Job-4-Elifaz-reprende-a-Job

Job 4: Elifaz reprende a Job

Job 4:1 Entonces respondió Elifaz temanita, y dijo:

Esto da inicio a tres ciclos de diálogo entre Job y sus amigos. Cada uno habla, y Job responde. El primer ciclo brinda a cada uno la oportunidad de expresar su opinión. Aunque equivocados en su diagnóstico, todos presionan a Job para que busque a Dios a fin de recuperar la prosperidad. Sobre la verdad contenida en sus discursos, véase la introducción a Job: «Contenido».

La posición de Elifaz (véase la introducción a Job: «Contenido») se basa en la suposición de que todos cometemos errores. Defiende firmemente el principio de la retribución por la culpa, haciendo notar que Dios siempre libra compasivamente a sus hijos e hijas de la pena. Por tanto, Job es reprobado, y cosecha los frutos de sus propias culpas. Sin embargo, se equivoca en sus conclusiones.

Elifaz afirmó que le había sido dado conocimiento secreto por una revelación especial de Dios, y que había aprendido mucho de su experiencia personal. Argumentó que el sufrimiento era un resultado directo del pecado, y que si tan solo Job confesara el suyo, su sufrimiento terminaría. Elifaz veía el sufrimiento como un castigo de Dios que debe ser bien recibido para poder conducir a una persona de regreso a Dios. En algunos casos, por supuesto, esto puede ser cierto, pero no era así con Job. Aun cuando Elifaz hizo muchos comentarios buenos y acertados, hizo tres conjeturas equivocadas:

(1) Una persona buena e inocente nunca sufre.

(2) Aquellos que sufren están siendo castigados por sus pecados pasados.

(3) Debido a que estaba sufriendo, Job habría hecho algo malo ante los ojos de Dios. (Para mayor información acerca de Elifaz, véase el cuadro en el capítulo 28. Temán era una ciudad comercial en Edom, considerada un lugar de sabiduría)

Job 4:2 Si probáremos a hablarte, te será molesto; Pero ¿quién podrá detener las palabras?

Job 4:3 He aquí, tú enseñabas a muchos, Y fortalecías las manos débiles;

Job 4:4 Al que tropezaba enderezaban tus palabras, Y esforzabas las rodillas que decaían.

Job 4:5 Mas ahora que el mal ha venido sobre ti, te desalientas; Y cuando ha llegado hasta ti, te turbas.

Job 4:6 ¿No es tu temor a Dios tu confianza? ¿No es tu esperanza la integridad de tus caminos?

Job 4:7 Recapacita ahora; ¿qué inocente se ha perdido? Y ¿en dónde han sido destruidos los rectos?

Parte de lo que Elifaz dijo es verdad, y parte es falso. Es cierto que aquellos que promueven el pecado y los problemas finalmente serán castigados. Es falso que cualquiera que sea bueno e inocente nunca sufrirá. Todo el material registrado y citado en la Biblia está ahí por decisión de Dios. Algunos son registros de lo que la gente decía y hacía, pero no un ejemplo que debamos seguir. Los pecados, las derrotas, los pensamientos malos y las ideas equivocadas acerca de Dios son todos parte de la divinamente inspirada Palabra de Dios, pero eso no significa que debamos seguir esos ejemplos equivocados sólo porque están en la Biblia. La Biblia nos da enseñanzas y ejemplos de lo que debemos hacer así como de lo que no debemos hacer. Los comentarios de Elifaz son un ejemplo de lo que debemos tratar de evitar: la tendencia a hacer falsas conjeturas acerca de otros, basados en nuestras propias experiencias.

Job 4:8 Como yo he visto, los que aran iniquidad Y siembran injuria, la siegan.

Job 4:9 Perecen por el aliento de Dios, Y por el soplo de su ira son consumidos.

Job 4:10 Los rugidos del león, y los bramidos del rugiente, Y los dientes de los leoncillos son quebrantados.

Job 4:11 El león viejo perece por falta de presa, Y los hijos de la leona se dispersan.

Job 4:12 El asunto también me era a mí oculto; Mas mi oído ha percibido algo de ello.

Aunque Elifaz afirmó que su visión había sido divinamente inspirada, es dudoso de que haya venido de Dios, dado que Dios mismo más tarde lo critica por no haber hablado la verdad acerca de El. Cualquiera que fuere la fuente de la visión, esta se resume en 4.17. En apariencia, esta afirmación es completamente cierta. Un simple humano no puede compararse con Dios ni debe tratar de cuestionar sus acciones y motivos. Sin embargo, Elifaz tomó este pensamiento y lo explicó más tarde exponiendo sus propias opiniones. Su conclusión muestra una comprensión limitada del sufrimiento de Job. Es muy fácil para los maestros, consejeros, y amigos bien intencionados comenzar con una porción de la verdad de Dios y luego irse por la tangente. No limite a Dios con su perspectiva y comprensión finita de la vida.

Job 4:13 En imaginaciones de visiones nocturnas, Cuando el sueño cae sobre los hombres,

Elifaz habla en forma de proverbios, parábolas, himnos y exhortaciones; aquí lo hace invocando sueños y visiones .

Job 4:14 Me sobrevino un espanto y un temblor, Que estremeció todos mis huesos;

Job 4:15 Y al pasar un espíritu por delante de mí, Hizo que se erizara el pelo de mi cuerpo.

Job 4:16 Paróse delante de mis ojos un fantasma, Cuyo rostro yo no conocí,

Y quedo, oí que decía:

Job 4:17 ¿Será el hombre más justo que Dios? ¿Será el varón más limpio que el que lo hizo?

hombre, enosh: Un hombre, un mortal; el ser humano en toda su fragilidad, limitación e imperfección. Deriva del verbo anash y significa «ser débil, frágil, enfermizo, y triste». Enosh es una de las cuatro principales palabras hebreas para el ser humano. Si adam es el ser humano como especie, ish lo representa como ciudadano y geber como símbolo de la masculinidad, de la fortaleza humana en general. Por lo tanto, enosh designa al ser humano como una criatura básicamente débil. Enosh aparece más de 550 veces en el Antiguo Testamento, y a menudo constituye simplemente un término alterno para adam Pero, en ocasiones, la connotación original persiste, como en la pregunta del Salmo 8:4 : «¿Qué es el [enosh hombre para que tengas de él memoria…?» En Daniel 7:13 el equivalente arameo barenash (Hijo del Hombre) tiene una connotación mesiánica. El Señor Jesús repetidamente se llamó a sí mismo de esa manera, identificándose con la raza humana en toda su debilidad, aunque se elevó a una posición de eterna fortaleza.

Job 4:18 He aquí, en sus siervos no confía, Y notó necedad en sus ángeles;

¿Cometen realmente errores los ángeles? Recuerde que era Elifaz el que estaba hablando, no Dios. Así que debemos tener cuidado de no construir nuestro conocimiento del mundo espiritual sobre las opiniones de Elifaz. Además, la palabra traducida «necedad» tiene un significado incierto. Podemos salvar la credibilidad de Elifaz al decir que se refería a los ángeles caídos; sin embargo, este pasaje no intenta enseñar nada acerca de ellos. Lo que Elifaz estaba diciendo era que los seres humanos pecadores están muy por debajo de Dios y de los ángeles. Tenía razón acerca de la grandeza de Dios, pero no entendía los grandes propósitos de Dios respecto al sufrimiento.

Job 4:19 ¡Cuánto más en los que habitan en casas de barro, Cuyos cimientos están en el polvo, Y que serán quebrantados por la polilla!

Job 4:20 De la mañana a la tarde son destruidos, Y se pierden para siempre, sin haber quien repare en ello.

Job 4:21 Su hermosura, ¿no se pierde con ellos mismos? Y mueren sin haber adquirido sabiduría.

Consejo de los amigos

Abrumado por el sufrimiento, Job no fue consolado sino condenado por sus amigos. Cada uno de sus puntos de vista representan una forma bien conocida de comprender el sufrimiento. Dios prueba que cada una de las explicaciones dadas por los amigos de Job son menos que una respuesta completa.

Elifaz el temanita

Dónde habló Job 4, 5, 15, 22

Cómo ayudó Se sentaron en silencio con Job durante siete días

Cómo explicó el dolor de Job Job está sufriendo porque ha pecado

Su consejo a Job Acude a Dios y encomiéndale tu causa (5.8)

Respuesta de Job Retira tus falsas acusaciones (6.29)

Bildad el suhita

Dónde habló Job 8, 18, 25

Cómo ayudó Se sentaron en silencio con Job durante siete días

Cómo explicó el dolor de Job Job no admite que ha pecado, por lo tanto seguirá sufriendo

Su consejo a Job ¿Hasta cuándo, oh Job, seguirás así?

Respuesta de Job «Diré a Dios hazme entender por qué contiendes conmigo»

Respuesta de Dios a los amigos Dios reprende a los amigos de Job

Zofar el naamatita

Dónde habló Job 11, 20

Cómo explicó el dolor de Job El pecado de Job merece más sufrimiento que el experimentado

Su consejo a Job Líbrate de tus pecados

Respuesta de Job Sé que seré reivindicado

Eliú el buzita

Dónde habló Job 32-37

Cómo explicó el dolor de Job Dios está usando el sufrimiento para moldear y capacitar a Job

Su consejo a Job «Calla, y te enseñaré sabiduría»

Respuesta de Job No hubo respuesta

Respuesta de Dios a los amigos Dios no se dirige directamente a Eliú.

Dios

Dónde habló Job 38-41

Cómo ayudó Confrontó a Job a contentarse sin saber el porqué de su sufrimiento

Cómo explicó el dolor de Job No explicó la razón del sufrimiento

Su consejo a Job ¿Todavía quieres seguir discutiendo con el Omnipotente? Respuesta de Job Yo hablaba de cosas que no entendía

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Una historia de milagros

Todos los días suceden milagros, tener vida es uno de ellos. Tres personas iban caminando por una vereda de un bosque; un Sabio con fama de hacer milagros, un poderoso terrateniente del lugar y,

Seguir Leyendo »