Génesis 13: Abraham y Lot se separan

Génesis 13: Abraham y Lot se separan

Gén 13:1 Subió, pues, Abram de Egipto hacia el Neguev, él y su mujer, con todo lo que tenía, y con él Lot.

El desierto de Neguev se encuentra al sur de una línea que puede trazarse entre Gaza y el occidente del Mar Muerto, hacia el este.

Gén 13:2 Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro.

En los días de Abram dueños de ovejas y ganados podían adquirir una gran riqueza. La riqueza de Abram no sólo incluía plata y oro sino también ganado. Estos animales eran una mercancía valiosa utilizada como comida, vestido, material para tiendas y para sacrificios. Ellas eran por lo general comerciadas por otros bienes y servicios. Abram pudo observar el crecimiento y la multiplicación diaria de su riqueza.

Gén 13:3 Y volvió por sus jornadas desde el Neguev hacia Bet-el, hasta el lugar donde había estado antes su tienda entre Bet-el y Hai,

Gén 13:4 al lugar del altar que había hecho allí antes; e invocó allí Abram el nombre de Jehová.

Gén 13:5 También Lot, que andaba con Abram, tenía ovejas, vacas y tiendas.

Gén 13:6 Y la tierra no era suficiente para que habitasen juntos, pues sus posesiones eran muchas, y no podían morar en un mismo lugar.

Gén 13:7 Y hubo contienda entre los pastores del ganado de Abram y los pastores del ganado de Lot; y el cananeo y el ferezeo habitaban entonces en la tierra.

Paradójicamente, fue la bendición de Dios el origen de la situación que condujo a contienda.

Gén 13:8 Entonces Abram dijo a Lot: No haya ahora altercado entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos.

Rodeados de vecinos hostiles, los pastores de Abram y los de Lot debieron haberse unido. En lugar de eso, permitieron que la envidia los separara. Situaciones similares existen hoy día. Muchos cristianos discuten y pelean, mientras Satanás está trabajando alrededor de ellos.

Las rivalidades, las discusiones, los desacuerdos entre creyentes pueden ser destructivos de tres maneras: (1) pueden dañar la buena voluntad, confianza y paz, la base de las relaciones humanas; (2) obstaculizan el progreso de importantes metas; (3) nos hacen concentrarnos en nosotros mismos y no en el amor. Jesús supo cuán destructivos pueden ser los argumentos entre hermanos. En su oración final, antes de ser traicionado y arrestado, Jesús pidió a Dios que sus seguidores siempre fueran “uno” (Joh_17:21).

Gén 13:9 ¿No está toda la tierra delante de ti? Yo te ruego que te apartes de mí. Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda.

Al enfrentar la posibilidad de un conflicto con su sobrino Lot, Abram tomó la iniciativa de resolver la disputa. El le permitió a Lot que eligiera primero, aun cuando Abram, siendo mayor, tenía ese derecho. Además, Abram mostró la disposición de arriesgarse a ser engañado. El ejemplo de Abram nos muestra cómo debemos responder a las situaciones familiares difíciles: (1) tomar la iniciativa para resolver los conflictos, (2) permitir a los demás que hagan la primera elección, aun cuando eso signifique que no tendremos lo que queremos; (3) poner la paz familiar por encima de nuestros deseos personales.

Gén 13:10 Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que destruyese Jehová a Sodoma y a Gomorra.

Ultimas Publicaciones

No hay casa ni puerta que a veces no quede abierta
Me llamo Edgar y siempre me he considerado un hombre afortunado. De mi matrimonio he tenido la fortuArtículo Completo
2 de Samuel 18: Muerte de Absalón
2 de Samuel 18:1 Muerte de Absalón. David pasó revista al pueblo que tenía consigo y puso sobre eArtículo Completo
2 de Samuel 17: Consejos de Ahitofel y de Husai
2 de Samuel 17:1  Consejos de Ahitofel y de Husai. Entonces Ahitofel dijo a Absalón: –Yo escogerArtículo Completo
Back to top

Comprometidos a sembrar La Palabra de Dios