Daniel 12: El tiempo del fin

Daniel 12:1 El tiempo del fin[a] »En aquel tiempo[b] se levantará Miguel,[c] el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo. »Será tiempo de angustia,[d] cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen inscritos en el libro.[e] … Leer más

Daniel 11: Profecía cumplida

Daniel 11:1 »También yo en el primer año de Darío, el medo, estuve para animarlo y fortalecerlo. Daniel 11:2 Los reyes del norte y del sur[a] »Ahora yo te mostraré la verdad. Aún habrá tres reyes en Persia, y el cuarto se hará de grandes riquezas, más que todos ellos. Este, al hacerse fuerte con … Leer más

Daniel 10: Visión de Daniel junto al río

Daniel 10:1 Visión de Daniel junto al río. En el tercer año de Ciro, rey de Persia,[a] fue revelada palabra a Daniel, llamado Beltsasar.[b] La palabra era verdadera y el conflicto grande, pero él comprendió la palabra y tuvo inteligencia en la visión. Este versículo resume los capítulos 10-12. Se refiere al 536 a.C., unos … Leer más

Daniel 9: Oración de Daniel por su pueblo

Daniel 9:1 Oración de Daniel por su pueblo[a] «En el primer año de Darío hijo de Asuero, de la nación de los medos,[b] que vino a ser rey sobre el reino de los caldeos, La visión del capítulo 9 la recibió Daniel en los días del capítuo 6. Este Darío es la persona que se … Leer más

Daniel 8: El carnero y el macho cabrío

Daniel 8:1 «En el año tercero del reinado del rey Belsasar,[b] yo, Daniel, tuve una visión,[c] después de aquella que había tenido antes. El exacto cumplimiento de las profecías de Daniel sobre la derrota del Imperio Medo-Persa (el carnero) por los griegos (un macho cabrío) y los acontecimientos que condujeron a la irrupción de Antíoco … Leer más

Daniel 7: Segunda parte: Visiones apocalípticas

Aunque los detalles del sueño de Daniel a veces son difíciles de interpretar, el énfasis principal está claro: La historia seguirá estando llena de turbulencias. Dios, Señor de la historia, formará parte de ella hasta que lleve a cabo su intervención final en los asuntos humanos. Aún más, sus fieles seguirán sobreviviendo a las pruebas. … Leer más

Daniel 6: Echan a Daniel al foso de los leones

Dan 6:1 El rey Darío decidió nombrar ciento veinte gobernadores regionales para que se encargaran de las distintas partes del reino. Sátrapas : Término genérico que designa a funcionarios gubernamentales en las antiguas culturas del Medio Oriente Dan 6:2 Al frente de ellos puso tres supervisores, para que vigilaran la administración de los gobernadores, con … Leer más

Daniel 5: La escritura en la pared

 Daniel 5:1 El rey Belsasar[b],[c] hizo un gran banquete a mil de sus príncipes, y en presencia de los mil bebía vino. Belsasar , cuyo nombre significa «Bel proteja al rey», era el hijo mayor del rey babilonio, Nabonido. Asumió las funciones de su padre durante los diez años que éste estuvo ausente de Babilonia. … Leer más

Daniel 4: La Conversión Milagrosa del Rey Nabucodonosor

 Daniel 4:1 Nabucodonosor rey, a todos los pueblos, naciones y lenguas que moran en toda la tierra: Paz os sea multiplicada.

Aunque Nabucodonosor había sido testigo de milagrosas intervenciones de Jehová, y atribuía al espíritu de los dioses santos (v. 8) el don dado a Daniel para interpretar sueños, su propio corazón estaba aún lleno de orgullo. Además, no había subordinado su propio reino al reino de Dios, quien enfrenta a Nabucodonosor con su propio orgullo y la desmesurada exaltación de su reinado, en la visión del frondoso árbol , símbolo del monarca y su dinastía.

Daniel 4:2 Conviene que yo declare las señales y milagros que el Dios Altísimo ha hecho conmigo.

Aunque Nabucodonosor alabó al Dios de Daniel, no creía plenamente en El ni se sometía únicamente a El. Mucha gente va a la iglesia y utiliza un vocabulario espiritual, pero en el fondo no creen en Dios ni le obedecen. Profesión no siempre es sinónimo de posesión. ¿Hasta qué punto sus creencias están a la par de su obediencia?

Daniel 4:3 ¡Cuán grandes son sus señales, y cuán potentes sus maravillas! Su reino, reino sempiterno, y su señorío de generación en generación.

Daniel 4:4 Yo Nabucodonosor estaba tranquilo en mi casa, y floreciente en mi palacio.

Daniel 4:5 Vi un sueño que me espantó, y tendido en cama, las imaginaciones y visiones de mi cabeza me turbaron.

Daniel 4:6 Por esto mandé que vinieran delante de mí todos los sabios de Babilonia, para que me mostrasen la interpretación del sueño.

Daniel 4:7 Y vinieron magos, astrólogos, caldeos y adivinos, y les dije el sueño, pero no me pudieron mostrar su interpretación,

Daniel 4:8 hasta que entró delante de mí Daniel, cuyo nombre es Beltsasar, como el nombre de mi dios, y en quien mora el espíritu de los dioses santos. Conté delante de él el sueño, diciendo:

Beltsasar significa «Que Bel proteja su vida». Bel era el principal dios babilonio.

Daniel 4:9 Beltsasar, jefe de los magos, ya que he entendido que hay en ti espíritu de los dioses santos, y que ningún misterio se te esconde, declárame las visiones de mi sueño que he visto, y su interpretación.

Daniel 4:10 Estas fueron las visiones de mi cabeza mientras estaba en mi cama: Me parecía ver en medio de la tierra un árbol, cuya altura era grande.

Daniel 4:11 Crecía este árbol, y se hacía fuerte, y su copa llegaba hasta el cielo, y se le alcanzaba a ver desde todos los confines de la tierra.

Daniel 4:12 Su follaje era hermoso y su fruto abundante, y había en él alimento para todos. Debajo de él se ponían a la sombra las bestias del campo, y en sus ramas hacían morada las aves del cielo, y se mantenía de él toda carne.

Daniel 4:13 Vi en las visiones de mi cabeza mientras estaba en mi cama, que he aquí un vigilante y santo descendía del cielo.

Vigilante ( s ) : ángeles designados a cumplir misiones especiales encomendadas por el Señor.

Leer másDaniel 4: La Conversión Milagrosa del Rey Nabucodonosor

Daniel 3: El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro

Daniel 3:1 El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro cuya altura era de sesenta codos, y su anchura de seis codos; la levantó en el campo de Dura, en la provincia de Babilonia. Aunque la providencia de Dios había establecido a Nabucodonosor como el gobernante más poderoso de aquella época, y le había concedido … Leer más