Compromiso cristiano

Un hombre que llegó tarde al templo, preguntó al ujier que estaba en la puerta:

—¿Ha terminado ya el servicio?

—No —respondió el ujier—, se acaba de terminar el culto de adoración, pero el servicio está justamente empezando.

Algunas personas confunden los dos términos, pero hay una tremenda diferencia entre culto de adoración y el servicio, como la hay entre inspiración y transpiración.

Si queremos alcanzar nuestro más alto nivel espiritual debemos aprender la diferencia que existe entre ellos y mantenerlos en buen equilibrio en nuestra vida. Así que gocemos de la inspiración y luego pasemos a la transpiración.

Deja un comentario