Salmo 91

Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo morará a la sombra del Omnipotente.

En estos versículos aparecen tres títulos que designan a Dios aparte de su nombre sagrado Jehová : Elyon (Altísimo), Shaddai (Omnipotente) y Elohim (que aquí significa «el Dios sublime»). Omnipotente, shadday: El Todopoderoso. Cuando aparece como El Shadday significa Dios Omnipotente. Este nombre figura cerca de 50 veces en el Antiguo Testamento. Fue el nombre mediante el cual se conoció a Dios entre los patriarcas. Algunos eruditos trazan su origen al verbo shadad que significa «poderoso, inconquistable». Otros relacionan su origen con la palabra acadia para «montaña», que indica la grandeza, fortaleza o la sempiterna naturaleza de Dios. Otra explicación es que Shadday está compuesto de la partícula sheh (quien o cual) y day (suficiente). Por lo tanto, Sheh-day o Shadday es el Dios todo-suficiente, eternamente capaz de ser todo lo que su pueblo necesita.[private]

Salmo 91:2 Diré yo al SEÑOR: Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios, en quien confío.

Salmo 91:3 Porque El te libra del lazo del cazador y de la pestilencia mortal.

Peste destructora : Alude al ataque de una plaga. La metáfora tiene una significación especial para los hebreos, debido a que las plagas de langostas y varias enfermedades endémicas eran comunes en el Oriente Medio

Librará : Antiguos comentaristas judíos consideran que estos versos se refieren a ataques demoníacos. La demonología constituía un largo capítulo de la teología judía en tiempos del advenimiento de Cristo (Mat_9:34). Ello se pone de manifiesto en la Gran Comisión

Salmo 91:4 Con sus plumas te cubre, y bajo sus alas hallas refugio; escudo y baluarte es su fidelidad.

Salmo 91:5 No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día,

Salmo 91:6 ni la pestilencia que anda en tinieblas, ni la destrucción que hace estragos en medio del día.

Dios es nuestra protección, un refugio cuando tenemos miedo. La fe del escritor, en el Dios todopoderoso como protector, lo sacaría airoso de todos los peligros y temores de la vida. Esto debe ser un ejemplo también para nuestra confianza: cambiar todos nuestros temores por la fe en Dios, sin importar qué tipo de temor sea. Para hacerlo debemos «habitar» y «morar» con El. Al encomendarnos a su protección y al prometerle nuestra devoción diaria, estaremos seguros.

Salmo 91:7 Aunque caigan mil a tu lado y diez mil a tu diestra, a ti no se acercará.

Salmo 91:8 Con tus ojos mirarás y verás la paga de los impíos.

Ultimas Publicaciones

Deuteronomio 33: Moisés bendice a las doce tribus de Israel
Moisés pide bendiciones para cada una de las tribus de Israel, con la excepción de la de Simeón,Artículo Completo
Deuteronomio 32: La promesa del juicio
Deu 32:1 Escuchad, cielos, y hablaré; Y oiga la tierra los dichos de mi boca. Esta composición rArtículo Completo
Esfuérzate, sé fuerte y valiente. No temas ni te acobardes
Hubo una vez un jovencito que vivió una de las vidas más miserables. Huérfano antes de los tres aArtículo Completo
Back to top

Comprometidos a sembrar La Palabra de Dios