Dedicación

Dedicacion

En la Abadía de Westminster en Londres, una de las primeras tumbas que se pueden ver al entrar en la catedral es la del gran misionero David Livingstone. Sobre ella están grabadas las palabras de Jesús: «También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer. . .».

Fue enviado a Africa como médico misionero por la Iglesia de Escocia y allí sirvió Livingstone por más de tres décadas.

Una sociedad misionera de Africa del Sur le escribió a Livingstone diciéndole que tenían algunos hombres piadosos que quisieran enviar para ayudarle. Al propio tiempo inquirían si había buenas carreteras para llegar al lugar donde en ese momento se encontraba Livingstone.

El gran misionero les contestó diciéndoles: «Si tienen ahí algunos hombres que sólo vendrán si hay buenas carreteras, no los quiero aquí. Sólo quiero hombres que vengan aunque no haya caminos. »

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Como perdió el perdón

Se cuenta de cierto hombre que había sido condenado a muerte, a quien un amigo influyente visitó personalmente en la cárcel, pues eran antiguos conocidos, llevándole una carta de indulto, que pudo obtener del

Seguir Leyendo »

La existencia del mal

Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta: «¿Dios creó todo lo que existe?» Un estudiante contestó valiente: «Sí, lo hizo.» «¿Dios creó todo? «Sí señor», respondió el jóven. El profesor contestó:

Seguir Leyendo »