Archives for Amós

Amós 9: El tabernáculo caído

Amó 9:1 Vi al Señor que estaba sobre el altar, y dijo: Derriba el capitel, y estremézcanse las puertas, y hazlos pedazos sobre la cabeza de todos; y al postrero de ellos mataré a espada; no habrá de ellos quien huya, ni quien escape. El castigo comenzaría en el altar, el centro de la vida de la nación, el lugar donde el pueblo esperaba ser protegido y bendecido. Este castigo abarcaría a las 12 tribus. Algunos comentaristas piensan que era el altar de Bet-el y otros que era el altar del Templo de Jerusalén. Dios destruiría aquello en lo que fundaban su seguridad con el fin de que se volviesen a El. Pero Dios promete restaurar su pueblo. Amó 9:2 Aunque cavasen hasta el Seol, de allá los tomará mi mano; y aunque subieren hasta el cielo, de allá los haré descender. Amó 9:3 Si se escondieren en la cumbre Continue

Amós 8: El canastillo de fruta de verano

Amós 8:1 Esto me mostró Jehová, el Señor: un canastillo de fruta de verano. Amós 8:2 Y me preguntó: –¿Qué ves, Amós? Y respondí: –Un canastillo de fruta de verano. Y me dijo Jehová: –Ha venido el fin sobre mi pueblo Israel;[a] no lo toleraré más. Un juego de palabras con los vocablos hebreos fruta de verano (qãyits) y fin (quets) El «fin» de los intentos de corregir o pasar por alto los pecados de Israel ha llegado. Todo lo que queda es muerte y destrucción. Un juego de palabras similar se utiliza en la visión de Jeremías sobre la vara de almendro. Amós 8:3 Y los cantores del Templo gemirán en aquel día,[b] dice Jehová, el Señor. Muchos serán los cuerpos muertos, y en silencio serán arrojados en cualquier lugar. La cuarta visión de Amós, un canastillo de fruta de verano. El mensaje es el mismo que el de Continue

Amós 7: Visiones de castigo

Amós 7:1 Tres visiones de destrucción[a] Esto me ha mostrado Jehová, el Señor: Él criaba langostas[b] cuando comenzaba a crecer el heno tardío, el heno tardío que viene después de las siegas del rey.[c] El heno tardío : La última cosecha. No se sabe si ésta es una cosecha de alimentos, como los granos, o de pasto que provee alimentos para el ganado. La pérdida de ambos tipos de sembrados sería devastadora para el pueblo. Siegas del rey : El impuesto o tributo debido al rey había sido ya colectado. La siguiente serie de visiones llevaban el mensaje de Dios al pueblo utilizando imágenes que les eran familiares: langostas, fuego y plomada de albañil. Amós 7:2 Y aconteció que cuando acabaron de comer la hierba de la tierra, yo dije: «Señor, Jehová, perdona ahora, pero ¿quién levantará a Jacob,[d] que es tan pequeño?».[e] Amós 7:3 Se arrepintió[f] Jehová de esto: Continue

Amós 6: La destrucción de Israel

Amós 6:1 ¡Ay[a] de los que reposan en Sión y de los que confían en el monte de Samaria, los notables y principales entre las naciones, a quienes acude la casa de Israel! A mediados del siglo VIII a.C. tuvo lugar un gran auge económico tanto en Israel como en Judá. Los reposados en Sion y los confiados en el monte de Samaria son el mismo tipo de gente. Estaban complacidos debido a su exaltada posición económica y social. Se consideraban los principales entre las naciones a causa de su recién adquirido poder y riqueza. Pero su optimismo no era sabio. Amós dirigió su ataque hacia aquellos que vivían en lujuria, tanto en Israel como en Judá. La gran riqueza y las comodidades pudieron haber hecho que el pueblo pensara que estaba a salvo; pero Dios no se complace si nos apartamos de las necesidades de los demás. El utilizar Continue

Amós 5: La naturaleza de la religión verdadera

 Amós 5:1 Oíd esta palabra que yo levanto para lamentación sobre vosotros, casa de Israel. Oíd esta palabra: Lamentación: Un lamento bajo el aspecto de un cántico funerario. Amós considera a Israel ya muerto. Amós estremeció a su audiencia al cantar una canción de duelo por ellos como si ya hubieran sido destruidos. Los israelitas creían que su riqueza y su ritual religioso los mantenía a salvo, pero Amós lamentó su destrucción segura. Amós 5:2 Cayó la virgen de Israel, y no podrá levantarse ya más; fue dejada sobre su tierra, no hay quien la levante. Virgen de Israel : O «virgen Israel». Esta frase aparece por primera vez aquí. Jeremías utiliza idéntica expresión para representar a toda la nación. Amós 5:3 Porque así ha dicho Jehová el Señor: La ciudad que salga con mil, volverá con ciento, y la que salga con ciento volverá con diez, en la casa Continue

Amós 4: Las advertencias no atendidas

 Amós 4:1 Oíd esta palabra, vacas de Basán, que estáis en el monte de Samaria, que oprimís a los pobres y quebrantáis a los menesterosos, que decís a vuestros señores: Traed, y beberemos. Oíd esta palabra: Vacas de Basán : Las esposas de los hombres prominentes de Samaria son comparadas con las vacas que pastaban en las verdes llanuras de Basán en la Transjordania. Monte de Samaria : La ciudad capital del reino del norte fue edificada por Omri sobre una colina que había comprado a Semer. Oprimís a los pobres : La misma acusación de despiadada explotación de los pobres se le lanza a las mujeres de Samaria. Su ambición de riquezas y lujo empujaba a sus esposos a cometer mayores injusticias. A las mujeres adineradas de Israel las comparan con las vacas de Basán, mimadas, elegantes y bien alimentadas. Estas mujeres egoístamente presionaron a sus esposos para que Continue

Amós 3: El rugido del león

Amós 3: 1 Oíd esta palabra que ha hablado Jehová contra vosotros, hijos de Israel, contra toda la familia que hice subir de la tierra de Egipto. Dice así: Sucesivos oráculos estarán específicamente dirigidos contra Israel para poner en evidencia su pecado y el juicio de Dios. Oíd esta palabra : Fórmula utilizada por Amós para proclamar el mensaje divino, específicamente destinado a los hijos de Israel Amós 3:2 A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigaré por todas vuestras maldades. A vosotros solamente he conocido : Esto se expresa en la palabra hebrea «conocer». Se trata de algo más que un problema cognoscitivo, porque Dios se mantiene al tanto de lo que sucede en todas las naciones, como Amós lo demuestra en 1.2-2.3. Aquí denota interés, piedad, simpatía y preocupación. A causa de este vínculo especial, a Israel le corresponde una Continue

Amós 2: Sentencia contra Judá por abandonar a Dios

Amós 2:1 Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Moab,(A) y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque quemó los huesos del rey de Edom hasta calcinarlos. Moab estaba situada al este del Mar Muerto, con su frontera septentrional a lo largo del río Arnón. Quemó los huesos : Este acto era considerado un ultraje de acuerdo con las costumbres de esa época. Los moabitas descendían de la relación incestuosa de Lot con su hija mayor. Balac, rey de Moab, trató de contratar a un vidente, Balaam, para maldecir a los israelitas para que pudieran ser derrotados (Números 22-24). Balaam se negó, sin embargo, algunos moabitas tuvieron éxito al hacer que Israel adorara a Baal. Los moabitas eran conocidos por sus atrocidades. Un hallazgo arqueológico, la piedra moabita, revela que Moab siempre estaba listo para aprovecharse de la caída de otros. Amós 2:2 Prenderé fuego en Moab, y Continue

Amós 1: Juicios contra las naciones vecinas

Amós fue profeta de Israel (el reino del norte) desde 760-750 a.C. Israel disfrutaba prosperidad económica y paz. Esto provocó que la sociedad se volviera egoísta y materialista. Los adinerados no tenían en cuenta las necesidades de los menos afortunados. El pueblo se centraba en sí mismo y sentía indiferencia hacia Dios. Amós habló en contra de los que explotaban u olvidaban a los necesitados. Creer en Dios es algo más que un asunto personal. Dios hace un llamado para que todos los creyentes trabajen en contra de la injusticia de la sociedad y para que ayuden a los menos afortunados. Contemporáneo de Jonás (793-753) Oseas (753-715) Amós 1:1 Las palabras de Amós, que fue uno de los pastores de Tecoa, que profetizó acerca de Israel en días de Uzías(A) rey de Judá y en días de Jeroboam(B) hijo de Joás, rey de Israel, dos años antes del terremoto. Este Continue

Amós 9: Los juicios de Jehová son ineludibles.

Amós 9:1 Vi al Señor, que estaba sobre el altar y dijo:[a] «Derriba el capitel[b] y estremézcanse las puertas, y hazlos pedazos sobre la cabeza de todos. Al postrero de ellos mataré a espada; no habrá de ellos quien huya ni quien escape. El castigo comenzaría en el altar, el centro de la vida de la nación, el lugar donde el pueblo esperaba ser protegido y bendecido. Este castigo abarcaría a las 12 tribus. Algunos comentaristas piensan que era el altar de Bet-el y otros que era el altar del Templo de Jerusalén. Dios destruiría aquello en lo que fundaban su seguridad con el fin de que se volviesen a El. Pero en 9.11 Dios promete restaurar su pueblo. Amós 9:2 Aunque caven hasta el seol,[c] de allá los tomará mi mano; y aunque suban hasta el cielo, de allá los haré descender.[d] Amós 9:3 Si se esconden en la Continue