Miqueas-2-Juicio-por-pecados

Miqueas 2: Juicio por pecados

Miqueas 2:1 Ay de los que piensan iniquidad, y de los que fabrican el mal en sus camas! Cuando viene la mañana lo ponen en obra, porque tienen en su mano el poder.

Miqueas advirtió en contra de los que usan su posición para aprovecharse de los demás. Poco menos de un siglo antes, el rey Acab de Israel se enojó porque no pudo obtener la viña de Nabot. Y por ellos su esposa Jezabel hizo que mataran a Nabot para poder entregar el jardín a Acab. Esta clase de inmoralidad se había extendido a lo largo de Judá y, como una enfermedad, estaba destruyendo la nación desde el interior.

Miqueas habló en contra de los que durante la noche planeaban hacer el mal y se levantaban al amanecer para llevarlo a cabo. Los pensamientos de una persona reflejan su carácter. ¿Qué es lo que piensa usted cuando se acuesta a dormir? ¿Sus deseos son codiciosos o pasan por encima de los demás para alcanzar sus metas? Los pensamientos malvados nos llevan a acciones malvadas de una forma tan segura como la mañana sigue a la noche.

Miqueas 2:2 Y codiciaron las heredades, y robáronlas: y casas, y las tomaron: oprimieron al hombre y á su casa, al hombre y á su heredad.

Miqueas 2:3 Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí, yo pienso sobre esta familia un mal, del cual no sacaréis vuestros cuellos, ni andaréis erguidos; porque el tiempo será malo.

Un mal : Que oprimiría sus cuellos como un yugo.

Miqueas 2:4 En aquel tiempo se levantará sobre vosotros refrán, y se endechará endecha de lametación, diciendo: Del todo fuimos destruídos; ha cambiado la parte de mi pueblo. ­Cómo nos quitó nuestros campos! dió, repartiólos á otros.

Miqueas 2:5 Por tanto, no tendrás quien eche cordel para suerte en la congregación de Jehová.

El significado de esta imagen es el siguiente: Cuando los conquistadores echan suertes para distribuir lotes de tierra y se deslindan las heredades, el reparto no se hace para beneficiar a los residentes locales.

Miqueas 2:6 No profeticéis, dicen á los que profetizan; no les profeticen que los ha de comprender vergüenza.

Aquí se le pide a Miqueas que no continúe anunciando el juicio de Dios.

Si el mensaje de este libro nos parece severo, debemos recordar que Dios no quería vengarse de Israel, sino llevarlo al buen camino. La dura realidad es que el pueblo había rechazado lo que era verdadero y correcto, y necesitaba una disciplina firme. Los niños pueden pensar que la disciplina es dura, pero ésta ayuda a mantenerlos en el camino correcto. Si solo queremos que Dios nos dé mensajes consoladores, quizá perdamos lo que El tiene para nosotros. Escuche cualquier cosa que Dios le diga, incluso cuando sea un mensaje difícil de aceptar.

Miqueas 2:7 La que te dices casa de Jacob, ¿hase acortado el espíritu de Jehová? ¿son éstas sus obras? ¿Mis palabras no hacen bien al que camina derechamente?

Miqueas 2:8 El que ayer era mi pueblo, se ha levantado como enemigo: tras las vestiduras quitasteis las capas atrevidamente á los que pasaban, como los que vuelven de la guerra.

Miqueas 2:9 A las mujeres de mi pueblo echasteis fuera de las casas de sus delicias: á sus niños quitasteis mi perpetua alabanza.

Miqueas 2:10 Levantaos, y andad, que no es ésta la holganza; porque está contaminada, corrompióse, y de grande corrupción.

Miqueas 2:11 Si hubiere alguno que ande con el viento, y finja mentiras diciendo: Yo te profetizaré de vino y de sidra; este tal será profeta á este pueblo.

La gente preferían a los falsos profetas que les decían lo que quería escuchar. Miqueas habló en contra de los profetas que alentaban a la gente a sentirse cómoda con su estilo de vida de pecado. Los predicadores son populares cuando no piden demasiado de nosotros, y nos dicen que no nos preocupemos por el infierno. Pero un verdadero maestro de Dios nos habla la verdad, sin importar lo que los oyentes quieran escuchar.

Miqueas 2:12 De cierto te reuniré todo, oh Jacob: recogeré ciertamente el resto de Israel: pondrélo junto como ovejas de Bosra, como rebaño en mitad de su majada: harán estruendo por la multitud de los hombres.

Esta profecía sobre el Rey-Pastor, el divino Salvador, alegraría a quienes escuchaban a Miqueas y atenuaría la dureza del juicio antes anunciado. A la profecía sobre el exilio se suma ahora la promesa del retorno gracias a la intervención divina. El que abre caminos es también un título mesiánico («Salvador»), y añade a la reconfortante promesa sobre el retorno del exilio, la esperanza de alguien que se convertirá en Pastor y Rey de todos los que reconozcan su compasiva autoridad.Esta profecía sobre el Rey-Pastor, el divino Salvador, alegraría a quienes escuchaban a Miqueas y atenuaría la dureza del juicio antes anunciado. A la profecía sobre el exilio se suma ahora la promesa del retorno gracias a la intervención divina. El que abre caminos es también un título mesiánico («Salvador»), y añade a la reconfortante promesa sobre el retorno del exilio, la esperanza de alguien que se convertirá en Pastor y Rey de todos los que reconozcan su compasiva autoridad.

Miqueas 2:13 Subirá rompedor delante de ellos; romperán y pasarán la puerta, y saldrán por ella: y su rey pasará delante de ellos, y á la cabeza de ellos Jehová.

La profecía de Miqueas se enfocó en dos grandes sucesos: el regreso de Judá del cautiverio en Babilonia y la gran reunión de todos los creyentes cuando regrese el Mesías. Dios dio a sus profetas visiones de diversos acontecimientos futuros, pero no siempre les dio la capacidad de discernir cuándo ocurrirían. Por ejemplo, no podían ver el gran período entre el cautiverio babilónico y la venida del Mesías, pero podían ver claramente que el Mesías iba a venir. El propósito de esta profecía no era predecir con exactitud cómo ocurriría esto, sino que ocurriría. Esto dio al pueblo esperanza y lo ayudó a volverse de su pecado.

Juicio por pecados

El pecado del pillaje

La palabra Ay en heb. es una exclamación de desdicha o de lamentación, relacionada con la calamidad. La condición del pecador es digna de ser lamentada.

Hay muchas manifestaciones del pecado y ninguna de ellas es atractiva. Aquí se describe como iniquidad (aven)que es vanidad o algo hueco y sin valor. Traman el mal (ra’) que es algo pecaminoso y nocivo, comenzando en sus pensamientos y luego lo realizan cuando tienen el poder de hacerlo. Había gente en Israel que, en su avaricia, buscaba con prepotencia tomar la herencia de los que no se podían defender. Incluso andaban con orgullo (erguidos) por sus malos hechos. La heredad de cada tribu y familia era porción de Jehová y por lo tanto no se podía canjear.

El término familia es interesante. La familia es la unidad básica de la sociedad y ahí tiene que empezar la bendición. El pueblo de Dios tiene que ser una familia y, como tal, vivir unida. El pecado de avaricia y pillaje destruye la familia y resulta en su mal.

Otra vez tenemos en esta sección un juego de palabras que pone en relieve el pecado del pillaje que el profeta quiere denunciar. La palabra toman es la misma palabra que emplea Dios, traducida se difundirá o “levantará”. Como estos avaros levantaban su mano para tomar de lo ajeno, Dios les levantaría un refrán. El refrán diría shadot neshadunu, es decir “ser destruidos” o “somos destruidos”, y con esto hace rima la palabra campo (nuestro campo) shadeinu. Esto es algo típico del método poético hebreo para dar énfasis a lo muy importante.

No habría por lo tanto ninguno para repartir la tierra (echar suertes) porque todos serían llevados en cautiverio por su pecado.

El pecado de petulancia

El pueblo responde a la predicación de Miqueas con descaro e insolencia, no está dispuesto a escuchar al profeta. Incluso le dice: ¡No prediquéis!. Le habían dicho algo parecido a Amós unos cuantos años antes; también Ezequiel habló en contra de los falsos profetas; y algunos siglos después el apóstol Pablo habló del tiempo cuando “teniendo comezón de oír, amontonarán para sí maestros conforme a sus propias pasiones”.

El pueblo tenía la idea expresada por Miqueas de que Jehová es poderoso y paciente. Sus obras no incluyen el juicio y la destrucción que acaba de mencionar. A esto responde Miqueas que Dios manifiesta el bien al recto solamente. Si Dios es recto, espera que su pueblo también lo sea. Dios es santo y justo, por lo tanto no puede aprobar ni mirar con agrado al que hace lo malo.

Miqueas ahora comunica al pueblo las palabras de Dios. Su pecado manifestaba su condición espiritual. En primer lugar es un pueblo hostil que se hace enemigo de Dios al descuidar su palabra. Exodo prohibía quedarse con la prenda empeñada si el que la había empeñado la necesitaba para cobijarse. Aquí le quita su manto aunque éste haya estado buscando la paz del pueblo en la guerra. No hay motivo que valga. No hay nada que pueda justificar su conducta despiadada.

Dios es “Padre de los huérfanos y juez (defensor) de las viudas”. Son indefensos. Es un gran pecado aprovecharse de su debilidad, echándoles de su herencia (delicias). Los niños se llaman aquí la gloria de Dios. La palabra gloria es algo que adorna y honra. Es muy interesante el uso de la palabra en este contexto. O los niños honran a Dios, o la familia con herencia divina lo glorifica. En cierto cementerio, en la tumba de un niño, se ve escrito un epitafio que dice: “Era más fácil ser bueno cuando él estaba con nosotros”. Los niños alegran el corazón de Dios y lo glorifican. ¡Cuidado con ellos!

El pueblo sería excluido junto con sus falsos profetas. El pueblo con su pecado había quitado el reposo de la tierra; la había contaminado. La palabra reposo es muy importante en la Biblia. Reposo es, sobre todo, espiritual. En el Salmo 23 Dios, como el pastor de ovejas, guía a su pueblo a “aguas tranquilas” (o de reposo). Allí podrán descansar y gozar de bienestar. Dios nos ofrece su reposo en Cristo. El pecado destruye el reposo y priva al pueblo de sus bendiciones. La palabra heb. traducida como reposo es menuaj se puede referir a un estado de reposo o a un lugar de habitación. Su lugar o tierra ya no sería lo que era. Hay una curiosa referencia al vino y a los falsos profetas. Miqueas menciona el vino solo dos veces. Esto es notable porque sus contemporáneos Isaías y Oseas hablan bastante sobre este tema. Aquí la palabra vino se puede referir al vino en cualquier estado. Pero licor es solamente lo fermentado y con un grado relativamente alto de alcohol. En el Salmo_20:1 aparecen las dos palabras con relación a la falta de sabiduría del que los consume. El AT recomienda tener cuidado con el vino (Salmo_21:17). El NT recomienda que seamos sobrios, palabra que significa abstinencia o por lo menos mucha moderación.

La Sefela y Miqueas

Moréset, el pueblo de Miqueas estaba situado en una región llamada la Sefela. El nombre significa tierra baja y se refiere al área entre los montes de Judá y la llanura de Filistea. La Sefela no era estrictamente una llanura o una serie de montes; más bien consistía en varias colinas.

1. La Sefela estaba poblada por pequeñas aldeas, y la mayor parte de ellas no aparecen en el mapa. La gente vivía del producto de la tierra pero estaba ubicada en comunidades pequeñas. Por lo tanto Miqueas no creció en un ambiente completamente campesino, ni en el de la gran ciudad.

2. La Sefela ofrecía cierta protección contra las invasiones de Judá. Filistea era un área distinta a la cultura judaica. Durante el tiempo de David y Salomón Israel mantuvo su poder económico sobre Filistea. Sin embargo, los filisteos no llegaron a ser parte de la vida religiosa y cultural de Israel. La Sefela sirvió como una frontera protectora. A menos que la Sefela estuviera bajo el dominio de Judá la región montañosa quedaba expuesta. La estrategia usual de los invasores era primero conquistar la Sefela y luego atacar el corazón de Judá (Atlas Histórico Westminster de la Biblia).

3. La Sefela fue un área rural que mantuvo contacto con las corrientes internacionales. En el tiempo de Miqueas las grandes naciones eran Egipto al sur y Asiria al norte. Viajeros con destino a Jerusalén pasaban por la Sefela. Laquis a unos 19 kilómetros de Moréset era un trébol de carreteras. Los que viajaban de Asiria a Egipto o de Jerusalén a Asiria o Egipto pasaban muy cerca del hogar de Miqueas.

4. Miqueas veía a las ciudades y países extranjeros desde la perspectiva de los pueblos y aldeas. Había visto la injusticia de los pobres en manos de las autoridades políticas y religiosas. Es significativo que él menciona pueblos y aldeas en Miqueas 1 que no se mencionan en ninguna otra parte de la Biblia. Desde la perspectiva de muchas personas estos pueblos no tenían valor. Para Miqueas son importantes porque forman su propio trasfondo.

La promesa de provisión

Aquí se introduce un tema importante en Miqueas. El remanente (o resto) se refiere a los salvos en Israel. Siempre los ha habido y siempre los habrá. Isaías, profetizando en tiempo de Miqueas, tiene un hijo llamado Searyasuv. Searyasuv quiere decir “un remanente volverá”. Aunque Dios disciplina a Jacob, con todo reuniría al fin a un remanente y lo ubicaría otra vez en la tierra. Note aquí la yuxtaposición de “Jacob” con “Israel”, nombres del patriarca antes y después de su experiencia de conversión con el ángel de Jehová. Así quedará un remanente al final que heredará la tierra en el reino del Mesías.

La abundancia de ovejas en Bosra (el norte de Edom) tenía fama en el mundo de entonces. Dios es el que librará del cautiverio a su pueblo e irá a la cabeza de su pueblo como rey.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

El verdadero valor del anillo

Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar?

Seguir Leyendo »

Los labradores malvados

Escuchad otra parábola. Érase un padre de familia que plantó una viña y la cercó de vallado; y cavando hizo en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó después a ciertos labradores,

Seguir Leyendo »