Amós-5-La-naturaleza-de-la-religión-verdadera

Amós 5: La naturaleza de la religión verdadera

 Amós 5:1 Oíd esta palabra que yo levanto para lamentación sobre vosotros, casa de Israel.

Oíd esta palabra: Lamentación: Un lamento bajo el aspecto de un cántico funerario. Amós considera a Israel ya muerto.

Amós estremeció a su audiencia al cantar una canción de duelo por ellos como si ya hubieran sido destruidos. Los israelitas creían que su riqueza y su ritual religioso los mantenía a salvo, pero Amós lamentó su destrucción segura.

Amós 5:2 Cayó la virgen de Israel, y no podrá levantarse ya más; fue dejada sobre su tierra, no hay quien la levante.

Virgen de Israel : O «virgen Israel». Esta frase aparece por primera vez aquí. Jeremías utiliza idéntica expresión para representar a toda la nación.

Amós 5:3 Porque así ha dicho Jehová el Señor: La ciudad que salga con mil, volverá con ciento, y la que salga con ciento volverá con diez, en la casa de Israel.

Amós 5:4 Pero así dice Jehová a la casa de Israel: Buscadme, y viviréis;

Buscadme : Dios, no los santuarios, debe ser buscado. Si ellos retornan a él, tienen la oportunidad de vivir. Esta alternativa al juicio se ofrece también en versículos 6, 14, 24. El Salmo 27:8 emplea así mismo la expresión «buscad mi rostro». Se creía encontrar a Dios en los santuarios, pero parece que los sacerdotes habían ofrecido «vida» por medio de las ofrendas rituales, sin hacer énfasis en el tipo de vida que se requería de aquellos que «buscan a Dios».

Amós 5:5 y no busquéis a Bet-el, ni entréis en Gilgal, ni paséis a Beerseba; porque Gilgal será llevada en cautiverio, y Bet-el será deshecha.

Beerseba estaba al sur. Abraham, Isaac y Jacob, todos adoraban a Dios en Beerseba, que era un lugar de peregrinación para algunos en Israel, aun después de la división del reino. Bet – el será deshecha : «Deshecha» es una traducción de la palabra hebrea «avén». Oseas emplea un juego de palabras al equiparar Bet-avén con una «casa deshecha».

Amós 5:6 Buscad a Jehová, y vivid; no sea que acometa como fuego a la casa de José y la consuma, sin haber en Bet=el quien lo apague.

La casa de José : El reino norteño de Israel. Efraín y Manasés eran hijos de José.

Hay solo un remedio seguro para un mundo que está enfermo y muriendo en pecado, «búscame y viviréis». El pecado busca destruir, pero se encuentra esperanza al buscar a Dios. En momentos de dificultad, busque a Dios. En momentos de desilusión y lucha, busque a Dios. Cuando otros estén pasando por pruebas, aliéntelos a que busquen a Dios también.

Amós 5:7 Los que convertís en ajenjo el juicio, y la justicia la echáis por tierra,

Juicio y justicia son dos de los más importantes conceptos invocados por los profetas. Se emplean de manera similar en versículo 24 y 6.12. La justicia o rectitud tiene que ver con el tipo de vida de aquellos que observan las normas establecidas en una relación, quienes «son justos» con la otra persona. El juicio es una práctica judicial que se celebra para determinar de qué lado está la verdad en un diferendo legal. La parte que tenía la razón recibió la sentencia favorable del tribunal. La queja de Amós es que el tribunal no está defendiendo al pobre. Por lo tanto, no se hace justicia. Ajenjo : Una planta del género Artemisia. El jugo de las hojas tiene un sabor amargo. En 6.12 se le menciona dentro de un paralelismo con el término «veneno».

Los tribunales debían haber sido lugares de justicia en donde los pobres y los oprimidos podrían encontrar alivio. En vez de eso, se tornaron en lugares de codicia e injusticia.

Amós 5:8 buscad al que hace las Pléyades y el Orión, y vuelve las tinieblas en mañana, y hace oscurecer el día como noche; el que llama a las aguas del mar, y las derrama sobre la faz de la tierra; Jehová es su nombre;

Pléyades : Grupo de estrellas en la constelación de Tauro, cerca de la constelación de Orión. Dios es el Creador y Sostenedor; regula la naturaleza de manera que la mañana sigue a la noche; las aguas son succionadas del mar y regresan al mar en forma de lluvia.

Pléyades y Orión son constelaciones de estrellas. Durante miles de años, los navegantes han arriesgado sus vidas y sus fortunas confiando en las estrellas. La inmutabilidad de los cielos nos presenta un reto para buscar más allá de las estrellas, a su Creador.

Amós 5:9 que da esfuerzo al despojador sobre el fuerte, y hace que el despojador venga sobre la fortaleza.

Amós 5:10 Ellos aborrecieron al reprensor en la puerta de la ciudad, y al que hablaba lo recto abominaron.

Aquí se refiere al juez honesto. Una sociedad se encuentra en problemas cuando aquellos que tratan de hacer el bien son aborrecidos por su justicia. Cualquier sociedad que explota a los pobres e indefensos o aborrece la verdad va encaminada a su propia destrucción.

Reprensor : El que juzga, reprueba o decide el caso en la puerta . El tribunal se reunía en la puerta de la ciudad.

Amós 5:11 Por tanto, puesto que vejáis al pobre y recibís de él carga de trigo, edificasteis casas de piedra labrada, mas no las habitaréis; plantasteis hermosas viñas, mas no beberéis el vino de ellas.

Piedra labrada : La mayoría de las casas se construían de ladrillos de barro o, a lo sumo, de piedras recogidas en los campos. Sólo en los edificios públicos, como templos y palacios, se empleaba piedra labrada.

Amós 5:12 Porque yo sé de vuestras muchas rebeliones, y de vuestros grandes pecados; sé que afligís al justo, y recibís cohecho, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres.

¿Por qué hace Dios tanto énfasis en la forma que tratamos a los pobres? La forma en la que tratamos a los ricos, o a aquellos que tienen una posición económica igual a la nuestra, a menudo refleja lo que esperamos recibir de ellos. Pero ya que los pobres no nos pueden dar nada, la forma en la que los tratemos refleja nuestro verdadero carácter. ¿Acaso nosotros, al igual que Cristo, damos sin pensar en el beneficio? Debemos tratar a los pobres de la misma manera que queramos que Dios nos trate.

Aquí hay ocho excusas comunes para no ayudar a los pobres.

(1) No merecen que los ayudemos. Ellos provocaron su pobreza; dejemos que salgan adelante solos.

(2) El llamado que hace Dios para ayudar a los pobres se aplica para otro tiempo.

(3) No tenemos gente como esa.

(4) Yo tengo mis propias necesidades.

(5) Cualquier dinero que dé será desperdiciado, robado o gastado en otras cosas. El pobre nunca lo verá.

(6) Puedo convertirme yo mismo en una víctima.

(7) No sé por dónde comenzar, no tengo tiempo.

(8) Lo poquito que yo dé no cambiará nada.

En vez de dar excusas inaceptables, pregúntese ¿qué es lo que puede hacerse para ayudar a los pobres. ¿Acaso su iglesia tiene programas para ayudar a los necesitados? ¿Puede ofrecerse como voluntario para trabajar en un grupo comunitario que lucha contra la pobreza? Como un individuo, usted quizá no esté capacitado para lograr muchas cosas, pero únase con gente que esté motivada de la misma manera y observe cómo las montañas se comienzan a mover.

Amós 5:13 Por tanto, el prudente en tal tiempo calla, porque el tiempo es malo.

Amós 5:14 Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis; porque así Jehová Dios de los ejércitos estará con vosotros, como decís.

Amós 5:15 Aborreced el mal, y amad el bien, y estableced la justicia en juicio; quizá Jehová Dios de los ejércitos tendrá piedad del remanente de José.

Si Israel hubiera dejado de lado las acusaciones falsas, el soborno, y la corrupción y hubiera insistido en que solo se tomaran decisiones justas, esto habría demostrado el cambio. Este pasaje nos exhorta a reformar nuestro propio sistema legal y social.

Amós 5:16 Por tanto, así ha dicho Jehová, Dios de los ejércitos: En todas las plazas habrá llanto, y en todas las calles dirán: ¡Ay! ¡Ay!, y al labrador llamarán a lloro, y a endecha a los que sepan endechar.

El castigo de los pecadores se describe como una escena funeraria con lamentos en todas las calles .

El no poder honrar a los muertos era considerado algo horrible en Israel, por lo tanto el llorar en voz alta era común en los funerales. Las plañideras profesionales, por lo general mujeres, lloraban y se lamentaban en voz alta con cantos lúgubres y elogios. Amós dijo que habría tantos funerales que escasearían las plañideras, así que se llamarían granjeros para que las ayudaran.

Amós 5:17 Y en todas las viñas habrá llanto; porque pasaré en medio de ti, dice Jehová.

Amós 5:18 ¡Ay de los que desean el día de Jehová! ¿Para qué queréis este día de Jehová? Será de tinieblas, y no de luz;

Israel esperaba el día de Jehová como un tiempo de alegría y vindicación. Israel sería exaltado, sus enemigos humillados. Amós cuestiona la validez de sus expectativas. Será un día de tinieblas porque en él Dios juzgará a Israel por su pecado. Dos expresiones metafóricas hablan de gente que pensaba haber escapado del desastre sólo para encontrarse con que se habían equivocado: se libraron de las garras del león para caer en las del oso , y buscaron refugio en una casa para ser mordidas allí por una culebra . Israel caería bajo el cautiverio de Sargón II de Asiria cuatro décadas más tarde, en el 722 a.C.

¡Ay! es el grito de dolor que suscitan los muertos. Aquí Amós aprovecha la ocasión para llamar la atención sobre el inminente juicio.

Aquí «el día de Jehová» significaba la destrucción inminente por el ejército asirio, así como también el día futuro del castigo de Dios. Para los fieles, el día sería glorioso; pero para los infieles habría oscuridad y fatalidad.

Nosotros, como esta gente, a menudo clamamos por justicia. Sin embargo, Dios dice: «Pero no tienen idea de lo que piden». La justicia nos traería el castigo que merecemos por nuestros pecados.

Amós 5:19 como el que huye de delante del león, y se encuentra con el oso; o como si entrare en casa y apoyare su mano en la pared, y le muerde una culebra.

Amós 5:20 ¿No será el día de Jehová tinieblas, y no luz; oscuridad, que no tiene resplandor?

Amós 5:21 Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me complaceré en vuestras asambleas.

Aborrecí es una palabra muy fuerte

El Señor no se complace en los sacrificios que se ofrecen en los altares (versículos 21-23), sino en el juicio y en la justicia que se dispensa en los tribunales y lugares públicos (versículo 24). A menos que se mantengan correctas relaciones entre el creyente y su Dios, y entre el creyente y su prójimo, los sacrificios carecen de significado. La mención de las solemnidades , asambleas , holocaustos , ofrendas y cantares , indica que se rechaza todo lo que tiene relación con el culto de Israel. El pueblo practicaba con celo el ritual religioso, pero se mostraba negligente en las cuestiones de más peso: el juicio y la justicia.

Dios aborrece la adoración falsa de la gente que lo hace en forma fingida o solo como un espectáculo. Si estamos viviendo vidas pecadoras, y utilizamos los rituales y las tradiciones religiosas para aparentar ser buenos, Dios despreciará nuestra adoración y no aceptará lo que le ofrendamos. El quiere corazones sinceros, no las canciones de los hipócritas. Cuando adoramos en la iglesia, ¿nos preocupamos más por nuestra imagen o por nuestra actitud hacia Dios?

Amós 5:22 Y si me ofreciereis vuestros holocaustos y vuestras ofrendas, no los recibiré, ni miraré a las ofrendas de paz de vuestros animales engordados.

Amós 5:23 Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos.

La restauración y la inutilidad del ritual religioso. Este texto nos recuerda la futilidad del ritual religioso y la necesidad de la restauración en esa dimensión.

Amós 5:24 Pero corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo.

Amós 5:25 ¿Me ofrecisteis sacrificios y ofrendas en el desierto en cuarenta años, oh casa de Israel?

Amós alega que los sacrificios no desempeñaron papel alguno en las relaciones entre Dios y su pueblo durante la experiencia del desierto. En lugar de ello, allí Israel ofreció a Dios obediencia, juicio y justicia.

Amós 5:26 Antes bien, llevabais el tabernáculo de vuestro Moloc y Quiún, ídolos vuestros, la estrella de vuestros dioses que os hicisteis.

Moloc y Quiún : Sobre todo este último no es fácil de identificar. La forma cómo hoy en día se escriben sus nombres resulta de la lectura de las consonantes hebreas junto a las vocales de la palabra «abominación». Este proceso de corrupción de los nombres de los falsos dioses también lo vemos en 2 de Samuel 2:8 (Is-boset por Is-baal), y en 2 de Reyes 1:2 (Baal-zebub por Baal-zebul). Probablemente se trataba de dioses babilonios, Sicut y Quiún, dos nombres que designan a Saturno en las fuentes asirias. Algunos prefieren traducirlos como «tabernáculo» y «pedestal», aunque la Septuaginta (traducción griega del AT) y Hechos 7:43 respaldan la terminología tradicional.

Israel había comenzado a adorar las estrellas y los planetas, prefiriendo la naturaleza en lugar de Dios. El paganismo consentía la inmoralidad sexual, y el volverse ricos por cualquier medio. Debido a que se negaron a adorar y obedecer al único Dios verdadero, provocarían su propia destrucción.

Amós 5:27 Os haré, pues, transportar más allá de Damasco, ha dicho Jehová, cuyo nombre es Dios de los ejércitos.

El castigo final será el exilio más allá de Damasco , sacándolos de la tierra prometida a Abraham, Isaac y Jacob.

El cautiverio de Israel se llevó a cabo lejos de Damasco, la gente fue llevada a Asiria. El castigo de Dios era más que la derrota; era un exilio total de su propia tierra.

La naturaleza de la religión verdadera

Muchos intérpretes consideran el cap. 5 como lo mejor del libro, tanto por su estilo literario como por su enseñanza profunda. últimamente algunos investigadores concluyen que no es un solo sermón sino una colección de afirmaciones breves y tajantes que el profeta proclamó en distintas ocasiones. De todos modos su contenido es maravilloso.

Endecha fúnebre por una nación joven

El profeta captó la atención de sus oyentes con un canto fúnebre sobre la nación empleando la metáfora de una virgen que murió siendo aún jovencita. Utilizó el metro poético conocido como quina en heb. que únicamente se empleaba en endechas o lamentos. Las endechas solían ser cantadas en las plazas públicas para anunciar a la comunidad la muerte de una persona importante. La gente las escuchaba atentamente para saber quién había fallecido en su ciudad. ¡Imagínese su sorpresa cuando Amós dijo que era la nación entera!

La nación ni siquiera había cumplido 200 años de vida nacional, y según Amós su suerte ya se había determinado. Es como si una persona joven muriera antes de realizar sus aspiraciones, sin conocer el matrimonio, sin dejar hijos. Es interesante notar que Isaías, Oseas y Jeremías también emplearon la metáfora de la muerte prematura para describir la futura suerte de Israel. Nos hace recordar la muerte de la hija de Jefté quien “lloró su virginidad” por los montes. La muerte no era tanta tragedia para una persona anciana que había vivido muchos años y había dejado hijos para continuar el apellido. ¡Seguramente con esta ilustración Amós captó la atención de sus oyentes!

Aún mas triste es el hecho que su cadáver quedó expuesto en el campo sin el entierro acostumbrado. El tono de esta profecía indica que a Amós le afectó mucho dar tales mensajes; no cobró ninguna satisfacción en la condenación de otros. Aunque no lo expresa en palabras tan conmovedoras como las que encontramos en Oseas 11, Amós conoció el sufrimiento de Dios al ver a sus hijos rebeldes destinados a la ruina total.

Algo de consuelo le queda en saber que un remanente va a sobrevivir el juicio divino sobre Israel. Aunque habrá muchos muertos, el diez por ciento perdurará para llevar a cabo la misión eterna de la nación.

Llamado al arrepentimiento

Amós empleó la frase en hebreo Ko amar Yahweh: Así ha dicho Jehová para presentar un mandato y una prohibición. Hay que buscar a Dios con sinceridad en lugar de hacer múltiples viajes a distintos santuarios que no van a producir ningún resultado positivo. La palabra “buscar” (darash) se empleó en el sentido de buscar una respuesta divina sobre un asunto específico. Amós le da un significado mucho más profundo: es buscar una relación estrecha con Dios con el deseo de conocer su voluntad y cumplirla. La idea es conocer a Dios personalmente, no solamente buscar sus favores materiales. Entonces la vida se convertirá de una existencia rutinaria a una relación íntima y abundante con Dios. Lea Deuteronomio 30:29-30 para captar esta idea. Lo que Dios desea es que la gente lo busque como su Padre que está en los cielos, no como el que concede favores y bendiciones especiales a sus hijos aunque no las merecen. En el AT la palabra “vida” chay, no significa “existencia” sino la posesión de plena vitalidad, salud, buen nombre y aun prosperidad. La verdadera vida no se halla en los santuarios lujosos, con sus sacerdotes falsos y su ritual vacío. Dice JeanJacques von Allmen: “La vida es un don de Dios, una gracia que él concede, en su plenitud, a los que lo aman y obedecen”.

Los santuarios de Betel y Gilgal, y aun el de Beerseba en Judá, no tenían la respuesta definitiva a la búsqueda de Dios. Los santuarios tan populares de Betel y Gilgal desaparecerían pronto; el pueblo no podría hacer peregrinaciones si eran presos de guerra. La invitación sigue aun a los que son flagrantes en su injusticia con su prójimo: ¡Buscadme! Solamente los que buscan y siguen a Jehová van a vivir.

Betel

Betel era un centro cúltico en el Reino del Norte y una de las ciudades más importantes en el AT.

Probablemente era un centro de culto de los cananeos cuando Abram edificó un altar allí al entrar a este territorio. Jacob da el nombre Betel, “La Casa de Dios,” a este lugar donde tuvo la visión de Dios en la noche de su salida de la casa de sus padres.

Después de la división del reino, Jeroboam I, el primer rey de Israel, estableció a Betel como uno de los dos santuarios oficiales donde colocó un becerro de oro para la adoración del pueblo. Su plan era el de evitar que el pueblo fuera a Jerusalén para las festividades y así volvieran a dar su lealtad a Dios y al rey de Judá.

Amós fue a Betel para predicar contra los cultos y asambleas que se practicaban allí pero que carecían de sentido. Es allí donde tiene su encuentro con Amasías, quien quería proteger este “santuario del rey y la casa del reino”. Sin duda había mucha gente con intereses políticos que acudían a este centro de culto por su posición como “santuario del rey”. En este lugar Amós encontraría a muchos de los opresores de los pobres, personas que ponían sus propios intereses por encima de su deber ético.

Las excavaciones en Betel han probado que existió aquí un pueblo por el año 2000 a. de J.C.

Segunda doxología al Creador del universo

Este himno se debe leer conjuntamente con 4:13 y 9:5, 6. Yahweh no es ningún dios nacional, sino es el Creador de todo. Por eso, los pecados de Israel son aun más reprensibles. El Juez que pronunciará la sentencia sobre Israel tiene poderes cósmicos. Es Creador de las grandes constelaciones de estrellas y Administrador del horario de la noche y del día. él es capaz de derrumbar aun las obras más magníficas del hombre. ¡Jehová es su nombre!

En este himno resalta el poder de Dios, tanto en la creación y mantenimiento del universo, como en el ejercer este poder para castigar a los pueblos que hayan puesto su confianza en sus fortalezas. Aun así, se repite dos veces la invitación de buscar a Dios. ¡Este Dios tan poderoso, y digno de ser adorado como es debido, es también compasivo y desea relacionarse con cada persona!

La única esperanza de Israel

Amós atacó a los jueces que se dejaban comprar y que abusaban de su posición en la administración de justicia. No solamente eso: ellos rechazaban el mismo sistema de los tribunales, la credibilidad de los testigos y de los que allí decían la verdad.

Cada pueblo tenía su tribunal donde todos los varones adultos podían sentarse en “la puerta” de la ciudad y oír y decidir sobre asuntos de importancia para la ciudad o pueblo. Para que un sistema como este funcionara, tendría que basarse en la integridad de cada persona y su honestidad como testigo o como juez al presentar cada caso ante este “consejo de ancianos”. El noveno mandamiento del decálogo dice: “No darás falso testimonio contra tu prójimo”, y su cumplimiento era esencial en este sistema de justicia y juicio. Pero el versículo 10 dice que en Samaria era todo lo contrario: El juez más propenso al soborno era el más estimado.

Según Deuteronomio 23:19 cobrar tributo sobre el trigo no era permitido. A pesar de esta ley tan humanitaria los ricos se aprovechaban de los campesinos, cobrando tributo del grano que tenían para dar comida a sus familias. Los que antes tenían su propio campo como herencia de Dios ahora eran arrendatarios o siervos de aquellas personas que querían poseerlo todo y habían tomado control de sus campos en pago de sus deudas injustamente impuestas. Con su ganancia ilícita los nuevos ricos construyeron sus casas lujosas.

Según Exodo 21:30 y Deuteronomio 35:31 el recibir soborno era prohibido, pero los jueces estaban listos a recibir soborno de cualquiera; estaban dispuestos a hacer que los pobres siempre perdieran sus causas en los tribunales. Pero Dios había visto estos actos tan inhumanos y los calificó como rebeliones y pecados.

El poder del dinero y de la posición política era tan enorme que una persona prudente comprendería que era inútil protestar contra la injusticia; sin embargo el profeta no pudo callarse. ¡él había oído el rugido del león! Sabía muy bien que las casas construidas con dinero mal habido no ofrecerían protección alguna en el día del juicio divino.

Amós dice claramente lo que Dios desea. Son cuatro imperativos colocados en relación paralela en este discurso; Buscad el bien y no el mal… Aborreced el mal y amad el bien. Estableced el juicio, pues haciendo esto habrá “justicia” para todos en los tribunales. A esas alturas no había esperanza para la nación entera, pero tal vez Dios tendría piedad sobre un remanente. El verbo hanan “tener compasión o piedad” aparece solamente en este versículo en todo el libro de Amós. Como otros, Amós sabía que Dios podría retener el castigo si las circunstancias lo merecían.

Un concepto nuevo de la justicia

El pasaje de Amos 5:16-17 se refiere a Exodo 12:12; 12:23 cuando Dios “pasó en medio de” los egipcios y destruyó a todos los primogénitos, excepto los de Israel. En 5:18 se refiere a una tradición muy antigua y popular que el día de Jehová sería un día de triunfo y liberación para la nación. Durante una “guerra santa” Dios iba a aniquilar a los enemigos de Israel por medio de la “madre de todas las batallas”; sería un jihjad, según el concepto de los árabes modernos. El triunfo de Israel sería total y universal. Con todos sus enemigos derrotados, Israel se quedaría como la nación más favorecida y bendecida de la humanidad.

Amós proclamó que el verdadero día de Jehová será todo lo contrario; será un día de oscuridad, no de luz. Empleó la metáfora de uno que huye de un león para encontrarse con un oso enorme y al escaparse de este se apoya sobre la pared de una pieza interior de su casa y allí lo muerde una serpiente venenosa. El culto lujoso y abundante no sirve para nada. Amós anuncia que lo que Dios desea es que …corra el juicio derecho como agua y la justicia como arroyo permanente, que penetre a todo nivel de la sociedad y a cada institución del estado. El pecado individual y colectivo ha servido como represa maligna que impide el movimiento libre de la acción de la justicia social.

A partir de este momento Amós lanzó al mundo un concepto nuevo de la justicia. No consiste en decisiones o actitudes; es acción que se ve, como uno puede observar el movimiento de la corriente de un río. Bien dijo su compatriota Miqueas en 6:8 hay que “hacer justicia,” eso es hacer algo a favor de los pobres, los ancianos, los discapacitados; hay que servirles, ayudarles, hay que ver que sean tratados con justicia y compasión. El creyente tiene que estar activo en la causa de la justicia. ¡El reino de Dios no consiste en hablar mucho y de forma elocuente!

Las ceremonias y fiestas religiosas carecen de valor si los que las realizan se olvidan de lo más importante: la justicia y la honradez en la relación con el prójimo. Los hebreos no tenían un sistema de sacrificios tan complicado durante sus cuarenta años de vida en el desierto, y a pesar de eso vivían más cerca de Dios. Dios les perdonó su culto primitivo a los dioses que habían conocido en Egipto. Pero ahora, ya que tenían mejor conocimiento y no seguían fielmente al Dios verdadero, estaban destinados a un lugar de destierro más allá de Damasco. Aunque no se menciona a Asiria por nombre, en menos de 38 años esta profecía se cumplió al pie de la letra cuando los asirios sitiaron Samaria y finalmente la ciudad cayó en el año 722 a. de J.C.

Amos 5:26 menciona a los dioses asirios Moloc y Quiún (Sicut y Quiiún). La mejor interpretación del versículo es que los asirios van a obligarlos a llevar a sus dioses por Nínive como señal de que son presos de guerra y que su propio Dios no ha podido hacer nada para salvarlos. J. J. Owens dice que debido a la estructura de la frase en hebreo probablemente Sicut era un dios muy conocido por los pueblos de Asiria, Aram y Edom. Incluso era su “rey”, y el planeta Saturno era su “estrella”. Quiún era el nombre árabe de Saturno; por lo tanto este texto hace referencia a un dios en lugar de dos. Como estudiante de las estrellas seguramente Amós sabía esto.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Pedazos de Amistad

Yo pienso que el tiempo que pasamos con cada amigo es lo que hace a cada amigo tan importante. Las amistades se construyen de a pedacitos. Pedacitos de tiempo que vivimos con cada persona.

Seguir Leyendo »

Un seguidor auténtico

Un hombre que acababa de encontrarse con Jesús Resucitado, iba a toda prisa por el Camino de la Vida, mirando por todas partes y buscando. Se acercó a un anciano que estaba sentado al

Seguir Leyendo »