Deuteronomio-10-El-pacto-renovado

Deuteronomio 10: El pacto renovado

Deu 10:1 En aquel tiempo Jehová me dijo: Lábrate dos tablas de piedra como las primeras, y sube a mí al monte, y hazte un arca de madera;

Deu 10:2 y escribiré en aquellas tablas las palabras que estaban en las primeras tablas que quebraste; y las pondrás en el arca.

Deu 10:3 E hice un arca de madera de acacia, y labré dos tablas de piedra como las primeras, y subí al monte con las dos tablas en mi mano.

Deu 10:4 Y escribió en las tablas conforme a la primera escritura, los diez mandamientos que Jehová os había hablado en el monte de en medio del fuego, el día de la asamblea; y me las dio Jehová.

Deu 10:5 Y volví y descendí del monte, y puse las tablas en el arca que había hecho; y allí están, como Jehová me mandó.

Cuando unos quinientos años más tarde Salomón colocó el arca en el templo recién construido, las tablas de la Ley todavía estaban allí. El arca aparece por última vez en la historia de Israel durante el reinado de Josías, aproximadamente trescientos años después de Salomón.

Deu 10:6 (Después salieron los hijos de Israel de Beerot-bene-jaacán[a] a Mosera; allí murió Aarón,(A) y allí fue sepultado, y en lugar suyo tuvo el sacerdocio su hijo Eleazar.

Aquí se dice que Aarón murió en Mosera . De acuerdo con Numeros, murió en la cumbre del monte Hor. Esto no es una contradicción debido a que Mosera era el nombre de la zona donde estaba localizado el monte Hor.

Deu 10:7 De allí partieron a Gudgoda, y de Gudgoda a Jotbata, tierra de arroyos de aguas.

Deu 10:8 En aquel tiempo apartó Jehová la tribu de Leví(B) para que llevase el arca del pacto de Jehová, para que estuviese delante de Jehová para servirle, y para bendecir en su nombre, hasta hoy,

Deu 10:9 por lo cual Leví no tuvo parte ni heredad con sus hermanos; Jehová es su heredad, como Jehová tu Dios le dijo.)

Deu 10:10 Y yo estuve en el monte como los primeros días, cuarenta días y cuarenta noches;(C) y Jehová también me escuchó esta vez, y no quiso Jehová destruirte.

Deu 10:11 Y me dijo Jehová: Levántate, anda, para que marches delante del pueblo, para que entren y posean la tierra que juré a sus padres que les había de dar.

Lo que Dios exige

Deu 10:12 Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma;

Deu 10:13 que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?

Qué pide Jehová tu Dios de ti : Presenta los requerimientos de Dios por medio de verbos activos que hacen referencia a varias actitudes: temas . . . andes . . . ames . . . sirvas . . . guardes . Los verbos denotan fidelidad a Dios.

A menudo nos preguntamos, “¿qué espera Dios de mí?” Aquí Moisés nos da un resumen simple y fácil de recordar. Aquí están los elementos esenciales:

(1) Temor de Dios (tener reverencia ante El).

(2) Caminar en todos sus caminos.

(3) Amarlo.

(4) Servirle con toda el alma.

(5) Guardar sus mandamientos. Cuán a menudo complicamos la fe con reglas, regulaciones y requerimientos hechos por los hombres. ¿Se encuentra frustrado y consumido tratando arduamente de complacer a Dios? Concéntrese en lo que Dios pide de veras y encuentre paz. Respete, siga, ame, sirva y obedezca.

Deu 10:14 He aquí, de Jehová tu Dios son los cielos, y los cielos de los cielos, la tierra, y todas las cosas que hay en ella.

Deu 10:15 Solamente de tus padres se agradó Jehová para amarlos, y escogió su descendencia después de ellos, a vosotros, de entre todos los pueblos, como en este día.

Deu 10:16 Circuncidad, pues, el prepucio de vuestro corazón, y no endurezcáis más vuestra cerviz.

Un corazón incircunciso es uno que está cerrado a Dios, que no ha comprometido su lealtad al Señor. Si separan aquello que lo aleja de Dios, entonces el corazón se dejará guiar por la palabra divina. Sin la circuncisión del corazón no puede haber verdadera reverencia o amor por Dios.

Deu 10:17 Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas,(D) ni toma cohecho;

Al decir Moisés que Jehová es Dios de dioses y Señor de señores, estaba distinguiendo al Dios verdadero de todos los dioses locales que se adoraban a lo largo de la tierra. Luego Moisés fue un paso más adelante al llamarlo Dios grande, poderoso y temible. El tiene tanta grandeza, poder y justicia que el pueblo no puede permanecer delante de El a no ser por su misericordia. Afortunadamente, su misericordia hacia su pueblo es ilimitada. Cuando comenzamos a comprender el alcance de la misericordia de Dios hacia nosotros, podemos comprender lo que es amor verdadero y cuán profundamente nos ama Dios. Aunque nuestros pecados merecen un castigo severo, Dios ha preferido mostrar su amor y misericordia a todos los que le busquen.

Estos notables títulos dados a Dios son una enfática afirmación de monoteísmo.

Deu 10:18 que hace justicia al huérfano y a la viuda; que ama también al extranjero dándole pan y vestido.

Deu 10:19 Amaréis, pues, al extranjero; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.

Dios mandó que todos los varones israelitas fueran circuncidados, pero quería que fueran más allá de la realización de la cirugía y entendieran su significado. Era necesario que se sometieran a Dios por dentro, en sus corazones, tanto como afuera, en sus cuerpos. Entonces podrían empezar a imitar el amor y la justicia de Dios en sus relaciones con los demás. Si nuestros corazones están en orden con Dios, también lo estarán nuestras relaciones con los demás. Cuando su corazón haya sido limpiado y se haya reconciliado con Dios, comenzará a ver una diferencia en la forma en que trata a los demás.

Aunque no se formula de manera explícita en Deuteronomio, el mandato «amarás a tu prójimo como a ti mismo» está presente como un principio.

Deu 10:20 A Jehová tu Dios temerás, a él solo servirás, a él seguirás, y por su nombre jurarás.

“Por su nombre jurarás” quiere decir que solo Dios tendría su lealtad.

A Jehová tu Dios . . . seguirás : Indica una íntima relación con Dios. Este es el mismo verbo que se usa para describir el vínculo entre marido y mujer.

Deu 10:21 El es el objeto de tu alabanza, y él es tu Dios, que ha hecho contigo estas cosas grandes y terribles que tus ojos han visto.

Solamente Dios debe ser objeto de alabanza para Israel. El culto a Jehová forma parte vital de los requerimientos del pacto. Al rendir culto de adoración, el ser humano ofrece una respuesta a Dios desde lo más íntimo de su ser, y pone de manifiesto ante todos el vínculo que lo une a él.

Deu 10:22 Con setenta personas(E) descendieron tus padres a Egipto, y ahora Jehová te ha hecho como las estrellas del cielo(F) en multitud.

La renovación del pacto

La adoración del becerro de oro fue una violación del pacto. Israel había prometido obedecer todo lo que Jehová había ordenado, pero la idolatría del pueblo fue una violación del segundo mandamiento. Por causa del pecado de Israel, Moisés rompió las dos tablas de la ley para indicar la violación del pacto. Después de la oración intercesora de Moisés por el pueblo y por Aarón, Jehová le mandó que subiera al monte para recibir una réplica de las dos tablas de la ley. La recepción de las nuevas tablas simbolizaba la renovación del pacto y la restauración de la relación entre Dios e Israel. La renovación del pacto fue otra demostración de la gracia y de la misericordia de Jehová para su pueblo.

Las dos tablas de la ley

La expresión en aquel tiempo se refiere a la ocasión de los eventos que sucedieron después de la apostasía de Israel y después de la oración intercesora de Moisés. Dios ordenó a Moisés que preparara dos tablas y las trajera al monte para que él escribiera en ellas las mismas leyes que estaban escritas en las primeras tablas. Jehová también mandó a Moisés que preparara un arca para servir como depositorio de las tablas de la ley. El arca era una caja rectangular de madera de acacia, construida específicamente para guardar las tablas de los mandamientos. Se llamaba “el arca del testimonio” o “pacto” porque contenía los Diez Mandamientos, que eran las estipulaciones del pacto. Los tratados de vasallaje, corriente en el Antiguo Oriente en el segundo milenio a. de J. C., demandaban que el vasallo depositara una copia del pacto en el santuario de su dios. El arca representaba la presencia de Jehová con su pueblo. Fue guardada en el tabernáculo y, más tarde, en el templo de Jerusalén. Además de servir como receptáculo para las tablas de la ley, el arca servía también como trono de Jehová.

Moisés recibe instrucciones para preparar el arca del pacto antes de la adoración del becerro de oro. Bazaleel hizo el arca de acacia después que Moisés regresó del monte con las nuevas tablas de la ley. Deuteronomio parece indicar que el arca fue construida antes que Moisés subiera al monte Sinaí. La integración de la historia de la construcción del arca con la acción de Moisés de colocar las tablas en el arca no sigue un orden cronológico. El énfasis del autor de Deuteronomio es resaltar que el arca fue construida para retener las dos tablas de la ley.

Jehová escribió el Decálogo en las dos tablas que Moisés había labrado. El autor de Deuteronomio enfatiza varias veces que la segunda ley era igual a la primera. Las dos tablas que Moisés había preparado eran iguales que las primeras tablas; las palabras que estaban en las nuevas tablas eran iguales a las primeras palabras. El deseo del autor de identificar las nuevas tablas de la ley con las primeras, revela su insistencia en demostrar que el nuevo pacto era tan válido como el primero. Aun cuando declara que Moisés escribió las nuevas tablas de la ley, el autor de Deuteronomio sigue la otra tradición bíblica que declara que Jehová mismo escribió las tablas de la ley. Este precepto básico de la ley israelita, que Jehová escribió los Diez Mandamientos con su propio dedo, sirve para afirmar la inspiración divina del Decálogo.

Las dos tablas de la ley fueron colocadas en el arca para preservar en la memoria del pueblo el significado duradero de la ley y de los eventos en el monte Sinaí. El autor del libro de Reyes declara que en los días de Salomón el arca solamente contenía las dos tablas de la ley. Según la tradición del NT, además de las dos tablas de la ley, el arca contenía la vara de Aarón y una porción del maná, pero esta información no aparece en el AT. Moisés mandó que una vasija llena de maná y la vara de Aarón fueran colocadas delante del arca como una señal para las futuras generaciones de la provisión de Dios y de la rebelión del pueblo. Es posible que el maná y la vara de Aarón fueran colocados dentro del arca para preservación durante períodos cuando el arca fuese movida de su lugar permanente en el templo.

La elección de los levitas

Los nombres de los lugares de las paradas de los israelitas en el desierto aparecen en Números, pero con un orden diferente al de Deuteronomio. El nombre Beerotbenejaacán significa “las fuentes de los hijos de Jaacán”. Ninguno de los lugares mencionados en este itinerario han sido identificados positivamente.

Según esto Aarón murió en Mosera, pero Números declara que Aarón murió en el monte Hor. La proximidad de la declaración de la muerte de Aarón con los eventos relacionados con la adoración del becerro de oro puede dejar la falsa impresión de que Aarón murió como consecuencia de su participación en la idolatría de Israel. Aarón murió en la frontera de Edom, 40 años después de la salida de Egipto, a la edad de 123 años. Aarón sobrevivió la apostasía de Israel por causa de la oración de Moisés. Además de perdonar su pecado, el Señor restauró el sacerdocio de Aarón y permitió que su hijo Eleazar fuera su sucesor. Por la fidelidad de la tribu de Leví, los levitas fueron separados para el sacerdocio y para cargar el arca del pacto.

La separación de los levitas para el ministerio no sigue un orden cronológico. Se sugiere que los levitas fueron separados para el sacerdocio después de la muerte de Aarón, mientras que Numeros declara que fueron designados ayudantes de Aarón mientras él todavía estaba vivo. El AT enseña que los levitas fueron separados para servir en el templo, para cargar el arca, para bendecir el pueblo, para enseñar la torah de Jehová y para quemar incienso delante del altar. Por cuanto el ministerio de los levitas sería delante de Jehová, ellos no recibieron una porción de la tierra como su herencia. La declaración Jehová es su heredad significa que los levitas recibirían su sostén de las ofrendas que el pueblo presentaban en los santuarios. La promesa de Jehová a los levitas fue hecha a Aarón y su descendencia, pero la promesa fue extendida a los miembros de la tribu de Leví.

La intercesión de Moisés

Esta referencia a la oración intercesora de Moisés se remonta al ayuno mencionado, la oración contestada. El resultado de la intervención de Moisés fue que Israel no fue destruido, aun cuando Jehová había prometido destruirlos. Dios mandó a Moisés que marchara con el pueblo en dirección a la tierra prometida. Este versículo reafirma que la promesa de Jehová que había sido hecha a los patriarcas permanecía firme, a pesar de la rebelión de Israel.

Exhortación a la obediencia

Esta exhortación a la obediencia sirve como una conclusión de la enumeración de las rebeliones de Israel y precede la presentación del código deuteronómico. La exhortación repite los mismos temas presentados en previas exhortaciones y vuelve a enfatizar lo que los israelitas tienen que hacer para evitar la idolatría. Israel tiene que temer a Dios, amarle y servirle con reverencia y obedecer sus mandamientos.

Desde el principio Moisés ha estado usando el pasado para ayudar al pueblo a entender la necesidad de ser obediente a las palabras de Jehová. Ahora Moisés concluye su exhortación demandando del pueblo que tema y ame a Jehová.

Las demandas de Jehová

Este catálogo de las demandas de Dios sigue la narrativa de la apostasía de Israel y de la gracia divina, y sirve como base para la enumeración de las demandas divinas. En respuesta a la pregunta retórica, ¿qué exige Jehová de Israel? Moisés presenta cinco requisitos necesarios para una relación íntima y personal con Dios. Estos requisitos aparecen varias veces en los sermones de Moisés y en contextos diferentes en las exhortaciones a Israel: que temas a Jehová su Dios; que andes en sus caminos; que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón; y sirvas a Jehová tu Dios… con toda tu alma; que guardes los mandamientos de Jehová. Estas cinco demandas inculcan en la mente y en el corazón de cada israelita la importancia de la completa fidelidad al Dios del pacto. Cada demanda es un aspecto diferente de la actitud de amor y reverencia hacia Dios; cada demanda representa lo que significa tener sólo a Jehová como el Dios de Israel.

El autor del libro presenta tres razones para motivar al pueblo a la fidelidad completa a Jehová. El primer motivo es la elección de Israel como un pueblo especial. La razón por la que Israel debe amar a Dios y obedecer sus leyes es por la elección de los patriarcas. Aun cuando Jehová es Señor de toda la creación y de todo el universo, él escogió a un grupo insignificante de personas de entre todas las naciones de la tierra para hacer de ellos un pueblo especial. Pero el amor de Dios hacia Israel requiere de Israel una misma respuesta de amor.

La locución cielos de los cielos en hebreo es un superlativo y significa “el cielo más alto”. Estas palabras hablan del dominio universal de Jehová y sirven para ilustrar la grandeza del amor de Dios. Jehová es Señor de toda la creación, pero en su condescendencia él escogió a Israel para establecer una relación especial con ellos.

La segunda razón usada para motivar la fidelidad de Israel, es la soberanía de Jehová. Los títulos que aparecen para describir al Dios de Israel enfatizan la soberanía, la majestad y la supremacía de Jehová como el Dios del universo. Las dos expresiones Dios de dioses y Señor de señores son superlativos usados para enseñar que Jehová es Dios supremo y el único Señor. La atribución poderoso y temible es una referencia a la acción de Jehová en la liberación de Israel de Egipto. Como Señor del universo y juez de toda la creación, Jehová es un Dios justo e imparcial, que no recibe soborno. La justicia de Dios se manifiesta principalmente en la administración de la justicia hacia los pobres, los oprimidos y todas las personas que son despreciadas por los poderosos de la tierra. El huérfano y la viuda eran personas débiles socialy económicamente y por eso, estaban bajo la providencia especial de Jehová. Los extranjeros o gerim eran los emigrantes y forasteros, personas que no poseían ciudadanía en Israel. Ellos no tenían estado jurídico en la sociedad israelita y por lo tanto necesitaban de la protección de la comunidad. El huérfano, la viuda y el extranjero representaban a las personas desvalidas en la sociedad israelita. Dado que este grupo de personas no tenían poder político o fuerza económica en Israel, estaban a merced de los poderosos que los oprimían. Por esta razón, el libro de Deuteronomio y los otros libros del AT presentan a Jehová como el defensor de los oprimidos.

Debido a la soberanía de Jehová como el supremo Dios y defensor de los indefensos, Israel tenía que circuncidar su corazón y no endurecer su cerviz. En Israel la circuncisión era la señal de la membresía de un israelita en la comunidad del pacto. El autor de Deuteronomio usa la circuncisión en un contexto espiritual para describir la dedicación personal a Jehová. La metáfora del corazón incircunciso aparece en el contexto de la rebelión de Israel. Un corazón incircunciso está cerrado y no puede recibir la palabra de Jehová.

“Circuncidar el corazón” es ser obediente a la ley, es responder a la voz de Jehová. Circuncidar el corazón significa el cambio interior en la vida de cada persona que produce amor hacia Jehová. “Endurecer la cerviz” es resistir la voluntad de Dios. Como seguidores del Dios supremo y del Señor de la creación, Israel debía circuncidar su corazón y obedecer las leyes y los decretos de Jehová.

La tercera razón que el autor de Deuteronomio usó para motivar a Israel a ser fiel a Jehová fue la obra redentora que Jehová había hecho por Israel. Es prácticamente una repetición del v. 12. Esta repetición sirve para enfatizar los elementos esenciales en la relación entre Israel y Dios. Israel debe obedecer a Jehová y ser fiel a su ley porque él es el Dios que ha hecho por ti estas cosas grandes y terribles que tus ojos han visto. Jehová había liberado a Israel de Egipto, protegido al pueblo en el desierto, engrandecido la nación y ahora iba a darles la tierra prometida. Como una demostración de su gratitud hacia Jehová, Israel tenía que alabarlo. La adoración de Dios en Israel era una expresión personal de cada israelita al Dios que les había redimido de la servidumbre de Egipto.

Verdades prácticas

1. En la vida personal podemos buscar maneras de ayudar a los que tienen necesidades especiales.

2. La iglesia debe sentir una responsabilidad especial por los huérfanos y viudas.

3. Como ciudadanos debemos apoyar estructuras que son justas en cuanto a los desafortunados.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Jesús habla con Pedro

Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos. Volvió a

Seguir Leyendo »