Archives for Evangelio Armonizado

El linaje del Sacerdote

Y cuando comenzó su ministerio, Jesús mismo tenía unos treinta años, siendo, como se suponía, hijo de José, quien era hijo de Elí, y Elí, de Matat; Matat, de Leví; Leví, de Melqui; Melqui, de Jana; Jana, de José; José, de Matatías; Matatías, de Amós; Amós, de Nahúm; Nahúm, de Esli; Esli, de Nagai; Nagai, de Maat; Maat, de Matatías; Matatías, de Semei; Semei, de José; José, de Judá; Judá, de Joana; Joana, de Resa; Resa, de Zorobabel; Zorobabel, de Salatiel; Salatiel, de Neri; Neri, de Melqui; Melqui, de Adi; Adi, de Cosam; Cosam, de Elmodam; Elmodam, de Er; Er, de Josué; Josué, de Eliezer; Eliezer, de Jorim; Jorim, de Matat; Matat, de Leví; Leví, de Simeón; Simeón, de Judá; Judá, de José; José, de Jonán; Jonán, de Eliaquim; Eliaquim, de Melea; Melea, de Mainán; Mainán, de Matata; Matata, de Natán; Natán, de David; David, de Isaí; Isaí, de Obed; Continue

El linaje del Rey

Esta es una lista de los antepasados de Jesucristo, que fue descendiente de David y de Abraham: Abraham fue padre de Isaac, este lo fue de Jacob y este de Judá y sus hermanos. Judá fue padre de Fares y de Zérah, y su madre fue Tamar. Fares fue padre de Hesrón y este de Aram. Aram fue padre de Aminadab, este lo fue de Nahasón y este de Salmón. Salmón fue padre de Booz, cuya madre fue Rahab. Booz fue padre de Obed, cuya madre fue Rut. Obed fue padre de Jesé, y Jesé fue padre del rey David. El rey David fue padre de Salomón, cuya madre fue la que había sido esposa de Urías. Salomón fue padre de Roboam, este lo fue de Abías y este de Asá. Asá fue padre de Josafat, este lo fue de Joram y este de Ozías. Ozías fue padre de Jotam, Continue

La Palabra de Dios se hace hombre

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella. Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz. Continue

Propósito del Evangelio

Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido. Lucas 1:1-4  Lucas no escribe sobre cosas acerca de las cuales pueden diferir entre sí los cristianos, y tener vacilaciones, sino de las cosas que son y deben ser creídas con toda seguridad. La doctrina de Cristo es en lo que los más sabios y mejores hombres han aventurado sus almas con confianza y satisfacción. Los grandes sucesos de los que dependen nuestras esperanzas, fueron narrados por escrito por Continue

Evangelio según Lucas

Se ha dicho que el Evangelio según San Lucas es el libro más maravilloso del mundo. Una vez le pidió un americano al profesor Denney que le recomendara una buena vida de Cristo, y él le contestó: -¿Ya conoce usted la que escribió Lucas? Según una leyenda, Lucas era un experto pintor; hasta se conserva en una catedral española un retrato de María que se dice que fue pintado por él. No cabe duda que tenía ojo para las cosas vívidas. No erraríamos mucho si dijéramos que el tercer Evangelio es la mejor vida de Cristo que se haya escrito jamás. La tradición ha creído siempre que Lucas fue su autor, y no tenemos por qué sentir escrúpulos en aceptarlo. En el mundo antiguo era corriente que se atribuyeran libros a las personas famosas; a nadie le parecía mal. Pero Lucas no fue nunca una de las figuras famosas de Continue

Evangelio según Marcos

Los tres primeros evangelios, Mateo; Marcos y Lucas, se conocen como los evangelios sinópticos. La palabra sinóptico viene de dos palabras griegas que quieren decir ver juntamente; y estos tres libros se llaman los evangelios sinópticos porque se pueden colocar en columnas paralelas para ver los materiales que tienen en común. Se podría afirmar que Marcos es el más importante de los tres. Hasta sería posible ir más lejos todavía, y afirmar que es el libro más importante del mundo, porque se está de acuerdo casi universalmente en que es el primero de los evangelios, y por tanto la primera vida de Jesús entre las que se escribieron y han llegado hasta nosotros. Marcos puede que no fuera el primero que escribiera la vida de Jesús. No cabe duda de que se hicieron intentos más sencillos de escribirla; pero el evangelio de Marcos es indudablemente la primera vida de Jesús Continue

Introducción

En mi trabajo anterior «Vida de Jesús» hice algo semejante a este de ahora y si esta Vida de Jesús ha de reemplazar algún trabajo hecho con anterioridad será únicamente el realizado por este servidor y no los realizados por otras personas pues no es y nunca será ese el propósito. Teniendo la necesidad de un mejor entendimiento del Nuevo Pacto de Dios con el hombre me di a la tarea de leer los Evangelios para encontrarme con que presentaban los hechos de Jesús fuera del orden cronológico, lo que dificultaba el cabal entendimiento del mensaje –al menos para mi persona. Siguiendo diferentes armonísticas me di a la tarea de organizar los acontecimientos de los diferentes Evangelios en uno sólo al que se ha antojado llamar «Vida de Jesús: Un Evangelio armonizado». Es justo y necesario aclarar que en el proceso tuve que eliminar en unos casos y añadir en Continue

Dedicatoria

Al Señor de los Cielos quien en su inmenso Amor envió a su Hijo Amado Jesucristo a salvar a este pecador; a Jesucristo por haber ofrendado su sangre para limpiar de pecado mi alma; a mis padres Manuel Angel y Raquel, que en paz descansen, quienes se esforzaron por hacer de mí un hombre de bien; a Javier Jiménez Pérez, mi padre espiritual, quien con su humildad y paciencia me reconcilió con el Señor; a Rafael Riquelme, a quien debo gran parte de mi nueva vida, a Carlos H. Velázquez, que continuó la labor de Riquelme; a mi adorada esposa Brunnie, a quien debo lo que hoy soy; a mis hijos Lionel y Marcel por enseñarme a ser padre; a Lionel por darme la dicha de hoy gozar la felicidad de ser abuelo; a mi nieto Lionel Francisco, por todas sus enseñanzas, con la esperanza de que este humilde trabajo Continue