La Actitud, es más importante que las Apariencias

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

Actitud, es más importante que las apariencias

Cuanto más vivo, más cuenta me doy del impacto que la actitud tiene sobre mi vida. Mi actitud , para mí, es más importante que los hechos. Es más importante que el pasado, que la educación, el dinero, las circunstancias, que los fracasos, el éxito, que lo que otras personas piensan, digan o hagan. Es más importante que las apariencias, los dones o la destreza.

Levantará o hará fracasar una empresa… una iglesia… un hogar. Lo admirable es que día a día es nuestra la elección de la Actitud que asumiremos en respuesta a toda situación.

No podemos cambiar nuestro pasado… no podemos cambiar el hecho de que la gente actúe en determinado modo. No podemos cambiar lo inevitable. Lo único que podemos hacer es tocar la única cuerda que tenemos, y esa es nuestra actitud.

Estoy convencido de que la vida de los demás está constituida no por lo que les ocurre y sí por cómo reaccionan ante ello. Y así es también contigo…

En todo momento somos responsables por nuestra actitud. En efecto, nuestra manera de ser depende eternamente de nuestra actitud.

Charles Swindoll

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Apocalipsis 2: La carta a Éfeso

Apocalipsis 2: La carta a Éfeso

Escribe al ángel de la Iglesia de Éfeso: Estas cosas las dice el Que sostiene las siete estrellas en Su mano derecha y anda en medio de los siete candelabros de oro. Yo conozco tus obras; es decir, tu brega y tu firme constancia; y sé que no puedes soportar a los malos, y que has puesto a prueba a los que se llaman…

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Verdaderos Cristianos

El día había amanecido lluviosos. Mientras desayunábamos mi esposa me preguntó si asistiría a la

Carta de la vida

Hola. Me conoces. Me llamo Vida, sí, soy tu Vida. Soy muy hermosa. ¿Lo sabías?

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas