Archives for Deuteronomio

Deuteronomio 34: Muerte y sepultura de Moisés

Deu 34:1 Subió Moisés de los campos de Moab al monte Nebo, a la cumbre del Pisga, que está enfrente de Jericó; y le mostró Jehová toda la tierra de Galaad hasta Dan, La cumbre de Pisga : Referencia al punto más elevado de una cadena de montañas. Deu 34:2 todo Neftalí, y la tierra de Efraín y de Manasés, toda la tierra de Judá hasta el mar occidental; Deu 34:3 el Neguev, y la llanura, la vega de Jericó, ciudad de las palmeras, hasta Zoar. Deu 34:4 Y le dijo Jehová: Esta es la tierra de que juré a Abraham,(A) a Isaac(B) y a Jacob,(C) diciendo: A tu descendencia la daré. Te he permitido verla con tus ojos, mas no pasarás allá. Deu 34:5 Y murió allí Moisés siervo de Jehová, en la tierra de Moab, conforme al dicho de Jehová. Deu 34:6 Y lo enterró en el valle, Continue

Deuteronomio 33: Moisés bendice a las doce tribus de Israel

Moisés pide bendiciones para cada una de las tribus de Israel, con la excepción de la de Simeón, la cual sería pronto absorbida por Judá. En contraste con el resto del capítulo, este pasaje sobresale por el tono positivo y el gozo que lo recorre. Aquí no hay reproches ni advertencias. Mientras el cántico habla de las calamidades que la justicia de Dios hará descender sobre Israel por su deslealtad, las bendiciones describen la gloria y la grandeza que coronarán su fidelidad al Señor. De ahí que el cántico y las bendiciones xse complementen. El fundamento de estas bendiciones es la inconmovible confianza en el Dios único de Israel, quien cabalga sobre los cielos para ayudar al pueblo escogido. Jehová es el eterno Dios cuyos brazos eternos nunca se cansan de ofrecer refugio y seguridad. El libro del Génesis se cierra con la conmovedora narración del testamento y muerte del Continue

Deuteronomio 32: La promesa del juicio

Deu 32:1 Escuchad, cielos, y hablaré; Y oiga la tierra los dichos de mi boca. Esta composición rítmica nos canta la historia de las relaciones entre Yahvé e Israel y viene a resultar un alegato acusatorio contra el pueblo elegido, que no supo corresponder a las bondades de su Dios. Cantado por los ministros del santuario y por el pueblo, sería una invitación continua a la penitencia y al retorno hacia Yahvé. Es un poema didáctico más que lírico. La tesis es la especialísima providencia de Yahvé con su pueblo al formarlo como nación y la infidelidad de Israel, merecedora de los mayores castigos. Se ha supuesto que tiene una distribución coral de estrofas: dos coros alternativamente las van cantando, intercalando otras comunes a ambos coros. Así, pues, hay una distribución de estrofas y antiestrofas. El conjunto parece obra de un salmista de la época sapiencial, que por ficción literaria Continue

Deuteronomio 31: Josué es instalado como sucesor de Moisés

Deu 31:1 Fue Moisés y habló estas palabras a todo Israel, Deu 31:2 y les dijo: Este día soy de edad de ciento veinte años; no puedo más salir ni entrar; además de esto Jehová me ha dicho: No pasarás este Jordán.(A) No puedo más salir ni entrar : Expresa la incapacidad de Moisés de seguir desempeñando sus obligaciones. Ello se debe a su avanzada edad y al mandato de Dios de no pasar el Jordán . Deu 31:3 Jehová tu Dios, él pasa delante de ti; él destruirá a estas naciones delante de ti, y las heredarás; Josué será el que pasará delante de ti, como Jehová ha dicho. Deu 31:4 Y hará Jehová con ellos como hizo con Sehón y con Og, reyes de los amorreos, y con su tierra, a quienes destruyó.(B) Deu 31:5 Y los entregará Jehová delante de vosotros, y haréis con ellos conforme a Continue

Deuteronomio 30: Condiciones para la restauración y la bendición

Deu 30:1 Sucederá que cuando hubieren venido sobre ti todas estas cosas, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, y te arrepintieres en medio de todas las naciones adonde te hubiere arrojado Jehová tu Dios, Deu 30:2 y te convirtieres a Jehová tu Dios, y obedecieres a su voz conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma, Deu 30:3 entonces Jehová hará volver a tus cautivos, y tendrá misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos adonde te hubiere esparcido Jehová tu Dios. Deu 30:4 Aun cuando tus desterrados estuvieren en las partes más lejanas que hay debajo del cielo, de allí te recogerá Jehová tu Dios, y de allá te tomará; Deu 30:5 y te hará volver Jehová tu Dios a la tierra que heredaron tus padres, Continue

Deuteronomio 29: Pacto de Jehová con Israel en Moab

Este capítulo contiene un resumen de las acciones de Dios desde el éxodo hasta la llegada de Israel a los campos de Moab. Es seguido por una nueva reafirmación del significado del pacto entre el pueblo escogido y su Dios, y nuevas advertencias sobre las consecuencias que enfrentarían en Canaán aquellos cuyo corazón se aparte hoy de Jehová nuestro Dios Deu 29:1 Estas son las palabras del pacto que Jehová mandó a Moisés que celebrase con los hijos de Israel en la tierra de Moab, además del pacto que concertó con ellos en Horeb. La ceremonia de renovación del pacto en Moab reiteró el significado de la celebrada antes en Horeb. En el monte Sinaí, cuarenta años antes, Dios e Israel hicieron un pacto. Aun cuando el pacto constaba de varias partes (léanse los libros de Exodo, Levítico y Números), su propósito podía resumirse en una sola frase: Dios prometió Continue

Deuteronomio 28: Bendiciones de la obediencia

Este capítulo contiene otra lista de bendiciones y maldiciones que dio el mismo Moisés durante una ceremonia de renovación de un pacto en la llanura de Moab. Esta ceremonia fue anticipo de otra que realizaría más tarde en el monte Ebal La introducción de este capítulo parece estar constituida por el capítulo anterior. No es raro el procedimiento de insertar bendiciones y maldiciones en las secciones legislativas del Pentateuco; pero aquí esto se destaca más. Las amenazas son terribles, y muestran bien claro cómo la Ley del Antiguo Testamento era una ley de temor. Las bendiciones y maldiciones son de índole material, sin ninguna proyección en ultratumba. La esperanza de la retribución en el más allá — base de nuestra religión — fue desconocida en Israel hasta el siglo II antes de Cristo; de ahí que su moral es pragmatista y, considerada desde el punto de vista evangélico, no muy Continue

Deuteronomio 27: Orden de escribir la ley en piedras sobre el Monte Ebal

Deu 27:1 Ordenó Moisés, con los ancianos de Israel, al pueblo, diciendo: Guardaréis todos los mandamientos que yo os prescribo hoy. Deu 27:2 Y el día que pases el Jordán a la tierra que Jehová tu Dios te da, levantarás piedras grandes, y las revocarás con cal; Deu 27:3 y escribirás en ellas todas las palabras de esta ley, cuando hayas pasado para entrar en la tierra que Jehová tu Dios te da, tierra que fluye leche y miel, como Jehová el Dios de tus padres te ha dicho. Deu 27:4 Cuando, pues, hayas pasado el Jordán, levantarás estas piedras que yo os mando hoy, en el monte Ebal, y las revocarás con cal; El monte Ebal era una localidad insignificante, situada a 48 km al norte de Jerusalén. Fue allí donde Abraham construyó un altar y escuchó de la promesa que en tiempos de los patriarcas hizo Dios sobre Continue

Deuteronomio 26: Primicias y diezmos

Tres son las partes de este capítulo: a) prescripción de entrega de las primicias de los productos de la tierra a los sacerdotes en reconocimiento a los favores otorgados por Yahvé al liberar a Israel de Egipto y darle una tierra que mana leche y miel b) obligación de presentar los diezmos de los frutos cada tres años en beneficio de los menesterosos; c) conclusión parenética Deu 26:1 Cuando hayas entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da por herencia, y tomes posesión de ella y la habites, Deu 26:2 entonces tomarás de las primicias de todos los frutos que sacares de la tierra que Jehová tu Dios te da, y las pondrás en una canasta, e irás al lugar que Jehová tu Dios escogiere para hacer habitar allí su nombre.(A) Deu 26:3 Y te presentarás al sacerdote que hubiere en aquellos días, y le dirás: Declaro hoy Continue

Deuteronomio 25: Orden de exterminar a Amalec

Deu 25:1 Si hubiere pleito entre algunos, y acudieren al tribunal para que los jueces los juzguen, éstos absolverán al justo, y condenarán al culpable. Deu 25:2 Y si el delincuente mereciere ser azotado, entonces el juez le hará echar en tierra, y le hará azotar en su presencia; según su delito será el número de azotes. Deu 25:3 Se podrá dar cuarenta azotes, no más; no sea que, si lo hirieren con muchos azotes más que éstos, se sienta tu hermano envilecido delante de tus ojos. Este mismo problema de líderes religiosos en pleito legal con creyentes es enjuiciado por Pablo. A primera vista, estos versículos podrían parecer irrelevantes en la actualidad, pero una mirada más de cerca revela algunos principios importantes acerca de la disciplina. ¿Es usted responsable de la disciplina de un niño, de un estudiante, o de un empleado? Hay tres puntos importantes que le ayudarán Continue