Archives for Eclesiastes

Eclesiastés 1: Todo es vanidad

Ecl 1:1 Palabras del Predicador, hijo de David, rey en Jerusalén. El autor, Salomón (el “rey sobre Israel, en Jerusalén”, se refiere a sí mismo como el Predicador, o líder de la asamblea. Estaba tanto reuniendo a la gente para escuchar el mensaje, como recopilando dichos sabios (proverbios). Salomón, una persona de la Biblia que lo tuvo todo (sabiduría, poder, riquezas, honor, reputación, favor de Dios), fue el que habló sobre el vacío final de todo lo que este mundo tiene para ofrecer. Trató de destruir la confianza que la gente tenía en sus propios esfuerzos, habilidades y rectitud, y
Leer Más

Eclesiastés 2: La vanidad del placer

Eclesiastés 2:1 Dije yo en mi corazón: Ven ahora, te probaré con alegría, y gozarás de bienes. Mas he aquí esto también era vanidad. Salomón dirigió su búsqueda del significado de la vida como un experimento. Primero trató de ir en pos del placer. Comenzó con grandes proyectos, compró esclavos y ganados, amasó fortuna, adquirió cantores, agregó muchas mujeres a su harén, y se convirtió en el personaje más importante de Jerusalén. Pero nada de eso le proporcionó la satisfacción que estaba buscando: “Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tomé para
Leer Más

Eclesiastés 3: Perspectivas diversas sobre la vida

Eclesiastés 3:1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Si el valor de la retribución falla, quizás exista algún orden cósmico que dé sentido a la vida, porque cada cosa tiene su tiempo, o forma parte de un ciclo. Lo que quiere decir Salomón en esta sección es que Dios tiene un plan para todas las personas. Por lo tanto, proporciona ciclos de vida y trabajo para que lo realicemos. A pesar de que nos enfrentamos con muchos problemas que parecen contradecir los planes de Dios, estos no deben ser obstáculos
Leer Más

Eclesiastés 4: La opresión de los débiles

Eclesiastés 4:1 Me volví y vi todas las violencias que se hacen debajo del sol; y he aquí las lágrimas de los oprimidos, sin tener quien los consuele; y la fuerza estaba en la mano de sus opresores, y para ellos no había consolador. El Predicador se fija en aquellos que sufren opresión. En una declaración apasionada, halla que los oprimidos no tienen quien los consuele y que el poder está en manos de sus opresores. Debido a estas dos cosas, los oprimidos no tienen esperanza Eclesiastés 4:2 Y alabé yo a los finados, los que ya murieron, más que
Leer Más

Eclesiastés 5: La insensatez de hacer votos a la ligera

Eclesiastés 5:1 Cuando vayas a la casa de Dios, guarda tu pie. Acércate más para oir que para ofrecer el sacrificio de los necios, quienes no saben que hacen mal. Y acércate más para oír : Es mejor obedecer los preceptos de Dios que ofrecer el sacrificio de los necios (esto es, sacrificios como expiación por la petulancia). «Guarda tu pie» significa ser cuidadoso. Cuando entramos en la casa de Dios, debemos ir con una actitud correcta para poder estar abiertos y listos para escucharle, no para dictarle lo que pensamos que El debe hacer. Eclesiastés 5:2 No te des
Leer Más

Eclesiastés 6: Qué sentido tiene la vida

Eclesiastés 6:1 En este mundo hay otro mal muy común entre los hombres, según he podido ver: Eclesiastés 6:2 Dios les da a algunos abundantes riquezas y esplendor, y nunca les falta nada de lo que desean; pero no les permite gozar de todo ello, [1] sino que otros lo disfrutan. ¡Esto es también una ilusión vana y realmente lamentable! Es de sabios disfrutar de lo que se recibe de Dios. En esta sección Salomón muestra que tener la actitud correcta acerca de Dios puede ayudarnos a lidiar con las injusticias presentes. La prosperidad no siempre es buena y la
Leer Más

Eclesiastés 7: Contraste entre la sabiduría y la insensatez

Eclesiastés 7:1 Mejor es la buena fama que el buen perfume,[b] y mejor el día de la muerte que el día del nacimiento.[c] Aunque la sabiduría humana no es el valor supremo (yitron), posee un valor relativo que la hace superior a la necedad. En esta sección y en 10.1-11.6, el Predicador relaciona una serie de proverbios y comentarios que no contribuyen directamente a la búsqueda que lleva a cabo, sino que más bien ayudan a esclarecer el segundo tema que le preocupa empleando la sabiduría. Eclesiastés 7:2 Mejor es ir a la casa del luto que a la casa
Leer Más

Eclesiastés 8: Una cuestión de autoridad

Eclesiastés 8:1 ¿Quién como el sabio? ¿Quién como el que sabe interpretar las cosas? La sabiduría del hombre ilumina su rostro y cambia la tosquedad de su semblante.[a] Una ventaja de la sabiduría frente a otras alternativas es la dignidad y la fuerza que ésta da a una persona. La sabiduría es la capacidad de ver la vida desde la perspectiva de Dios y saber cuál es el mejor curso de acción que se debe tomar. Muchos estarán de acuerdo en que la sabiduría es un bien muy valioso, pero ¿cómo adquirirla? En Proverbios 9:10, aprendemos que podemos comenzar a
Leer Más

Eclesiastés 9: Todo está en manos de Dios

Eclesiastés 9:1 Ciertamente me he dado de corazón a todas estas cosas, para poder declarar que los justos y los sabios, y sus obras, están en la mano de Dios.[a] Y que los hombres ni siquiera saben qué es amor o qué es odio, aunque todo está delante de ellos. Si se trata del amor o del odio, el hombre no lo sabe (v. 1). Todo se recibe de Dios, pero lo que hemos recibido somos incapaces de discernir si son o no pruebas de su amor. Desde luego los bienes materiales tienen esa ambigüedad de sentido. En el NT
Leer Más

Eclesiastés 10: Excelencia de la sabiduría

Eclesiastés 10:1 Excelencia de la sabiduría. Las moscas muertas hacen heder y corrompen el perfume del perfumista; así es una pequeña locura al que es estimado como sabio y honorable. El Predicador vuelve a sus reflexiones sobre la sabiduría tradicional, interrumpidas en 8.10. Es difícil dividir esta parte del libro en secciones, ya que cada uno o dos versículos parece que se trata un tema distinto. La gente siempre está más dispuesta a notar los defectos que las cualidades de los demás. Eclesiastés 10:2 El corazón del sabio está a su mano derecha, mas el corazón del necio a su
Leer Más