Archives for Genesis

Génesis 50: Muerte de José

Gén 50:1 Entonces se echó José sobre el rostro de su padre, y lloró sobre él, y lo besó. Gén 50:2 Y mandó José a sus siervos los médicos que embalsamasen a su padre; y los médicos embalsamaron a Israel. Gén 50:3 Y le cumplieron cuarenta días, porque así cumplían los días de los embalsamados, y lo lloraron los egipcios setenta días. Los embalsamadores representaban una profesión secreta en el antiguo Egipto; conocían bien su oficio, como podemos ver por las momias todavía preservadas tras varios miles de años. El proceso era lento y costoso; requería nada menos que de cuarenta días . Entre los egipcios se acostumbraba guardar setenta días de luto, especialmente cuando se trataba de un personaje de importancia. El embalsamamiento era típico de los egipcios pero poco común para estos pastores nómadas. Como creían que los muertos iban al otro mundo en sus cuerpos físicos, los Continue

Gén 49: Profecía de Jacob acerca de sus hijos

Gén 49:1 Profecía de Jacob acerca de sus hijos Y llamó Jacob a sus hijos, y dijo: Juntaos, y os declararé lo que os ha de acontecer en los días venideros. Gén 49:2 Juntaos y oíd, hijos de Jacob, Y escuchad a vuestro padre Israel. Gén 49:3 Rubén, tú eres mi primogénito, mi fortaleza, y el principio de mi vigor; Principal en dignidad, principal en poder. Gén 49:4 Impetuoso como las aguas, no serás el principal, Por cuanto subiste al lecho de tu padre; Entonces te envileciste, subiendo a mi estrado. Rubén debía haber recibido la bendición preeminente porque era el primogénito. Pero se envileció al subir al lecho de su padre, esto es, cuando «durmió con Bilha», la concubina de Jacob. De ahí que perdiera la posición principal y sus descendientes se convirtieron en un pueblo de pastores al este del Jordán. El hijo mayor debía haber recibido dos Continue

Génesis 48: Jacob bendice a Efraín y a Manasés

Gén 48:1 Sucedió después de estas cosas que dijeron a José: He aquí tu padre está enfermo. Y él tomó consigo a sus dos hijos, Manasés y Efraín. Gén 48:2 Y se le hizo saber a Jacob, diciendo: He aquí tu hijo José viene a ti. Entonces se esforzó Israel, y se sentó sobre la cama, Gén 48:3 y dijo a José: El Dios Omnipotente me apareció en Luz en la tierra de Canaán, y me bendijo, Gén 48:4 y me dijo: He aquí yo te haré crecer, y te multiplicaré, y te pondré por estirpe de naciones; y daré esta tierra a tu descendencia después de ti por heredad perpetua.(A) Gén 48:5 Y ahora tus dos hijos Efraín y Manasés, que te nacieron en la tierra de Egipto, antes que viniese a ti a la tierra de Egipto, míos son; como Rubén y Simeón, serán míos. Gén 48:6 Y Continue

Génesis 47: José y su familia

Gén 47:1 Vino José y lo hizo saber a Faraón, y dijo: Mi padre y mis hermanos, y sus ovejas y sus vacas, con todo lo que tienen, han venido de la tierra de Canaán, y he aquí están en la tierra de Gosén. Gén 47:2 Y de los postreros de sus hermanos tomó cinco varones, y los presentó delante de Faraón. Gén 47:3 Y Faraón dijo a sus hermanos: ¿Cuál es vuestro oficio? Y ellos respondieron a Faraón: Pastores de ovejas son tus siervos, así nosotros como nuestros padres. Los hermanos de José parece que violaron sus instrucciones de no mencionar que eran pastores . Posiblemente estaban usando la palabra en un sentido genérico, refiriéndose a gente que se dedicaba al cuidado de cualquier tipo de animales domesticados. Faraón parece que lo entendió así. Gén 47:4 Dijeron además a Faraón: Para morar en esta tierra hemos venido; porque no Continue

Gén 46: Jacob y su familia en Egipto

Gén 46:1 Salió Israel con todo lo que tenía, y vino a Beerseba, y ofreció sacrificios al Dios de su padre Isaac. Gén 46:2 Y habló Dios a Israel en visiones de noche, y dijo: Jacob, Jacob. Y él respondió: Heme aquí. Gén 46:3 Y dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas de descender a Egipto, porque allí yo haré de ti una gran nación. Gén 46:4 Yo descenderé contigo a Egipto, y yo también te haré volver; y la mano de José cerrará tus ojos. Los israelitas se convirtieron en una gran nación, y con el tiempo los descendientes regresaron a Canaán. El libro de Exodo cuenta la historia de los cuatrocientos años de esclavitud de Israel en Egipto (cumpliendo las palabras de Dios a Abraham). El libro de Josué relata con entusiasmo la entrada de los israelitas a Canaán y la conquista de la Continue

Génesis 45: José se da a conocer a sus hermanos

Gén 45:1 No podía ya José contenerse delante de todos los que estaban al lado suyo, y clamó: Haced salir de mi presencia a todos. Y no quedó nadie con él, al darse a conocer José a sus hermanos. José estaba en una situación embarazosa. Como asiático formaba parte de la discriminada clase inferior, pero al mismo tiempo era gobernador de Egipto. José deseaba el bienestar de sus hermanos , pero no confiaba en ellos; todavía estaba herido y cumplía con su papel de agente de Dios. Quería traerlos a Egipto, donde había alimentos, pero ellos eran pastores de ovejas; y los egipcios, como ganaderos, despreciaban las ovejas. En medio de la incontrolable emoción suscitada por el alegato de Judá, José no pudo más y ordenó: Haced salir . . . a todos , esto es, a todos sus siervos egipcios. Gén 45:2 Entonces se dio a llorar a gritos; Continue

Génesis 44: La copa de José

Gén 44:1 Mandó José al mayordomo de su casa, diciendo: Llena de alimento los costales de estos varones, cuanto puedan llevar, y pon el dinero de cada uno en la boca de su costal. Gén 44:2 Y pondrás mi copa, la copa de plata, en la boca del costal del menor, con el dinero de su trigo. Y él hizo como dijo José. La copa de plata de José era un símbolo de su autoridad. Se creía que tenía poderes sobrenaturales, y robarla era un delito muy serio. Tales copas se utilizaban para predecir el futuro. Una persona vertía agua en la copa e interpretaba los reflejos, las ondas y las burbujas. José no necesitó la copa, pues Dios le dijo lo que necesitaba saber acerca del futuro. Gén 44:3 Venida la mañana, los hombres fueron despedidos con sus asnos. Gén 44:4 Habiendo ellos salido de la ciudad, de la Continue

Génesis 43: Los hermanos de José regresan con Benjamín

Gén 43:1 El hambre era grande en la tierra; Jacob y sus hijos no habían tenido alivio en la hambruna de la región. No captaban que el plan de Dios era enviarlos a Egipto para reunirse con José y alimentarse en los almacenes de víveres egipcios. Si usted está orando que Dios le envíe ayuda en su sufrimiento o dificultad y Dios no se la está mandando tan rápidamente como usted quisiera, tal vez lo está guiando a tesoros especiales. Gén 43:2 y aconteció que cuando acabaron de comer el trigo que trajeron de Egipto, les dijo su padre: Volved, y comprad para nosotros un poco de alimento. Gén 43:3 Respondió Judá, diciendo: Aquel varón nos protestó con ánimo resuelto, diciendo: No veréis mi rostro si no traéis a vuestro hermano con vosotros. Volved : Jacob mantenía cerrados sus ojos a la realidad. José (y Simeón) debía estar preguntándose por Continue

Génesis 42: Los hermanos de José vienen por alimentos

Gén 42:1 Viendo Jacob que en Egipto había alimentos, dijo a sus hijos: ¿Por qué os estáis mirando? Gén 42:2 Y dijo: He aquí, yo he oído que hay víveres en Egipto; descended allá, y comprad de allí para nosotros, para que podamos vivir, y no muramos.(A) ¿Por qué el grano era tan valioso en esos días? Como fuente de alimento era universal y se utilizaba casi en cualquier cosa que se comiera. Podía secarse y almacenarse mucho más tiempo que cualquier verdura, productos lácteos o carne. Era tan importante que hasta lo usaban como dinero. Gén 42:3 Y descendieron los diez hermanos de José a comprar trigo en Egipto. Gén 42:4 Mas Jacob no envió a Benjamín, hermano de José, con sus hermanos; porque dijo: No sea que le acontezca algún desastre. Jacob quería mucho a Benjamín porque era el único hermano verdadero de José y -hasta donde sabía-, Continue

Génesis 41: José interpreta el sueño de Faraón

Gén 41:1 Aconteció que pasados dos años tuvo Faraón un sueño. Le parecía que estaba junto al río; Gén 41:2 y que del río subían siete vacas, hermosas a la vista, y muy gordas, y pacían en el prado. Río : El río Nilo. Las vacas que del río subían describe un episodio corriente, ya que a estos animales les gustaba meterse en la corriente para protegerse del calor y de las moscas. Gén 41:3 Y que tras ellas subían del río otras siete vacas de feo aspecto y enjutas de carne, y se pararon cerca de las vacas hermosas a la orilla del río; Gén 41:4 y que las vacas de feo aspecto y enjutas de carne devoraban a las siete vacas hermosas y muy gordas. Y despertó Faraón. Gén 41:5 Se durmió de nuevo, y soñó la segunda vez: Que siete espigas llenas y hermosas crecían de una Continue