Dios es como el Azúcar

Dios es como el Azúcar

Un día la profesora le preguntó a los niños, quién sabía explicar quién era Dios? Uno de los niños levantó la mano y dijo: “Dios es nuestro Padre, Él hizo la tierra, el mar y todo lo que está en ella. Nos hizo como hijos de Él.

La profesora, buscando más respuestas, fue más lejos: “¿Cómo saben qué Dios existe, si nunca lo vieron?”
Todo el salón quedó en silencio.

Pedro, un niñito muy tímido, levantó sus manos y dijo: ““Mi madre dice que, Dios es como el azúcar en mi leche que me hace todas las mañanas, y yo no veo el azúcar que está dentro de la taza mezclada con la leche, pero, si no la tuviera no tendría sabor… *Dios existe, Él está siempre en medio de nosotros, sólo que no lo vemos, pero si se fuera, nuestra vida quedaría sin sabor.”

La profesora sonrió y dijo: Muy bien Pedro, yo les enseño muchas cosas a ustedes, hoy tú me enseñaste algo más profundo que todo lo que yo sabía.
Ahora sé que ¡Dios es nuestro azúcar y que está todos los días endulzando nuestra vida!

Le dio un beso en la frente y salió sorprendida por la respuesta de aquel niño.

La sabiduría no está en el conocimiento, sino en la vivencia de Dios en nuestras vidas.

Teorías existen muchas, pero dulzura como la de Dios, aún no existe ni en los mejores azúcares.

No olvides colocar azúcar en tu vida.* De ésta azúcar No hay límites. No engorda más que el Alma y el espíritu, y te endulza el momento más amargo de tu vida.

Tenla siempre a mano, *y que nunca te falte esa buena azúcar que es Dios.

!Dios te Bendiga siempre! si te gustó compártelo. Que tengas un maravilloso día lleno de azúcar.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Comodidad

Comodidad

Un día, un hombre sabio y piadoso clamó al cielo por una respuesta. El hombre encabezaba un grupo de misioneros que oraban por la paz del mundo, para lograr que las fronteras no existieran

Seguir Leyendo »

La persecución del pavo salvaje

La gente de un pueblo del este de Iowa se acostumbró a ver a un pavo salvaje en el camino. —Allí está Chuck otra vez —decía alguien, sacudiendo la cabeza al ver las travesuras

Seguir Leyendo »