A la sombra de tu ideal -Diogenes

A la sombra de tu ideal

Un día Diógenes, el cínico, fue al mercado y puso un puesto, y encima, un letrero que decía : «Aquí se vende sabiduría»

Un griego que leyó el letrero se echó a reír y dándole a su criado tres sestercios ( sesenta centavos ), le dijo:

— Anda y dile a Diógenes que te venda tres sestercios de sabiduría.

Diógenes tomó el dinero y dijo al criado:

—Di a tu amo, que en todo lo que haga mire si no contradice a su ideal.

Agradó tanto la sentencia al amo, que la hizo esculpir en la puerta de su casa…

Yo te la he escrito en estas líneas. Si la quieres no necesitas dinero. Tómala y grábala en tu espíritu, y sea entonces tu vida, un eco de tu ideal. Cuida que tus acciones no sean una contradicción con tu manera de pensar. Pon a la sombra de tu ideal toda la variada actividad de tu vida. Esto es ser consciente con tus principios. Esta es la verdadera sabiduría práctica. Esto es vivir en el mundo de las conquistas espirituales y no en los campos fantásticos de las quimeras. Sólo así llegarás a la altura de los triunfos. No lo olvides, sólo así… Si sabes ser consecuente con tu ideal.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Más que una Mamá

A una mujer de nombre Emily, al renovar su licencia de conducir en la Oficina de Tránsito, se le pidió que anotase su ocupación. Ella dudó, no estando segura de cómo clasificarse. Lo que

Seguir Leyendo »

El roble y la hiedra

Un hombre edificó su casa. La embelleció con un jardín interno. En el centro plantó un roble y el roble creció lentamente. Día a día echaba raíces y fortalecía su tallo, para convertirse en

Seguir Leyendo »

Qué bueno

Cuentan que un rey tenía un consejero que ante circunstancias adversas siempre decía: “Que bueno, que bueno, que bueno”. Pasó que un día andando de cacería, el rey se cortó un dedo del pie

Seguir Leyendo »