Archives for Primera de Samuel

1 de Samuel 31: La última batalla de Saúl

1 de Samuel 31:1  Los filisteos pelearon contra Israel y los hombres de Israel huyeron delante de los filisteos y cayeron muertos en el monte Gilboa. La victoria de David contrasta con la derrota de Saúl. Los filisteos se ganaron muy bien la reputación de torturar a sus cautivos. Sin duda Saúl conocía acerca del destino de Sansón y no quiso arriesgarse a una mutilación física ni a otro abuso. Cuando su escudero se negó a matarlo, él se quitó la vida. 1 de Samuel 31:2  Los filisteos persiguieron muy de cerca a Saúl y a sus hijos, y mataron a Jonatán, a Abinadab y a Malquisúa, hijos de Saúl. 1 de Samuel 31:3  Y arreció la batalla contra Saúl, los arqueros lo alcanzaron y fue gravemente herido por ellos. Saúl era alto, atractivo, fuerte, rico y poderoso. Pero todo esto no fue suficiente para hacerlo alguien digno de imitar. Continue

1 de Samuel 30: David pierde Siclag

1 de Samuel 30:1  Y aconteció que cuando David y sus hombres llegaron a Siclag al tercer día, los amalecitas habían hecho una incursión en el Neguev y contra Siclag, y habían asolado a Siclag y la habían incendiado; Esto parecía una represalia por las incursiones que David había llevado a cabo en su contra 1 de Samuel 30:2  y se llevaron cautivas las mujeres y a todos los que estaban en ella, grandes y pequeños, sin dar muerte a nadie; se los llevaron y siguieron su camino. 1 de Samuel 30:3  Cuando llegaron David y sus hombres a la ciudad, he aquí que había sido quemada, y que sus mujeres, sus hijos y sus hijas habían sido llevados cautivos. 1 de Samuel 30:4  Entonces David y la gente que estaba con él alzaron su voz y lloraron, hasta que no les quedaron fuerzas para llorar. 1 de Samuel 30:5  Continue

1 de Samuel 29: Los filisteos rechazan a David

1 de Samuel 29:1  Reunieron los filisteos todos sus ejércitos en Afec, mientras los israelitas acamparon junto a la fuente que está en Jezreel. Afec es el lugar donde los filisteos habían derrotado a Israel y capturado el arca cerca de 90 años antes 1 de Samuel 29:2  Y los príncipes de los filisteos iban avanzando por cientos y por miles, y David y sus hombres marchaban en la retaguardia con Aquis. Los príncipes de los filisteos eran los líderes de sus cinco principales ciudades. 1 de Samuel 29:3  Entonces los jefes de los filisteos dijeron: ¿Qué hacen aquí estos hebreos? Y Aquis dijo a los jefes de los filisteos: ¿No es éste David, el siervo de Saúl, rey de Israel, que ha estado conmigo estos días, o más bien estos años, y no he hallado falta en él desde el día en que se pasó a mí hasta hoy? Continue

1 de Samuel 28: Saúl atacado por los filisteos

1 de Samuel 28:1  Aconteció en aquellos días que los filisteos reunieron sus ejércitos para la guerra, para pelear contra Israel. Y dijo Aquis a David: Bien sabes que saldrás conmigo a campaña, tú y tus hombres. 1 de Samuel 28:2  Respondió David a Aquis: Muy bien, tú sabrás lo que puede hacer tu siervo. Y Aquis dijo a David: Muy bien, te haré mi guarda personal de por vida. La respuesta de David a Aquis es ambigua; no le promete nada, pero le lleva a pensar que sí lo ha hecho. La petición de Aquis colocó a David en una posición difícil. Negarse a ayudarlo a pelear contra los israelitas hubiera revelado la lealtad de David hacia Israel y puesto en peligro la vida de sus soldados y su familia. Pero el aceptar pelear contra su propio pueblo hubiera sido herir al mismo pueblo que amaba y que pronto Continue

1 de Samuel 27: David con los filisteos

1 de Samuel 27:1  Entonces David se dijo: Ahora bien, voy a perecer algún día por la mano de Saúl. Lo mejor para mí es huir a la tierra de los filisteos. Saúl se cansará, y no me buscará más en todo el territorio de Israel, y escaparé de su mano. Han pasado dos años desde la fingida locura de David ante Aquis, el rey de Gat para salvar su vida (21.10). Regresa entonces como un forajido enemigo de Saúl y se le considera como alguien políticamente beneficioso a Aquis 1 de Samuel 27:2  Se levantó, pues, David y se pasó con los seiscientos hombres que estaban con él a Aquis, hijo de Maoc, rey de Gat. 1 de Samuel 27:3  Y moró David con Aquis en Gat, él y sus hombres, cada cual con los de su casa; David con sus dos mujeres Ahinoam jezreelita, y Abigail la de Continue

1 de Samuel 26: El campamento de Saúl

1 de Samuel 26:1  Entonces vinieron los zifeos a Saúl en Guibeá, diciendo: ¿No está David escondido en la colina de Haquila, que está frente a Jesimón? 1 de Samuel 26:2  Se levantó, pues, Saúl y descendió al desierto de Zif, teniendo consigo tres mil hombres escogidos de Israel, para buscar a David en el desierto de Zif. 1 de Samuel 26:3  Y acampó Saúl en la colina de Haquila, que está frente a Jesimón, junto al camino, y David permanecía en el desierto. Cuando vio que Saúl venía tras él al desierto, 1 de Samuel 26:4  David envió espías, y supo que Saúl en verdad se acercaba. 1 de Samuel 26:5  Se levantó David y vino al lugar donde Saúl había acampado. Y vio David el lugar donde estaban acostados Saúl y Abner, hijo de Ner, el jefe de su ejército; Saúl dormía en medio del campamento y el Continue

1 de Samuel 25: Muerte de Samuel

1 de Samuel 25:1  Murió Samuel, y se reunió todo Israel y lo lloraron, y lo sepultaron en su casa en Ramá. Después David se levantó y descendió al desierto de Parán. Murió Samuel y con él toda una época. Fue el último de los jueces y presenció la transición de Israel a la monarquía. David también perdió a un querido amigo y fiel aliado. El desierto de Parán forma la porción septentrional del desierto de Sinaí, que penetra en las montañas de Judá. Saúl era rey, pero Samuel era el líder espiritual de la nación. En la juventud y en la vejez, siempre tuvo cuidado de escuchar y obedecer  a Jehová. Al morir Samuel, Israel estaría sin líder espiritual hasta que David llegara a ser rey. 1 de Samuel 25:2  Y había un hombre en Maón que tenía sus bienes en Carmel; el hombre era muy rico y tenía Continue

1 de Samuel 24: Saúl vuelve de perseguir a los filisteos

1 de Samuel 24:1 Y aconteció que cuando Saúl volvió de perseguir a los filisteos, le dieron aviso, diciendo: He aquí, David está en el desierto de En-gadi. 1 de Samuel 24:2 Entonces Saúl tomó de todo Israel tres mil hombres escogidos, y fue en busca de David y de sus hombres por los peñascos de las cabras monteses. Entonces, como hoy, había muchas cabras monteses en esta región. 1 de Samuel 24:3 Llegó a unos rediles de ovejas en el camino, donde había una cueva, y Saúl entró en ella para hacer sus necesidades. Y David y sus hombres estaban sentados en los rincones de la cueva. David y sus seiscientos hombres descubrieron que el desierto de En-gadi era un buen lugar para esconderse debido a las numerosas cuevas que habían en el área. El pueblo local utilizaba estas cuevas como casas y tumbas. Para los hombres de David Continue

1 de Samuel 23: David en el desierto

1 de Samuel 23:1  David en el desierto Dieron aviso a David diciendo: «Los filisteos están combatiendo contra Keila y roban las eras». Keila estaba a 13 km al noroeste de Hebrón, cerca de la frontera filistea. Las eras fueron atacadas porque no estaban bien defendidas y se podía robar el grano. Esto desmoralizaría a los campesinos y los dejaría sin comida ni semillas. La era se trataba de un lugar circular y abierto donde se trillaban las mieses. (A fin de separar el grano de la paja, los agricultores lo aventaban al aire. De esta manera el viento se llevaría la paja, dejando solo el grano. Este proceso se llama aventamiento.) Al saquear las eras, los filisteos despojaban a los ciudadanos de Keila de toda su provisión de alimentos. 1 de Samuel 23:2  Entonces David consultó a Jehová: –¿Iré a atacar a estos filisteos? Jehová respondió a David: –Ve, Continue

1 de Samuel 22: La cueva de Adulam

1 de Samuel 22:1 Partió David de allí y se refugió en la cueva de Adulam;[a] cuando sus hermanos y toda la casa de su padre lo supieron, fueron allí a reunirse con él. Adulam estaba a 32 km al sudoeste de Jerusalén y a 16 km al sur de la ciudad filistea de Gat. Toda la casa de su padre salió de Belén y vino a protegerlo de Saúl. 1 de Samuel 22:2 Además se le unieron todos los afligidos, todos los que estaban endeudados y todos los que se hallaban en amargura de espíritu, y llegó a ser su jefe. Había con él como cuatrocientos hombres. Así comienza a organizarse el grupo selecto de valientes que David agrupa en torno suyo. Sus nombres y extraordinarias hazañas figuran en 2 de Samuel 23:8-39 y 1 de Crónicas 11 y 12. Afligidos, endeudados y amargados de espíritu se unieron a Continue