Archivos para Zacarías

Zacarías 14: Victoria final de Jerusalén

Zacarías 14:1 10. Victoria final de Jerusalén (14.1-21) Jerusalén y las naciones[a] Viene el día de Jehová,[b] y en medio de ti serán repartidos tus despojos. El día de Jehová se refiere a los tiempos postreros. Coincide con muchos de los acontecimientos narrados en Apocalipsis. El tipo de lenguaje, como allí, es apocalíptico (simbólico y poético). Esto hace muy difícil determinar qué ocurrirá literalmente y qué es simbólico, como algo que tendrá lugar solamente en la esfera espiritual. De lo que sí da un claro testimonio el NT es que el Mesías regresará de forma visible; retorno descrito aquí en versículo 4. Muchas veces en la Biblia se nos alienta a esperar el día de Jehová que está cerca. ¿Qué sucedería si usted supiera exactamente la fecha en que llegaría? ¿Viviría de forma diferente? El puede llegar en cualquier momento. Esté atento a El al estudiar las Escrituras con cuidado y al asegurarse de que vive como El lo ha planeado, en obediencia y en disposición espiritual. Este capítulo describe acontecimientos futuros importantes, pero no está claro su orden cronológico. Muestran que Dios tiene diversas formas de tratar a su pueblo. Todo está bajo su mando y ha proporcionado el medio de purificación a quienes claman a El. Ahora, tenemos que esperar para ver cómo se desarrollan los hechos y cómo Dios ofrece una salida para su pueblo. Zacarías 14:2 Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén. La ciudad será tomada, las casas serán saqueadas, y violadas las mujeres. La mitad de la ciudad irá al cautiverio, pero el resto del pueblo no será sacado de la ciudad.[c] Zacarías 14:3 Después saldrá Jehová y peleará contra aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla.[d] Zacarías 14:4 En aquel día se afirmarán sus pies sobre el Monte de los Olivos,  está en frente de Jerusalén, al oriente. El Monte de los Olivos se partirá por la mitad, de este a oeste, formando un valle muy grande; la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur. Cuando el Señor retorne, se afirmarán sus pies . . . sobre el Monte de los Olivos , desde el cual ascendió un día a los cielos. En el Monte de los Olivos, Jesús habló a sus discípulos acerca del
Leer Más

Zacarías 13: Arrepentimiento y restauración

Zacarías 13:1 En aquel día habrá una fuente siempre corriendo para que los descendientes de David y los habitantes de Jerusalén se puedan lavar de sus pecados e impurezas. El manantial abierto constituye un bello símbolo de limpieza del pecado a través de la unión con Cristo. Dejando atrás la época en que el manantial de agua viva fue abandonado, se purifican los recipientes del pecado (borrar su marca) y la inmundicia (impureza sexual y ritual). Habrá un suministro eterno de misericordia, de perdón y de poder limpiador de Dios. Esta ilustración es similar a la de la corriente eterna de agua que fluye del templo. El manantial se utiliza en las Escrituras para simbolizar el perdón de Dios. Isaías 12:3 dice: «¡Sacaréis con gozo aguas de la fuente de la salvación»; y en Juan 4, Jesús habla de sí como «agua viva» que satisface por completo. ¿Tiene usted sed espiritual? Beba de la fuente, pida a Jesús que lo perdone y que le dé su salvación. Zacarías 13:2 En esos días, dice Yavé, arrancaré del país hasta el nombre de los ídolos para que nunca más se los mencione; echaré además a los profetas con sus espíritus impuros. La limpieza de Dios durante los años del Mesías será radical. Espíritu de inmundicia : Rara alusión en el AT al trato dispensado por Dios a los demonios. Los profetas : Los falsos profetas que continuarán manifestándose en los días del Mesías. Zacarías 13:3 Y si alguno intenta hacerse de profeta, su padre y su madre que lo engendraron le dirán: «Mereces la muerte, porque no dices más que mentiras en nombre de Yavé. Y sus mismos padres lo traspasarán mientras profetice. Zacarías 13:4 Entonces los profetas se avergonzarán de las visiones que contaban y no se pondrán más el manto de pieles que les daba autoridad para mentir. Zacarías 13:5 Y se disculparán: «Yo no soy profeta; soy un campesino que trabaja la tierra desde joven. Zacarías 13:6 Y si alguno le llega a preguntar: «¿Por qué tienes entonces esas cicatrices en tu cuerpo?», él se defenderá diciendo: «Son heridas que me hicieron mis amigos. Este capítulo describe los días finales de la tierra como la conocemos. Para que la nueva era de Dios comience, todo mal debe abolirse. Zacarías 13:7 Levántate, espada, contra mi pastor y
Leer Más

Zacarías 12: La liberación de Jerusalén

Zacarías 12:1 la liberación de Jerusalén[a] (12.1–13.9) Profecía. Palabra de Jehová acerca de Israel.[b] Jehová, que extiende los cielos, funda la tierra y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho: Este pasaje describe el juicio de Dios contra las naciones que atacan a Jerusalén. Tanto Jerusalén como Israel representan a todo el pueblo de Dios; todos los pueblos de alrededor son enemigos físicos y espirituales de su pueblo. Dios juzga (heriré) de muchas maneras, como se ejemplifica en la totalidad de la historia bíblica. El Armagedón puede que constituya la mayor manifestación y el clímax del juicio divino. Zacarías 12:2 «Yo pongo a Jerusalén como una copa[c] que hará temblar a todos los pueblos de alrededor; también contra Judá, cuando se ponga sitio a Jerusalén. Zacarías 12:3 En aquel día yo pondré a Jerusalén como una piedra[d] pesada para todos los pueblos; todos los que intenten cargarla serán despedazados. Y todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella. Este versículo habla de una gran batalla futura en contra de Jerusalén. Algunos dicen que es el Armagedón, la última gran batalla en la tierra. Los que van en contra del pueblo de Dios no prevalecerán para siempre. Algún día se abolirá de una vez y para siempre el mal, el sufrimiento y la opresión. Zacarías 12:4 En aquel día, dice Jehová, heriré con pánico a todo caballo, y con locura al jinete; pero pondré mis ojos sobre la casa de Judá y a todo caballo de los pueblos heriré con ceguera.[e] Zacarías 12:5 Entonces dirán los capitanes de Judá en su corazón: “La fuerza de los habitantes de Jerusalén está en Jehová de los ejércitos, su Dios”. Zacarías 12:6 En aquel día pondré a los capitanes de Judá como brasero de fuego entre la leña y como antorcha ardiendo entre gavillas; consumirán a diestra y siniestra a todos los pueblos alrededor, mientras los habitantes de Jerusalén otra vez vivirán en su propia ciudad. Zacarías 12:7 »Jehová librará las tiendas de Judá primero, para que la gloria de la casa de David y del habitante de Jerusalén no se engrandezca sobre Judá. Así como el agua corre colina abajo, la influencia de una ciudad por lo general corre hacia sus alrededores. Pero esta vez, el resto de Judá tendría prioridad sobre Jerusalén para que
Leer Más

Zacarías 11: Las ovejas y los doce cayados

Zacarías 11:1 ¡Líbano, abre tus puertas, y que el fuego consuma tus cedros! Zacarías 11:2 Aúlla, ciprés, porque el cedro cayó, porque los árboles magníficos son derribados. Aullad, encinas de Basán, porque el bosque espeso es derribado. Zacarías 11:3 Voz de aullido de pastores, porque su magnificencia es asolada; estruendo de rugidos de cachorros de leones, porque la gloria del Jordán es destruida.[a] La permanente guerra civil en el Líbano a fines del siglo XX puede que constituya el cumplimiento parcial de esta profecía de juicio Zacarías 11:4 Los pastores inútiles[b] Así ha dicho Jehová, mi Dios: «Apacienta las ovejas destinadas a la matanza, La lección principal es que si el pueblo no escucha a un buen líder, seguramente tendrá que sufrir a muchos líderes malos (los tres pastores). Las interpretaciones de los detalles de este pasaje varían ampliamente. En este mensaje, Dios pide a Zacarías que interprete el papel de dos tipos diferentes de pastores. El primero tenía que demostrar cómo Dios rechazaría a su pueblo (las ovejas) debido a que lo rechazaron a El (el pastor). El segundo pastor tenía que demostrar cómo Dios entregaría a su pueblo a pastores malvados. Dios dijo a Zacarías que realizara el trabajo de pastor de un rebaño engordado para matadero. El rebaño representaba al pueblo alimentado de su propia codicia y deseos malvados hasta que estuvieran listos para el juicio de Dios. Zacarías 11:5 a las cuales matan sus compradores sin sentirse culpables; y el que las vende dice: “Bendito sea Jehová, porque me he enriquecido”. Ni aún sus pastores tienen piedad de ellas.[c] Zacarías 11:6 Por tanto, no tendré ya más piedad de los habitantes de la tierra, dice Jehová. Entregaré a los hombres, a cada uno en manos de su compañero y en manos de su rey. Ellos asolarán la tierra y yo no los libraré de sus manos». Zacarías 11:7 Apacenté, pues, las ovejas destinadas a la matanza, esto es, a los pobres del rebaño.[d] Tomé para mí dos cayados:[e] a uno le puse por nombre Gracia, y al otro, Ataduras. Apacenté las ovejas, El pastor utiliza dos cayados para realizar su labor (véase Psa_23:4); Gracia representa la bondad con que Dios protege su rebaño, y Ataduras indica su deseo de mantenerlo unido. Zacarías tomó dos cayados y los llamó Gracia y Ataduras; partió en
Leer Más

Zacarías 10: Jehová redimirá a su pueblo

Zacarías 10:1 Jehová redimirá a su pueblo. Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía. Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante y hierba verde en el campo a cada uno.[a] Zacarías recuerda a Judá que Dios tiene poder sobre la lluvia, aun en la estación tardía (la primavera), cuando uno asume que habrá suficiente lluvia. Desde el punto de vista espiritual, solamente Dios puede enviar suficientes bendiciones y poder para hacernos madurar en Cristo. Debemos pedir sus bendiciones y no solamente darlas por sentado. Cuán a menudo creamos ídolos del dinero, del poder, de la fama o del éxito y luego esperamos que nos den felicidad y seguridad. Sin embargo, estos ídolos no pueden proporcionar lo que necesitamos, de la misma forma que una imagen de piedra no puede hacer llover. ¡Cuán tonto resulta confiar en los ídolos! En vez de eso, confíe en las promesas de Dios para su futuro. Zacarías 10:2 Porque los ídolos han dado vanos oráculos y los adivinos han visto mentira,[b] predicen sueños vanos y vano es su consuelo. Por eso el pueblo vaga como un rebaño y sufre porque no tiene pastor.[c] Zacarías 10:3 «Contra los pastores se ha encendido mi enojo,[d] y castigaré a los jefes». Pero Jehová de los ejércitos visitará su rebaño, la casa de Judá, y los pondrá como su caballo de honor en la guerra. Esto se refiere al juicio de Dios contra líderes pasados y presentes de Judá y el futuro papel del Mesías como buen pastor, incluyendo el efecto restaurador que ello tendrá. De nuevo, este pasaje se entiende mejor desde la perspectiva mesiánica y apocalíptica. Los líderes, que deben ser pastores para el pueblo, son presentados como jefes , a los que Dios castigará. Zacarías 10:4 De él saldrá la piedra angular, de él la clavija, de él el arco de guerra, de él también todos los jefes.[e] El Mesías es la piedra angular . . . la clavija de que penden los destinos de la humanidad, el arco de guerra que conquista, el apremiador que reina. La profecía de Zacarías, más de quinientos años antes de la primera venida de Cristo, lo llamó «la piedra angular», «la clavija», «arco» que gana la batalla y «apremiador» que es un hombre de acción; Este Mesías sería fuerte, estable, victorioso y confiable, todo
Leer Más

Zacarías 8: Promesa de la restauración de Jerusalén

Zacarías 8:1 Promesa de la restauración de Jerusalén[a] Recibí de Jehová de los ejércitos esta palabra: El Dios celoso por Sion promete restaurarla y morar en medio de Jerusalén . El sentido amplio que tienen las palabras de Zacarías, junto con las semejanzas con Ezequiel 43, las categoriza como escatológicas. Algunos ven este pasaje como parcialmente cumplido con la creación por Dios de un nuevo pueblo en la era de la Iglesia, con su mensaje central sobre el pueblo perfecto de Dios, que participa de un culto perfecto, en la Nueva Jerusalén de Apocalipsis 21. Zacarías 8:2 «Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Celé a Sión con gran celo, y con gran ira la celé.[b] Celé, qanah: Ser celoso, estar lleno de celo, emoción, o pasión. Tener envidia, o ser excesivamente posesivo en relación con algo o alguien. Qanah y sus derivados aparecen aproximadamente 90 veces en el Antiguo Testamento, a menudo en el contexto de los celos que provoca en el Señor el coqueteo de su pueblo con falsos dioses. Esta palabra no posee un significado negativo, ya que debido al celo de Jehová vendrá el reino eterno del Mesías. En este pasaje, Dios arde en celos por Sion, por su amada Jerusalén. Cada nación tiene sus planes para Jerusalén; Dios también tiene sus planes los cuales sobrepasarán todos los esquemas humanos. Zacarías 8:3 Así dice Jehová: Yo he restaurado a Sión y habitaré en medio de Jerusalén. Jerusalén se llamará ciudad de la Verdad,[c] y el monte de Jehová de los ejércitos, monte de Santidad. Algún día Cristo reinará y todo su pueblo vivirá con El. Esta verdad nos alienta a anhelar que llegue el reino del Mesías. Zacarías 8:4 »Así ha dicho Jehová de los ejércitos:» Aún han de morar ancianos y ancianas en las calles de Jerusalén, cada cual con un bastón en la mano por lo avanzado de su edad.[d] Zacarías 8:5 Y las calles de la ciudad estarán llenas de muchachos y muchachas que jugarán en ellas. En los tiempos difíciles, los muy ancianos o los muy jóvenes son los primeros en sufrir y morir. Pero ambos grupos abundan en esta visión, llenando las calles con sus actividades cotidianas. Esta es una señal de la paz y la prosperidad completas de la nueva tierra de Dios. Zacarías 8:6 »Así dice
Leer Más

Zacarías 7: Instrucción sobre el ayuno

Zacarías 7:1 El ayuno que Dios reprueba Aconteció que en el año cuarto del rey Darío, a los cuatro días del mes noveno, que es Quisleu, llegó palabra de Jehová a Zacarías.[a] La fecha de estas dos colecciones de sermones puede fijarse casi dos años después de la señalada en 1.7. Los sermones destacan ciertos temas de las visiones; la reconstrucción de Jerusalén y el templo, la obediencia, y la participación de la nación en el futuro reino de Dios. El año 518 a.C. fue el cuarto del reinado de Darío. Durante los setenta años anteriores, el pueblo realizaba un ayuno en agosto para recordar la destrucción de Jerusalén. Ahora que Jerusalén se estaba reconstruyendo, acudieron al templo para preguntar si debían continuar con esta fiesta anual. Dios no respondió su pregunta en forma directa. En vez de eso, les dijo que su conducta era más importante que sus fiestas religiosas. Lo que quería de su pueblo era el juicio según la verdad y que hiciera misericordia y piedad con los débiles. Zacarías 7:2 En aquel tiempo el pueblo de Bet-el había enviado a Sarezer, con Regem-melec[b] y sus hombres, a implorar el favor de Jehová, Zacarías 7:3 y a preguntar a los sacerdotes que estaban en la casa de Jehová de los ejércitos, y a los profetas: «¿Lloraremos en el mes quinto? ¿Haremos abstinencia, como la hemos venido haciendo desde hace algunos años?».[c] Zacarías 7:4 Recibí, pues, esta palabra de Jehová de los ejércitos: Zacarías 7:5 «Di a todo el pueblo del país, y a los sacerdotes: “Cuando ayunabais y llorabais en el quinto y en el séptimo mes durante estos setenta años,[d] ¿habéis ayunado para mí? Zacarías 7:6 Y cuando comíais y bebíais, ¿no comíais y bebíais para vosotros mismos?”».[e] Zacarías 7:7 ¿Acaso no son estas las palabras que proclamó Jehová por medio de los primeros profetas,[f] cuando Jerusalén estaba habitada y tranquila, y las ciudades de sus alrededores y el Neguev y la Sefela estaban también habitados?[g] El ayuno en el mes quinto parece que conmemora la destrucción del templo en el 587 a.C. Zacarías aprovecha la pregunta teológica para recordarle a Judá que la cuestión importante del ayuno son los motivos y las actitudes. Los israelitas perdieron su deseo sincero hacia Dios. Zacarías les dijo que celebraban ritos religiosos, tales como el ayuno
Leer Más

Zacarías 6: La octava y última visión, cuatro carros

Zacarías 6:1 De nuevo alcé mis ojos y tuve una visión. Vi cuatro carros que salían de entre dos montes; y aquellos montes eran de bronce.[a] La visión final de los cuatro carros describe el control soberano de Dios sobre toda la tierra. Algunos comentaristas ven un paralelo entre los cuatro caballos de este pasaje y los cuatro caballos de Apocalipsis 6. Sin embargo, aparte de que tienen colores similares, el vínculo que los relacionaría no está claro. Aún más, no parece que los diferentes colores signifiquen algo. De la misma manera, la tierra del sur y la tierra del norte simbolizan a los gobiernos de toda la tierra , y no a determinadas naciones modernas. El Espíritu de Dios se ve como descansando sobre la tierra del norte porque en aquel tiempo Babilonia era el mayor enemigo potencial de Israel. [private] El número cuatro representa el dominio de Dios sobre los cuatro puntos cardinales. Los carros no se utilizaban como medio de transporte, sino de guerra. Por lo tanto, esta visión trata del juicio soberano de Dios sobre toda la tierra. Los cuatro carros eran similares a los cuatro jinetes de la primera visión. Estos carros representan los cuatro ángeles del juicio de Dios sobre la tierra. Zacarías 6:2 El primer carro iba tirado por caballos alazanes, el segundo carro por caballos negros, Zacarías 6:3 el tercer carro por caballos blancos y el cuarto carro por caballos overos rucios rodados.[b] Zacarías 6:4 Pregunté entonces al ángel que hablaba conmigo: –Señor mío, ¿qué es esto? Zacarías 6:5 El ángel me respondió: –Estos son los cuatro vientos de los cielos, que salen después de presentarse delante del Señor[c] de toda la tierra. Se cambia el simbolismo, y en lugar de carros se habla de espíritus, o vientos. Habiéndose ya referido a los cuatro vientos del cielo en 1.10, estos vientos puede que sean una alusión a los cuatro puntos cardinales. El Espíritu Santo recorre toda la tierra para así cumplir el propósito de Dios. Zacarías 6:6 El carro con los caballos negros sale hacia la tierra del norte, los blancos salen tras ellos y los overos salen hacia la tierra del sur. Zacarías 6:7 Los alazanes salieron y se afanaron por ir a recorrer la tierra. Les dijo: –Id, recorred la tierra. Y recorrieron la tierra. Zacarías 6:8
Leer Más

Zacarías 5: El rollo que volaba

Zacarías 5:1  De nuevo alcé mis ojos y miré,  y he aquí un rollo que volaba. La sexta visión del rollo que vuela , que se dice era de veinte codos de largo (10 m), y diez codos (5 m) de ancho , condena los pecados de hurto y de jurar en falso. El tamaño del rollo denota lo serio de la cuestión; el hecho de que vuele muestra que se trata de un juicio de Dios. El castigo del rollo que volaba se ejecutó en contra de quienes violaron la Ley de Dios, sobre todo al robar y al mentir. La mujer del efa personificaba a la maldad y por lo tanto esta visión mostraba que la maldad no solo se castigaría con severidad (la visión del rollo que vuela), sino que también desaparecería (la visión de la mujer en el efa). Zacarías 5:2  Y me dijo:   ¿Qué ves?  Y respondí:  Veo un rollo que vuela,  de veinte codos   de largo,  y diez codos de ancho. Zacarías 5:3  Entonces me dijo:  Esta es la maldición que sale sobre la faz de toda la tierra;  porque todo aquel que hurta (como está de un lado del rollo) será destruido;  y todo aquel que jura falsamente (como está del otro lado del rollo) será destruido. Zacarías 5:4  Yo la he hecho salir,  dice Jehová de los ejércitos,  y vendrá a la casa del ladrón,  y a la casa del que jura falsamente en mi nombre;  y permanecerá en medio de su casa y la consumirá,  con sus maderas y sus piedras. Zacarías 5:5  Y salió aquel ángel que hablaba conmigo,  y me dijo:  Alza ahora tus ojos,  y mira qué es esto que sale. La séptima visión promete la remoción de la Maldad de la tierra, simbolizada por una mujer sentada tratando de escapar en un efa , pero forzada a volver a él. El efa finalmente es quitado de la tierra. La maldad es llevada a tierra de Sinar (Babilonia). En tiempos de esta profecía Babilonia aparece como el centro de la idolatría y la maldad. Simbólicamente la maldad es trasladada de Judá a Babilonia. Los judíos exiliados regresan de Babilonia a Judá, y la maldad debe recorrer el camino inverso. Zacarías 5:6  Y dije:   ¿Qué es?  Y él dijo:  Este es un efa que sale.  Además
Leer Más

Zacarías 4: La visión del candelabro

Forman parte de la quinta visión dos mensajes a Zorobabel , el gobernador. Su objetivo es que éste complete el proyecto del templo con mi Espíritu , dice Jehová. Zacarías 4:1 Volvió el ángel que hablaba conmigo, y me despertó, como un hombre que es despertado de su sueño. El candelabro de oro con un depósito de aceite y siete lámparas se refiere a una existencia constante de aceite y significa que el poder de Dios se refleja en la luz. El aceite se obtenía al majar aceitunas y se usaba en depósitos con mechas para producir luz. Los dos olivos representan los oficios sacerdotales y reales. Zacarías 4:2 Y me dijo: ¿Qué ves? Y respondí: He mirado, y he aquí un candelabro todo de oro, con un depósito encima, y sus siete lámparas encima del candelabro, y siete tubos para las lámparas que están encima de él; Lo que representa el candelabro no está claro; puede que constituya un símbolo del pueblo de Israel, o de la presencia de Dios. Si fuese esto último, las siete lámparas corresponderían a los «siete… ojos de Jehová» que se mencionan en el versículo 10. Zacarías 4:3 Y junto a él dos olivos, el uno a la derecha del depósito, y el otro a su izquierda. Zacarías 4:4 Proseguí y hablé, diciendo a aquel ángel que hablaba conmigo: ¿Qué es esto, señor mío? Zacarías 4:5 Y el ángel que hablaba conmigo respondió y me dijo: ¿No sabes qué es esto? Y dije: No, señor mío. Zacarías 4:6 Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos. Como gobernador de Judá, Zorobabel era en definitiva el responsable de reconstruir el templo, pero se le ha prohibido confiar en los recursos humanos para llevar a cabo la tarea. Así debe ser hoy con el santo templo de Dios, la Iglesia, la cual debe ser edificada y sostenida no con las riquezas, los esfuerzos o la virtud de sus miembros, sino con mi Espíritu, dice el Señor. ejército, chayil : Fortaleza, poder, fuerza, poder militar, valor, riqueza. Chayil está más de 230 veces. Su significado básico es fuerza, especialmente la militar. Puede referirse al poder derivado de la acumulación de bienes,
Leer Más