Salmo 6: Una oración de angustia

Salmo 6:1 Oración pidiendo misericordia en tiempo de prueba[a] Al músico principal; en Neginot, sobre Seminit.[b] Salmo de David. Jehová, no me reprendas en tu enojo ni me castigues con tu ira.[c]

No me reprendas : Aunque no en todos los casos, la enfermedad es consecuencia del pecado; a pesar de ello, el dolor puede servir de instrumento para hacer que el pecador enfrente a Dios cara a cara.

El estremecido cuerpo de David hacía que su alma estuviese muy turbada , lo cual es un ejemplo de los efectos de la enfermedad sobre el estado de ánimo de la gente. Alma : Este verso fue citado por Jesús cuando marchaba hacia la crucifixión.

Este es el primero de siete salmos «penitenciales» en el que el escritor humildemente se da cuenta del problema en que está (por lo general resultado del pecado), expresa su dolor por ello, y demuestra un renovado propósito de permanecer cerca de Dios. No conocemos la causa del dolor de David, pero cualquiera que fuere la causa, buscó a Dios para obtener el antídoto.

Salmo 6:2 Ten misericordia de mí, Jehová, porque estoy enfermo; sáname, Jehová, porque mis huesos se estremecen.

Huesos : Se mencionan frecuentemente en los Salmos como un símbolo de la salud del cuerpo.

Salmo 6:3 Mi alma también está muy turbada; y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?

David aceptaba el castigo de Dios, pero le suplicó que no lo castigara enojado. Jeremías también pidió a Dios que lo corrigiera suavemente y no con furor. David reconoció que si Dios lo trataba únicamente con justicia y no con misericordia, desaparecería debido a su enojo. A menudo queremos que Dios nos muestre su misericordia a nosotros y su justicia a los demás. En su bondad, Dios a menudo nos perdona en vez de darnos lo que nos merecemos.

Salmo 6:4 Vuélvete, Jehová, libra mi alma. ¡Sálvame por tu misericordia!,

Salmo 6:5 porque en la muerte no hay memoria de ti; en el seol,[d] ¿quién te alabará?

Seol : Según los hebreos era un lugar oscuro donde descansaban los muertos. Los conocimientos de David sobre el mundo espiritual eran insuficientes, pero más tarde Cristo arrojó luz sobre este tema

Salmo 6:6 Me he consumido a fuerza de gemir; todas las noches inundo de llanto mi lecho, riego mi cama con mis lágrimas.

Al volcar su corazón con lágrimas, David estaba siendo totalmente sincero con Dios. Podemos ser sinceros con Dios, aun cuando estemos llenos de enojo y desilusión, porque El nos conoce profundamente y quiere lo mejor para nosotros. El enojo a menudo tiene dos resultados: en lo exterior, actos precipitados; en lo interior, depresión. Debido a que nosotros confiamos en nuestro Dios todopoderoso, no tenemos que ser víctimas de las circunstancias ni vernos abrumados por la culpabilidad del pecado. Sea sincero con Dios y El lo ayudará a dejar de poner su atención en usted mismo y ponerla en El y su misericordia.

Salmo 6:7 Mis ojos están gastados de sufrir; se han envejecido a causa de todos mis angustiadores.

Como buitres alrededor de una presa herida, así se reúnen los enemigos (angustiadores) para regocijarse de las calamidades del caído y tomar ventaja de su debilidad.

Salmo 6:8 ¡Apartaos de mí, todos los hacedores de maldad,[e] porque Jehová ha oído la voz de mi lloro!

Salmo 6:9 Jehová ha oído mi ruego; ha recibido Jehová mi oración.

Oración : Se ve como la prescripción, no sólo para sanar el cuerpo, sino para fortalecer el alma débil, de manera que sean los enemigos quienes se turben y tengan que marcharse.

Salmo 6:10 Se avergonzarán y se turbarán mucho todos mis enemigos; se volverán y serán avergonzados de repente.

Suplica individual. Un salmo penitencial

Los salmos de súplica o lamento individual comprenden el grupo más numeroso de salmos. El Salmo 6 también es uno de los siete salmos penitenciales que incluyen los Salmos 32, 38, 51, 112, 130 y 143; sin embargo, el énfasis penitencial no es muy prominente en este Salmo.

No hay indicaciones de la fecha del Salmo. Si fue escrito por David, viene de temprano en la monarquía. Sobre Seminit es una instrucción musical (ver nota de RVA) que puede también indicar voces bajas.

Joya bíblica: Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque desfallezco. Sáname, oh Jehová, porque mis huesos están abatidos.

Una oración de angustia

Oh Jehová. El salmista es un creyente que da por sentado que puede acercarse directamente a Dios. ¡Qué privilegio tenemos que en Cristo sabemos que siempre podemos llegar directamente a Dios!

El salmista está sufriendo una angustia profunda. Ruega que Dios no le castigue tan duro. Parece que está muy enfermo, casi hasta la muerte. Algunos piensan que es más una angustia emocional por causa de sus enemigosx; otros creen que está enfermo y los enemigos se están aprovechando de esto.

El Salmo no menciona confesión de pecados, como hace el Salmo 38; sin embargo, la frase Ten misericordia de mí en el versículo 2 puede implicar una confesión, y en el versículo 1 el salmista asume que Dios le está castigando. Sabemos que la enfermedad no es siempre indicación de que la persona haya pecado, pero siempre debe ser motivo de autoexamen delante de Dios.

El salmista apela a la misericordia de Dios no a su propia inocencia. La Biblia constantemente recalca que Dios perdona al arrepentido y ayuda al que se humilla delante de él. Sólo por su gracia somos salvos, perdonados y sanados.

Huesos y alma incluyen a toda la persona; su sufrimiento es físico y emocional o espiritual. Abatidos y turbada son la misma palabra en heb.

¿Hasta cuándo? es un elipsis que aumenta la tensión. “¿Hasta cuándo tengo que esperar tu respuesta?”, puede ser el pensamiento. Dios ha prometido cuidar a sushijos, pero a veces nos hace esperar. La espera tiene su propósito, pues produce la madurez.

Oración por el socorro de Dios

La palabra Vuelve es muy común en el AT: en otro contexto significa “arrepentirse” o “dar vuelta”. El salmista ruega que Dios le ayude; sabe que sólo Dios da la verdadera liberación. Nosotros también apelamos a la misericordia de Dios para recibir salvación, ayuda y poder sanador.

Muerte… Seol indica que el salmista estaba cerca de la muerte y le daba angustia. Ni para el cristiano es fácil confrontar la tragedia de la muerte. Y debemos entender que el creyente del AT no tenía un concepto tan claro de la vida después de la muerte. Para él la vida era importante, pues Dios da la vida, y solamente en la vida uno puede alabar a Dios con la congregación de Israel.

Nótese que muerte y Seol son paralelas aquí. La muerte en muchos textos representa “la esfera de la muerte, el mundo inferior”. Otros pasajes indican que Dios es Señor de Seol y está presente allí.

Aunque la gente no tenía un concepto tan claro de la vida después de la muerte, como fue revelado en el NT; aun en el AT encontramos sugerencias de la resurrección y en Isaías 26:19 y Dan_12:1-3 esta revelación se explica más.

Descripción de la angustia, versículos

Este párrafo explica en términos muy gráficos el terrible sufrimiento del salmista. Sufre día y noche; está débil; la angustia le quita la fuerza. Las enfermedades y luchas desgastan, el siervo de Dios puede llorar; por esto Dios también promete renovar la fuerzas al que confía en él.

Ahora aparecen los adversarios. ¿Serán enemigos espirituales? El salmista a menudo habla de los enemigos de Dios. Algunos exegetas sugieren que los enemigos eran hechiceros. Lo más probable es que era gente impía que se burlaba de este creyente. Sabemos que estamos en una lucha espiritual, de modo que podemos ver aquí una aplicación a los enemigos espirituales que Pablo menciona en Efesios 6. La Biblia recalca el contraste entre las fuerzas del mal y los que siguen a Dios.

Oración de confianza

Apartaos de mí indica un cambio de tono. El salmista sabe que Dios está actuando. Nosotros, como el salmista, debemos rechazar el mal y en el nombre de Cristo rechazamos a las fuerzas malignas.

Ha oído… ha escuchado… “aceptará” mi oración. En los salmos, el salmista nunca duda de que Dios le escucha. Confía plenamente en Dios. Y ¡los salmos son guías para nuestra oración! El NT lo explica más: Y ésta es la confianza que tenemos delante de él: que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

La situación cambiará de repente; Dios produce sorpresas. Ahora los que están en contra de Dios estarán turbados. El Salmo termina en una nota de confianza y victoria.

Sal 6:1  Oración pidiendo misericordia en tiempo de prueba[a] Al músico principal; en Neginot, sobre Seminit.[b] Salmo de David
Sal 6:1 Jehová, no me reprendas en tu enojo ni me castigues con tu ira.[c]
No me reprendas : Aunque no en todos los casos, la enfermedad es consecuencia del pecado; a pesar de ello, el dolor puede servir de instrumento para hacer que el pecador enfrente a Dios cara a cara.
El estremecido cuerpo de David hacía que su alma estuviese muy turbada , lo cual es un ejemplo de los efectos de la enfermedad sobre el estado de ánimo de la gente. Alma : Este verso fue citado por Jesús cuando marchaba hacia la crucifixión.
Este es el primero de siete salmos «penitenciales» en el que el escritor humildemente se da cuenta del problema en que está (por lo general resultado del pecado), expresa su dolor por ello, y demuestra un renovado propósito de permanecer cerca de Dios. No conocemos la causa del dolor de David, pero cualquiera que fuere la causa, buscó a Dios para obtener el antídoto.
Sal 6:2  Ten misericordia de mí, Jehová, porque estoy enfermo; sáname, Jehová, porque mis huesos se estremecen.
Huesos : Se mencionan frecuentemente en los Salmos como un símbolo de la salud del cuerpo.
Sal 6:3  Mi alma también está muy turbada; y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?
David aceptaba el castigo de Dios, pero le suplicó que no lo castigara enojado. Jeremías también pidió a Dios que lo corrigiera suavemente y no con furor. David reconoció que si Dios lo trataba únicamente con justicia y no con misericordia, desaparecería debido a su enojo. A menudo queremos que Dios nos muestre su misericordia a nosotros y su justicia a los demás. En su bondad, Dios a menudo nos perdona en vez de darnos lo que nos merecemos.
Sal 6:4  Vuélvete, Jehová, libra mi alma. ¡Sálvame por tu misericordia!,
Sal 6:5  porque en la muerte no hay memoria de ti; en el seol,[d] ¿quién te alabará?
Seol : Según los hebreos era un lugar oscuro donde descansaban los muertos. Los conocimientos de David sobre el mundo espiritual eran insuficientes, pero más tarde Cristo arrojó luz sobre este tema
Sal 6:6  Me he consumido a fuerza de gemir; todas las noches inundo de llanto mi lecho, riego mi cama con mis lágrimas.
Al volcar su corazón con lágrimas, David estaba siendo totalmente sincero con Dios. Podemos ser sinceros con Dios, aun cuando estemos llenos de enojo y desilusión, porque El nos conoce profundamente y quiere lo mejor para nosotros. El enojo a menudo tiene dos resultados: en lo exterior, actos precipitados; en lo interior, depresión. Debido a que nosotros confiamos en nuestro Dios todopoderoso, no tenemos que ser víctimas de las circunstancias ni vernos abrumados por la culpabilidad del pecado. Sea sincero con Dios y El lo ayudará a dejar de poner su atención en usted mismo y ponerla en El y su misericordia.
Sal 6:7  Mis ojos están gastados de sufrir; se han envejecido a causa de todos mis angustiadores.
Como buitres alrededor de una presa herida, así se reúnen los enemigos (angustiadores) para regocijarse de las calamidades del caído y tomar ventaja de su debilidad.
Sal 6:8  ¡Apartaos de mí, todos los hacedores de maldad,[e] porque Jehová ha oído la voz de mi lloro!
Sal 6:9  Jehová ha oído mi ruego; ha recibido Jehová mi oración.
Oración : Se ve como la prescripción, no sólo para sanar el cuerpo, sino para fortalecer el alma débil, de manera que sean los enemigos quienes se turben y tengan que marcharse.
Sal 6:10  Se avergonzarán y se turbarán mucho todos mis enemigos; se volverán y serán avergonzados de repente.
Suplica individual. Un salmo penitencial
Los salmos de súplica o lamento individual comprenden el grupo más numeroso de salmos. El Salmo 6 también es uno de los siete salmos penitenciales que incluyen los Salmos 32, 38, 51, 112, 130 y 143; sin embargo, el énfasis penitencial no es muy prominente en este Salmo.
No hay indicaciones de la fecha del Salmo. Si fue escrito por David, viene de temprano en la monarquía. Sobre Seminit es una instrucción musical (ver nota de RVA) que puede también indicar voces bajas.
Joya bíblica  Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque desfallezco. Sáname, oh Jehová, porque mis huesos están abatidos.
Una oración de angustia
Oh Jehová. El salmista es un creyente que da por sentado que puede acercarse directamente a Dios. ¡Qué privilegio tenemos que en Cristo sabemos que siempre podemos llegar directamente a Dios!
El salmista está sufriendo una angustia profunda. Ruega que Dios no le castigue tan duro. Parece que está muy enfermo, casi hasta la muerte. Algunos piensan que es más una angustia emocional por causa de sus enemigosx; otros creen que está enfermo y los enemigos se están aprovechando de esto.
El Salmo no menciona confesión de pecados, como hace el Salmo 38; sin embargo, la frase Ten misericordia de mí en el versículo 2 puede implicar una confesión, y en el versículo 1 el salmista asume que Dios le está castigando. Sabemos que la enfermedad no es siempre indicación de que la persona haya pecado, pero siempre debe ser motivo de autoexamen delante de Dios.
El salmista apela a la misericordia de Dios no a su propia inocencia. La Biblia constantemente recalca que Dios perdona al arrepentido y ayuda al que se humilla delante de él. Sólo por su gracia somos salvos, perdonados y sanados.
Huesos y alma incluyen a toda la persona; su sufrimiento es físico y emocional o espiritual. Abatidos y turbada son la misma palabra en heb.
¿Hasta cuándo? es un elipsis que aumenta la tensión. “¿Hasta cuándo tengo que esperar tu respuesta?”, puede ser el pensamiento. Dios ha prometido cuidar a sushijos, pero a veces nos hace esperar. La espera tiene su propósito, pues produce la madurez.
Oración por el socorro de Dios, versículos
La palabra Vuelve es muy común en el AT: en otro contexto significa “arrepentirse” o “dar vuelta”. El salmista ruega que Dios le ayude; sabe que sólo Dios da la verdadera liberación. Nosotros también apelamos a la misericordia de Dios para recibir salvación, ayuda y poder sanador.
Muerte… Seol indica que el salmista estaba cerca de la muerte y le daba angustia. Ni para el cristiano es fácil confrontar la tragedia de la muerte. Y debemos entender que el creyente del AT no tenía un concepto tan claro de la vida después de la muerte. Para él la vida era importante, pues Dios da la vida, y solamente en la vida uno puede alabar a Dios con la congregación de Israel.
Nótese que muerte y Seol son paralelas aquí. La muerte en muchos textos representa “la esfera de la muerte, el mundo inferior”. Otros pasajes indican que Dios es Señor de Seol y está presente allí.
Aunque la gente no tenía un concepto tan claro de la vida después de la muerte, como fue revelado en el NT; aun en el AT encontramos sugerencias de la resurrección y en Isaías 26:19 y Dan_12:1-3 esta revelación se explica más.
Descripción de la angustia, versículos
Este párrafo explica en términos muy gráficos el terrible sufrimiento del salmista. Sufre día y noche; está débil; la angustia le quita la fuerza. Las enfermedades y luchas desgastan, el siervo de Dios puede llorar; por esto Dios también promete renovar la fuerzas al que confía en él.
Ahora aparecen los adversarios. ¿Serán enemigos espirituales? El salmista a menudo habla de los enemigos de Dios. Algunos exegetas sugieren que los enemigos eran hechiceros. Lo más probable es que era gente impía que se burlaba de este creyente. Sabemos que estamos en una lucha espiritual, de modo que podemos ver aquí una aplicación a los enemigos espirituales que Pablo menciona en Efesios 6. La Biblia recalca el contraste entre las fuerzas del mal y los que siguen a Dios.
Oración de confianza
Apartaos de mí indica un cambio de tono. El salmista sabe que Dios está actuando. Nosotros, como el salmista, debemos rechazar el mal y en el nombre de Cristo rechazamos a las fuerzas malignas.
Ha oído… ha escuchado… “aceptará” mi oración. En los salmos, el salmista nunca duda de que Dios le escucha. Confía plenamente en Dios. Y ¡los salmos son guías para nuestra oración! El NT lo explica más: Y ésta es la confianza que tenemos delante de él: que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.
La situación cambiará de repente; Dios produce sorpresas. Ahora los que están en contra de Dios estarán turbados. El Salmo termina en una nota de confianza y victoria.

Deja un comentario