Amós 2: Sentencia contra Judá por abandonar a Dios

Categorías: Amós y Antiguo Testamento.

Amós 2:1 Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Moab,(A) y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque quemó los huesos del rey de Edom hasta calcinarlos.

Moab estaba situada al este del Mar Muerto, con su frontera septentrional a lo largo del río Arnón. Quemó los huesos : Este acto era considerado un ultraje de acuerdo con las costumbres de esa época.

Los moabitas descendían de la relación incestuosa de Lot con su hija mayor. Balac, rey de Moab, trató de contratar a un vidente, Balaam, para maldecir a los israelitas para que pudieran ser derrotados (Números 22-24). Balaam se negó, sin embargo, algunos moabitas tuvieron éxito al hacer que Israel adorara a Baal. Los moabitas eran conocidos por sus atrocidades. Un hallazgo arqueológico, la piedra moabita, revela que Moab siempre estaba listo para aprovecharse de la caída de otros.

Amós 2:2 Prenderé fuego en Moab, y consumirá los palacios de Queriot; y morirá Moab con tumulto, con estrépito y sonido de trompeta.

Queriot puede ser simplemente el plural de «ciudades», pero la cita como una ciudad. El lugar no se conoce, pero una posibilidad sería identificarla con Ar.

Amós 2:3 Y quitaré el juez de en medio de él, y mataré con él a todos sus príncipes, dice Jehová.

De nuevo los gobernantes son desplazados. El término juez es un sinónimo de «rey».

Amós 2:4 Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Judá, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque menospreciaron la ley de Jehová, y no guardaron sus ordenanzas, y les hicieron errar sus mentiras, en pos de las cuales anduvieron sus padres.

Los dos últimos oráculos están dirigidos contra el pueblo de Dios. Sugieren una larga historia de rebelión y una falta de gratitud.

menospreciaron, maa: Rechazar, renegar, rehusar, abominar, aborrecer, desdeñar, odiar, ser indiferente. Este verbo aparece 75 veces. Representa lo opuesto a elegir algo, lo cual implica rechazo, aversión o abandono de algo. Maas se traduce como «desechar», para referirse a la piedra que los edificadores rechazaron. Maas también aparece, donde el pueblo rechazó a Dios

El juicio de Judá no se debe a ninguna atrocidad que hubiese cometido contra otro estado o pueblo, sino por haber roto su contrato con Jehová.

Amós se ganó a su audiencia cuando proclamó el castigo de Dios en contra de las naciones malvadas que rodeaban a Israel. Incluso habló en contra de su propia nación, Judá, antes de enfocase al inminente castigo de Dios sobre Israel.

Después del reinado de Salomón, el reino se dividió y las tribus de Judá y Benjamín constituyeron el reino del Sur (Judá) bajo el reinado de Roboam, hijo de Salomón. Las otras diez tribus constituyeron el reino del Norte (Israel), y siguieron a Jeroboam, que se había revelado en contra de Roboam.

Dios juzgó severamente a otras naciones por sus malas acciones y atrocidades. Sin embargo, también prometió juzgar a Israel y a Judá debido a que pasaron por alto la Palabra revelada de Dios. Las otras naciones no la conocían, pero Judá e Israel, el pueblo de Dios, sabía lo que Dios quería. Aun así continuaron ignorándolo, y se unieron a las naciones paganas para adorar a sus ídolos.

Pages: 1 2 3 4 5 6

Deja un comentario