Gén 49: Profecía de Jacob acerca de sus hijos

[private][private][private][private]Gén 49:1 Profecía de Jacob acerca de sus hijos Y llamó Jacob a sus hijos, y dijo: Juntaos, y os declararé lo que os ha de acontecer en los días venideros.

Gén 49:2 Juntaos y oíd, hijos de Jacob, Y escuchad a vuestro padre Israel.

Gén 49:3 Rubén, tú eres mi primogénito, mi fortaleza, y el principio de mi vigor; Principal en dignidad, principal en poder.

Gén 49:4 Impetuoso como las aguas, no serás el principal, Por cuanto subiste al lecho de tu padre; Entonces te envileciste, subiendo a mi estrado.

Rubén debía haber recibido la bendición preeminente porque era el primogénito. Pero se envileció al subir al lecho de su padre, esto es, cuando «durmió con Bilha», la concubina de Jacob. De ahí que perdiera la posición principal y sus descendientes se convirtieron en un pueblo de pastores al este del Jordán.

El hijo mayor debía haber recibido dos porciones de la herencia. Pero Rubén perdió este honor especial. Impetuoso e incontrolable, especialmente en los días de su juventud, llegó muy lejos al dormir con una de las concubinas de su padre. Jacob no podía dar una bendición tan honorable a un hijo tan indigno.

Gén 49:5 Simeón y Leví son hermanos; Armas de iniquidad sus armas.

Gén 49:6 En su consejo no entre mi alma, Ni mi espíritu se junte en su compañía. Porque en su furor mataron hombres, Y en su temeridad desjarretaron toros.

Gén 49:7 Maldito su furor, que fue fiero; Y su ira, que fue dura. Yo los apartaré en Jacob, Y los esparciré en Israel. Gén 49:8 Judá, te alabarán tus hermanos; Tu mano en la cerviz de tus enemigos; Los hijos de tu padre se inclinarán a ti.

Jacob temía a sus dos hijos siguientes, los hermanos Simeón y Leví, «¡tal para cual!» Un ejemplo de su iniquidad (o violencia) fue la matanza de Siquem. Simeón fue pasado por alto en la futura bendición de Moisés; aparentemente fueron absorbidos por Judá. Como los levitas fueron los primeros en retornar a Dios después del incidente del becerro de oro, se alzaron como la tribu encargada de ofrecer servicios sacerdotales especiales. Su historia en el AT fue de devoción vacilante.

Gén 49:9 Cachorro de león, Judá; De la presa subiste, hijo mío. Se encorvó, se echó como león, Así como león viejo: ¿quién lo despertará?(A)

Gén 49:10 No será quitado el cetro de Judá, Ni el legislador de entre sus pies, Hasta que venga Siloh; Y a él se congregarán los pueblos.

Siloh era una de las ciudades donde se colocó el tabernáculo. Aquí, en el libro del Génesis, parece ser un nombre propio o título, el cual los creyentes generalmente aceptan como una designación mesiánica de Jesús. Su etimología es incierta. Para algunos shiloh significa «el pacífico». Según otro punto de vista, shiloh es un sustantivo con un sufijo pronominal que debe entenderse como «su hijo»; por lo tanto, los príncipes y los legisladores no se apartarían de Judá hasta que viniera su hijo. Otra posibilidad sería dividir shiloh en dos palabras shay y loh  lo cual indicaría «aquél a quien se le brinda tributo». El significado más probable de shiloh es el aceptado por la mayoría de las autoridades judías antiguas, para las cuales se trataba de una palabra compuesta de shel y loh, que significaba «al que pertenece». En español Shelloh podría entenderse como: «a quien pertenece el dominio», «de quien es el reino», «aquel que tiene el derecho a reinar».

“Hasta que venga Siloh” puede ser traducido “Hasta que venga aquel a quien corresponde”. Este es un pasaje difícil de comprender y todavía se discute su significado. Siloh puede ser otro nombre del Mesías, ya que literalmente significa “enviado”. Puede también referirse al tabernáculo que se levantó en la ciudad de Siloh

Gén 49:11 Atando a la vid su pollino, Y a la cepa el hijo de su asna, Lavó en el vino su vestido, Y en la sangre de uvas su manto.

Gén 49:12 Sus ojos, rojos del vino, Y sus dientes blancos de la leche.

Judá era el siguiente por orden de nacimiento, así que Jacob le concedió la bendición del primogénito. Gobernaría sobre Israel y sobre todas las naciones. Las predicciones de Jacob se cumplieron porque Siloh (el Mesías) vendría de la tribu de Judá.

Utilizando un lenguaje altamente simbólico, Jacob profetiza la era del Mesías como paradisíaca. Habrá abundancia de comida, vitalidad y salud. La gente se llenará de vino y leche.

¿Por qué Judá, el culpable de que vendieran a José como esclavo y el que trató de defraudar a su nuera, fue tan grandemente bendecido? Dios había elegido a Judá para que de sus descendientes surgiera el linaje real de Israel (este es el significado de “no será quitado el cetro de Judá”). Esto pudo haber sucedido debido al gran cambio que ocurrió en el carácter de Judá. Del linaje de Judá saldría además el prometido Mesías, Jesucristo.

Gén 49:13 Zabulón en puertos de mar habitará; Será para puerto de naves, Y su límite hasta Sidón.

Zabulón iba a detentar una posición mediocre junto al mar; sus descendientes servirían de instrumento para derrotar a Sísara

Gén 49:14 Isacar, asno fuerte Que se recuesta entre los apriscos;

Gén 49:15 Y vio que el descanso era bueno, y que la tierra era deleitosa; Y bajó su hombro para llevar, Y sirvió en tributo.

Isacar iba a ser bastante dócil, aceptando una vida feliz y tranquila en Canaán. Sus descendientes carecieron de visión política, concertando alianzas unas veces con Saúl y otras con David

Gén 49:16 Dan juzgará a su pueblo, Como una de las tribus de Israel.

Gén 49:17 Será Dan serpiente junto al camino, Víbora junto a la senda, Que muerde los talones del caballo, Y hace caer hacia atrás al jinete.

Gén 49:18 Tu salvación esperé, oh Jehová.

Dan era una pequeña tribu, pero una pequeña serpiente junto al camino puede destruir a un guerrero poderoso. Desafortunadamente, Dan no estuvo a la altura de la bendición que le auguró se convertiría en un valiente  y parece haber tenido pocas relaciones con las otras tribus en los años siguientes. Sansón fue un danita.

En la mitad de su profecía sobre Dan, Jacob exclamó: “Tu salvación esperé, oh Jehová”. Estaba recalcando que Dan llegaría a ser un gran líder, pero sólo si ponía su confianza en Dios, no en su fuerza natural ni en sus capacidades. A los que son fuertes, atractivos o talentosos suele serles más fácil confiar en sí mismos que en Dios, el que les dio esos dones. No olvide agradecer a Dios lo que usted es y lo que tiene para que su confianza no se extravíe.

Gén 49:19 Gad, ejército lo acometerá; Mas él acometerá al fin.

Ejército . . . acometerá es un juego de palabras en lengua hebrea con el nombre de Gad . Esta tribu se asentó más tarde al este del Jordán, donde tuvo que enfrentar los ataques de amonitas, moabitas y amalecitas.

Gén 49:20 El pan de Aser será substancioso, Y él dará deleites al rey.

La tribu de Aser heredó un área escogida sobre la costa al norte del monte Carmelo. Estaba cerca de las ciudades de los mercaderes fenicios y se hizo rica, aunque no expulsó a los fenicios

Gén 49:21 Neftalí, cierva suelta, Que pronunciará dichos hermosos.

Neftalí era también una tribu próspera, localizada en una fértil área montañosa al norte. Nunca sacaron de allí a los cananeos, pero recibieron tributo de ellos.

Gén 49:22 Rama fructífera es José, Rama fructífera junto a una fuente, Cuyos vástagos se extienden sobre el muro.

Realmente José fue fructífero, con algunos descendientes heroicos. Entre ellos están Josué (el que llevaría a los israelitas a la tierra prometida; Débora y Gedeón, jueces de Israel; y Samuel, un gran profeta,

Gén 49:23 Le causaron amargura, Le asaetearon, Y le aborrecieron los arqueros;

Gén 49:24 Mas su arco se mantuvo poderoso, Y los brazos de sus manos se fortalecieron Por las manos del Fuerte de Jacob (Por el nombre del Pastor, la Roca de Israel),

Estos títulos para Jehová son raros en el AT.

Estos versículos son un canto a las veces en que Dios corrió al rescate de José cuando sus enemigos lo atacaron. A menudo luchamos y nos fatigamos sin pensar que Dios puede ayudarnos a pelear nuestras batallas, ya sea contra hombres armados o contra fuerzas espirituales. José se asía más de Dios conforme aumentaba la adversidad. Confiar en que Dios nos puede rescatar es señal de gran fe. ¿Puede confiar en El cuando la injuria y la persecución van dirigidas hacia usted? Tales batallas espirituales requieren un trabajo de equipo entre gente valiente y fiel y un Dios poderoso.

Gén 49:25 Por el Dios de tu padre, el cual te ayudará, Por el Dios Omnipotente, el cual te bendecirá Con bendiciones de los cielos de arriba, Con bendiciones del abismo que está abajo, Con bendiciones de los pechos y del vientre.

Gén 49:26 Las bendiciones de tu padre Fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; Hasta el término de los collados eternos Serán sobre la cabeza de José, Y sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermanos.

José recibió la más larga bendición. Se le presenta como una rama fructífera, odiada, fuerte, y como un líder entre sus hermanos. Sus descendientes dirigieron las tribus del norte, pero también fueron idólatras y participaron en alianzas impías. Algunos se asentaron al este del Jordán; Gedeón fue uno de ellos.

Las bendiciones son muy similares a la bendición que Moisés pronunció sobre José. Dios Omnipotente

Gén 49:27 Benjamín es lobo arrebatador; A la mañana comerá la presa, Y a la tarde repartirá los despojos. Muerte y sepelio de Jacob

La bendición de Benjamín tiene un carácter positivo; sería la inspirada tribu que Moisés llamó «el amado de Jehová». Estuvieron algo intranquilos bajo el reinado de David, pero se unieron al reino meridional cuando Israel se dividió. El rey Saúl y el apóstol Pablo eran benjamitas.

Gén 49:28 Todos éstos fueron las doce tribus de Israel, y esto fue lo que su padre les dijo, al bendecirlos; a cada uno por su bendición los bendijo.

Esta no es solamente una profecía, sino también una bendición; es también una maldición para algunos de los hijos de Jacob. Este habló con autoridad, desde la perspectiva de la fe; por lo tanto, sus palabras estuvieron llenas de vigor, y tendrían un efecto significativo sobre las futuras generaciones. Jacob reservó sus mejores bendiciones para Judá y José; sus descendientes se convirtieron en las tribus dominantes de Israel; Judá en el sur, y Efraín y Manasés en el norte. Típica de una antigua bendición semita en los umbrales de la muerte, hay implicaciones colectivas en algunas de estas afirmaciones, como si Jacob estuviese algunas veces hablando no solamente de sus hijos como individuos, sino también de sus descendientes.

Jacob bendijo a cada uno de sus hijos, luego dio una predicción acerca de su futuro. La forma en la que habían vivido en el pasado jugó una parte muy importante en la forma en la que Jacob bendijo y profetizó. Nuestro pasado también afecta nuestro presente y futuro. Cuando el sol salga mañana, nuestras acciones de hoy serán ya parte de nuestro pasado. Sin embargo, ya empezaron a forjar el futuro. ¿Qué acciones puede hoy llevar a cabo o evitar para forjar positivamente su futuro?

Gén 49:29 Les mandó luego, y les dijo: Yo voy a ser reunido con mi pueblo. Sepultadme con mis padres en la cueva que está en el campo de Efrón el heteo,

Gén 49:30 en la cueva que está en el campo de Macpela, al oriente de Mamre en la tierra de Canaán, la cual compró Abraham con el mismo campo de Efrón el heteo, para heredad de sepultura.(B)

Gén 49:31 Allí sepultaron a Abraham(C) y a Sara su mujer; allí sepultaron a Isaac(D) y a Rebeca su mujer; allí también sepulté yo a Lea.

Gén 49:32 La compra del campo y de la cueva que está en él, fue de los hijos de Het.

Gén 49:33 Y cuando acabó Jacob de dar mandamientos a sus hijos, encogió sus pies en la cama, y expiró,(E) y fue reunido con sus padres.

Encogió sus pies en la cama significa que se acostó en su lecho de muerte. Fue reunido con sus padres destaca la cohesión de la familia patriarcal, aun después de la muerte.

Jacob bendice a sus hijos.

La bendición patriarcal a la generación siguiente era muy importante. Por ello Jacob, antes de morir, reúne a sus doce hijos y los bendice. La bendición consiste en pronunciamientos con referencia a eventos del pasado, situaciones del presente y visión del futuro como historia desde la perspectiva de Dios y sus promesas. Tiene un significado peculiar porque las obligaciones y privilegios del pacto son transmitidos así a la siguiente generación. Se pueden notar varias características en la bendición de Jacob. Primera, su propósito es dar a cada hijo como originador de tribu, la dirección y orientación necesaria para el futuro desde la perspectiva del propósito de Dios. En este sentido, la bendición es una profecía y su cumplimiento es certero e inalterable. Segunda, se hacen referencias a experiencias y eventos pasados en la vida de algunos de los patriarcas, porque dichos eventos han de afectar la historia de la tribu originada por ellos. Aquí se nota la importancia que tienen las decisiones y acciones de personas con una importante responsabilidad histórica. Tercera, se vislumbra el papel político y religioso que ha de tocar a cada tribu y aún la asignación territorial que han de recibir. Esta visión siempre está orientada desde la perspectiva del propósito divino. Cuarta, la bendición es a cada uno y a todos los hijos y no solamente al primogénito como en los patriarcas anteriores. Este hecho se debe a que estos doce hijos de Jacob, son los antepasados que dan origen a las doce tribus de Israel. Manasés y Efraín ya quedaron incluidos en la bendición anterior suplantando ambos a su padre José. En el desarrollo de la nación de Israel, hubo doce tribus con asignación territorial y una (Leví) sin asignación territorial. Los dos hijos de José, Manasés y Efraín completan las doce tribus territoriales, pero cuando se habla de las doce tribus, se los unen y ambos representan a José.

Semillero homilético El Dios de nuestros padres

Introducción : La naturaleza del Dios que adora una persona tendrá gran peso sobre esa persona, sus valores, su comportamiento y su visión mundial. Jacob había tenido muchas experiencias con Dios durante sus largos años. En su vejez piensa en estas grandes bendiciones. La bendición de Jacob contiene los temas principales de todo el libro de Génesis. Veamos:

I. Dios es identificado como el Dios en cuya presencia anduvieron mis padres. Se presenta a un Dios que se relaciona y comunica con su pueblo; además se subraya que aquellos patriarcas fueron lo que fueron por causa de su dedicación a “andar delante de Dios”. Por supuesto, Dios es el eslabón que une a cada uno de los patriarcas de los que surgirá el pueblo del pacto.

II. Tenemos un sumario de fe, una declaración de la teología básica que conecta e identifica la verdadera fe a través de muchas generaciones. Dios es descrito como el Dios que me pastorea y el ángel que me redime de todo mal. Aunque muy pocas veces en la Biblia se identifica a Dios como un ángel, pues él es quien envía a los ángeles, sin embargo debemos recordar que hasta ahora Jacob era el único de los patriarcas que había sido visitado por un ángel (22:11). Dios es quien nos salva, cuida y guarda de todo mal.

III. El acto de bendecir a los dos hijos de José levanta el tema de la tierra prometida a Abraham. Ellos también serán llamados por el “nombre” de Jacob y el nombre de Isaac y Abraham. Tal como Dios lo había prometido a Abraham: Yo haré de ti una gran nación… engrandeceré tu nombre (12:2).

Conclusión : Jacob pudo reflexionar sobre su vida y las muchas experiencias con Dios, y reconocer que Dios lo había acompañado, de acuerdo con la declaración. ¿Podemos hacer lo mismo?

Se pueden notar algunos hechos resaltantes en relación a algunos de los hijos en estos pronunciamientos. Rubén, por su comportamiento vil y usurpador, pierde el derecho a la primogenitura. Judá, como tribu, recibe una atención especial. Se resalta su prominencia política en el sentido de que tendrá permanentemente un gobernador propio y será líder a las demás tribus de las que ha de recibir alabanzas. El cumplimiento histórico del sueño de José se proyecta para la tribu de Judá. Los demás pueblos también estarán en sujeción a Judá. El v. 10 se considera un pasaje mesiánico que se refiere al reinado universal del Mesías. La bendición a José indica que él es considerado como primogénito y responsable de la continuación del pacto. Primero se desea la fecundidad y prosperidad de esta tribu. Luego se lo conecta íntimamente con el Dios de la tradición patriarcal descripto con diferentes nombres. Y finalmente, se pronuncian bendiciones sobre esta tribu en todos los aspectos de su vida.

Aclaración: ¿Fueron setenta? El relato dice claramente que el total de los miembros de la familia de Jacob que entraron en Egipto fueron setenta. Sin embargo, dentro de este pasaje se alcanza esta cifra de dos maneras diferentes. Primero hay una lista general de la familia de Jacob con el subtotal de treinta y tre, dieciséis, catorce y siete, lo cual suma setenta. En esta lista se incluye a Jacob mismo (observe la inclusión de Jacob y sus hijos a los nombres de los hijos de Israel que entraron a Egipto. En nuestra RVA se diluye la adición por medio de colocar los dos puntos y no el punto y seguido o punto y coma que la lectura del hebreo sugiere); también se incluye a José y a sus dos hijos nacidos en Egipto, pero no se mencionan a Er y a Onán quienes murieron en Canaan antes del viaje a Egipto. El subtotal en la lista también incluye a Dina. La dificultad en la lista radica en la adición: El total de las personas de sus hijos y de sus hijas, la cual parece excluir a Jacob, peroya trató el problema.

Por otra parte, el subtotal dado: Todas las personas fueron sesenta y seis. Esto es lógico, pues excluye a las esposas de los hijos de Jacob que no eran sus descendientes directos. Cuando se añade a Dina, Sera, Efraín y Manasés, el total es setenta.

El número setenta es consistente. Claramente dice que fueron setenta los hijos de Israel que fueron a Egipto.

Es interesante que en la Septuaginta se añaden cinco nombres más. Consecuentemente esa versión dice que fueron setenta y cinco quienes fueron a Egipto. Sin duda fue esta tradición la que citó Esteban (recordemos que la Septuaginta fue la Biblia de los hebreos del tiempo de Jesús). Una nota que ayuda es que tanto en la Septuaginta como en los textos de Qumran no se dice los descendientes de Jacob, sino “el número de los hijos de Dios”.

El uso del número “setenta” no es caprichoso, pues encontramos en Génesis 10 que el número de las naciones fue setenta. Lo que encontramos en este relato es la demostración de que fue Dios quien estableció los límites y la estructura del pueblo hebreo en medio de todas las naciones de la tierra. Con una nación tan pequeña entre un número tan grande de otras naciones Dios cumplirá su propósito y llevará a cabo sus planes.

Rubén : Inestable como el agua Rubén el hijo primogénito de Jacob, recibe una bendición limitada y casi hasta un castigo por haber cometido el pecado de incesto. Aunque la tribu adquiere un mediano tamaño nunca llega a tener verdadera importancia. Para los días de Moisés apenas cuenta con unos pocos hombres competentes para la guerra.

Estos hechos nos demuestran que la falta de fidelidad a los principios de la palabra del Señor producen un carácter inestable como el agua. Es decir que siempre tiende a buscar el nivel más bajo y no retiene sus estados (líquido, gaseoso, sólido) por ella misma, sino depende de las circunstancia que la rodean.

Debilidad transformada en fuerza

Simeón y Levi se caracterizaron por un carácter violento y la historia del ataque alevoso contra los hombres de Siquem lo confirma. Muchos años más tarde, sin embargo, cuando Dios pide que los que estén de su parte den un paso al frente, los levitas lo hicieron y se mantuvieron firmes en la defensa de la causa del Señor. Como resultado, Dios los escogió para que fueran los sacerdotes de Israel. Dios puede transformar las debilidades de nuestro carácter en fuerza, eso fue lo que hizo con los descendientes de Levi. Cualquiera que sea la debilidad de nuestro carácter llevémosla con confianza delante del Señor y pidamos que lo cambie y lo use de modo que sea para honra de su nombre.[/private][/private][/private][/private]

Ultimas Publicaciones

Los cuatro elementos
La clase estaba más llena de lo habitual. Podía notarlo. También más callada. La vuelta a la norArtículo Completo
Jesús aparece a dos creyentes que viajan a Emaús
Pero después apareció en otra forma a dos de ellos que iban de camino, a una aldea llamada EmaúsArtículo Completo
Los líderes religiosos sobornan a los guardias
Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principalArtículo Completo
Back to top

Comprometidos a sembrar La Palabra de Dios