Archives for Cantares

Cantar de los Cantares

El Cantar siempre sorprenderá a los que sólo han visto la Biblia como un libro de religión. El poema nos lleva mucho más allá: lo mejor de esta vida no es la religión sino el encuentro de Él y de ella. A Él ni siquiera se le atribuye un nombre: el autor deja que la búsqueda se desenvuelva en un sueño, para revelar mejor así su misterio. De ahí el título que el libro se da a sí mismo: «El Canto sublime.» El Cantar es la intuición y la búsqueda del Único más allá de todas las apariencias; él, por
Leer Más

Cantares 1: La esposa y las hijas de Jerusalén

Cantares 1:1 Cantar de los cantares, el cual es de Salomón.(A) La sulamita Sería bueno precisar quién habla en el primer versículo. Salomón, como hijo del rey David, subió al trono y Dios lo eligió para que construyera el templo en Jerusalén. Dios le dio una sabiduría extraordinaria. La mayor parte de su reinado se caracterizó por su sabiduría y el temor a Dios, a pesar de que al final de su vida se volvió vanidoso y le dio las espaldas. Lea acerca de Salomón en 1 Reyes 1-11 y 1 Crónicas 28-2 y Crónicas 9. Salomón escribió más de
Leer Más

Cantares 2: Yo soy la rosa de Sarón, y el lirio de los valles

Cantares 2:1 Yo soy la rosa de Sarón, y el lirio de los valles. La frase en versículo 5 es enfática: Estoy enferma de amor . El amor es algo de vida o muerte, una cuestión personal; sin el amor del ser a quien se ama uno se siente solo e incompleto, con hambre de amor. La bandera sobre la casa donde se celebraba el banquete es una gozosa señal de que el amor ha encontrado un sitio propicio, las necesarias provisiones y el poder de triunfar. La rosa de Sarón y el lirio de los valles eran flores de
Leer Más

Cantares 3: Casamiento y consumación

Cantares 3:1 Por las noches busqué en mi lecho al que ama mi alma; lo busqué, y no lo hallé. La sulamita está desilusionada porque su amado no ha aparecido y sufre de alucinaciones nocturnas. Finalmente se levanta y decide salir a buscarlo. Muchos eruditos están de acuerdo que, en estos versículos, la muchacha recordaba un sueño en el que se preocupó tanto por el paradero de su amado que se levantó en medio de la noche para buscarlo. Cuando usted ama a alguien, hará todo lo posible para garantizar la seguridad de esa persona y para suplir sus necesidades,
Leer Más

Cantares 4: El amado

Cantares 4:1 He aquí que tú eres hermosa, amiga mía; he aquí que tú eres hermosa; Tus ojos entre tus guedejas como de paloma; Tus cabellos como manada de cabras Que se recuestan en las laderas de Galaad. Esta visión de la sulamita mezcla la imaginería de la antigua poética con símbolos de las bendiciones del pacto divino; presentando al pueblo escogido en posesión total de la tierra prometida. El monte Galaad, más allá del Jordán, constituye una extensión de esta tierra que abarca al resto de las tribus de Israel. Nos sentimos como inoportunos espectadores cuando leemos este intercambio
Leer Más

Cantares 5: El esposo

Cantares 5:1 He venido a mi jardín, hermana, esposa mía; he recogido mi mirra y mis aromas, he comido mi panal y mi miel, mi vino y mi leche he bebido. Coro Comed, amados amigos; bebed en abundancia. Cantares 5:2 El tormento de la separación La esposa Yo dormía, pero mi corazón velaba. La voz de mi amado que llama: «¡Ábreme, hermana mía, amada mía, paloma mía, perfecta mía, pues mi cabeza está cubierta de rocío, mis cabellos, de la humedad de la noche! Esta nueva sección nos relata cómo el matrimonio creció y maduró a pesar de los problemas.
Leer Más

Cantares 6: El cortejo nupcial

Cantares 6:1 ¿A dónde se ha ido tu amado, hermosa entre las hermosas? ¿A dónde se ha dirigido? Ella ¡Iremos contigo a buscarlo! Cantares 6:2 Mi amado ha ido a su jardín, a su jardín perfumado, a apacentar su rebaño y cortar las rosas. Cantares 6:3 yo soy de mi amado, y él es mío. Él apacienta sus rebaños Él entre las rosas. La joven dijo que ella y su amado se pertenecían el uno al otro, se entregaron mutuamente sin reservas. No importa cuán compatibles seamos con nuestros padres o nuestros mejores amigos, solo en el matrimonio existe una
Leer Más

Cantares 7: El esposo y la esposa

Cantares 7:1 El esposo ¡Qué bellos son tus pies en las sandalias, hija de príncipe! Los contornos de tus caderas son como joyas, obra de excelente artífice. Cantares 7:2 Tu ombligo, como una taza redonda donde no falta el buen vino. Tu vientre, como montón de trigo de lirios rodeado. Cantares 7:3 Tus dos pechos, como gemelos de gacela.[a] Cantares 7:4 Tu cuello, como torre de marfil; tus ojos, como los estanques de Hesbón[b] junto a la puerta de Bat-rabim;[c] tu nariz, como la torre del Líbano,[d] que mira hacia Damasco. Hesbón : Antigua capital de Sehón, a unos 30
Leer Más

Cantares 8: Consolidación del matrimonio

Cantares 8:1 ¡Ah, si fueras tú un hermano mío,[a] criado a los pechos de mi madre! Cuando te hallara fuera de la casa, te besaría, y no me menospreciarían. En el antiguo Cercano Oriente, era impropio mostrar el afecto públicamente, excepto entre miembros de la familia. La joven deseaba mostrar con libertad el afecto por su amado aun en público. Cantares 8:2 Te llevaría y te haría entrar en casa de mi madre; tú me enseñarías.[b] Yo te daría a beber vino aromado con licor de mis granadas. Cantares 8:3 Su izquierda esté debajo de mi cabeza; con su derecha
Leer Más