Actitud, es más importante que las apariencias

La Actitud, es más importante que las Apariencias

Cuanto más vivo, más cuenta me doy del impacto que la actitud tiene sobre mi vida. Mi actitud , para mí, es más importante que los hechos. Es más importante que el pasado, que la educación, el dinero, las circunstancias, que los fracasos, el éxito, que lo que otras personas piensan, digan o hagan. Es más importante que las apariencias, los dones o la destreza.

Levantará o hará fracasar una empresa… una iglesia… un hogar. Lo admirable es que día a día es nuestra la elección de la Actitud que asumiremos en respuesta a toda situación.

No podemos cambiar nuestro pasado… no podemos cambiar el hecho de que la gente actúe en determinado modo. No podemos cambiar lo inevitable. Lo único que podemos hacer es tocar la única cuerda que tenemos, y esa es nuestra actitud.

Estoy convencido de que la vida de los demás está constituida no por lo que les ocurre y sí por cómo reaccionan ante ello. Y así es también contigo…

En todo momento somos responsables por nuestra actitud. En efecto, nuestra manera de ser depende eternamente de nuestra actitud.

Charles Swindoll

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Almas en el Horizonte

Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra se abre solo que a veces no la vemos porque nos quedamos paralizados frente a la que se cerro. No sabemos lo que tenemos hasta

Seguir Leyendo »

Jueces 5: Cántico de Débora y de Barac

Para celebrar victorias nacionales se escribían cánticos. Este cántico de victoria, conocido como «la canción de Débora», es uno de los más antiguos ejemplos de este tipo de literatura en la Biblia. El poema,

Seguir Leyendo »

La historia de la mujer

Cuenta una leyenda que al principio del mundo, cuando Dios decidió crear a la mujer, encontró que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y no tenía más de qué disponer. Ante

Seguir Leyendo »