A-veces-tratamos-mejor-a-los-extraños

A veces tratamos a los extraños

Hoy choqué con un extraño cuando caminaba. Disculpe Usted le dije; Él me dijo; No, disculpe Usted, no la vi cuando venia. Ambos fuimos muy amables. Continuamos nuestro camino y nos dijimos adiós. Pero al llegar a casa otra historia se desarrolló.

Esa misma tarde mientras yo cocinaba, Mi hija se paró muy firme por un lado sin que yo me diera cuenta. Cuando me di la vuelta casi la tumbo. Quítate de aquí por que me estorbas -le grité-

Ella se fue con su corazoncito destrozado. No me di cuenta de lo fuerte que le grité, Por la noche, cuando me acosté, una voz muy baja escuché que me decía: Cuando hablaste con un extraño cortés fuiste, pero con la criatura que amas, grosera te portaste.

Mira en el piso de la cocina y encontrarás unas flores cerca de la puerta, esas flores, tu hija las escogió especialmente para ti; rosa, amarilla y azul y se acercó a ti silenciosamente para no arruinar la sorpresa. Pero tú ni te diste cuenta de las lágrimas en sus ojos.

En este momento me sentí el ser más insignificante Y las lágrimas comenzaron a salir de mis ojos, lentamente fui al cuarto de mi hija y me arrodillé al borde de su cama, despierta cariño, despierta chiquita le dije. Estas flores… ¿las escogiste para mí mi amor?

Ella se sonrió y dijo: Las encontré cerca de un árbol y las recogí por que sabía que te gustarían, especialmente la azul. Le contesté: Hija discúlpame por la forma en que te traté en la tarde no debí gritarte de esa forma.

Ella me contestó: Mamá no te preocupes te quiero de cualquier manera. Y yo a ti corazón y me encantaron tus flores especialmente la azul. Le contesté.

Tengamos en cuenta, como tratamos a nuestros seres queridos sin importar sus edades…

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

La bolsa de clavos

Esta es la historia de un muchacho que tenía muy mal carácter. Su padre, cansado de ver tan triste actitud, le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera

Seguir Leyendo »

La zorra con el rabo cortado

Una zorra a la cual una trampa le había cortado la cola, estaba tan avergonzada, que consideraba su vida horrorosa y humillante, por lo cual decidió que la solución sería aconsejar a las demás

Seguir Leyendo »