva opciones que automáticamente pierde quien lo ha gastado.

Los gobiernos, los negocios, las familias y hasta las iglesias se ven atrapadas en la idea de que el dinero es la respuesta a todos los problemas. Lanzamos dinero a nuestros problemas, pero de la misma forma en la que la sensación de euforia que provoca el vino es sólo temporal, el efecto sedante de la última compra pronto se desvanece y tenemos que comprar más. Las Escrituras reconocen que el dinero es necesario para la subsistencia, pero nos alertan en cuanto al amor al dinero. El dinero es peligroso porque nos engaña al hacernos pensar que la riqueza es la forma más fácil de obtener todo lo que queremos. El amor al dinero es pecado ya que confiamos en él en vez de confiar en que Dios ha de resolver nuestros problemas. Los que van en pos de sus promesas vacías un día descubren que no tienen nada, debido a que están en bancarrota espiritual.

Eclesiastés 10:20 Ni aun en tu pensamiento hables mal del rey, ni en lo secreto de tu cámara hables mal del rico; porque las aves del cielo llevarán la voz, los seres alados se lo harán saber.

Temas misceláneos

Bajo el título de esta sección se incluye una colección de proverbios cuyo tema es el de las virtudes prácticas. Estos proverbios se presentan sin mucha conexión lógica entre ellos pero apuntando a la conducta que puede llevar al éxito en la vida porque después de todo, como lo indica el título de nuestra versión, hay una relación entre causa y efecto y si quiero los efectos debo ceñirme a las causas que los producen. Este último pensamiento debe guiarnos en la comprensión de estos proverbios a los cuales el traductor y comentador judío Robert Gordis ha puesto por título: “Las virtudes que conducen al éxito.”

Las moscas muertas. “Una mosca muerta pudre…” Biblia de Jerusalén, Dios Habla Hoy. Esta traducción hace que el sujeto concuerde con el verbo que es singular en el hebreo. De este modo impresiona más la línea que sigue: “Así afecta un poco de necedad a la sabiduría y a la honra.”

El corazón del sabio se inclina a su derecha … el del necio a su izquierda. “La mente del sabio se inclina al bien, pero la del necio se inclina al mal”, interpreta Dios Habla Hoy.

Aun cuando el insensato ande en el camino. No importa lo que el necio haga, de inmediato mostrará lo que es. Recordamos el proverbio castellano: “Aunque la mona se vista de seda, mona queda.” Y a todos hace saber que es insensato. Hay dos maneras de traducir el texto hebreo: la de nuestra versión o “llama loco a cualquiera que pretenda corregirlo”. Hay quienes prefieren esta última forma. No abandones tu puesto, “no lo repliques” (NácarColunga). En aquellos tiempos, como en los nuestros, era peligroso no estar de acuerdo con el poderoso.

La serenidad apacigua grandes ofensas. Como en el Salmo 15:1 : La suave respuesta quita la ira. Otra manera de entender este proverbio es traducir “no abandones tu puesto” como “no renuncies de inmediato”.

Los versículos 5 al 7 indican que en todo tiempo los favoritos de los que gobiernan no son los mejores hombres, ni siquiera los que están mal considerados, son los peores. Calígula, el emperador romano, por despecho al cuerpo senatorial, nombró cónsul a su caballo. Príncipes andando a pie, como Jesús lavando los pies de sus discípulos como el ínfimo esclavo de la casa, claro que ¡por otros motivos!

El que cava un hoyo caerá en él (versículo 8). se entiende, quien quiera hacer caer a su contrario en una trampa. Al que rompa el cerco lleva el sentido de romper con el intento de robar o hacer algún daño. Una serpiente le morderá nos hace recordar el caso semejante en Amos 5:19.

El que corta piedras… y el que parte leña. El más sabio, diestro en su oficio, puede lastimarse si se descuida. Si se embota el hacha…, o sea, una herramienta mal preparada hace que el que la usa deba añadir más esfuerzo. Lo sabio es preparar adecuadamente la herramienta que se usa.

Si la serpiente muerde antes de ser encantada, ver la nota del texto en nuestra versión. Algunos comentan: de nada sirve saber la técnica del encantamiento si no se hace uso de ella. En un sentido un poco distinto: “¿Quién se compadecerá del encantador mordido de serpientes?”

Los versículos 12 al 15 enfocan el tema de la sabiduría y la necedad en el hablar, tema común entre los sabios

¿Quién se lo declarará?. El insensato habla de cosas que no entiende ( Si alguien se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debiera saber) . El duro trabajo fatiga al necio. El trabajo como ocupación placentera agrada al sabio y aun el duro trabajo, pero el necio, ¡ni aún sabe qué camino tomar para ir a la ciudad!.

Los versículos 16 y 17 contienen un ¡ay! y una bienaventuranza. El mejor comentario a estas palabras del Predicador se encuentra en 1 de Reyes 12:1-20 con el relato de la insensatez de Roboam. Por la pereza se hunde el techo. El perezoso es tema favorito de los sabios.

El alimento… el vino… el dinero. Simplemente observaciones sin que se abra juicio sobre el tema. Hay quienes unen las tres cosas en la traducción, p. ej.: “El pan es para disfrutarlo, y el vino para gozar de la vida; mas para eso hace falta dinero” (Dios Habla Hoy).

Porque las aves del cielo llevarán la voz. Es una figura que nos es familiar: “Me lo contó un pajarito.” Aquí hace referencia a algo mucho más serio: los déspotas disponen de espías que les pueden comunicar hasta las cosas que se creen más secretas.

Echa tu pan sobre las aguas. Se han dado a este proverbio dos interpretaciones: una de ellas tiene que ver con el comercio marítimo y sería una exhortación a arriesgarse en ellos ya que la recompensa es segura; la otra, con la generosidad en socorrer a los necesitados que a la larga traerá su recompensa.

Reparte a siete, y también a ocho. Como en el versículo anterior también este puede interpretarse de dos maneras: con referencia a tener más de una manera de ganarse la vida porque si uno tiene una sola manera, y esta fracasa, el fracaso es total; la otra interpretación sería una exhortación a ser generosos con nuestros bienes en toda circunstancia posible para asegurar la gratitud y la recompensa. Como pensaba el mayordomo injusto, solo que el Predicador se refiere al uso de los propios bienes. Puede referirse a la sabiduría de la diversificación y no limitarse a una la actividad o inversión.

Si las nubes se recargan de agua, derramarán…. Hay que tener para dar. Comparar con Eph_4:28 : … trabaje esforzadamente… para tener qué compartir con el que tenga necesidad. En el lugar donde caiga, allí quedará. Como un árbol permanece en la dirección en que ha caído, el sabio debe permanecer en la orientación que ha dado a su vida.

El que observa el viento… el que se queda mirando las nubes. El viento hace difícil la siembra que se hacía “al voleo”, la lluvia impide la cosecha. Quien teme una u otra cosa, ni sembrará ni segará, pero este temor es, a veces, el argumento de holgazán.

Como tú no comprendes… así no comprenderás. Para algunos la referencia es a la gestación de la vida humana en el vientre de la madre, para otros, teniendo en cuenta que la palabra para viento y para espíritu es en hebreo la misma, traducen: “Así como no sabes por dónde va el viento, ni cómo se forma el niño en el vientre de la madre tampoco sabes nada…” (Dios Habla Hoy). La ignorancia del hombre con respecto a la obra de Dios es un tema aquí repetido.

En la mañana… por la tarde… porque tú no sabes. Al no conocer qué actitud tendrá éxito hay que mostrarse diligente en todo momento, pero confiando en Dios. Es como el refrán castellano: “A Dios orando y con el mazo dando.”

Los versículos 7 y 8 son una introducción al capítulo final. Agradable es la luz y bueno el sol, pero también hay días de tinieblas. Lejos está el Predicador de pensar que los días de tinieblas, que inexorablemente han de llegar, resten su alegría a los días de luz. Refleja una concepción positiva, pero realista, de la vida.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Ingratitud

Se dice que en el lago Michigan, una noche de gran tormenta, un barco chocó con un barco de pasajeros – más o menos a dos kilómetros del pueblo de Winnetka, Illinois.  De los

Seguir Leyendo »