Archives for Lamentaciones

Lamentaciones 5: Oración del pueblo afligido

Lamentaciones 5:1 Oración del pueblo afligido[a] [b]Acuérdate, Jehová, de lo que nos ha sucedido; mira, y ve nuestro oprobio. Esta es la oración final y la única parte del libro que no es un acróstico. Es también el poema más breve. Después de expresar el alto grado de su dolor, el verdadero creyente debe volverse a Dios en oración. Aquí Jeremías oró para pedir misericordia por su pueblo. Al final de su oración se pregunta si Dios estaba «airado contra nosotros en gran manera». Dios no permanecería enojado con ellos para siempre, como lo dice en Miqueas 7:18 «No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia». Lamentaciones 5:2 Nuestra heredad ha pasado a extraños, nuestras casas a forasteros. Heredad : Se refiere a la tierra de Judá Lamentaciones 5:3 Huérfanos somos, sin padre; nuestras madres son como viudas.[c] Viudas : Este término describe su estado indefenso y Continue

Lamentaciones 4: Consecuencias de la infidelidad de Israel

Lamentaciones 4:1 ¡Cómo se ha ennegrecido el oro! ¡Cómo el buen oro ha perdido su brillo! Las piedras del santuario están esparcidas por las encrucijadas de todas las calles. Las estrofas de tres versos del capítulo 3 aparecen ahora seguidas por estrofas de dos versos; y en el capítulo 5 serán de un solo verso, al tiempo que se abandona el formato de acróstico. Es posible que esto se haya hecho así a propósito para indicar el desenlace de lo que se destaca en el capítulo 3. Este capítulo contrasta la situación anterior al sitio de Jerusalén con la situación que lo precedió. Los sonidos y señales de prosperidad se fueron debido al pecado del pueblo. Este capítulo nos advierte a no suponer que cuando la vida va bien, siempre seguirá así. Debemos evitar gloriarnos en nuestra prosperidad para que no caer en bancarrota espiritual. Cuando una ciudad estaba bajo Continue

Lamentaciones 3: El hombre que ha visto aflicción

En este capítulo, los versículos 1-24 emplean la primera persona del singular. Los versículos 25-39 se caracterizan por el tono mesurado de la prosa. Los versículos 40-47 usan la primera persona del plural, y versículos 48-66, otra vez la primera persona del singular. Estas son las principales secciones de este capítulo. Lamentaciones 3:1 Yo soy el hombre que ha visto aflicción bajo el látigo de su enojo. Látigo : Símbolo del castigo divino En el momento más sombrío de Jeremías, su esperanza se fortaleció con esta seguridad: Dios fue fiel y seguiría siéndolo. Jeremías vio el juicio de Dios así como su amor inquebrantable. En el tiempo del juicio, la misericordia de Dios siguió sosteniendo a Jeremías, así como en los tiempos de prosperidad profetizó acerca del juicio de Dios. En el hebreo original, los primeros cuatro capítulos del libro de Lamentaciones son poemas acrósticos. Cada versículo en todos los Continue

Lamentaciones 2: Las tristezas de Sion vienen de Jehová

Lamentaciones 2:1 !Cómo oscureció el Señor en su furor a la hija de Sion! Derribó del cielo a la tierra la hermosura de Israel, Y no se acordó del estrado de sus pies en el día de su furor. La hermosura de Israel : Probablemente se refiera al templo. El estrado de sus pies era el arca, o posiblemente el propio templo. Lamentaciones 2:2 Destruyó el Señor, y no perdonó; Destruyó en su furor todas las tiendas de Jacob; Echó por tierra las fortalezas de la hija de Judá, Humilló al reino y a sus príncipes. Y no perdonó : Véase la nota a 3.40-42. Todas las tiendas : Las aldeas no fortificadas. Las fortalezas : Ciudades fortificadas. Lamentaciones 2:3 Cortó con el ardor de su ira todo el poderío de Israel; Retiró de él su diestra frente al enemigo, Y se encendió en Jacob como llama de fuego que Continue

Lamentaciones 1: Tristezas de Sion la cautiva

Lamentaciones 1:1 !Cómo ha quedado sola la ciudad populosa! La grande entre las naciones se ha vuelto como viuda, La señora de provincias ha sido hecha tributaria. Los profetas a veces describían a Jerusalén como una mujer. Era la «hija de Judá», pero ahora se ha convertido en viuda . Era la grandex, la señora , pero ha quedado transformada en tributaria. Este es el cántico de dolor de Jeremías por la destrucción de Jerusalén. La nación de Judá quedó derrotada totalmente, el templo destruido y los cautivos llevados a Babilonia. Las lágrimas de Jeremías eran por el sufrimiento y la humillación del pueblo, pero calaron aún más hondo en su corazón. Lloró porque Dios rechazó al pueblo por rebelde. Cada año se leía este libro en voz alta para que los judíos recordaran que su gran ciudad cayó debido a su pecaminosidad obstinada. Lamentaciones 1:2 Amargamente llora en la Continue