2 de Reyes 2: Eliseo sucede a Elías

2 de Reyes 2: Eliseo sucede a Elías

2 de Reyes 2:1 Aconteció que cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal.

Gilgal estaba al este de Jericó, cerca de río Jordán.

2 de Reyes 2:2 Y dijo Elías a Eliseo: Quédate ahora aquí, porque Jehová me ha enviado a Bet-el. Y Eliseo dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Descendieron, pues, a Bet-el.

De alguna manera Eliseo sabía que Elías pronto partiría de este mundo, y estaba determinado a seguirle hasta el final. Elías había llamado a Eliseo para que asumiera sus responsabilidades como profeta (véase la nota a 1Ki_19:19). Eliseo había decidido seguirle porque a menudo los moribundos impartían bendiciones y no quería perder esa preciosa oportunidad (véase Gn 49). La determinación de Eliseo fue probada en tres ocasiones por Elías. Los hijos de los profetas alude aquí a que éstos pertenecían a una orden profética, no a que eran descendientes de los profetas.

2 de Reyes 2:3 Y saliendo a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Bet-el, le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? Y él dijo: Sí, yo lo sé; callad.

«Los hijos de los profetas» formaban parte de algo así como una escuela, un conjunto de discípulos reunidos alrededor de un profeta reconocido como lo eran Elías o Eliseo. Estas compañías de profetas estaban localizadas a lo largo de la nación, para ayudar a contener la marea de decadencia espiritual y moral que comenzó bajo el gobierno de Jeroboam. Los estudiantes en Bet-el fueron testigos oculares de la sucesión del ministerio profético de Elías a Eliseo.

2 de Reyes 2:4 Y Elías le volvió a decir: Eliseo, quédate aquí ahora, porque Jehová me ha enviado a Jericó. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Vinieron, pues, a Jericó.

2 de Reyes 2:5 Y se acercaron a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Jericó, y le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? El respondió: Sí, yo lo sé; callad.

2 de Reyes 2:6 Y Elías le dijo: Te ruego que te quedes aquí, porque Jehová me ha enviado al Jordán. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Fueron, pues, ambos.

2 de Reyes 2:7 Y vinieron cincuenta varones de los hijos de los profetas, y se pararon delante a lo lejos; y ellos dos se pararon junto al Jordán.

2 de Reyes 2:8 Tomando entonces Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y a otro lado, y pasaron ambos por lo seco.

La división del Jordán fue la última señal profética de Elías.

El manto de Eliseo era un símbolo de su autoridad como profeta.

Ultimas Publicaciones

Jesús aparece a los discípulos estando Tomás presente
Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incArtículo Completo
El orgullo del rendimiento no es un culto al ego
El orgullo del rendimiento no representa un culto al ego. Denota más bien placer con humildad. «LaArtículo Completo
Lo único que te queda por hacer es cantar
Mi padre construyó una fabrica de dulces creando oportunidades de trabajo en una localidad donde noArtículo Completo
Back to top

Comprometidos a sembrar La Palabra de Dios