Cantares 7: El esposo y la esposa

Cantares 7:1 El esposo ¡Qué bellos son tus pies en las sandalias, hija de príncipe! Los contornos de tus caderas son como joyas, obra de excelente artífice.

Cantares 7:2 Tu ombligo, como una taza redonda donde no falta el buen vino.

Tu vientre, como montón de trigo de lirios rodeado.

Cantares 7:3 Tus dos pechos, como gemelos de gacela.[a]

Cantares 7:4 Tu cuello, como torre de marfil; tus ojos, como los estanques de Hesbón[b] junto a la puerta de Bat-rabim;[c] tu nariz, como la torre del Líbano,[d] que mira hacia Damasco.

Hesbón : Antigua capital de Sehón, a unos 30 km al este del Mar Muerto. Se le conocía por sus potencialidades económicas. Bat – rabim es desconocido hoy. La torre del Líbano era una famosa y muy bella construcción que sobresalía en una no especificada ciudad cercana a las laderas orientales del Hermón. Nariz : Puede que aquí sea una referencia a su rostro.

Cantares 7:5 Tu cabeza erguida, como el Carmelo;[e] como púrpura, tus guedejas: en ellas, un rey está cautivo.

La frase «tus ojos, como los estanques de Hesbón», sugiere ojos brillantes. Hesbón era la capital antigua de los amorreos. Bat-rabim pudo haber sido una de las puertas de Hesbón. «La torre del Líbano» quizás era un atalaya (no cabe dudas de que era muy prominente y considerada muy hermosa). Algunos sugieren que esto se refiere a la cadena montañosa del Líbano. El monte Carmelo tenía a la vista al mar Mediterráneo y a Palestina.

Cantares 7:6 ¡Qué hermosa eres y cuán suave, oh amor deleitoso![f]

Cantares 7:7 Tu talle, como la palmera; tus pechos, como sus racimos.

La palmera : Señal de la existencia de fuentes de agua viva

Cantares 7:8 Yo dije: «Subiré a la palmera y asiré sus frutos». Deja que sean tus pechos como racimos de vid, y como de manzanas la fragancia de tu aliento.

Cantares 7:9 Tu paladar, como el buen vino, que entra al amado suavemente y corre por los labios de los viejos.[g]

El Cantar se mueve de la soledad a la comunión y ahora de nuevo a la soledad. Todo es nuevo; nuevo crecimiento, nuevas dulces frutas , nuevo vino , una nueva relación y una nueva forma de amar.

Cantares 7:10 La esposa. Yo soy de mi amado, y en mí tiene su contentamiento.

Cantares 7:11 Ven, amado mío, salgamos al campo, pasemos la noche en las aldeas.

Cantares 7:12 Vayamos de mañana a las viñas, a ver si brotan las vides, si ya están en cierne, si han florecido los granados. ¡Allí te daré mis amores!

Cantares 7:13 Las mandrágoras[h] exhalan su aroma, y a nuestras puertas hay toda suerte de deliciosas frutas, frescas y secas, que para ti, amado mío, he guardado.

Conforme el matrimonio madura, debe haber más amor y libertad entre los cónyuges. Aquí la joven toma la iniciativa. Muchas culturas tienen estereotipos de los papeles que deben jugar el hombre y la mujer para tener relaciones sexuales, pero la seguridad del amor verdadero da a ambos cónyuges la libertad de iniciar los actos de amor y expresar sus verdaderos sentimientos.

La mandrágora era una especie de planta rara que a menudo la gente creía que incrementaba la fertilidad. Las mandrágoras también se mencionan en Genesis 30:14-17.

Deja un comentario