Archives for Nuevo Testamento

Apocalipsis 4: El cielo y la puerta se abren

Después vi, fijaos, una puerta en el Cielo que estaba abierta, y se me dirigió la voz que había oído antes, hablándome como el toque de una trompeta; y el que hablaba me dijo: -¡Sube aquí, y te mostraré los acontecimientos que han de seguir a las cosas presentes! En los capítulos 2 y 3 hemos visto al Cristo Resucitado andando entre Sus Iglesias en la Tierra. Ahora cambia la escena a la corte del Cielo. Al Vidente se le abría una puerta en el Cielo. Aquí hay dos posibilidades. (a) Puede que se le considere como ya en el Cielo, y se le abre la puerta a partes aún más santas. (b) Es mucho más probable que la puerta estaba entre la Tierra y el Cielo. El pensamiento judío primitivo concebía los cielos como una bóveda inmensa sólida, como un techo que cubría una tierra plana; y la idea Continue

Apocalipsis 3: La carta a Sardes

Escribe al ángel de la Iglesia de Sardes: Estas cosas las dice el Que tiene los siete Espíritus de Dios y las siete estrellas. Yo conozco tus obras; sé que tienes fama de estar vivo, pero que en realidad estás muerto. Manténte en guardia, y fortalece lo que queda y lo que está para morir. No he encontrado tus obras concluidas delante de Mi Dios. Acuérdate por tanto de cómo recibiste y aceptaste el Evangelio, y cúmplelo, y arrepiéntete. Porque si no estás en guardia, vendré como un ladrón sin que sepas a qué hora te sorprenderé. Pero tienes unas pocas personas en Sardes que no se han ensuciado las vestiduras, y se pasearán conmigo con vestiduras blancas, porque se lo merecen. El que obtenga la victoria será vestido de ropas blancas, y Yo no borraré su nombre del Libro de la Vida, sino que reconoceré su nombre en presencia Continue

Apocalipsis 2: La carta a Éfeso

Escribe al ángel de la Iglesia de Éfeso: Estas cosas las dice el Que sostiene las siete estrellas en Su mano derecha y anda en medio de los siete candelabros de oro. Yo conozco tus obras; es decir, tu brega y tu firme constancia; y sé que no puedes soportar a los malos, y que has puesto a prueba a los que se llaman... Continue

Apocalipsis 1: La revelación de Dios a los hombres

Esta es la revelación que reveló Jesucristo, la revelación que Dios Le dio para que la mostrara a Sus siervos, la revelación que se refiere a las cosas que deben suceder próximamente. Esta revelación la envió y explicó Jesucristo por medio de Su ángel a Su siervo Juan, que dio testimonio de todo lo que vio de acuerdo con la palabra enviada por Dios y atestada por el testimonio que dio Jesucristo. ¡Bendito sea el que lea, y los que escuchen las palabras de esta profecía, y los que guarden las cosas que están escritas en ella! Porque el tiempo está cerca. Este libro se llama en algunas versiones Revelación y en otras Apocalipsis. Empieza con las palabras «La revelación de Jesucristo,» lo que quiere decir, no la revelación acerca de Jesucristo, sino la revelación hecha por Jesucristo. La palabra griega para revelación es apokálypsis, que tiene una larga historia. Continue

Introducción al Apocalipsis de Juan

El libro extraño Cuando un estudiante del Nuevo Testamento se embarca en el estudio del Apocalipsis le da la impresión de que se encuentra en otro mundo. Aquí tenemos algo totalmente diferente del resto del Nuevo Testamento. El Apocalipsis es no solo diferente, sino también notoriamente difícil de entender para el hombre moderno. En consecuencia, se ha abandonado muchas veces como totalmente ininteligible, y algunas veces se ha convertido en el terreno reservado de los excéntricos religiosos, que lo usan para trazar el calendario celestial de lo por venir, o encuentran en él evidencias para sus propias excentricidades. Un comentador abrumado decía que El Apocalipsis tiene tantos enigmas como palabras; y otro, que para estudiar El Apocalipsis hace falta estar loco, o querer estarlo. Lutero le habría negado con gusto al Apocalipsis el derecho a formar parte del Nuevo Testamento. Juntamente con Santiago, Judas, Segunda de Pedro y Hebreos, lo Continue

Introducción a la carta de Judas

La carta difícil y arrumbada Bien se puede decir que para la mayoría de los lectores modernos la breve Carta de Judas es una empresa más sorprendente que provechosa. Hay dos versículos que todo el mundo conoce -la sonora y magnífica doxología con la que termina: A Aquel Que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de Su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y poder, ahora y por todos los siglos. Amén. Pero, aparte de estos dos versículos, Judas es mayormente desconocida y rara vez leída. La razón de su dificultad es que se escribió desde un trasfondo de pensamiento, el desafío de una situación, en imágenes y con citas, que nos resultan totalmente extrañas. Está fuera de toda duda que impactaría a los que la leyeran por primera vez como un martillazo. Sería como Continue

Introducción a la Segunda Carta de Pedro

 El libro arrumbado y su contenido Segunda de Pedro es uno de los libros olvidados del Nuevo Testamento. Pocos pretenderán haberlo leído, y aún menos haberlo estudiado en detalle. E. F. Scott dice: «Es con mucho inferior en todos los respectos a Primera de Pedro; es el menos valioso de todos los escritos del Nuevo Testamento.» Tuvo las mayores dificultades para entrar en el Nuevo Testamento, y pasaron muchos años sin que la Iglesia Cristiana pareciera haberse dado cuenta de su existencia. Pero, antes de considerar su historia, echémosle una ojeada a su contenido. Los hombres despiadados Segunda de Pedro se escribió para combatir las creencias y actividades de ciertas personas que eran una amenaza para la Iglesia. Empieza insistiendo en que los cristianos se han desconectado de la corrupción del mundo, y deben tener presente siempre que han sido purificados de sus antiguos pecados. Se les impone el deber Continue

Introducción a la primera carta de Pedro

Las epístolas universales 0 católicas Primera de Pedro forma parte del grupo de cartas del Nuevo Testamento que se conocen como las Epístolas universales o católicas. Se han propuesto dos explicaciones a ese título. (i) Se ha sugerido que estas cartas recibieron ese nombre porque van dirigidas a la Iglesia en general, al contrario que las cartas paulinas, que iban dirigidas a iglesias o personas individuales. Pero no es así. Santiago iba dirigido a una comunidad determinada, aunque muy extendida: las doce tribus de la diáspora (Santiago 1:1). No. admite discusión que la Segunda y Tercera de Juan iban dirigidas a comunidades determinadas; y, aunque Primera de Juan no tiene ningún encabezamiento específico, está claro que fue dirigida a una comunidad que tenía ciertos peligros y necesidades. Primera de Pedro misma se les escribió a los extranjeros diseminados por todo el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia (1 Pedro 1:1). Continue

Introducción a la carta a los hebreos: Dios se realiza de muchas maneras

La religión no es la misma cosa para todas las personas. «Dios -como dijo Tennyson- se realiza de muchas maneras.» George Russell dijo: «Hay tantas maneras de subir a las estrellas como personas dispuestas a intentarlo.» Hay un dicho corriente en inglés que expresa muy bien esta gran verdad: «Dios tiene su pasadizo secreto para entrar en todos los tipos de corazones.» Hablando en general, hay cuatro grandes concepciones de la religión. (i) Para algunas personas es una íntima comunión con Dios. Es una unión con Cristo tan estrecha y tan íntima que el cristiano puede decir que vive en Cristo y Cristo vive en él. Esa era la concepción que Pablo tenía de la religión. Para él era algo que le unía místicamente con Dios. (ii) Para algunas personas la religión es lo que les da un estándar para la vida y un poder para alcanzarlo. En términos generales Continue