Exodo 36: Moisés suspende la ofrenda del pueblo

Exodo 36: Moisés suspende la ofrenda del pueblo

Éxodo 36:1 Así, pues, Bezaleel y Aholiab, y todo hombre sabio de corazón a quien Jehová dio sabiduría e inteligencia para saber hacer toda la obra del servicio del santuario, harán todas las cosas que ha mandado Jehová.

Éxodo 36:2 Y Moisés llamó a Bezaleel y a Aholiab y a todo varón sabio de corazón, en cuyo corazón había puesto Jehová sabiduría, todo hombre a quien su corazón le movió a venir a la obra para trabajar en ella.

Éxodo 36:3 Y tomaron de delante de Moisés toda la ofrenda que los hijos de Israel habían traído para la obra del servicio del santuario, a fin de hacerla. Y ellos seguían trayéndole ofrenda voluntaria cada mañana.

Éxodo 36:4 Tanto, que vinieron todos los maestros que hacían toda la obra del santuario, cada uno de la obra que hacía,

Éxodo 36:5 y hablaron a Moisés, diciendo: El pueblo trae mucho más de lo que se necesita para la obra que Jehová ha mandado que se haga.

Éxodo 36:6 Entonces Moisés mandó pregonar por el campamento, diciendo: Ningún hombre ni mujer haga más para la ofrenda del santuario. Así se le impidió al pueblo ofrecer más;

Éxodo 36:7 pues tenían material abundante para hacer toda la obra, y sobraba.

La construcción del tabernáculo concluyó libre de deudas a causa de la disposición del pueblo.

Construcción del tabernáculo

Éxodo 36:8 Todos los sabios de corazón de entre los que hacían la obra, hicieron el tabernáculo de diez cortinas de lino torcido, azul, púrpura y carmesí; las hicieron con querubines de obra primorosa.

Éxodo 36:9 La longitud de una cortina era de veintiocho codos, y la anchura de cuatro codos; todas las cortinas eran de igual medida.

En los días de Moisés hacer telas (hilar y tejer) tomaba mucho tiempo. Ser dueño de dos o tres mudas de ropa era un signo de riqueza. El esfuerzo que se tenía que realizar para hacer suficiente tela para un edificio como el del tabernáculo era asombroso. Sin el tremendo esfuerzo de la comunidad nunca se hubiera podido construir el tabernáculo. En la actualidad las iglesias y las vecindades a menudo requieren este mismo tipo de esfuerzo comunitario. Sin él, muchos servicios esenciales simplemente no se harían.

Éxodo 36:10 Cinco de las cortinas las unió entre sí, y asimismo unió las otras cinco cortinas entre sí.

Éxodo 36:11 E hizo lazadas de azul en la orilla de la cortina que estaba al extremo de la primera serie; e hizo lo mismo en la orilla de la cortina final de la segunda serie.

Éxodo 36:12 Cincuenta lazadas hizo en la primera cortina, y otras cincuenta en la orilla de la cortina de la segunda serie; las lazadas de la una correspondían a las de la otra.

Éxodo 36:13 Hizo también cincuenta corchetes de oro, con los cuales enlazó las cortinas una con otra, y así quedó formado un tabernáculo.

Éxodo 36:14 Hizo asimismo cortinas de pelo de cabra para una tienda sobre el tabernáculo; once cortinas hizo.

Éxodo 36:15 La longitud de una cortina era de treinta codos, y la anchura de cuatro codos; las once cortinas tenían una misma medida.

Éxodo 36:16 Y unió cinco de las cortinas aparte, y las otras seis cortinas aparte.

Éxodo 36:17 Hizo además cincuenta lazadas en la orilla de la cortina que estaba al extremo de la primera serie, y otras cincuenta lazadas en la orilla de la cortina final de la segunda serie.

Éxodo 36:18 Hizo también cincuenta corchetes de bronce para enlazar la tienda, de modo que fuese una.

Ultimas Publicaciones

Jueces 20: La guerra contra Benjamín
Jueces 20:1 Entonces salieron todos los hijos de Israel, y se reunió la congregación como un solo Artículo Completo
El Príncipe y los sonidos del bosque.
Un rey mandó a su hijo a estudiar al templo de un gran maestro con el objetivo de prepararlo para qArtículo Completo
Jueces 19: El levita y su concubina
¿Cuál es la importancia de esta trágica historia? Cuando se arruinó la fe en Dios de los israelArtículo Completo
Back to top

Comprometidos a sembrar La Palabra de Dios