Archives for Evangelio Armonizado

Jesús aparece a María Magdalena

Y volvieron los discípulos a los suyos. Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María. María Magdalena, de quien había echado siete demonios, estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro; y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto. Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto. Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús. Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y Continue

Jesús resucita de entre los muertos

Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, siendo aún oscuro, vinieron María Magdalena y la otra María, la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle y ver el sepulcro. Pero decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? Pero cuando miraron, vieron removida la piedra, que era muy grande. Hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos. Aconteció que estando ellas perplejas por esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes; y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos Continue

Apostan guardias en la tumba de Jesús

 Al día siguiente, que era el día después de la Preparación, los principales sacerdotes y los fariseos vinieron a una a Pilato. Señor- le dijeron- , recordamos que ese impostor decía cuando estaba vivo: «A los tres días, resucitaré. » Da órdenes, por tanto, para que la tumba esté vigilada hasta después de los tres días, no sea que vengan. Sus discípulos, y roben el cuerpo, y digan luego a la gente: «Ha resucitado de entre los muertos.» Si pasara eso, el engaño final sería peor que el primero. -Contáis con una guardia -dijo Pilato- . Id, y aseguradla lo más posible. Ellos fueron y aseguraron la tumba poniéndole un sello en la entrada y dejando allí la guardia. Mateo 27: 62-66 Una tarea imposible Este pasaje empieza de una manera muy curiosa. Dice que los principales sacerdotes y los fariseos se dirigieron a Pilato al día siguiente, que era Continue

Ponen a Jesús en una tumba

Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, vino un hombre rico de Arimatea, ciudad de Judea, llamado José, miembro noble del concilio, varón bueno y justo, y no había consentido en el acuerdo ni en los hechos de ellos, que también esperaba el reino de Dios, y había sido discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús. Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto; y haciendo venir al centurión, le preguntó si ya estaba muerto. Informado por el centurión, entonces Pilato mandó que se le diese el cuerpo a José, el cual compró una sábana. Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en la sábana limpia. Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el Continue

Jesús muere en la cruz

Y uno de los ladrones que estaban crucificados, blasfemaba contra Jesús, diciendo: Si eres el Cristo, o Mesías, sálvate a ti mismo y sálvanos a nosotros. Mas el otro le reprendía, diciendo: ¿Cómo, ni aún tú temes a Dios, estando como estamos en el mismo suplicio? Nosotros a la verdad estamos en él justamente, pues pagamos la pena merecida por nuestros delitos; pero este ningún mal ha hecho. Decía después a Jesús: Señor, acuérdate de mí, cuando hayas llegado a tu reino. Y Jesús le dijo: En verdad le digo, que hoy estarás conmigo en el paraí­so. Estaban al mismo tiempo junto a la cruz de Jesús su madre, y la her­mana, o parienta de su madre, María, mujer de Cleofas, y María Mag­dalena. Habiendo mirado, pues, Jesús a su madre y al discípulo que Él amaba, el cual estaba allí, dice a su madre: Mujer, ahí tienes a tu Continue

Clavan a Jesús en la cruz

Entretanto los soldados, habiendo crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, de los que hicieron cuatro partes, una para cada soldado, y la túnica. La cual era sin costura, y de un solo tejido de arriba abajo. Por lo que dijeron entre si: No la dividamos, mas echemos suerte para ver de quien será. Con esto se cumplió la profecía que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, y sortearon mi túnica. Entretanto Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen. Era ya cumplidas las nueve de la mañana, cuando le crucificaron. Y sentándose junto a Él, le guardaban. Le pusieron también sobre la ca­beza estas palabras, escritas por Pilato, que denotaban la causa de su condenación: Este es Jesús de Nazaret, el Rey de los Judíos. Este rótulo lo leyeron muchos de los judíos, porque el lugar en que fue Jesús crucificado estaba contiguo ala ciudad y el título Continue

Llevan a Jesús para ser crucificado

Cuando salían, hallaron a un hombre de Cirene que se llamaba Simón, padre de Alejandro y de Rufo, que venía del campo; a éste obligaron a que llevase la cruz. Y le seguía gran multitud del pueblo, y de mujeres que lloraban y hacían lamentación por él. Pero Jesús, vuelto hacia ellas, les dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos. Porque he aquí vendrán días en que dirán: Bienaventuradas las estériles, y los vientres que no concibieron, y los pechos que no criaron. Entonces comenzarán a decir a los montes: Caed sobre nosotros; y a los collados: Cubridnos. Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué no se hará? Y cuando llegaron a un lugar llamado Gólgota, que significa: Lugar de la Calavera, le dieron a beber vinagre mezclado con hiel; pero después de haberlo Continue

Los soldados romanos se burlan de Jesús

Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús dentro del atrio, esto es, al pretorio, y reunieron alrededor de él a toda la compañía; y desnudándole, le vistieron de púrpura, y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él, le escarnecían, diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos! Y escupiéndole, tomaban la caña y le golpeaban en la cabeza, y puestos de rodillas le hacían reverencias. Después de haberle escarnecido, le quitaron el manto, le pusieron sus vestidos, y le llevaron para crucificarle. Mateo 27: 27-31; Marcos 15: 16-20  Las burlas de los soldados Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús a su cuartel, y reunieron allí a todo el destacamento. Le quitaron a Jesús lo que llevaba puesto, y Le pusieron la túnica púrpura de un soldado; luego trenzaron una corona de espinos, y Continue

Pilato entrega a Jesús para ser crucificado

Ahora bien, en el día de la fiesta acostumbraba el gobernador soltar al pueblo un preso, el que quisiesen. Y tenían entonces un preso famoso llamado Barrabás Reunidos, pues, ellos, les dijo Pilato: ¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás, o a Jesús, llamado el Cristo? Porque sabía que por envidia le habían entregado. Y estando él sentado en el tribunal, su mujer le mandó decir: No tengas nada que ver con ese justo; porque hoy he padecido mucho en sueños por causa de él. Pero los principales sacerdotes y los ancianos persuadieron a la multitud que pidiese a Barrabás, y que Jesús fuese muerto. Y respondiendo el gobernador, les dijo: ¿A cuál de los dos queréis que os suelte? Y ellos dijeron: A Barrabás. Pilato les dijo: ¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo? Todos le dijeron: ¡Sea crucificado! Y el gobernador les dijo: Pues ¿qué mal Continue

Herodes juzga a Jesús

Entonces Pilato,  oyendo decir,  Galilea,  preguntó si el hombre era galileo. Y al saber que era de la jurisdicción de Herodes,  le remitió a Herodes,  que en aquellos días también estaba en Jerusalén. Herodes,  viendo a Jesús,  se alegró mucho,  porque hacía tiempo que deseaba verle;  porque había oído muchas cosas acerca de él,  y esperaba verle hacer alguna señal. Y le hacía muchas preguntas,  pero él nada le respondió. Y estaban los principales sacerdotes y los escribas acusándole con gran vehemencia. Entonces Herodes con sus soldados le menospreció y escarneció,  vistiéndole de una ropa espléndida;  y volvió a enviarle a Pilato. Y se hicieron amigos Pilato y Herodes aquel día;  porque antes estaban enemistados entre sí. Lucas 23: 6-12 No en vano Pilato era un oficial romano experimentado: vio sus intenciones, y no tenía ningunas ganas de complacerlos. Pero tampoco los quería ofender. Se les había escapado decir que Continue